Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NUMERO 697 Víctorlo, presidente; Macapilac, juez de campo, y los señores duque de Medina de Rioseco Fresneda y Lapoulide. Mañana, á las once de la misma, se tirarán las demás pruebas, con arreglo al programa ya publicado. A B C JUEVES DÉ MAYO Í E 4907. OCHO PAGINÁIS. EDICIÓN 1. los asignados en la vida á las ñgaras representadas, tendrían ese aspecto verdaderameate artístico perseguido poí los pucos artistas cultivadores del género... Y hago gracia a! lector de otros amenos y variados asuntos, propios dé nuestra política recreativa, que reúnen las condiciones exigid das al papel de habitaciones: ser decorativos y ser pintorescos... ¡Lo verdaderamente lamentable es que no podamos exportar á China álos héroes aludidos para que con ellos empapelaran aquellos amigos sus respectivas habitaciones... Ellos y nosotros ganaríamos mucho con el trasiego. Nosotros, por quitárnoslos de encima, y elfos porque gozarían al vivo los asuntos. Pues nadie ignora que hay mucha diferencia de lo vivo á lo pintado... -Gil. PAGINA 5 losetü, y los Sras. Bouatmi, Casia! Topetti y Nipoti. POR CABi. 4 La escena, mio ¡anieste guesta y admirable SUZNSt A 1 KE 9, l l t mente dirigida. U a zarpado con rumbo á Cádiz el vapor FLORJDOR transatlántico Alfonso XII, que va abarro K A N TEATRO. cLA La. Marijlo s es uaa ado de pasaje y carga. vi o i P i r o P zarzuela cu acto, El capitán del citado barco se propone hacer m K i n u K E i dividido en tr i, vua B, travesía en trece días. dros, original la letra de los Sres. Pcrría y jtB lacios y la música del maestro Nieto. Con la mejor intención se han equivocado De ahora los otras veces tan aplaudidos autores. A CHINAÍ algún tiempo á esta parte se Ellos imaginaron una zarzuela de corte fino f e s tá generalizando en China el 6 NEFIC 1O P E AR- He aquí un cómico que abundase en situaciones cómicas, con finaempleo de papeles pintados para el decorado AMt v cAi mwi que fácilmente se les de cuadro de efecto seguro, y hasta con su 3 e las habitaciones. Esta nueva postura decoMANDO PALCON 1 a c e d u e f l o d d p ú poquito de moral, discretamente administrada. rativa nos demuestra que aquel Imperio tienblico. Expresivo, elegaute, posee una candorode también á europeizarse... ¡Lástima que rePero en realidad, la zarzuela resulto deslasa y adorable gracia, que se mantiene siempre bazada y sin interés; las figuras, sin relieve; ¡os coja lo que ya va estando en Europa un poco sin incurrir en lo grotesco. fané y un mucho desacreditado... En la evolufinales de cuadro, sin el efecto apetecido; las ción artística de la vivienda europea, el papel La caricatura de Falconi es distinguida, aris- escena? desprovistas de gracia, y la música, délas habitaciones juega, hoy día un papel tocrática. Nó es su vis cómica producto, como aparte la i? ara, sin color de la época en que se Insignificante. Viene á ser algo así como un Se ha verificado el matrimonio de la bella en otros actores, de una colaboración bufones- desarrolla la acción de La Mari lores y sin ofre embolado que se dice ea el argot de basti- señorita doña Mercedes Santa Cruz hija del ca inverosímil, no es lo que se llama un gracio- cer nada notable. dores. Convengamos, pues, con el público en que notable oculista D. Miguel, con el distinguido so de teatro, no; Falconi es un espíritu de una Pero, en ttn, para la industria parece qu- e se ingeniero industrial D. Juan de Larra y Arana. frivolidad encantadora, mundana; dice y sub- de los autores de Bohemios y de Certamen nació raya con delicada ironía lo agresivo y mordaz, nal había derecho á esperar un plato más sainventó este refrán ya viejo, que ahora se puede. empapelar del siguiente modo: Si un merLos condes de Tovar de Lemos invitaron á y pone en lo francamente cómico un delicioso broso y mejor condimentado que el que nos endó se cierra, ciento se abren Si se entoruan comer en la Legación de Portugal anteano- gesto de hombre feliz, que nos mueve á la risa sirvieron anoche. poco á poco los mercados europeos, he aquí el che, al duque de Béjar, marqués y marquesa sin violencia, con humor sano. Sí Enrique Chicote no tuviera bien cimentade la China que abre sus puertas de par en par. del Riscal, marqués y marquesa del Vadillo, Falconi empezó su carrera de galán joven, da la reputación de hábil empresario y experto á los productores de esta mercancía... Las des- marqués de Ilonorati, condesas de Santar y de de amoroso, como dicen los italianos; perocomo director de escena, anoche lo hubiera con nudas paredes de aquellos domicilios esperan Santa Cruz de los Manueles, conde de Aybar, á su carácter no le iba el empaque y la tiesura quistado. ser empapeladas... ¡Sus y á ellas, papelistas de D. Juan P. Seoane y señora, y Sres. Casanova de esos papeles, atendonó el campo y se hizo La Mari lores üa sido ensayada con esmero y todas clases! y Castro de Silva. actor cómico, conquistando en poco tiempo el puesta en escena con esplendidez. tercer entorchado, el que hoy luce al frente de- Como este artículo se fabrica en España en Bien Han regresado dé Jerez los marqueses de su conipauía, que adora ea él, porque Falconi, sentido merece Chicote los elogios que en ta inmejorables condiciones para la competencia se le tributaron. Mochales. no sol es un capo cómico excelente, sino anche Loreto Prado derrochó gracia y buena vouniversal, por su clase, variedad y baratura, el una brava, personna. Centro de información comercial de nuestro Anunciase un gran baile en el palacio de luntad interpretando el papel de protagonista, ministerio de Estado acaba de hacer un pa- opulentos marqueses cuyas fiestas han llamaAsí se justifica, porque todo esto llega al gran y peleó denodadamente para Conquistar los triótico llamamiento á los fabricantes, adjun- do siempre la atención por su esplendidez, públco, que anoche en su serata d onore, el tea- aplausos del público. Este se dividió al finid tando los datos precisos para excitar el celo, el tro de la Comedia estuviese brillantísimo, ocu- de la representación, predominando los espec La condesa viuda de T orenoge halla delica pado por una selectísima concurrencia. interés y la actividad de cada quisque... tadores benévolos, que hicieron salir á escena La obra elegida por Falconi para su benefi- á los autores repetidamente. No es el asunto de mi competencia y sólo da de salud. cio, fue el estreno de la comedia en cuatro acpuedo, por lo tanto, dar esa noticia, sin perEn el globo Alcotán salieron esta madruga- tos, La fñoglie d Arturo, traducida del alemán al El escenógrafo, Sr. Martínez Gaty, faé tasa mitirme añadjLr la más pequeña consideración... bien aplaudido y llamado á escena por las lia italiano y oasada en una novela de autor ame- das decoraciones que presentó en la obra refe ¿A qué voy á escribir cuatro vulgaridades, pre- da, de excursión, los Sres. Magdalena y Ü ríquez. ricano, qué se publicó en varios magazines. sumiendo de un dominio de los asuntos ecorida. -M. S. nómicos ó comerciales, que estoy muy lejos de La moglie a Arturo tiene el interés de una poseer... ¡No me gusta hacer esos papeles para aventura novelesca, gracia y movimiento esel decorado de mi persona, ni aun tratándose cénico. Cuanto en ella ocurre es pintoresco, ende los papeles pintados para decorar las habitretenido, interesante. ítaciones! Es la novela une A eaba de fallecer el Pr. Foirier, famoso ciru dentalmente su de un hombre que la de acci- A ias once de la mañana de ayer quedo e s suerte y su vida á una v Pero hay entre las indicaciones del centro j. áno. tinguido el incendio de la Ribera de Curterrible nihilista, una virgen roja, inflamada de información comercial del ministerio de EsPqirier era joven aún, y tenía una gran elien por el fanatismo de su secta. La belleza sedü- tidores. tado, una que yo voy á reforzar para contriLa destrucción de las fábricas de curtidos y cente de Laura, que tal es su nombre, fascina buir á la propaganda: Tendrían mucha acep- tela entre las clases más aristocráticas. á nuestro héroe, Arturo Lenor, un norteameri- de la finca en que estaban instaladas ha sido tación, se dice en e) a, los papeles reproduciencano que se dirige desde París á San Peters- total y absoluta. do paisajes, escenas de caza y juegos, tipos y A dicha hora se retiró eljservido de bom burgo. Ella y él se conocen en el restaurant de trajes de diversos países... ¡Aquí de mi refuer- beros. una estación del ferrocarril. 20! ¿No creen los fabricantes españoles que reLas pérdidas ocasionadas por el siniestro se sultarían deliciosas las reproducciones en paLaura, instrumento de tina vasta conspirapel pintado, de algunas escenas de nuestra po- Cfl ilustre aeronauta, cuyo nombre tan cóno- ción contra él Zar, teme ser reconocida al en- calculan en unos cien mil duros. JS 1 edificio í lítica recreativa... cido es en el mundo entero, y cuyas em- trar en Rusia; pero he aquí que Arturo lleva la fábrica estabaa aseguradas. Pienso que agradecerán el consejo y nasta presas en favor de la aviación tanta fama le consigo el pasaporte de su esposa, que no ha priste accidente. podido acompañarle en el viaje por estai enespero que lo sigan muchos industriales ver- han dado, se encuentra entre nosotros. Una niña que fueá ver las ruinas d é l a daderamente conocedores de sus intereses... En Ayer tarde en el sudexpreso llegó de París y ferma. Laura entonces le pide el favor de pa- casa incendiada, sintió de pronto áue Sus ves- todas partes tendrían esos asuntos una gran pasará en Madrid dos ó tres días. A la estación sar por su esposa unos momentos, hasta que tidos ardían. acogida, pero, sobre todo, en China... ¡En Chi- fueron á recibirle, en nombre del Real Aero- se internen en Rusia y se haile en salvo. Artu Echó á correr en dirección é su fi sa, y el ua el éxito sería enorme... ¿Qué duda cabe? Club de España, el vicepresidente, Sr. Kinde- ro no supone que la aventura tenga más con- viento avivó las llamas, poniéndola en inminen- Escenas electorales en España por ejem- lan; el tesorero, Sr. Sánchez Arias, y D. Joaquín secuencias y accede con gusto; pero las cosas te peligro de morir abrasada. se complican después, surgen muy gracioso; plo, es un tema tentador para desarrollado en Caro, vocal de la Junta directiva. Ün obrero llamado Jasé Trinidad, que vio esos papeles... Y sus diferentes episodios. KIOS El marqués de Viana recibió la visita del incidentes y A r t u r o no encuentra ocasión el riesgo en que se hallaba la niña, con su ameoportuna para deshacer aquella situación tan ricana y con el mantón que le facilitó una mumuertos votan los embuchados ¡usted ya ilustre huésped, teniendo para él frases de gran originalísima, inquietante, expuesto á ser de- jer, consiguió ahogar las llamas ha votado! la urna rota etc. etc. sobre ser afecto y, consideración. llamativos y curiosos, tendrían cierto carácter Visitó también el domicilio del Real Aero tenido como cómplice de ios nihilistas. Por La niña, no obstante, sufrió graves quemacultural, muy de acuerdo con el espíritu de Club de España, mostrándose complacidísimo fortuna, nada grave les ocurre, y todo conclu- duras, de las que fue curada en la Casa de Sonuestro tiempo... del gran desarrollo que la aerostación ha ad- ye á pedir de boca. corro. La obra gustó, saliendo el público muy comiQué decir de los tipos nacionales el Muñi- quirido en España, y dedicando un sentido recuerdo á la memoria del inolvidable Jesús placido de la interpretación excelente por pardor, el Cacique, el Cunero, el ¡Senador que- se duerEl gusto agradabilísimo, la fácil mezcla coa agua y la te de Tina di Lorenzo y Falconi, que mantume y demás, individuos de esta fauna política Duro. conservación ilimitada, han contribuido á la gran tau interesante como desconocida por esos Probablemente hará una ascensión en. Ma- vieron en constante hilaridad al auditorio con fama que goza la sus cómicas peripecias, y de las Sras. Carini y mundos... Estos papeles, acaso mejores que drid. CE ItiS VISINA- C ARB ONICA- ARTIGUES EL ALFONSO XII. POLÍTICA RECREATIVA NOTAS TEATRALES DE SOCIEDAD EL DR; PO 1 R 1 ER EL INCENDIO DEL RASTRO SANTOS DU VtONT EN MADRID LAS DOS BARONESAS 84 S. AS DOS BARONESAS 81 ¡Había acertado! -exclamó Luciano d Harblay. -Mad. de Tréves es gastadora, aficionada al lujo y tiene grandes necesidades... La medianía le da horror... La mínima cantidad de la pensión vitalicia que le pasaríais, si os quedaseis viuda, cambia para ella esta renta en limosna humillante... He aquí, sin duda alguna, la causa de este odio... No la busquéis en otro lado, jjues os engañaríais... Vuestra señora madre, cegada por su cariño, ha mirado por vuestros intereses de una manera bien funesta para vuestra felicidad. Otra cosa. ¿Tiene Mr. de Tréves la administración de vuestras rentas? -Completamente y sin intervención. -Si murieseis vos, ¿qué se haría de la fortuna que adminiatrái L pertenecería. -e ¿Kntera? -Si, toda entera... -Pues bien, señora, de vos depende el comprar la paz, ¿A qué precio? -Al precio de un acta en regla, señalando á la baronesa Germana ana pensión vitalicia más considerable; cuarenta ó cincuenta mil francos, por ejem pío, en caso de que vuestro marido faltase. ¿Y creéis que cesaría de tratarme como enemiga? Tengo esa convicción. -Pensaré en ello, y os agradezco un consejo que puede ser excelente Gracias por vuestro interés, caballero. Os doy gracias con toda mi alma, Luciano sintió un escalofrío por todo su cuerpo. -Quiero á los que sufren- -balbució con voz casi apagada, cuyas veladas sotas llegaron hasta el fondo del corazón de Leonida, y después de ua segundo añadió con voz más firme: ¿Queréis permitirme, señora, la última pregunta? -Decid, doctor. ¿Cuál es en esta casa la situación exacta del primo de Mr. de Tréves f- ¿Jorge de Nerville? -Sí. -Pues vos mismo acabáis de decirlo; su situación es ser primo de monsletar de Tréves. Se han criado juntos... y se han separado muy pocas veces... Jorge de Nerville es. -pobre... Max le da una asignación... ¡Sobre las rentas de vuestros bienes? -Naturalmente, puesto que Max, arruinado por su padre, estaba casi sin fiada cuando se casó couniigo. ¿Pero vos no. os habéis comprometido personalmente á nada respecto esta pensión -A nada; ignoro hasta la cantidad que representa. ¿De manera que si Mr. de Tréves muriese, su primo se encontraría ea la miseria? -Sin duda, pues fuera de su asignación no tiene nada... ¿Creéis que haga causa común contra vos con vuestra suegra... -No; permanece neutral y evita el mezclarse en nada, lo cual da buena idea de su tacto... En. suma, le creo más bien amigo que. enemigo... Pasa su vida sin odio á nadie y sin grandes afecciones... Es indolente... Nos conocíamos antes de mí casamiento, y hemos quedado en buenas relaciones... Se ¿Conseguiré, sin morirme de vergüenza, rebajarme á Ja más humillante hipocresía? ¡Oh! Perfectamente bien; os lo garantizo. El íia justifica los tté U Poí otra parte, para daros valor, pensad que si hoy somos los más débiles, otro día seremos los más fuertes y que entonces, no teniendo nada que temer, ni nada qiie mirar, tomaremos el desquite de una manera que Sea sonada. ¡Oh! sí- -murmurója baronesa, ¡sonada y terrible! La conversación fue interrumpida por la llegada de un. criado, que venía a anuaciar que estaba el almuerzo servido. La tía y el sobrino pasaron al comedor. Leonida no eetaba alB La baronesa viuda se volvió hacia el criado. ¿Han avisado á la señora? -preguntó, -Sí, señora baronesa. ¿Ybien? -La señora ha respondido que almorzaría en su cuarto. ¿Estaba sola? -Sí, señora baronesa; el doctor due asiste al señor barón 4 e saür. Mr. de Nerville dirigió una mirada á su tía. Germana de Tréves comprendió y cesó de preguntar. Leonida se encontraba, con efecto, sola en sus habitaciones. Después de la escena, á la cual han asistido nuestros lectores, labejnos visto dejar el salón en compañía de Luciano d Harblay. Al encontrarse en su cuarto, se dejó caer en una silla y rompió á llorar. Luciano se sintió conmovido hasta el fondo del alma. Todas las fibras de Sa corazón vibraron dolorosamente. Se acercó á la joven, cuyas lágrimas seguían corriendo, y cuyos sollozo? levantaban sus hombros. -Padecéis, padecéis mucho, señora- -le dijo con voz baja y temblorosa, -Sí, mucho... -balbució Leonida. -Demasiado para mis fuerzas... No puedo más; he llegado al término de mi valor. Y los sollozos de la pobre niña comenzaron de nuevo, más convulsivos y desgarradores. El corazón de Luciano latía como si fuera á desgarrarse. Pasaron algunos segundos. El joven buscaba una palabra de consuelo y no encontraba más que frase? Banales. Leonida alzó hacia él sus ojos azules de zafiro llenos de lágrimas. -Al término de mis fuerzas... -prosiguió diciendo- -y al término de mí paciencia también... Por primera vez me he sublevado hoy... La copa de amargura estaba llena hasta el borde... ¡Por primera vez, en cinco años, he levantíuto la cabeza encorvada bajo las humillaciones, los sarcasmos y las injurias! ¿Qué les he hecho á estas gentes para haberme atraído su odio? Les he dado mi fortuna y no deseaba más que darles mi cariño... Qué recompensa... ¡Han puesto en tortura mi alma y han destrozado mi corazón... ¡Vos no habéis visto nada, doctor... nada habéis oído, eu vuestra presencia se contienen. ¡Ah! ¡Sí, padezco, padezco mucho! Confesamos nuestra impotencia para describir lo que pasaba, en Luciano d Karblay mientras escuchaba estas palabras.