Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NUMERO 698 A BX: VIERNES 3 DE MAYO DE 1907. OCHO PAGINAS. EDICIÓN 1. PAGINA 3 MADRID LA CONMEMORACIÓN DEL DOS lDE MAYCi EL ALCALDE DE LA CORTE, SR. DATO, 1; EL CAPITÁN GENERAL, SR. VILLAR Y V 1 LLÁTE, 2, Y LAS DEMÁS AUTORIDADES MILITARES Y CIVILES, Fot. Goñi. AL PIE DEL OBELISCO DEL CAMPO DE LA LEALTAD, A LA LLEGADA DE LA PROCESIÓN CÍVICA DE AYER TARDE O QUE ASEGURA UN JUEZ. PORA. PALOMERO Con la seriedad propia de su: augusto ministerio, Tin juez de Chicago, cuya fama empieza á extenderse por el mundo, sostiene que la tria- yor parte dé las disensiones conyugales tienen su origen en que la. mujer no seguida, de preparar la comida diaria á gusto de su marido. Esta declaración, con honores de máxima filosófica, menos extraña de lo que pareee á primera vista, no fue arrancada á su autor por sus propias, personales y metafísicas opinionessobre el matrimonio; es, por el contrario, -hija de los hechos, que con su abrumadora realidad se impusieron al celoso y observador magistrado. Podremos n o s o t r o s creer ó despreciar á los filósofos y á los moralistas que nos ofrecen sus respectivos sistemas y sus particulares observaciones sobre la esencia de las cosas y de los actos humanos; pero no podernosjainás poner en duda la palabra de un juez que nos presenta el testimonio palpitante de la vida que pasa. 331 moralista y el filósofo nos dicen cómo debería ser la humanidad: el juez nos la enseña tal como es, á su hora presente. Esta es la diferencia. El de Chicago recuerda e n t r e otros casps para apoyar su teoría, estos dos cuya importancia nadie puede desconocer. Una señora, sentenciada á ofrecer á su marido una comida razonable para atajar su desvío y sus frecuentes escapatorias al restaurant, 1 vio al poco tiempo transformado en ángel del hogar al reo contumaz en el abandono. Un obrero acusado de em borracharse y de maltratar ásu mujer, alegó que ella rehusaba constantemente hacerle un frito, plato de su gusMADRID. EN EL PARQUE AEROSTÁTICO to; condenada la quere EL FAMOSO AERONAUTA ANTOS DUMONT, i; Y SU AMIGO MR. DE BLEST GANA, 4, llante á servir al culpaiRES. KlN BELAN, 2, Y NUESTRO COMPAÑERO SÁNCHEZ ARIAS, 3, EN LA VISITA QUE HICIERON ble tres fritos diarios, AYERlTARDE ALiJPAROJUE DEL REAL AERO- CLUB ESPAÑOL Fot. Goñi el obrero resulto sobre la marcüa. un modelo de esposos... Como se ve, la declaración del juez de Chicago no: puede estar mejor fundamentada. Fáltale iúnieamente completarla, con. el doloroso descubrimiento de que las faltas conyugales femeninas tengan también un sólido cimiento en el aBandono de esos cuidados domésticos. ¿No nos dirá algún día. que la insistencia de una mujer, en tales negativas, puede obedecer al deseo de alejar al marido de la casa y ocultar sus propósitos pecaminosos, I a observación no es tan aguda para que pase de incógnito. ante l a mirada inteligente de. ese psicólogo práctico, ya en camino, vpor la estricj ta justicia de sus sentencias, de disputar á Mag- náud el campeonato de la bondad judicial. Triste cosa es, para cuantos nos ufanamos de poseer cierta levadura romántica, el doloroso descubrimientojide que en las relaciones conyjigales; pueda, ocupar el estómago y no el corazón la presidencia. Sabíamos ya, sin alarmarnos mucho poi la noticia, que el matrimonio consumado suele set el amQr consumido, y que la lampara de Himeneo ilumina aquellas im- períecci. onés. quecreímós: enc nto. s; eñlas horas dulces, delósjuraméntos... ÉeronuncaiSóspechamos. que el ángel del fastidio llegara; hasta la mesa del comedor, después de agitar sus alas grises por el oloroso ambiente de la, cocina... ¡Ello es cierto, sin embargo... Ello es verdad oficial, al menos por esos mundos prácticos 5 maestros de la vida moderna; y acáso! sea. también una verdad incónfesada en el nuestro... Bjen que nosotros disfrutamos, á Dios gracias, de la mansedumbre resignación precisas para que se extiendan entre los maridos las enferme- dades del estómago... No. sé por qué, me atrevo á dudar de la veracidad de la noticia. El localizarla en Chicago, que es una de las ciudades escogidas siempre para teatro dé los casos más estupendos, y el haber sido publicada por la Prensa de todas partes en. una de sus secciones consagradas á las yagas y amenas cu- riosidades más ó menos recreativas, me induce a pensar en que se trats de un canard, especie i 1 cultivada con gusto y con esmero en todos los estanques periodísticos de nuestro tiempo... Pero aunque sea una fantasía, yo me permito llamarsobre ella la aten ción de 1 os matrimonios, porque tiene un alto y definitivo val 02 simbólico, merecedor de toda clase de meditaciones... Particularmente las. mujeres, deben pensar un pocoenesetema que en los tiempos modernos se las ofrece como un apéndice á La perfecta, casada. No es preciso ponerse tan á ras de. tierra como el sentencioso juez, ni concretar de una manera tan substanciosa las catisas originarias de las disensiones conyugales... Pero sí es conveniente conceder á la comida- -pues de ella se trata en este caso- -un papel representativo, que está muy por encima de su propio significado... En resumidas cuentas, los dos maridos cuyo ejemplo presenta