Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NUMERO 715 A B C. LUNES 20 DE MAYO DE 1907. OCHO PAGINAS. EDICIÓN Y redactándola estaban cuando se presentó un funcionario de la Justicia ordenándoles que inmediatamente compareciesen ante el juez de instrucción. Convinieron en declarar lo que se declara en estos casos, desfigurando piadosamente la ver- dad, y acudieron al Juzgado. El primero en declarar fue uno de los padrinos, que al salir del despacho del juez, manifestó á sus compañeros, con asombro da éstos: No he podido resistir los impulsos de mi conciencia y he declarado la verdad, toda 1 a verdad. Y toda la verdad tuvieron que declarar padrinos, apadrinados y médico. Se siguió el proceso y el juicio oral se celebró en Octubre para el estreno de la ley del Jurado y debut del Tribunal popular. Fue un magistrado de la Audiencia territorial á presidir la. sesión inaug ural, porque así lo ordenaba el decreto de aplicación de la ley. Comenzó el juicio. Los procesados, convictos y confesos, ocupaban el banquillo de los acuprecedentes, dice al presiden. te del Tribunal de hecho que explique á los jurados que no han entendido palabra de lo actuado, lo que lia sido el juicio, lo que han dicho los procesados, los testigos, los defensores, el presidente, y que no vuelvan á comparecer sin el indispensable veredicto. Otras dos horas de mortal espera. Los bostezos hacen temblar el edificio. Son las tres de la madrugada. Entra el Jurado en la Sala. ¡Por fin! Y el veredicto es otra maravillosa sorpresa. Las preguntas son afirmativas para uno de los procesados y negativas para el otro. Es decir, que uno de ellos es culpable y el otro no, ¡y ambos están, confesos, ambos han confesado que se batieron; ninguno se ha disculpado ni ha inculpado al otro! ¡Ah! otro detalle. El que provocó el lance es el que resultó del veredicto exento de culpabilidad. El fiscal iba á pedir la revisión de la causa, pero una, suplicante mirada del procesado cul- PAGINA 3 Pi; su ideal el pacto; fuera de esto nada existe en este mundo que valga más allá de una bo cañada de humo. 1 a capilla Real donde acaba de ser bautizado El. del cuarto- soy yo. Demócrata; republica el príncipe de Asturias, ha visto bautizar no, radical hasta la pared de enfrente. á otros reyes, siendo los últimos el de D. AlHecho este breve empadronamiento, réstaíoaso XIII, el de D. Alfonso XII y el de doña nos añadir únicamente que los cuatro vecinos, sabel II. aparte nuestras diferencias políticas, somos toPor no recordar todos ellos, nos limitaremos dos personas decentes y joviales, unos ciudaú evocar el recuerdo del Monarca actual, don danos dignísimos. álfonso XIII, cuyo natalicio fue también un A pesar de lo cual, y aquí está la parte cuacontecimiento magno. deseado por España riosa del cuento, tan dignos, tan joviales y decutera como augurio de paz. centes como somos, ocho ó diez meses atrás A las doce y media del día 17 de Mayo estábamos enemistados, no nos tratábamos. ele 1886 nació el Rey actual D. Alfonso XIII. ¿Por qué? En realidad, por nada. Por tonteCinco días después se verificó con gran solemrías, enredos, chismes y habladurías de las nidad el acto de imponer el agua bautismal al criadas. Porque si ésta dice que en el primero heredero. del trono. hicieron esto; otra contó que en el segundo hiHabía ordenado S. M. la Reina Regente que cieron lo de más allá, lo cierto es que granos el día del bautizo de su augusto hijo se permide arena irguiéronse en montañas, y gotas ele tiese la entrada en el Real Palacio á todas las agua transformáronse en mares. personas, sin distinción de clases, que quisieLo cierto es que no nos tratábamos, no ios sen presenciar el paso de la regia comitiva y la mirábamos siquiera, y que el administrador de ceremonia religiosa, y la casa, que vive eu la desde las diez de la tienda, ante este estamañana estaban ocudo de cosas, regocijápadas por grande mubase y estaba contenchedumbre las galeto como nadie. rías altas cuyos muros ¿Contento? Sí, señoostentaban los riquísires; contentísimo, Él mos tapices de hante porquépronto lo conr diste, y la Real capilla, prenderán. en cuya parte central El citado adminishabía sido colocada la trador es tm avaro, el pila en que fue bautiespíritu más mezquizado Santo Domingo no que existe bajo ía de Guzmán. capa del cielo. Si queLa comitiva era réis verle indignado, como la que se ha forpedidle una reforma, mado ahora p a r a el una mejora cualbautizo del principe quiera. Alfonso. Una diferen- -D. Esteban, conda hubo. Detrás de la vendría hiciese comfamilia Real iba la noponer el cerrojo de la driza, vestida con falazotea. da corta de terciopelo- ¡Justo! -contesta crema y corpino ajusba n u e s t r o hombre tado de terciopelo nefuera de sí. ¡Para gro, adornos y botocomponer cerrojos esnes de oro, collar y tamos, en los tiempo? arracadas de gruesos, que corren! orales y cadena tam- -Es que... bién de oro; seguían- -No me importulos jefes, de Palacio, ne... ya veremos, ya ¡os ministros, las daveremos. Qnizá más r. ias de la Reina y de adelante... a Infanta, y c Iros perA lo único que hacía sonajes. Cerraban la algún caso, es á una marcha los oficiales reclamación colectiva mayores de Alabardede los vecinos. De uno ros y una sección y la en uno, se burla de música del mismo nosotros; juntos, ya es Real Cuerpo. otra cosa. Porque, es El Rey, acompañanatural, cuatro vecido de sus padrinee, nos u n i d o s pueden fue recibido ala puerechar tantos planes! ta de la capilla po- r el Desde negarse apagar eminentísimo cardeel alquiler, hasta abannal Paya, arzobispo da donar en masa la casa Toledo, con las cereen un instante dado, monias de rúbrica, y ¡no es poco el campo acto continuo entró en que hay para correr! el templo la regia coEs por eso, por lo mitiva, situándose alque el bueno del adrededor de la pila en jninistrador quedaba que los hijos de los tan contento con nuesr Reyes de España recitras discordias. Hasta. ben el agua del. baullegué á sospechar si tismo, agua del Jordán sería él quien las proque envían los reliducía y fom. entaba. con giosos españoles de él fuego constante de los Santos Lugares. u n a murmuración bien orientada. El prelado oficiante, abistido del clero de la ¡Qué de impertinenReal capilla, adminiscias sufrimos durantetró la sal emblemática este tiempo! al augusto niño, le unEn cierta ocasión gió con el óleo santo tuvimos hundido uu y derramó sobre su capeldaño de la escalera beza el agua regenet r e s semanas seguiradora, imponiéndole das. ¡os nombres de Alfon- Otra vezhizonos esso, León, Fernando, tar once días sin agua. María, Santiago, IsiYo pensaba: si todos dro, Pascual y Antón. los vecinos nos que- Cantóse en seguida jásemos, no le quedaun solemne Te Deum ría otro recurso á don en acción de gracias, Esteban que satisfacer á la vez que una secinmediatamente nuesción de Artillería, sitras reclamaciones. tuada en el Campó del Pero nadie chistaba. Moro, anunciaba con El uno por el otro, su 21 cañonazos que acaMADR 1 D EN LA CAPILLA. DEL PALACIO REAL fríamos, callábamos y baba de celebrarse el SOLEMNE CEREMONIA DE IMPONER EL SACRAMENTO DEL BAUTISMO AL PRINCIPE BE ASTURIAS 1 tolerábamos abusos é bautizo del Rey. impertinencias durau Aquel niño nacido te días y más días. el 17 de Mayo de 1886, es el hoy Monarcaes- sados. Las pruebas fueron breves; pero, con pable le hizo comprender que éste prefería la El del primer piso pasaba por mi lado y volpañol, cuyo hijo, bautizado anteayer, será el todo, llegó la hora de comer, y uno de los abo- pena que se le impusiese á soportar otro juicio vía el rostro; el del segundo encontrábase con gados defensores pidió la suspensión del jui- oral de dieciocho horas sin comer y sin estirar el del tercero y miraba al techo; cruzábame Rey de España D. Alfonso XIV. cio por espacio de dos horas para cumplir esa las piernas. con todos, y ni una palabra, ni el más leve mo- necesidad humana. El Tribunal de derecho, rectificando en lo vimiento con la cabeza. p L DUELO ANTE LOS TRI- ¡Qué comida ni qué naranjas de la China! posible el ciempiés hecho por los jurados, que ¡Calculen cómo se frotaría las manos de puro La ley los jurados no podían co BUNALES. POR ÁNGEL municarsedecía que y suspendiéndose la sesión se habían estado horas y horas oyendo hablar gusto D. Esteban, ante este estado de guerra! entre sí, en un idioma que no entendían, y haciendo Hasta que por fin, rebosó la medida, y lo M. a CASTELL y yéndose cada cual á su casa podían infringir bueno á aquel individuo del cuento que al oir que durante tanto tiempo estuvo descompues; La vista de la causa seguida en Zaragoza ese precepto preciso. El presidente era la rec- á un amigo suyo que como colmo de pacien- to, volvió de golpe y porrazo á componerse. contra Benigno Várela, acusado del delito de titud misma, y no había de dar el ejemplo de cia se había leído la Biblia en inglés sin saber Saltaron algunos baldosines del portal, y inglés, decía que él había hecho más que eso, D. Esteban como si tal cosa. Tropezaba con duelo, ha embebido la opinión pública estos faltar á lo señalado por el legislador. Sigue eljuicio dijo. porque la había oído leer dictó sentencia ab- ellos por la mañana, tarde y noche y el admidías. Y continuó, en efecto. Y pasó la tarde y casi solviendo al procesado declarado inculpable nistrador tan fresco. Al acusar al procesado el fiscal ha cometido un error que no merecería la pena de rectifi- toda la noche, sin que nadie allí diese al estó- y condenando á una multa de 123 pesetas al- -D. Esteban, cuándo mandará componer esto. único culpable del delito cometido por los dos. -Ya veremos... carse si la rectificación no envolviese un dato mago la suyo. Hablaron los abogados y el fiscal, resumió el curioso, digno de mencionarse y que para los Harto de tanta frescura ármeme de valor, y presidente, y á las once de la noche retiróse el hombres de leyes no deja de ofrecer interés. cierto día, uno por uno, emprendo á los veciHa dicho el ministerio fiscal de Zaragoza jurado á deliberar. 1 A SOL 1 DARI DAD EN UNA nos, y sin andarme por las ramas, les digo: que el de Várela es el primer caso de un duelo El desfallecimiento físico reinaba en todos- -Señores míos, somos unos imbéciles. Esque se juzga desde el desafío del duque de los presentes. C A S A DE VECINDAD tamos reñidos sin motivo justificado, y de esta Montpensier. Pasó una hora, y los jurados no parecían con PARA LOS QUE AÚN NO LO SABEN, hostilidad quien se aprovecha es D. Esteban, No es exacto. En Octubre de 1889 se vio en el veredicto. Pasó otra, y. al cabo de ella, se NO QUIEREN Ó NO PUEDEN ENTENDERLO que nos ve desunidos y se ríe impunemente de la Audiencia de San Sebastián, una causa por presentó en el estrado del Tribunal el presinosotros. ¿No vivimos en una misma casa? En mi casa viven cuatro vecinos, uno en Pues reconciliémonos para procurar la defenel mismo delito y con la circunstancia de ser dente del jurado, que habló así, entre la estucada piso. -aquella vista la primera en que entendía la pefaccióu general: sa de nuestros intereses comunes, y dejemos institución del Jurado. El vecino del primero, es lo que se llama Un de lado las pequeneces que nos dividen. Resulta, señores, que de los doce jurados y ¡Y qué particularidades tan especiales ofre- dos suplentes que somos, siete no hablan más clerical. Reza él rosario, cumple con los manAtendiéronme todos, aiéronnie la razón, y que vascuence y no se han enterado de nada damientos de la Iglesia, y hace la señal de la sin perder un instante, fuimos á ver al admició aquella vistai cruz cada vez que traspasa los umbrales de su nistrador. Al día siguiente los baldosines esEn Marzo de aquel mismo año se habían ba- de lo que ha pasado y se ha dicho. No hubo desmayos al oir estas frases; pero casa. íido á pistola dos periodistas, D. E. de la P. y taban compuestos. D. A. M. C. Terminado felizmente el lance des- pudo haberlos. Vive eri el segundo un catalanista furioso. Desde aquel día, la paz entre los vecinos de pués de cambiar dos balas los contendientes á El presidente medita un momento, consulta Para él el todo es su- térra, el hogar de sus amo- mi casa no se ha alterado en lo más mínimo, y 20 y 25 pasos, reuniéronse los padrinos para con sus compañeros de Tribunal, y como la ley res, las cuatro barras, la autonomía... obtenemos de D. Esteban lo que nos viene en redactar el acta. no prevé este caso, ni existen, naturalmente, El vecino del tercero es federal. Su dios es gana. BAUTIZOS REGIOS