Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NUMERO 712 A B C. VIERNES J 7 DE MAYO D E 1907. OCHO PAGINAS. EDICIÓN i PAGINA t T A MmM ÜSS i MADRID. EN LA ESCUELA DE VETERINARIA PRESIDENCIA DE LA ASAMBLEA NACIONAL DE VETERINARIA EN EL ACTO INAUGURAL VERIFICADO AYER MAÑANA. SI? CONDE Y LUQUE, RECTOR DE LA UNIVERSIDAD CENTRAL; i, EL DIRECTOR DE AGRICULTURA, SR. VIZCONDE DE EZA; 3, EL COMISARIO REGIO DE PÓSITOS, SR. CONDE DE RETAMOSO: 4, EL DR. PULIDO; 5, EL MARQUES DE LA FRONTERA Fot. A B C GUARDIA 1: (A Chueca) -Bueno, pues hagaque emborracKan más que el Valdepeñas. Se dirige GITANA. -Te pareces á un chavea de mi ranel favor de proseguir su camino y no perturbe al maestro, que continúa lloroso y entristecido) cho, que nos desplotica er Tinorio la noche de el orden público con esas voces GITANA (á Chueca) ¿Se te ha muerto el lora, Animas. Ascucha, desaboríp. CHUECA. ¡Cámara! las gitanas de ahora sois CHUECA. -Descuiden ustedes, señores guar- resalao! dias; soy. incapaz de provocar el menor ruido, CHUECA (levantando lo mirada para contemplar tan pelmas como las del cincuenta y cuatro; es ENTREMÉS COMICO- SENTIMÉNTAL y eso que, algunas veces, cargo la manina en aquella cara de cielo) -Sí; hija, sí; ¿y á ti quién lo único que no ha eambiádó ¡toma un perro el- bombo, y los platillos; descuiden. ustedes; h Personajes CHUECA. GUARDIA I GUARDÍA Z. pero, permítanme derramar una- lágrima por se teel a muerto, que llevas los ojos más negros que azabache... GÍTANA: -Y ar churúmbé ¿no lfe das iiá, GerUNA GITANA. U N ORGANILLERO- esta fiesta que ha muerto, y si en algo puedo GiTANA. Un borríquiyo que mercó mi bato v a s i ó servirles, Federico Chueca, Alc. álá. e n l af e r i a d e r j u e v e s i CHUECA. -Sí; -tqma- 10 céntimos; para que le Un tío vwo- ofto ño mas vivo, ciegos, que tocan ¡claro, como no ten vendedotes, tendedoras y coro GUARDIA- i. (Admirado) ¡Cómo! ¿Usted es CHUECA. -Pues Dios- le haya perdónado, uhá pastilla dé; jábón. que buena falta Chueca, el maestro Chueca? prenda. ¡l e h a c e -Í v GITANA. ¿Quiés que te la diga, patitas de G i T A N A- r r- D i o s t e- l o- p r e n i i e c i r u e l a e n a l (La acción en la Pradera de San Isidro el día del Santo; tcn- CHUECA: -Sí, señor; soy la verdadera tía la. bailaor? -m í b a r ¿teretes con rosquillas y figuras de barro, barracas con tal. ó viera. CHUECA. -Gracias. cual fenómeno, mehlares de tropa, menegildas, etc. etc. Sale: lateral- derecha, muy recompuesto y remozado, con sombrero GITANA. -Adió, currito, qtie t i é s t o o s l o s anancho, Chueca, el auténtico Chueca, el D. Ramón de la Cruz dares de un dipútáo áCortes. 1 (Pase Gitana latedel Pentagrama, que ha sabido encerrar en éste toda la alegría, ralizquierda. -Chueca sé indigna al oir que dos cietodo el- gracejo del- pueblo madrileño. Tararee usted, lector, gos, arpiados de guitarra y de- bandurria; le destrozan y 4 vitos, y coleando, La canción de lp. Lola, 2. uces y sombras, El la partitura, de. La alegría de la huerta elpopuL año pasado por agua; ía gran vía, jiguct, aguardiente azucarillos, ichaleco bi ancq, y otras, mas, y st ver sprécüerda usted maestro; se aproxima á; ellos y les da- cinco pesetas; algún otro compositor. que. haya. sabídó. hacer cantar álosgatos los ciegos, recobran, la. vista- -Jno faltaba más! -más regocijádosgráciosa y castizamente que el ilustre y popular y. se vuelven locos, décontento, ante la Moneda tentamaestro. V c x E L MAESTRO CHUECA EN LA PRADERA DEL SANTO i; A: (Contemplando la susodicha pradera y recordando áRioja) ¿Estos; Fabio, ¡ay dolor! que yes ahora, campos de soledad, mustio collado, fueron un tiempo Itálica famosa... (Chueca da: un suspiro melancólico y dice entre iientes) Vaya. un Rioja! ¡Ríanse ustedes de las otras marcas. Este rio es mi pueblo, éste no. es mi Madrid. ¡Que me devuelvan los. cuartos... ¡Que me ha engañado... Aquí no hay ni alegría, ni animación, ni. la contumelia de los buenos tiempos de Ducazcal y Frascuelo. Aquí no hay más que modernismos... chulas que parecen señoritas traducidas del francés; chulos como filósofos que peroran en los ateneos... vulgo bares- Aquí no se baila ni se toca más que la matchicha, el cakévalyJotras porquerías de extrangis... Seguidillas, boleros, jotas, ¿dónde, estáis... Las barracas con. los fenómenos más estupendos y los titirimundis; lo clásico de la romería ha sido substituido por los cines y por los fonos... Esta no és la Pradera de entonces. Esta es la reunión de Cachupín junto á las tapias de unos camposantos... (Exaltándose á medida que avanza en su discurso. Los años todo se. lo llevan, todo... ¡Ladrones... ¡Más que ladrqnazos... (Se acerca la bareja dé guardias de Seguridad al simpático maes- tro. GUARDIA I ¡Caballero, q u é voces son esas... CHUECA. (A ciegos. Tomad, para que la aprendáis bien y no toquéis en lugar deZ ¿alegría de la huerta la marcha ¡de Los caracoles lán (Chueca. vasé desesperado y. aburridlo por. entre las barracas y tenderetes, pasa por un merendero donde uohay más parroquia que el amo, dos camareros, un perro de aguas y el del piano, que inútilmente reclama á los romeros con los sones de: una preciosa polka. ORGANILLERO (Que habrá reparado en Chue ca) ¡Vaya usté con Dios, maestro! CHUECA. -Adiós, artista, del manubrio ORGANILLERO. -Este celindrb tié su último, pasodoble, maestro MADRID. EL MAESTRO CHUECA EN LA PRADERA DE SAN ISIDRO (VÉASE EL ARTÍCULO) Fot. Goñi. CHUECA. -Anda y, dísela á Salmerón, que buena falta le hace. GITANA. -Vamos, ven acá, carita é pare santo, que te voy á desí una cosa güeña que te tié que pasa; hay una Luisa más juncal que una monea de oro que está chalaíta. por tus quereles, ojillos de ratón enamorao, y pa que tú lo sepas, una Manuela te está esperando... CHUECA. -Ya lo creo, y con ruedas de goma, y un caballo tordo con un cascabelito que suena mucho y que me va á llevar á Madrid á la carrerita; no quiero ver esto, quiero morirme con la insión de lo que fue: déjami, gitana, déjame. CHUECA. -Me han robado, señor de guardia. GUARDIA I. ¿Quién? ¿Dónde? CHUECA. -Eso digo yo, ¿dónde está quien ha sido? GUARDIA 1.o- ¿Fue mucho? CHUECA. -Sí, señor; las ilusiones de toda mi vida: yo he venido aquí hoy en busca de lo típico, de la bullanga y la flamenquería que tanto me inspiraron para hacer mi música, porque yo soy músico, aunqtie con. este sómbrerito ancho parezca un picador de toros jubilado. GUARDIA. 2 (A Guardia i. -Este señor está zoco. GUARDIA. -Pues, como admirador y como guardia vuelvo á suplicarle que no perturbe el orden. (Elguardia i. y el. 2.0 saludan militarmentey hacen una ceremoniosa reverencia. ¡A la orden! CHUECA (encantado) ¡Anda. la arden! GUARDIA I (á 2.0 y haciendo mutis por lateral derecha) ¿Sabes. quién es esté señor? GUARDIA 2.0- ¿Quién? GUARCIA í. -Aquél dé: Traemos lits cuerptts trünzaus racataplau. (Mientras Chueca se limpia con etpañtielo la susodicha lágrima que derramó anteriormente, sale una ¿lanilla con mía cara muv aleare v unos ojos CHUECA. -Pues dale al celindro y tócale, que al compás de sus. notas flamencas me quiero ir. contonearido á los. Madriles con, estepito de flores, pa que diga la gente al verme: ¡Ahí va el último engañado dela, pantomin. a! (Chueca K despide del organillero; éste toca él lasodoble del maestro que, allá en lo alto y dominana o la pradera lo. escucha y dice sombrero en mano) ¡Adiós, pradera hermosa, lugar. de; cuchipandas, de boleros y seguidillas, dé manólas y petimetres, de damiselas y majos, y, posteriormente, -de mozas de rompe y. rasga. delr Matadero y Maravillas, que luciendo sus pañolones deiflecos. con flores bordadas y, chinos de marfil, bajasteis á orillas del anémico Manzanares; á, dar. le. al egría con vuestra bullanga. ¡Adiós, fiesta. clásica de mi Santo Patrón! Ahí te dejo conj uii último pasodoble. ¡Toca, organillero, toca, que aún lo escuche, que aún me quede con s is sones el saborcillp. y el recuerdo de lafiesta popular... (El coche donde va el maestro va alejándose poco á poco por el puente de Toledo y poco apoco también, y como si agonizara, lentamente, se- ya dejando de oir elpásodoble que en algún tiempo sonaba á fiesta y alegraba la romería. TELÓN ¿ENTO ANTONIO CASERO