Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NUMERO fc editada, m sobrepujado á. los cálculos más optimistas. I a primera edición se agota rápidamente, y para la segunda prepara el amigo Gascón un libro de mayor número de páginas y nuevos y selectos cantares, Boletín del Instituto dei Reformas Sociales ha publicado su número correspondiente al jmes de Abril, y es tan interesante como los an: teriores. r on el título de Estampas ha, publicado el marqués de Campo un nuevo tomo de poesías, inspiradas en sus viajes por diversos paí ses. I, 1 sinos recibido el Anuario de zgoó, -publicado por la dirección general de los Registros. Contiene un preliminar del director general Sr, González Rotwos; prólogo del Sr. Gómez de la Serna; el proyecto de ley Hipotecaria y otros proyectos, decretos, Reales órdenes, circulares, la Jurisprudencia Hipotecaria y Estadísticas de la propiedad inmueble, vnotarial y del Registro de últimas voluntades. El apéndice contiene los escalafones de registradores y notarios; la clasificación de Registros; relación de notarías vacantes y otros datos no menos interesantes. Se vende al precio de ocho pesetas. p l capitán general Sr. 1 Primo de -publicado en forma de folleto un proyecto para la instrucción general del tiro, con objeto de que lo tengan en cuenta los senadores cuando en la Alta Cámara se discuta el proyecto de ley d. e bases para la Instrucción general obligatoria. El Sr. Primo de Rivera trata de conseguir con este proyecto que todos los contingentes á quienes anualmente corresponde el servicio militar, adquieran las instrucciones del tiro y elementales suficientes para que sin pasar en tiempo de paz por los cuarteles, constituyan en tiempo de guerra un núcleo de hombres útiles para la defensa de la Patria, huyendo, por consiguiente, del servicio general obligatorio, por considerarlo impracticable en la realidad, tanto por lo costoso que resultaría, como porque no aseguraría la instrucción de todos los mozos de los distintos contingentesanuales A B C JUEVES 16 JDtí MAYO DE 1907. OCHO PAGINAS. EDICIÓN i. PAGINA 5 Cíiarrofl, Roéhet Scfiftoídep, Cataíoaía, Garage evillano, Klein, Sociedad general de reparad iones, Billy y Darracq, RUBRYK E LAS ACADEMIAS MILITARES POR TELÉGRAFO n la de Artillería. Han comenzado hoy los exámenes de ingresa en la Academia de Artillería. Se presentan 687 aspirantes. Han aprobado el primer ejercicio D. Joaquín de Bethencourt y Domínguez, D. Jorge Mateos Villegas, D. JuanYagüe Blanco, D. Juan Matías Pablos, D. Mariano Carreras Llamas, don Calixto Orejuela Alvarez, D. José Sanz Gómez, D. Antonio Sánchez Rodríguez, D. Daniel Fernández Delgado y D. Julio Ortega Tercero. En el primer ejercicio de los exámenes de ingreso que hoy han dado comienzo en esta Academia, han sido aprobados D. Benito Francia Arellano, D. Jaime OlezaJBastard, D. Fernando Plaza Fotia, D. Manuel Fuero Castro, don Claudio Aláez Bayona, D. Federico Cebrián Cana, D. Julio Romero Mazariego y D. Joaquín Salvatierra, p l Tpuring- QIub Hispano- Portugués, en vis- ta de los numerosos grupos que vienen de las regiones á tomar parte en el Concurso de trajes, bailes, cantos y músicas, que tendrá lugar en Madrid el día 21 del actual, ha decidido aumentar el número de premios, y sobre los ya señalados desde el anuncio del Concurso, de 2.000, r. 500 y 1.000 pesetas, adjudicará tres accésit de 400, 300 y 200 pesetas, y tres menciones de 200, 150 y 100 pesetas. El festival organizado por esta patriótica Sociedad que, como se ve, no es una empresa que persiga lucros, puesto que aumenta considerablemente los premios, será sin duda el. PRINCIPIO DE TEMPORADA más grandioso espectáculo que pueda presenciarse, y al que por amor regional y por amor UN AEONADO. PERO, ¿CÓMO? ¿NO BAJAN USTEDES AL RUEDO? patrio asistirán cuantos desean que el TouringEt SESIS. -ÍQUIÁ! ESTA VEZ; VAMOS A VER LOS TOROS DESDE LA BARRERA! Club Hispano- Portugués desarrolle, como lo viene batiendo, su amplio programa de atracHabía interés en demostrar cómo suben las. cer el record Madrid- París. Como Sorel no acep- ción de turistas hacía la Península. Lo señores entranjeros que se encuentra! cuestas, y Mr. Justone, gerente de esta casa, tó el reto que. le lanzó, intenta demostrar que dispuso la excursión, para demostrar que son es capaz de hacer el recorrido todavía e n- me en Madrid y cuantos necesiten algún servicio los primeros en subir una pendiente, por fuer- nos tiempo del que empleó de París á Madrid de los que gratuitamente presta esta Sociedad, diríjanse á las oficinas, calle del Prado, 11. te que sea. Y las del puerto son superiores. Efectivamente, marcharon al indicado sitio El banquete de clausura de la Exposición se en un- ¡IIP, núm. 4.336, cuyo peso es de celebrará en el palacio. el día 20, á las doce y 1.590 ki s, los Sres. Justone, que lo guiaba, media de la mañana. I, QS adheridos pueden Quimón, Coppel, encargado de cronometrar, y un mecánico. Y en un 30 IIP, núm. 3.578 y peso pasar á recoger sus tarjetas en la. Secretaría, 1.580 kilos, los Sres. Graham, conductor, Yermo, -mediante el pago de 30 pesetas. APARECERÁ EN BREVE conde de Berberana y un mecánico. El Jurado de la Exposición concedió ayer J, a carretera estaba bastante mal por efecto de la lluvia que había caído, que hacía que el los premios á los carrosiets y á Jos expositores El gusto. agradabilísimo, Ja. fócijmemela mn agua y i congeírvamon ilimitada, fian contribuían íi la gran coche se agarrara más, y sobre todo hacía muy cuyos slands resultaban. mejor decorados. de temerlos derrapajes. Así y todo, el primer Entre los primeros distribuyó las siguientes fíima que goza ¡a ISREVISMíA- t AmiOiVU A ARTICUES. Arenal, 2; AlcaláT? y Tétute, 3 coche tardó en llegar á lo alto del J eón, OCHO medallas: De oro: Mr. Bezelín, Lamarca, tabourdert Gran Peluquería y Perfumería M Cachos y fierroMINUTOS, CINCUENTA Y OCHO SEGUNDOS, y el cal. Sucesores 4 e Trullas, t a r a r a le Sam Jcptóotro coche DOCE MINUTOS, CUARENTA Y TRES (hijo) y- Madrid- Automóvil. nimo, 7 y 9. Estofas je desiitíeccióu. De plata: Kríeger, Sudunch, Daímlér, Pelan SEG- UNDO Y TRES QUINTOS vmam siBam -El. primer record no ha sido igualado todavía, gere, Santos Galdona, Vidal, Betlla y Reines Y de bronce: Tafet, Trigo, í, oné y Baró. pues lo que comunmente se suele emplear por Por los stands. los buenos coches, es de trece á quince minutos, y ya es bastante, pues las pendientes y vi- y De oro: Hispano Suiza, Delaunay- Bellevill Fiat. rajes del puerto son muy respetables. De plata: Gobron Brilleé, I e Gaulois, Re ge ha puesto á. la venta a SO. on pasta, Mr. Dú Reste, con su 40 HP Gobron, saldrá ault, Michelin, Aries, Deutsch, Hockchis y lanoF Ia- defimilio Salgari, titulad Los (S tlii! ii- ios oficialmente cronometrado mañana, viernes, Temoine. I íl O C aii JE? el tqmo 58 da Biblioteca Y de bronce: Díetrích, Daímler, Xa Buíre, Caíleja. del Real Automóvil Club de España para ha- sEaovia, I Í 4 T. En la de Caballería. vAi. LAB 0i.1 n, i í Gr. CERTAMEN REGIONAL El resultado de ls CONCURSO HÍPICO 1 prueba verificada l iit ayer, Copa de Madrid, fue el siguiente: Primer premio, 4.000 pesetas de SS. MM. lo Reyes: Mr. I arregain, con su caballo Almenzor. 2. a, 1,500 pesetas de A, el infante don Carlos: D. Manuel Gil de Santiváñez, con Graiitude II. 3.0, 800 pesetas: D. Miguel SocasáH, con Airogante. 0 NOTAS DE SPORT l 4. 600: D. Rafael de Busto? con Gpi cock- taü 5.0, 400; D. José Valles, eon Imitador. 6. 300: D. Rafael de Bustos, con Sampson j. o, 250: D. Federico G. Balmon, con Aza. ¿8. 200: Mr. I arregain, con Presto. ¿0 150: D. Celedonio Febrel, con ío, 100: El duque de Andría, con The- Ki g. 11, 100: Mr. Barron, con Heather. 12, 100: D. Miguel Ponte, con Verderol. Mucha animación hubo en el Hipódromo mostración del arraigo que este sport va ad quiriendo entre nosotros. Ksta tarde se celebrará la Gran- prueba militar y la de Rocorrido de casa. A UTO. MOVILISM O U l l a prueba de lo qui son los coches Ijtaim ler la dieron ayer dos de éstos en la excúrsió que hicieron al puerto de Guadarrama. EL LIBRO ILUSTRADO JEREZ Y COGNAC m umm m, REAL mm 120 BlBJCÍtíflCÁ DE- A B C; JXuááno d Harblay, á pesar de la repulsión profundjt qílé le inspiraba ésta mujer, cuyo odioso natural conocía, y cuya hipocresía no podía engañarle, no se atrevió á rehusar la mano que le tendía. Se la estrechó ligeramente. Pero Mad. Germana de Tréves sabía muy bien distinguir la frialdad del respeto. -Hasta mañana, Mr. d Harblay- -le dijo con una sonrisa; -tendré mucho gusto en haceros los honores de nuestra mesa. Jorge de Nerville, silencioso siempre que. se trataba delante de él de cues tiones de familia y de interior, creyó deber tomar parte en la conversación. -Como tai querida tía, señor doctor- -dijo con voz conmovida, -no sé cómo expresaros mi agradecimiento por lo qwe hacéis por mí primo, por mi más próximo pariente, por mí mejor amigo... ¡Me habéis salvado á Max. He ontraido con vos una deuda de eterna gratitud! Disponed de mí, señor doctor; os lo suplico, soy vuestro, y sólo deseo la ocasión de probároslo... Diciendo esto, Jorge estrechaba la mano de Luciano, Usté se inclinó sin contestar. v ffí? 4 í ¡Estas gentes son unos bellacos? -pensabr, al salir del galófl; -0o són six caras lo que me enseñan, son unas- máscaras! ¿ué conspiran, y por qué esta comedia? No obran de buena fe, pues la expresión de sus miradas desmiente sus palabras... Codician la fortuna de Mad. de Tréves, Temen la muerte del barón Max, no por el cariño que le profesan, sino porque su muerte los despojaría... Cuentan conmigo para conseguir de él alguna acción indigna, á la cual él se resiste; he ahí el unia motivo de la falsa amistad que me demuestran, LAS DOS BARONESAS 117 viuda, I eonida y jórge dé nerville Iban á sentarse á la mesa. Jorge observaba á hurtadillas 5. su prima política. -La baronesa Germana parecía preocupada, (De repente se volvió hacia su nuera. iNo habéis visto hoy al Dr. d Harblay, mi querida a i f i a? -l e p g f í Leonida, cuyo pensamiento no estaba allí, se estremeció al oír pronunciar el nombre del joven médico, y fijando sus hermosos ojos en la baronesa, le: respondió: -No, madre inía... No le he visto hace tres días, ¡Desde hace tres días! -repitió la viuda con aire de sorpresa. -Creía que os llevaba él mismo todas las mañanas, después de su. visita, el parte del esr ado d éMax. e t e -He- desconocido- la felicidad que hubiera, podido gozareon ella. No he exigido para ella el respeto al cual tenía doblemente derecho, como mujer y co. mo. mujer oue. lleva mi nombre. He sido, como decíais atora mismo, un egoísta escéptíco, no importándome en la vida más que una cosa: la fortuna. El diablo me lleve, -doctor, si sé el porqué; pero tenéis sobre roí un ascendiente incomprensible. Positivamente hubierais hecho de mí un hombre... -Probad aserio, Mr. de Tréves movió la cabeza, y por segunda vez contestó 1: -Es demasiado tarde, I os hábitos están formados, ¿Nuestra conversación os ha fatigado? -le preguntó I, ucia o vieaáo la alteración de su cara. -Un poco, lo confieso. ¿Queréig llamar S Pedio? -Bl médico tocó un timbre. i Pedro Lyon acudió. -i- -Voy á meterme en la cama- -le- dijo Max, -Bien, señor barón r -Querido doctor, ¿haréisotraaneva cura? B -Hoy es inútil. g- ¿Ningunarecomenáacián? f- -una sola. Aunque sintáis apetíto, contenttós éta? oclléóón tiá éál 4 b- y tma copa de vino de Burdeos. -r- i ¿Pero me permitiréis desquitarme mañana por IÜ ulañanar -Convenido; yo mismo os serviré y seré vuestro escanciador. í- ¿Vais á ver á mi madre? i- -Voy, por lo menos, á hacerle preguntar si puede recibirme, í- -Decidle que, os he rogado almorzarais mañanacon nosotros; y aceptado. Adiós, querido 4o ctor, hasta mañana. -Hasta mañana. i 4 Luciano salió del cuarto, y se dirigió hacíala habitación de la baronesa iuda iuda. Por el camino se decía con amargura: -He cumplido mi deber; pero. si este hombre sigue mis consejos... si ee reconcilia con su mujer... si intenta reconquistar sú cariño, y si lo consigue, ¡qué tormento para mi corazón. ¡Oh, keonida, keonid nunca sabréis el sufrimiento que me impongo para que seáis feliz... En el momento en que Mr. d Harblay llegaba íx extremidad de uña galena que daba servicio al primer piso, se abrió una puerta y apareció Santiago Al ver al marido de la nodriza de Mad de Tréves, ¿uciano se detuvo. santiago se inclinó respetuosamente, Era la primera vez que los dos se encontraban reunidos, después de su en. y trevista en el bosque de Chantilly. El médico sabía la inmensa abnegado: que Santiago consagraba á Leoni- aa, y cuan unida estaba la joven señora 4 su viejo servidor. Quizá por él podría saber por qué, desde hacía tres días, Mad. de Tréves se negaba a recibirle. ¿Está enferma vuestra señora? -le pregunto. Santiago Habert miró á Incisa coa expresión de agtombro. -Es cierto; pero se presentaba estos días á horas que no podía recibirle, j encargó al ayuda de cámara que me informase de la rápida mejoría de mi marido. I, a baronesa Germana, después de ua momento de silencio, repusoi