Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NUMERO 704 ABC. J U E Y E S 9 D E M A Y O D E 1907. O C H O P A G I N A S EDICIÓN PAGJNA Ó mación délas escuadras, pero hoy día estos últimos predominan, s i n 1 A DEFENSA duda, porsu mejor adap DE COSTAS tación al combate e tre escuadras, y á ser más E n los números d e eficaces para el bomA B C correspondientes bardeo lejano, jue es) a á los días I y 2 de Mayo ú n i c a operación q u e y en su sección Tribuactualmente r e a l i z a n na libres, aparecen dos contra las costas, si és artículos tan análogos tas se h. illaa artilladas en uu todo por las racomo es debido. zones en ellos aducidas, que m u y bien pueden Para los profanos en contestarse en uno solo, a materia, tal vez exisy aunque las manifestata cierta analogía entre ciones hechas por los el tiro de barcos contra ministros de Guerra y barcos y el de las baMarina y presidente del terías de costa contra C o u s e j o de ministros ellos; pero para el resto quitan toda importancia será tanta como la que a la cuestión en ellos existe entre todas las debatida, n o s p a r e c e clases de tiro de la Aroportuno con aquel obtillería y n o cabiendo jeto hacer algunas coneu la índole de e. ste arsideraciones y consigtículo, ni en la del periónar algutias opiniones dico que lo recoge, sede autoridades extranñalar las múltiples dife jeras que no están en arreneias que existen, inmonía con las que los dicaremos s o f l á m e n t e articulistas exponen. una esencigj, base de todas ellas, ypuesto que Dos son los puntos de lo es del imsmo tiro. que vamos á tratar, y Nos referimos al telélo haremos con la mametro que en los barcos yor brevedad posible carece en absoluto de para no abusar déla paprecisión, c o m p a r a d o ciencia del lector y mecon el que se usa en tienos de la galante hosrra, por la misma razón pitalidad del periódico de las diferentes necesique acoge nuestras modades de ambas clases destas líneas. d e tiro, prescindiendo Es el primero el manen aquéllos por compledo superior de las plato del uso del predictor, zas de guerra marítitransmitor de datos y mas, el c u a l creemos d e m á s a p a r a t o s que debe seguir confiado á coadyuvan á la precilos generales del Ejérsión citada. cito, porque conformes con la opinión del almiLa Comisión artillera rante inglés Bridge y la que fué a l extranjero del coronel de ingeniedurante los años de 1903 BERLIN. LA SEMANA NÁUTICA ros francés Grandprey, y 1904, dice en la Memolos puertos fortificados ria que como resultado EL KRONPRINZ (x) A BORDO DE SU YATE ANGELA UI CON EL CUAL HA TOMADO PARTE EN LAS REGATAS se toman por la puerta de su viaje, elevó á la Fot. Berliner Jllustraticns falsa; es decir, por el superioridad, que la nalado de tierra. Esta opinión está corroborada re- queo; pero nunca dicho jefe, sea militar ó ma- tratar es si las baterías del frente de costa, las ción, hoy día más adelantada en la organizacientemente en la toma de Puerto- Arturo y an- rino, llegará á esa medida mientras pueda con- de defensa de las líneas de torpedos y las de ción del tiro de costa, es la española, por lo que tes en Santiago de Cuba, y por lo tanto, los fiar en una ayuda eficaz de los buques en su éstos lanzados desde tierra, deben ser manda- no creemos deba desposeerse al cuerpo de Artidas por oficiales de Artillería del Ejército ó llería del Ejército de un servicio que está colocombates decisivos serán los terrestres, y na- elemento. Considerado el bombardeo como un caso por los del Cuerpo general de la Armada. Di- cado á tan gran altura. die más indicado para dirigirlos que el Ejército, en analogía con algunas de las razones que particular del combate naval, y siendo dicha cen algunos de estos, para recabar dicho manEl conocimiento de los diversos buques exoperación 1 a única empleada en las últimas do, que el tiro de costa contra los barcos es tranjeros no deja de ser familiar á los oficiales aduce u no de los articulistas. guerras por las escuadras contra las plazas, análogo al de éstos entre sí, con la única dife- de Artillería, en los datos que respectan á su Se dice también en uno de los citados artículos, que si Puerto Arturo hubiese estado con- hemos de apreciar su importancia por sus re- rencia de estar la plataforma fija; añaden, fun- cometido, como son: espesores de coraza, profiado al mando superior de algún almirante, sultados prácticos, y como éstos, se tin todos dados en la opinión de Moltke, que solamente tección dé los diferentes órganos, clase y núfuizá 710 hubiesen prolongado tanto la defensa para los datos conocidos, han sido tan insignifican- ellos pueden distinguir desde lejos un barco mero de artillería, velocidades, etc. etc, y él que la escuadra rusa, buscando su elemento, hu- tes, incluso moralmente, no consideramos su- enemigo de un amigo, discernir los puntos dé- reconocimiento de ellos por su silueta, también biera salido á combatir la de Togo. Esta apre- ficiente la razón de una eventualidad seme- biles de las escuadras y emprender la lucha en está á su alcance, pues no hay Comandancia de ciación nos parece á nosotros que indica el es- jante para que el mando de una plaza marí- consecuencia, 4 escubnr el alcance de loa mo- Artillería, cuyos oficiales n o hojeen constantepíritu de sacrificar antes dé tiempo la plaza al tima venga á recaer forzosamente en un ma- Vlmieatos tíe los asaltantes, y reconocer su ver- mente el 77i e Naval Annual, de Brassey; el Ah dadero objetivo, etc. Nada más lejos de nues- The World s Ships, de Jane, ú otro texto éxito dudoso de un combate naval, por lo riño. El que en otros países esté confiada la de- tro ánimo que negar importancia a opinión tan por el estilo, siendo muchos también los que que la consideramos perjudicial, y más si dicha plaza es base, apoyo ó refugio de las fuerzas iensa á los elementos de tierra ó á los de mar, autorizada, pero teniendo en cuenta que fué aprovechan las estancias en nuestros puertos no lo tomamos para nada en cuenta; pues emitida hace cerca de cuarenta años, nada tie- de los buques extranjeros para corroborar los navales en campaña. ne de particular que hoy haya perdido gran Respecto á lo que dice de que Stoessel aejó creemos que en cada país debe encomendarse parte de su valor. Habla el gran feld- maris- datos que conocen. á unos ú otros, según lo aconsejen las circunslos buques de Vinen faltos de hombres y de Para concluir, por no alargar más este escri. cal de los movimientos de los asaltantes, de cañones para emplearlos en la defensa de la tancias, sin desposeer nunca á aquellos que en acuerdo con las ideas entonces en boga, de ser to. diremos que al capitán de una batería de su desempeño no han demostrado todavía su plaza, es una medida que siempre será tomada factible el forzar un puerto y tomar una plaza costa le iqteresa poco el conocer las intenciopor el jefe superior de ella, sea marino ó mili- ineptitud, escudándose para tales adaptacio- por mar; tal vez siguiendo estas ideas hubo nes del barco enemigo, bástale saber que debe nes extrañas, en razones que pretenden pasar tar, cuando las circunstancias le hayan condespués un tiempo en que se dio predominio batirlo con el fuego apropiado para obtener la vencido plenamente de la impotencia de los por técnicas los que las defienden. á los cruceros sobre los acorazados en la for- mayor eficacia desde el momento que entra en Bl segundo punto que nos hemos propuesto esfuerzos de la escuadra para levantar el blosu sector de tiro. TRIBUNA UBRE BIBLIOTECA DE A B C 98 LAS DOS BARONESAS 99 En seguida monío á cabíiUo, y a trote curto sepun- en Lainorlc e -No enviaré sus señas a la persona á quien la tienda podía convenir. Jorge pagó su ajenjo, dio una buena propina al mozo y volvió á la fragua. Su caballo, ó más bien el caballo del bai óa Max, estaba herrado. Mr. de Nerville miró su reloj. -Ks demasiado tarde para ir á Moiit resin- -murmuró. -I r é después de almorzar. En seguida montóá cahath, y á Inte corlo se puso en Lamorlaye A las once en punto almorzaban en el chalet. Luciano d Harblay, después de su visita de por la mañana, había dejado un parte muy satisfactorio para la baronesa viud! a, el cual terminaba con estas palabras: Muy pronto podréis ver á vuestro hijo. Contenta con esta esperanza, la vieja señora se mostraba casi agradable con su nuera. Ninguna palabra acerba se pronunció durante la comida. A las dos salió Jorge del chalet, tomó á pie el camino que había seguido á caballo por la mañana, y rodeó la línea de los estanques hasta la granja de Commelles. í Se dirigía á. Montgresin. La sala grande del hotel de la Campana de Oro estaba desierta á esta hora en que los clientes de Mad. Daval estaban en los campos, en los bosques, en las plantaciones de berros, en las de alcachofas ó en las canteras. Jorge preguntó por Mlle. Mutel. Una criada le condujo al cuarto de Marieta, y después de haber llamado, abrió la puerta. Mr. de Nerville entró. La Ardilla, al verlo, dejó escapar una exclamación de alegría y alargó las manos al que la visitaba. ¡De veras- -exclamó- -era tiempo; comenzaba á desesperar de verte, me creía olvidada! ¿Tienes tan pobre opinión de mí? -preguntó sonriendo Jorge. ¡Toma! Si no venías... -No por eso pensaba menos en ti... Cuando prometo, cumplo... Buscaba... ¿Has encontrado? -Me parece que sí. ¿Entonces, tengo mi comercio? -Lo tendrás, si te conviene decididamente dejar á París. ¿Dejar á París? ¡Si es mi sueño... Con tal que haya bosques... -Hajr una de las selvas más hermosas de Francia. ¿Donde es? -En el mismo Chantilly. ¡Bravo! ¡Adoro á Chantilly! En primavera, en estío y en otoño es una sucursal de París. Queda el invierno, pero ¡pasa tan pronto! y, además, para pasar el tiempo, se leen novelas. -Y no te faltarán novelas- replicó riéndose Mr. de Nerville. -Constituyen la mejor parte del comercio en cuestión. ¿Es un gabinete de lectura? -Gabinete de lectura, librería, papelería... -Bso no debe dar mucho. -Te engañas; la casa dicen que está muy bien acreditada. ¿Sabes algo de modista? -Fué mi primer oficio... Trabajé con las modistas más afamadas cuando era una muchacha, -Entonces harás fortuns. ¿Cómo? -La actual propietaria ha unido á la librería el artículo de modas, y gana cuanto quiere... El establecimiento de que se trata está situado e a la caUe principal de Cliantilly.