Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NUMERO 712 AMARAS DE COMERCIO ESPAÑOLAS A B C VIERNES 17 DE MAYO DE J 907. OCHO PAGINAS. EDICIÓN 1 PAGINA 6 para la nación, qiifc mientras las de Barce lona yTarrasa afirmar ban que no era coíiveniente celebrar Trata- dos, porqueseadyertÍ 3! Bn vísperas de una cuan protectoras era Asamblea donde se congregaránrepresen de la industria patria; tantes de la. industria las tarifas arancela; y del comercio naciorías, desenvolviéndonales, resulta de toda se á su amparo la d actualidad el ocuparse hilados de estambres de aquellos organisque antes importaba- mos que, como las Cámos, y la de géneros maras de Comercio, de vicuña y cheviot de tanto pueden influir señoras que se traían en la vida económica de Alemania, Inglaté; del país. rra y Francia; cuándo todo- estósostenían las Es inuy frecuente, Cámaras citadas la de cuando de esasCorpo; raciones se t r a t a en Tarrag ona, entre nuestra Patria, invootras, informaba éíj. car antecedentes hissentido d i a m e t r a l tóricos; así ocurre en menté opuesto, y aboel propio preámbulo gando por los ihterer dé ley que las autorizó ses agrícolas, solicita. (Abril de 1886) ba la celebración de Tratados, en párrafos Se alude al Consulai que transcribo por lá do de Valencia, y á su I pártÍGular intención fuero de 1283; se hace. que revelan. Dicen así: referencia á la célebre A Ajena- por completo Casa de c o n t r a t a i álápolítica esta Corción deTBurgos, cono, t f poración, no. insistirá cida desde el siglo xv, nunca, ni aun en sen- cuya jurisdicción exti do. contrario, en la tendíase desde el puer- t ¡7 interesada, conducta to de Pasajes hasta el de aquellas que, abro? de la Goruña, y se cita gándóse- la represen también la no menos tación de: regiones celebrada Universi únicamente vitícolas, dad de mercaderes dé -no- perd onan medio de. la Muy Noble y Muy propagar entre ellas 1 Leal villa de Bilbao. egoísta agitación con A mi juicio, tales que ciertos industria- organismos no se pueí les pretenden pertur den considerar como tí bar al país, perjudiprecursores cronológicando la más imporcos de Cámaras comerr í i tante fuerza de riqueciales del tipo de las za nacional. que hoy disfrutamos. r Precisamente, si va Esta Cámara ñc liese de algo la tradiabriga prevención con ción, aquí, donde con tra ninguna 1 industria, sobrada frecuencia fii pero entiende que nin; l jamos la vista enajena guna tampoco tiene en realidad social, preci España la importansámente, repito, teñíacia que ostenta la agrimos, en nuestra histocultura, y especialBEZIERS (FRANCIA) MANIFESTACIÓN DE VITICULTORES ria del comercio pre- LOS MANIFESTANTES OYENDO LOS DISCURSOS EN LA PLAZA DE LA CIUDADELA. EL LETRERO DEL GRAN CARTELÓN QUE SE mente la viticultura... lis. Cámara de Ma cederites para. organiVE EN PRIMER TERMINO EXPRESA CLARAMENTE EL PENSAMIENTO DE LOS ORGANIZADORES DE LA MANIFESTACIÓN. drid pronunciase tam; zar las Corporaciones SU TRADUCCIÓN ES LA SIGUIENTE: iTENER TANTO VINO BUENO Y NO PODER COMER PAN! Fot Branger bien en favor de lo? mercantiles del t i p o tratados, y con el británico, creadas so. y) hbl d bre una base de amplia libertad, y cuya brillan- como en, otras épocas, porque las condiciones Corporaciones adonde se lo permita su vigor. jor deseo (sin duda alguna) hablan todas ea tez y pujanza, se debe- á o- espontáneo de. sus, políticas del; país cambiaron, y constituido en Sabido es que en Francia se intentaron esos nombre de l o s particulares intereses y sus un movimientos y. á- sus variadas tendencias, según la solo reino, necesita; con todo el vigor de Parlamentos, algo por el estilo de la. Association dictámenes- contradictorios muestran cuan ne. manifestación. mercantil de cada región; pues una nacionalidad- moderna, para la. unidad. de of Gkambérs of commerce of Lhe United Kingdom; cesarios. rSOn los- conciertos previos, copiando qué la. Matic ester s Chaniber ofrece particulari- acción en el orden- económico, uia principio de tal era la idea que parecía informar el proyecto así el espíritu práctico de lo ingleses ea suó dades en su histofiay en su v ida quéno mues- uniformidad; pero esta objeción. qú é sé destrm- defássureur antes dé la ley de 1898; pero el Se- admirablesPárlanientoseccaómicos, tra la de Glasgow, la de Liverpool ó la dé Lon- yéanté la contraria realidad, que nos ofrece nado, temiendo que esas Asambleas económi. VICTORIANO CíAKtijA. MARTÍ dres, al igualqué en nuestra patria, en tiempos Inglaterra tiene justamente los. remedios del cas se impusieran al propio Poder legislativo, M a d r i d ¡4 M a y o 1 3 0 7 pasados, no podían tener la misma signifie, a- mal que anuncia en los propios procedimien- echó agua al vino y opuso alrapport de monción, la propia tendencia los Consulados levan- tos de que aquélla se vale. ¿Qué quiere decir sieur Mesureur el de Durand tavoyat. tinos que la ilustre Casa de. contratación de esa. vigorosa institución que se llama ParlaY, sin embargo, no cabe duda qué sin ese mento- económico británico? Quiere decir que acuerdo de las Cámaras, cuando se trata de in- LAS A C A D E M I A S Burgos. cuando se trata de. asuntos dé interés general tereses, económicos generales, sü labor suele MILITARES Ahora, en cambio, se les llama á las CámaPOR TELÉGRAFO s ras organismos oficiales, y sería difícil fijar den- al comerció y a l a industria se desprenden las ser infecunda. GUADAIAJARA 1 6 I 2 n Allá por el año de 1893 se les üabía pedido tro del funcionamiento. general déla Adminis- Cámaras dé sus privativos, puntos de vista, pero ello no obsta para queden el desenyolvi- informes sobre la conveniencia ó inconvenien- jpn la dé Ingenieros. tración donde está lazonaque les compete. Ya sé que se me objetara á mis ideas, qüeJá ínieñtó n ormal. dé- las energías económicas, cia de. los Tratados de- comercio, y fue- tal su En los exámenes delprimerejercicio han variedad de- tendencias íno puede darle hoy, ya: dentro dé. cada región lleguen aquelias disconformidad. en materiaJde- tañ alto interés sido aprobados los alumnos D. Garlos Lópei i 1 i Sf ül BIBLIOTECA DE A B C 122 LAS DOS BARONESAS costumbre, y tomó el aspecto deaiegría que había desaparecido desde el día del accidente. L o s c r i a d o s n o m e c e s i t a n i O s d e c i r l o e s t á b á n m u y e n t e r a d o s d e l a s d i s i d e n c i a s s e c r e t a s d e la: f a i n i l i a d e T r é v e s Grande fue su sorpresa cuando vieron á- la viuda y á la- baronesa joyen- ha- blando con aire defranca amistad, despojando los macizos del jardín y co: giendo flores para adornar él comedor Jorge de Néryille seguía á su tía y á su prima, mostrándose muy, solícito con I, eónida, que le correspondía icón una sonrisa. Estas sonrisas ocultaban un dolor sordo, una. inquietud; punzante. X, a joven no cesaba de pensar 1; co. n temor en er momento tan próximo en qxte sé encontraría á un fnismb tiempo frente á su marido y á Luciano d Harblay. Se sonreía, repetimos; pero á cada! minuto creía sentir una lágrima iurtiya rodar porsus mejillas... Luciano llegó á eso de; las diez, yendo en seguida. al cuarto del barón de Tréves. Se hallaba más pálido y ojeroso que de costumbre, lo que probaba una noche de insomnio. Max le esperaba con impaciencia fácil de adivinar. Cuando le ió entrar, su fisonomía tomó una: expresión alegre, y le dijo: -Querido doctor, seréis bien exigente si no estáis contento con vuestro én. fermo. Me siento loco de alegría. He pasado lanoche en un. sueño: tengo. el ánimo tranquilo, la cabeza despejada y un hambre de cázaddr. ¿No sentís dolor ninguno en la herida? -Ninguno. -Entonces todo va bien... Dentro de, algunos, días más: os daré, libertad completa. ¿Habéis prevenido á mi madre que almorzaríamos noy con ella? -Sí, señor barón. ¿Cómo os lleváis con ella? -Lo mejor. del mundo; la paz se hizo entrenosótfos. La señora baronesa ha estado amabilísima conmigo... Se ha dignado expresarme sus remordimientos por lo que ella califica de una mala interpretación. ¡Me dais una agradable noticia, querido doctor... Mi madre es demasiado- inteligente para no comprenderos y apreciaros... me lo figuraba... ¿Sería conveniente hacer una nueva cura ahora? S í -Pues bien, hacedla; Deseo vestirme pronto. Mi madre, debe estar im paciente. Luciano se decía: -Sólo piensa eh su madre. Ni una palabra para su mujer. Y casi sin quererlo, se regocijaba de tan completa indiferencia. La, cura duró veinte. minutos, y en seguida llamó Max ásu ayuda de cámara para que le ayudase á vestir. Las once iban á dar. A cuya hora se almorzaDa en el chalet, La viuda, la joven baronesa y Jorge de Nerville aguardaban en el salón. Emociones igualmente- vivas, pero de distinta naturaleza, agitaban á nuestros tres personajes. i De pronto se abrió la puerta y apareció el convaleciente delírázo deljoven médico Nuestros lectores. saben lo que. preocupaba sobre todo á Mad. Germana. y á sú sobrino. Leoriida se preguntaba cuál. iba á ser la actitud de Max hacia ella, y cuál también la de Luciano d H a r b l a y Sú corazón palpitaba fuertemente. Reinaba profundó silencio. De pronto se abrió ¡afinería y apareció el convaleciente del brazo del joven médico. ¡M a x! ¡Max