Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NUMERO 71 i A B G. JUEYES 16 DE MAYO DE 1907. OCHQ PAGINAS. ElJlCiUÑ P A G I N A MAPAMUNDI el Consejo administrativo lia tomado graves tnedidás contra elcélibato; Toda persona que dé veinticinco á cuarenta y cinco años no se haya casado, debe inmediatamente contraer matrimonio, so pena de incurrir en una multa que puede variar de 50 á 5.000 francos. v Una proposición idéntica se. ha presentado en la Cámara francesa de diputados, que sostiene la misma necesidad urgente. Xa cómoda y confortable vida dé los solterones está, pues, -seriamente amenazada. Se impone, pues, una formidable coalición ó emigrar á otros países más hospitalarios. emperatriz Eugenia acaba de ganar Lapleito interesante en París. Este consistía un en Estado los Estados En florida ciudadUnidos, -en una próspera 5 del departamento de Towa, -Cesen. las discusiones que nada- resuelven unámonos todos desinteresadamente para eon- tribuir al- bien de nuestra nación, despreciemos las. críticas cursis, y fiemos y esperemos enla sensatez de los que tienen méritos y títulos sobrados para gobernarnos y regirnos. Y... aquí hago punto, rompo la péñola vil, mártir de mi ardua tarea, y ni una palabra, más. c B Y S B a r c e l o n a M a y o i g o 1? 1 NFORMES TAURINOS VTa e s tá aquí! Señores: ¡ya llegó! ¡Ya está aquí, el bienaventurado, y millonario, mejicano Vicente Se, gura, que entusiasmado con los- éxitos conquistados en la capital de Moctezuma por los diestros españoles Fuentes, Bombita, Máckaauitóty. tan tos. otros que en el mundo han sido, ha resuelto abandonar, no sus millones, ¡eso, nunca! pero sí la vida tranquila y apacible que en illo tempore llevó en su país natal, para dedicarse de lleno, á la arriesgada profesión dé matador de toros. Ya en. su país el joven Vicente Segura ha probado diferentes veces su arte, su valor y sú destreza ante las astadas fieras, y en la corrida de beneficio de Antonio Puentes le confirió éste la alternativa. Por cierto que los diarios mejicanos, al juzgar la labor de Vicente Segura en esa corrida, le censuraban poco piadosamente. El mülonario mejicano viene á España a confirmar su doctorado y ó. hacerseun matador de cuerpo entero Y su debut, se efectuará e: ñ Madrid, si nuestras noticias no; son equivocadas, el jueves día 6 del próximo mes de Junio, organizando la fiesta el Centró Regional Bético, y tornando parte Fuentes, Bombita, Machaquito y Vicente Segura. I,o s toros se cree que serán del Saltillo. la demanda que la ilustre dama había hecho al frances para que se la- entregasen cuantos objetos pertenecieron al emperador Napoleón. El proceso duró muchos años, porque el inventario de los objetos de la propiedad privad a d e l Emperador fue destruido durante la Cpmmune. Después de largos y minuciosos trabajos se ha podido reconstruir la lista. El Tribunal del Sena ha dictado sentencia favorable, ordenando la restitución, entre otras cosas, de libros, cuadros, tapices y recuerdos personales de Napoleón I, como, un famoso sombrero de dos puntas, el sobretodo, el banco sobre el que se sentaba en Santa Elena, las guarniciones del caballo que montaba cuando la batalla de Waterlóo, la espada de honor, etcétera, etc. Es probable que la emperatriz donará todo esto al Museo Napoleónico. l capitán de un vapor pesquero, á la vuelta- de un viaje de ¡iorient á Bretaña, refiere haber visto en alta mar un fenómeno, que él atribuye á una erupción volcánica submarina. Xa nave se encontraba á cien kilómetros de la costa, al Oeste de, Belle- Isle, cuando los tripulantes le llamaron la atención de que se div i s a b a á algunos kilómetros de distancia una columna de humo, denso y negro. Imaginaron que se trataba del incendio- de un barco y se dispusieron á prestarle socorro; pero al poco rato advirtieron- que el humo salía efectivamente de debajo dé las aguas. Á lá noche siguiente sé. repitió el fenómeno. Xos marineros- se alejaron de allí rápidamente, temerosos ante aquel peligro descono- E idea. I a de Beneficencia. Hay grande, animación para la corrida de Beneficencia- que, como ya hemos dicho, se tal existe, más amplitud dé la que en realidad puede conducir á algún finpráctico y si solo á dará el domingo, 19, matando nueve toros, cuaparece tener, suponiendo gratuitamente; que tropiezos desagradables, en nada beneficiosos tro- de Veragua y cinco de. Muruve, los espael mando, por una autoridad marítima de las para una ú otra causa. das Fuentes, Bombita y Machaquito. plazas fuertes, base de la estrategia naval, ha- En uno de. los últimos escritos, sobre el asunI a corrida empezará á las cuatro en punto. de traer consigo el servicio y mando de las ba- to á discutir, se- ensalzan los méritos de una terías de costa, en absoluto, por personal de Corporación del Ejército, sus conocimientos 3 ipara el mañana. Marina... No creo nadatan. alejado, delasensa- su práctica, y se quiere presentar al Cuerpo 1 Ge- Para mañana, -viernes, se anuncia en la tez y- quizávpuéda añadir más: nada; tan perju neral de la. Armada, como, protagonista; en esa Plaza de Toros madrileña una corrida de noditiaÍRárala Marina, cuyopersonal no ha ex- absorción de servicios que se presiente; y SOT en la que los diestros teriorizado tales déseos de absorción y sí siem- bre el tan socorrido Yo soy, fé y tengo. y el Tú villos, Manolete, Manuel. Torres, Manuel Rodríguez, -Bombita IIIy pre- una abnegación sin; límites y tina- íntima eres, sabes y tienes, se apoyan las razones que Vázquez, estoquearán seis sáti sfáccíónéide poder contribuir, manconiuná- tienden áj, demostrar lo erróneo del proyecto, Francisco Martín Eduardo: Miura, de Sevilla. dameñtecón sur hermano mayor el Ejercitó, al sin considerar que, ni la entidadique se defien- cornúpetos de D. éñXXX I, a corrida empezará á las cuatro y media. 1 engrandecimiento de la patria y á su. sosteni- de atacando, constituye el Ejército, ¿i el Cuermiento y defensa. po General de la Armada, la Marina, ni launa TRIBUNA LIBRE 71 -Tal ha; sucedido siempre, y jamás habrápro- con eliotro, la nación y patria, cuyo bienestar Ha. fallecido en Sevilla, víctima de una testado la. Marina de encontrarse en- opef acio- y. seguridad debe ser el anhelo. de. todos. nes- de- g ér- ra, ó devexperi. encTas supeditada t o grande, lo sublime, lo que há de ser siem- larga y terrible enfermedad, el banderillero la; autof. idad del Ejército, -ácuyas, órdenes- sir- pre digno- de admiración, l o que indubitable- Braulio Martínez, el Moreno: M A S S E N S A T E Z yiérá. 7 mente se aparta de 1o ridículo, de lo cursi, es ¡privilegio, esfcjusiyp- eníel tema qiie se, disc. ute, as; corridas de Córdoba. Tat d a ayíeyánt él v stigipíde mis: aséyér, acÍQnes y, de qué siempre les ha sa- de ¡aqúéllds qué, asumiendo las graves fesp. on- v Hemos recibido un bonito, programa cóu probabilidad de q ue en los proy etos del aci tual Gobierno, respeetoá la defensa nacional, tisfecho él. áñioríy eficacia con qué l á Marina sáB ili dades que el de 5 er ysus cargos. les ini- las corridas qúedúrante. laVferja de Nuestra ponen, y laédad con; la; práctica, lá experien- Señora de la Salud se celebrarán- en la sultana cupiera el de dar el mando de las tres plazas ha acatado yJcunip ido. sus. Órdénes. Así, pues, marítimas, Ferrol y Cádiz y Cartagena, á la en las conciencias- anas, no puede- caber, más cia y la sensatez les allana, han de resolver el Córdoba. autoridad de Marina, que, arriniándo cada cual que la seguridad absoluta dé que el Ejercitóse problema de. la reorganización de Ja defensa En estas corridas, que, como ya saben, núesel ascua á su sardina en breve espacio de sentiría satisfecho- al- servir, siempre que las nacional, y. cuyas resoluciones deben y han de tros lectores, se verificarán en los días 25, 26 y tiempo surgieron elocuentísimos mantenedo- necesidades. de la patria, lo exigieran, bajo el ser respetadas y acatadas por todos, rcomo 27 del actual, se lidiarán toros de Miura, Urcola res, tanto favorables como contrarios á lá mandó d -la autoridad marítima, con el heroís- prueba inconcusa de la subordinación y del có- y Santa; Coloma, respectivamente, actuando de nocimiento exacto del deber, uno y otra niuy de espadas Fuentes y Machaquito las dos primo, y desinterés en éLpecúliares. El resultado de la excesiva iniaginációri. de necesarios para- el verdadero engrandecimien- meras tardes, y esos dos diestros y Conejito en. A mi, pobre entender, muchos de los escrito; res á que m; e refiero se ií rL excedido en elcupi- aquellos escritores que- presienten un más allá, to de- la patria, dejando á un lado, -en abismo la última. infranqueable, las insignificantes miras y conpliiniento de sus deberes, al tratar de defender sus perjudicial en el proyecto, -y del calor y pasión El 2 de Junio se dará una veniencias particulares, que en todo tiempo llos, estoqueando seis bichos corrida de noviapreciaciones, llegando algunos á cometerla con que aplican sus razonamientos, es llevar de Miura, Jáquetii temeridad de darle al proyecto, si es que como las discusiones. por un camino torcido, que ño han conducido á los Estados á la decadencia. I y M a n o l e t e MÁDRÍD LASNIÑERAS ¡DEL PRINCIPE DE ASTURIAS v EN LA ESTACIÓN DEL, NORTE. LA tNURSE MISS BUNT 1 NG (PRIMERA NIÑERA, r. Y LA NURSE MAID MISS EVANS 2 (NIÑERA AUXILIAR) Fot. M. Eliot. OS GUPSILERÍA BIBLIOTECA D E A B C 118 LAS D O S BARONESAS 119 ¿Es q u e n o m e compreridéis? -r- repusó el doctor? i E l miídorespondió con u n gesto: -Os comprendo... Desde hace tres días n o h e podido v e r á Mad. Xeonida, y por e s o o s p r e gunto: si está enferma. E l anciano; sacó s u pizarra, s u lápiz, y escribió: No está enferma... N o es su cuerpo- el q u e sufre, es s u aima. ú Hárbláy cogió la pizarra, y leyó lo. q u e el m u d o acababa d e e s cribir, causándole l a s últimas palabras u n a profunda extrañeza. Pasó p o r s u imaginación l á idea d e q u e Santiago H a b e r t había quizá adivinado él secretóle su amor. El mudo fijó en la fisonomía del doctor una mirada triste, y cogiéndole suavemente la mano, la apoyó sobre su corazón. X a mirada, el gesto, la emoción, significaban claramente: -Elía me manda que os amé. Mr. d Hárblay comprendió esta expresiva p antómima. Una profunda alegría invadió; su alma. Estrechó la mano del ancianoj y después dijo -Sesearía hablar á Mad. Germana de Tréves... Hacedme el favor de enviarle á preguntar, por un criado, si puede recibirme... Al oír pronunciar el nombre de lá viuda, que detestaba, Santiago frunció él entrecejo; pero no se trataba de sus simpatías, -Voy- -respondió con el gestó. Y s ea l e j ó Unos segundos después, una doncella vino á prevenir al doctor que mádame de Trévesde esperaba. Iva baronesa se encontraba con su sobrino Jorge de Nerville, en el pequeño saión donde hemos introducido ya más de una- vez á nuestros lectores. Ambos se levantaron con marcada solicitud al ver entrar á H, uciano. Doctor- -dijo Mádi dé TreVes- -espero que no vendréis á traerme alguna tnala noticia respecto á mi hijo. -Tranquilizaos, señora; muy al contrario. I a noticia que traigo es muy sar tisfactoria. t, ¿M. e permitís v e r á Max? -JDesde mañana, sí señora... Mr. -de Tréves me ha invitado á almorzar mañana en familia, y con sumo gusto h e aceptado. X a viuda frotó alegremente sus. inanos. ¿Es posible? -exclamó. -iDesde mañana podrá mi hijo volver á su vida habitual? -Poco menos, señora. Mr. de Trévés necesita todavía algunos cuidados más... Es conveniente, evitar que se fatigue; pero entrará ya en su vida ordinaria, tomará parte én- vuestras comidas y podrá con moderación pasearse por el parqué. 1- ¡Ah! Teníais mil veces razón, doctor; he aquí una feliz nueva que os agrá dezco con toda el. aliña. ¿Sabe mi nuera que habéis levantado la consigna? -No, señora; os dejaré él encargo de decírselo. ¡Gracias por esta buena idea, doctor! ¡Qué alegría para la querida niña! Xuciano escuchaba á lá viuda con verdadero estupor; de tal modo descono- cía su m- aner- a. nabitual de hablar. ¿Cómo estas tres palabras lá. querídaniña, se aplicaban áXeonida? Sus oídos se resistían á. creerlo. Sil estupor aumentó aún cuando Mad. de Tréves continuó: -Os habéis hecho, querido doctor, el amigo de esta casa, pues vuestra ciencia y vuestro interés ha salvado á su dueño... Es á vos á quien debo, el poder abrazar a mi. hijp. Contad coami eterno agradecimiento, y olvidad, si. no lo habéis hecho ya, ciertas palabras inconvenientes, absurdas, ridiculas, que se me escaparon. 14 ía. d, e. vuestra primera entrevista, y cuyo recuerdo me hace morir de vergüenza. X a pena, qué. meafligía debe servir á vuestros ojos, si lio de excusa, al menos de circunstancia atenuante... -Está olvidado, señora, y desde hace tiempo. Sólo guarda mi corazón gratitud, por vuestra acogida de hoy... ¿Puedo. ir á; ver á. Max en seguida... -No, señora; la consigna existe todavía hoy... Mr. de Tréves. está un poco cansado... es preciso esperar, á mañana... -Doctor, esperaremos... -Yo mismo os, traeré vuestro hijo, á 3 a hora del almuerzo, y; permitidme dirigiros algunas recomendaciones sobreesté punto. -No dudéis qtíe, me conformaré religiosamente... ¿De qué se trata? -Evitad; tbdó. lo posible hablar delante dé Mr. de Tréves de su accidente y de las consecuencias terribles quéfpodrían sobrevenir. Haced de manera que ningún perro: se present á su vista. ¿I,o s tenéis en el chalet? -Uno soleten el. parque, eü el pabellón del jardinero. -Hay qué alejarlo lo mas pronto posible! -Se os obedecerá, doctor. Hoy mismo haré que se lleven el perro del jardinero, y jamás se hará la menpr alusión al horrible accidente. ¿Seréis tan amable, señora, que pondréis á Mad. de Tréves al corriente de estas recomendaciones? i. -Contad conmigo. Ahora, doctor, una preguntan -Hacedla, señora. ¿Ym e c o n t e s t a r é i s l a- v e r d a d- f r a n c a? -4 0 s l o p r o m e t o -S í y n o ¿Cómo? Max está completamertte, y. para siempre fuera de peligro? -1, -a imaginaeión- vivamente herida, vioientamente sobreexcitada por, nita causa cualquiera, podría traer un peligro... Se han visto morir personas; en una crisis nerviosa, después de haber sido. mordidas por xin perro que creían rabioso, sin estarlo... Pei d. declaro á Mr. de Tréves absolutamente salvado, si nada turba su tranquilidad. devespíri. tu. -Doctor, seguiréis asistiendo á nii hijo, ¿no es verdad? -Durante algún tiempo, más, sí lo desea, sí, señora. -TvO deseará, estad. ségüro ¿y y o os lo ruego. Max tiene gran- confianza en vos; la infl, uencia, q, ue, ej ercéis sobre él es grande, y lo prueba- 1 a m añera de conducirse. con, el médico de la familia, el Dr. PiedagnieV Cuento con está in, íluencia para obtener ciertas cosas justas, de las que os hablaré más adelante. Permitidme esU- echaros la. luaiio. y daros las gracias...