Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
B C. VIERNES 10 DE MAYO DE i0o7. OCHO PAGINAS. EDICIÓN sde vivir, de ser esclavos ó de ser señores, de anularse como las sombras ó de llenarlo todo como la luz, de sufrir el yugo de los hombres ó de imponer ú los demás su hegemonía. -Dice ese versículo del libro sagrado que shay que decidirse entre uno ú otro destino; y yo elijo para mi amada Patria el destino de la vida inmortal, el de- los pueblos que llenan con sus hechos de gloria las páginas del libro eterno de la historia y quiero ciudadanos que sepan levantar su voluntad á las alturas del bien, elevar su corazón á las dichosas regio nes de la belleza y alzarse con el poderoso vuelo de sus inteligencias ai alma mundo de la ciencia, en donde está escrito con signos iníinitos el nombre sagrado de nuestro dios. Yo, en nombre de Thao, cuya palabra magna interpreto, pido para mi país hombres que se pan llenar en la tierra los altos y sublimes destinos de la religión, y tengo el honor de someter ú la más urgente aprobación y san ción de Y. Al. el único Presupuesto de Cultos que pueda salvar á la Patria. Y en pliego cerrado lo entregó al limperador. Seguidamente los restantes consejeros fueron haciendo uso de la palabra. Kl ministro de Agricultura manifestó que para cultivar bien los campos era necesario antes cultivar bien la inteligencia, que es la que abre en el seno de la tierra los fecundos veneros de la abundancia, de ia producción y de la riqueza. El ministro j del Interior dijo que el ciudadano ignorante es siempre miserable y pobre y que una nación miserable y pobre no puede ser feliz ni puede gobernarse bien. El ministro de Tributos manifestó que el dinero es siempre esclavo déla inteligencia y la prosperidad económica de uó país, producto siempre de su buena administración; y que, por lo tanto, lo que hacía falta al país era. formar hombres que supieran produ. cir y administrar. Todos entregaron sus ¡pliegos cerrados al Emperador, diciendo: Señor, la nación necesita de hombres. Ahí tiene V. M. el único presupuest o de mi departamento que puede salvar T en grandecer al Mikado. E 1 Emperador abrió los pliegos y leyó un lema. Todos los ministros habían presentado el mismo presupuesto para la INSTRUCCIÓN, KDTJCACIÓN y CUI TURA PÚBMCAS. PAGI: A como patriota, habremos realizado algo más til que escribiendo largos párrafos de p ros estéril y enfadosa, para condenar el oprobio de nuestra indiferencia y de nuestras ignorancias. INFORMES TAURINOS T oros para Madrid. Con destino á la plaza de Madrid ha. vendido el ganadero Sr, Pérez de la Concha una corrida de toros y otra de novillos, y 12 novillos y seis toros el ganadero D. Rafael Surga, c os corridas. Pasado mañana domingo se celebrará Ja quinta corrida de abono, matando seis toros de Pérez de la Concha los diestros Conejito, Rega terín y Vicente Pastor. Y el miércoles próximo, día 15, la sexta de abono, con seis toros de D. Rafael Surga, y de espadas Fuentes, Bombita y Machaquito. Ambas corridas empezarán á las cuatro y media. l a corrida Se Beneficencia. Se verificará el domingo 19 y en ella lidiarán nueve toros de acreditadas ganadería? Fuentes, Bombita y Machaquito. Los precios de los billetes serán relativamente módicos. Ea plaza estará artísticamente adornada, y las señoras serán obsequiadas con flores, que S. M. el Rey, como en otros años, se dignará mandar traer de los jardines de su Real Patrimonio. SS MM. y AA. serán invitadas á la fiesta, que ha de ser, de seguro, un gran acontecítinento taurino. Daeza. El día 18 del actual se celebrará una corrida de toros, matando reses de Cámara los espadas Fuentes y Lagartijo. Walladolid. Hoy habrá corrida de toros en Valladolid, estoqueando seis bichos de Gamero los diestros Lagartifillo chico y Bienvenida. D m NIÑOS a tosos A. ¡ESTA VEZ TENGO CARÁCTER... LLO VERÉIS, PERO NO LO CATARÉIS. -Entonces se votó un crédito de 8o millones ¡Y MUCHO CUlDAPJfO... de taels para realizar el gran proyecto. Todas EN PLAZO PRÓXIMO PUBLICARA las aspiraciones, todas las tendencias políticas, rodos los esfuerzos, todos los sacrificios se con- en cuyo interesante punto ha logrado el Japón cimiento de un pueblo, aspmbro del mundo cuSU PRIMER NÚMERO centraron en un solo punto, en un solo ideal, colocarse á la eabeza de todas las naciones del tero, por su rápido é increíble progreso. el de la formación de ciudadanos capaces de hacer ruado. Jin ese mismo modestísimo folleto, que deuna patria digna, citlfa, rica, poderosa y fehz. El glorioso Imperio dej Sol Naciente renace bería ser leído por cuantos se interesan en la entonces el Japón se derramó por el mun- entonces á una nueva vida; y veintitrés años situación de España, por etiantos tienen el Y do; envió sus hijos á estudiar, á saber, á beber después, en 1894, lucha con el Imperio chino inexcusable deber de sacarla del triste estado la ciencia ú todos los países más civilizados en su mismo territorio y lo derrota en eíen gis en que se encuentra, y elevarla hasta el rango del globo, riosos combates. Rápidamente se apodera de de las naciones que la rodean y contémplate Comisiones de sabios, de ingenieros, de me- Su- Chasg, fíongvíIuang- Cheng, Port- Arthur y estupefactas de su marasmo, de su atraso y de Para Vi A. JAR GRATIS este verano, comprad cánicos, de pedagogos, de maestros en todas 25 ciudades más, hasta lograr por mar 3 por su ignorancia, afírmase, como contraste de una las ciencias 3 en todas las artes fueron al Ja- tierra, en un mismo glorioso combate, á Wei elocuencia que no necesita comentarios, que donde regalen CUPONES- KILÓMETROS, Sirven desde saqlouior número. pón, de Europa y de América, para llevar á llay- Wei, el primero de los arsenales de guerra las cinco escuelas municipales que forman el aquellas apartadas islas los elementos precio- del Celeste Itnperjo, apresando toda la armada grupo escolar de la calle del Doctor Fourquet sos déla civilización. imperial del Pacífico y teniendo el orgulloso están cerradas; que las escuelas, números 10,12 Se crearon 53.760 escuelas de primera edu- Imperio que aceptar las condiciones de pa? y 19 tampoco funcionanf que la gran zona urbana comprendida desde la calle del Clavel, cación, 250 institutos de segunda enseñanza, qué le iiníHiso el vencedor. jjS escuelas superiores de ingenieros y de peri Más tarde, en 1904 y en 1905, todos le he- Caballero de Gracia, Alcalá, Ventas y barrio de yj k tres universidades, 45 escuelas norma -jmos visto Juchando con la pod ro aLÍUl ia, en 3 alamancaj (90.ooo almas) jio tiene más que una leP i educación primaria. Se dividió el terri- una guerra de dos años, en ÍSs eialés nona escuela, la nutñ. ¿3; q- ftelo mismo ocurre en el torio en 84 departamentos rurales, creando en habido un solo combate por tierra ó por mar gran barrio del Pacífico (28.000 almas) y en las cada uno granjas agrícolas con observatorios en que no hayan quedado victoriosas las ar- de Mesón de Paredes, Puente de Segovia, Vallehermoso y otras barriadas dé esta corte meteorológicos, escuelas agronómicas y Socie mas japonesas... dades protectoras de la producción agrícola y ¿Para qué insistir agotando los acostumbraEn estos pintorescos párrafos, que copiados pecuaria del país. Se fomentó poderosamente de un folleto de vulgarización, escrito por Gui- dos tópicos de la indignación, que son cliché el mejoramiento social y moral del hombre, llermo de Overberg, profesor alemán en la Es- para nuestras rotativas y objeto de inútil y comenzando por el niño y llegando hasta el cuela Normal de Kauhagaoha, inserta D. Fran- huera retórica de nuestros artículos? recluso en las penitenciarías nacionales, echan- cisco Pérez Cervera en su último folleto menl, os hechos tienen más fuerza que todos los do los cimientos del sistema correccional antro- sual de La Escuela Española, están condensados argumentos, 5 reproduciendo los anteriores Bi teca Ca le a. semanal pológico para la extirpación de la delincuencia, con admirable sencillez los orígenes del rena- fragmentos de la obra de un hombre tan culto rata, b l i opáginas enl 8. j en La novelacéntimos. mas ba 300 pasta, 80 ACTUALIDADES EL LIBRO ILUSTRADO APARECERÁ EN BREVE EDEL 6 AiCAiA 8 BIBLIOTECA DE A B C 104 LAS DOS BARONESAS 101 -Esta señora na hecho muy bien- -replicó Marleta; pero si nos arreglamos, será preciso, para ponerme en posesión del establecimiento, esperar á ue esté restablecida. -Podría daros dos semanas si es absolutamente necesario- -dijo la viuda Pareur. -Enviaré en seguida mi hija á Pau, á casa de unos parientes, é iré á reunirme con ella algo más tarde. ¿Quince días serán suficientes? Necesito que el médico me lo afirme. Va á venir de un momento á otro, y él decidirá... Esperándolo podemos seguir hablando del asunto. El hombre de ley sacó unos papeles de una voluminosa cartera, que traía debajo del brazo, y dio lectura á una suma de partidas que probaban iniry buenos beneficios anuales; después al inventario de la parte de decorado, de las mercancías de la librería, y de los libros del gabinete de lectura. Todo esto parecía satisfactorio. El precio de la venta se fijó, después de largas discusiones, en la suma d e 6.500 francos. ¡Es regalado! -exclamaba el agente de negocios. No quedaba más que extender el acta. -Encontraréis sobre esta mesa todo lo necesario para escribir- -dijo Marieta. -Voy á servirme de ello... ¿Qué modo de pagar proponéis, señora? -Entregaré J 000 francos al firmar y el resto cuando m e entreguéis el acta legalizada. -Perfectamente. El agente de negocios se preparaba para garabatear en su papel seUado (cuando dieron dos golpecitos á la puerta. -Aquí está el doctor. ¡Adelante, adelante, querido doctor, sois esperado? Luciano d IIarblay abrió, y se detuvo á la entrada al ver las personas, des conocidas para él, que se encontraban con su enferma. ¡Entrad pronto- -repetía Marieta- -y dadme la enhorabuena; soy propietaria! Acabo de comprar un gabinete de lectura y librería, al cual uniré el comercio de modas, como hacía la señera... pero necesito saber si me permitiréis instalarme en mi estableeimiento de aquí á quince días... ¡tjuince días! -dijo sonriendo I uciano. -Quede prisa vais querida enferma... Si tengo buena memoria, la semana pasada hablaba de un mes. -í, o sé bien, querido doctor; pero haced lo posible. ¡Bien quisiera! Desgraciadamente, en materia de convalecencias no haytrampa posible, y ¡toda imprudencia se paga... Por otra parte, no quiero dejaros en la duda... pensaba levantaros mañana el aparato; lo levantaré hoy, y sabréis en seguida á qué ateneros. ¡Doctor, sois uii hombre encantador! -Caballero- -dijo el agente de negocios, -sin duda os molestamos; vamos á salir del cuarto. -De ninguna manera... cuando he entrado escribíais volviendo la espalda á la cama... volved á tomar esta posición. E s cuestión de cisco minutos lo más... El agente de negocios se volvió á sentar, y tomó de nuevo la pluma. l, a. viuda Párente rué á sentarse á s lado Te probaré mi agradecimiento con acciones y no con palabras... Ahora, ocupémonos de ti... ¿Hay algo de nuevo en Lamorlaye? ¿No has preguntado nada á tu médico, que es el mismo de mi primo Max de Tréves? -Me he guardado m u y bien... Yo no tengo ninguna razón aparente para interesarme por lo que pasa en I amorlaye. ¡Alabo tu prudencia! Max sigue mucho mejor... ¡El Dr. d Harblay puede lisonjearse de haber hecho u n a buena cura! -Éso no me extraña en él... Es un muchacho muy instruido, que tiene un corazón excelente; me ha probado el mayor interés. Toda mi vida le estaré agradecida, y me echaría en el fuego por él. Al oir estas palabras, Jorge frunció las cejas y su rostro tomó u n a expresión singular. Marieta no se apercibió de la contracción de sus facciones, que por otra parte no uvo más duración que la de un relámpago, y continuó: -Entonces, si Max se cura, tu gran pasión por Éeonida se queda más sin esperanzas que nunca. -Sin esperanzas, como tú dices. ¡Poca suerte, pobre amigo! Y sin embargo, hubiera querido verte feliz. Después, cambiando de tono: -Y tal vez es á mí á quien deberás tu dicha- -continuó. ¿Cómo es eso? -He reflexionado mucho sobre tu situación; mucho... mucho... mucho. Te había prometido un buen consejo... Voy á dártelo, y cualesquiera que sean las sumas que gastes para mi instalación, en Chantilly, te aseguro que mi consejo valdrá dinero. -Explícate, querida. Espero con un poco de impaciencia v mucha curiosidad. -Déjame siquiera proceder á mi manera. Tú deseas á Mad. de Tréves, pero no tienes ninguna esperanza de llegar á ser su amante. -Ninguna. No creo absolutamente, lo sabes, en la virtud de las mujeres; pero hago una excepción con mi prima... Y suponiendo que llegue á amarme, jamás caerá en mis brazos si no es libre. -A eso precisamente es á lo que quiero venir... E s necesario que sea libre. -Eso es imposible, puesto que Max está curado. -Una mujer puede ser libre de otra manera que por la viudez- ¿Y cómo? -Por la separación de cuerpo. Jorge se alzó de hombros. ¡í, a separación de cuerpo- -repitió- -es absurdo é insensato! Mi prima n o piensa ni remotamente en pedirla... -Es preciso darle la idea. -La rechazaría sin duda alguna... Por otra parte, ¿tendría ella probabilidales de obtener esta separación? -Más que probabilidad, certeza. ¿Y sobre qué basaría ella su petición? -Sobre una cosa espantosa v que dispondría unánimemente á los iuecos cu su. favor, sin discusión posible