Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NUMERO 715 A B C LUNES 20 DE MAYO DÍE 1907. OCtfO PAGIJSTAS. EDIGJON PAGJNA 6 MADRID. CORRIDA BE TOROS DE BENEFíCENClA I. iV I J narECTO FÜErítES PÁSÁNDO DE MULETA Su Alteza Lniperi. al parecí ó. agradecer muy cordial- mente tan elocuentes pruebas de cariño y de sus labios no salieron sino frases- sentidísimas para corresponder á un afecto tan sincera y espontáneamente demostrado. Inglaterra puede; hallarse satisfecha por el desempeño de su noble y pacificadora misióü actual en el. mundp civilizado, pues tales visitas y la directa participación, que toma en. tí júbilo de las. demás naciones, sirven para establecer sutiles y- delicados vínculos en el ordeii- moral- que, aparte de contribuir. de modo notorio á la armonía, internacional, constituyen lá másiirme garantía para. la paz y para ei progreso. ECOS DE LONDRES DS MAYO ñE J 9 0 7- HEREDERO DEL REY Durante los pasados días, D. ALFONSO Londres lia concedido generosa hospitalidad a un gran número de distinguidas personalidades entre las que figuran un Príncipe japonés- de regia estirpe, los representantes de Inglaterra én. sus diversas y apartadas colonias y una Comisión ¿cíe franeesesilustfés que gozan de una altasig. ÍTiificación. en elnaundo. delconierció. Todas estás. visitas han acreditado una, vea- íiriás las. buenas relaciones existentes entre Inglaterra y dos de sus ptincipales. aliadas; pero el suceso que, há merecido lá preeminencia sobre todos, los, demás; y constituir, por decirlo así, la actualidad, ha sido la: noticia del natáh ció del heredero de la Corona de- España, noticia qite iúé telegrafiada. y conocida aquí en- -las primeras horas de la tardedeídía io. G o m o si la Naturaleza; hubiera- querido aso ¡ciarse a l a alegría- general, en: dicho; día lució ej: sol con una esplendidez poco común eti- usaa- ciudad del Norte, como si hubiera querido rexhedar con sil brillo á la capitalmeridional que en- aquellos precisos momentos celebraba el venturoso aconteciiBiento. 5 af. Iía alegría se notaba en las calles, y loa transeúntes sé apiñaban delante dé las oficinas de ios periódicos, con objeto de leer- las últimas- iioticias, expuestas al ¿público, como aquí se ácostunibra -en loa transparentes situados en- ios sitios más céntricos. yconocidos: El hedió se comentaba en todas partes con entusiasmo, especialmente por concurrir la circunstancia dé ser varón el recién nacido, cir tmstaneia- qué se juzga, del más feliz augurio para la Monarquía e pañbla. Prensa publicó pór la noche amplios y itiinuciosos telegramas, relatando con todo género de détóÜes y pormenores cuanto pudiera tener relación con el fausto natalicio. Í. Én. la Embajada española no íué ráenos grande, la animación y el entusiasmo, recibiéndose en ella á centenares las tarjetas y. las visitas de quienes de ese modo querían- mostrar ¡i afectó y su adhesión á la familia Real española. En una palabra: que. el, suceso por tanto tiempo esperado, se h a realizado por fin, yi ¿iendo á consagrar l a Unión celebrada hará escasamente un año entre, los- representantes de dos razas poderosas y fuertes y dé dos estirpes gloriosas. -fL PRÍNCIPETUSHIMA El príncipe japonés Tushiina lia sido objeto en esta capital de una cariñosa acogida. W A C -2 ií JTpespués de la brillante recepción organizada ¿a su iionor eirla histórica residencia de Guil á fue obsequiado eón un espléndido y sun tu oso banquete en el Foreign Office, cuyo cojjíidor de gala se hallaba primorosamente íij oruarlo con flores y con banderas de los colorea británicos y japoneses. EN EL PALCO REGIO 7- -DEJZQUIERDA A DERECHA SS. ÁA. RK. LOS INFANTES T RANJERO, D. CARLOS DOÑA JSABEL Y S. M. EL REY Fots. Ivigoyen. U n telegrama de Bruselas da cuenta de 5 a TM- odisea de un marido: americano, hasta dsr 1 caza á su mujer. Hace dos meses, la señora B, una caliíornia: na de gran belleza y de veintiocho años de edad, -abandonó á su esposo, un millonario, partiendo en compañía de. un amante, que. no- era otro que él ayuda, de cámara de su marido, y- dos hijas del matrimonio. -El esposo abandonado supo, á las primeras, indagaciones, que los dos amantes- habían par- üdo para Londres, é inmediatamente se dirigió á la metrópoli inglesa; pero los enamorados se encontraban ya en París Con 1 a mayor tranquilidad, sin sofocarse, el americano se trasladó á la capital de Francia, estableciendo relaciones con la policía. Esta bien pronto pudó comunicar al esposo ofendido qué los amantes se hallaban en. Bruselas. El marido, acompañado de dos policías, tomó él tren, y á poco de llegar á Bruselas supo qués la californiana y el ayuda de cámara se hós- S í pedaban en él hotel Belle Vue, en. la. plaza Real, pei- ó sin la compañía de las dos niñas. P El esposo, que deseaba principalmente en contrar á sus hijas, organizó un servicio de vi- s gilancia alrededor del hotel, poniendo un au- j tomóvil. á disposición de los agentes de poli- cía, con encargo de vigilar estrechamente las- entradas y salidas de su mujer. -Al día siguiente, por la mañana, cerca de las; ocho y media, vieron que un coche se detenía; delante de la. puerta del establecimiento; uní cuarto dé hora después, la esposa culpable y et ayuda dé cámara partían ¡en dirección áuiif colegio de señoritas, -establecido enlos alrede- dores de Bruselas. Apenas los. dos amantes transpusieron laí cancela del colegio, el señor B y los agentes dei policía se presentaron, enterando á la directora de la situación. En seguida dispuso ésta que subiesen las dos muchachas, desarrollándose una escena conmovedora y casi cinematográfica. Mientras las niñas se abalanzaban al. cuello del padre suplicándole que no las abandonara, la madre, de rodillas delante ie sn esposo, imploraba su perdón. El señor B puso i m á la dolorp s escena