Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NUMERO 695 A B C MARTES 3o E ABRÍ LTDE- 1907. OCHO PAGINAS. EDICIÓN i. PAGINA 3 LA EXPOSICON DE ARTE DE BARCELONA MESA PRESIDENCIAL DEL BANQUETE VERIFICADO CON MOTIVO DEL ACTO INAUGURAL DEL CERTAMEN Fot. Moragas. entidades oficiales que tienen por misión inspeccionar y vigilar los trabajos encaminados á evitarla. Pero debe decirse en este caso, y en honor de la soberana verdad, que los Gobiernos no, han podido hacer más que consignar en los presupuestos no despreciables cantidades, Hace pocos días, en una morada aristocráá pesar de que con mucha frecuencia, según se tica donde el Arte tiene! su asiento y los resdice, quedó de ellas más de una vez un sobrantos de la Historia su habitación, en un ambien- te, el cual fue devuelto al Tesoro; y debe decirte sosegado y una comunidad de. ideas serena se también que la Academia de Bellas Artes de y. dulce, como nacida de lá común contempla- San Fernando, oportuna y competentemente ción déla belleza y del avivado sentimiento informada del mal estado del preciado monuestético, unhoaibre culto y distinguido, áquien mento, clamó muchas veces y ha clamado y el viajar por el extranjero ha. dado ocasión de clama por los remedios que tiempo ha debieron establecer elocuentes comparaciones entre los aplicarse y que fácilmente podrán ser aplicados. cuidados con qué allá vio conservados los moNo se trata, pues, de una cuestión de dinero numentos antiguos y el abandono en que teni de una cuestión imprevista. Se trata de una nemos los nuestros, me indicaba la convenien. cuestión de abandono, acaso por excesiva concia de que los amantes de estas cosas nos uniéf anza enlaiortaleza de la endeble construcción ramos jpara formar una especie de liga protecmahometana. Según intora de: estos pobres y formé. técnico, una de olvidados testimonios las. obras urgentes es el de n u e s t r a s pasadas saneamiento de patios grandezas, con cuya y estancias de la Almemoria somos tan inhambra, pues la humegratos. Nuestra plática dad de aquellos pisos, fue larga, porque adeen que se estancan las más de grata, recaía soaguas cuando llueve, es bre abundantísima mauna. de las causas de teria. Quería mi noble esa ruina. que, según amigo que fuese la acquien acaba de verlo, e? ción de esa liga de imponente. amantes de las a r t e s auxiliadora y estimulaKn ese abandono de dora de la acción oficial; la Alhaíabra, cuya conquería llevar el calor. servación debe ser consano y generoso del ensiderada como caso de tusiasmo á, los cauces honra nacional, justo es forzadamente artificio reconocer que si no á Bos de leyes y presutodos nos cabe la culpa puestos que no se hicieen el terreno material, ron para cada caso ni todos la. tenemos en el señalan de ordinario á terreno moral, como esla corriente délas ideas pañoles, p u e s t o que, más que una velocidad como dije en aquel otro uniforme, lenta, graduaartículo citado, todos da, calculada y á cada presenciamos que nuespaso interrumpida por tra gloriosa Historia, lo fútiles causas, mejor que tenemos, se Cuando esto hablábadesmorona, y teniendo mos, afirmando con ello por lo mismo mayor deque, como otra vez dije ben y m á s necesidad en estas columnas, los de conservarla (pues á españoles conocemos el visitar España como mal, en este punto trismuseo artístico vienen tísimo, del abandono en los extranjeros, que nos que tenemos nuestra ricensuran) nos cruzaqueza m o n u m e n t a l mos de brazos ante su pero no lo remediamos, pérdida. no nos había anunciado Sépalo mi amigo, estinuevamente el telégramulador d e la buena fo, y esta vez en térmi conservación de los monos inquietadores, la numentos; el momento ruina inminente de la de formar esa liga prosin par y gentilísima tectora de los mismos, Alhambra de Granada, que auxilie eficazmente la perla de nuestros moá la acción oficial, ha numentos, pues á todos llegado. I, o señala el los nacionales excede triste lamento de esos en encantadora belleza, muros preciosos al resLA COGIDA DEL cALGABEÑO y fuera de la Península quebrajarse. A p MADRID, Eli DIESTRO JOSÉ GARCÍA, ALGABEÑO CAYENDO ANTE LA CARA DEL TORO QUE LE VOLTEO APARATOSAMENTE, lense pronto esos u n t á tío tiene par. restos PRODUCIÉNDOLE UNA EXTENSA HERIDA EN LA AXILA DERECHA 351 hecho, tan lamenta Fot. ivigoytn. de nuestra Historia; y 1 A HISTORIA SE DESMORONA. POR JOSÉ RABIÓN MÉL 1 DA ble como vergonzoso, ha venido á dar toda la razón á mi amigo en sus magnánimos deseos. Porque la Alharubra (hay que confesarlo) es el ejemplo más triste y elocuente de ese abandono que la indiferencia (forma nacional de la ignorancia) y lajpereza (forma hispano- mórisca de nuestro temperamento) han creado y consagrado un estado de cosas respecto de lo que en términos no oficiales, sino patrióticos, debemos llamar conservación de los monumentos. ¿Por qué se cae la Alhambra? A ello ha contribuido una serie de errores que importa depurar para no caer en ellos. Lo fue grande torcer el cauce del río que baña el peñasco én que asienta una de las más gallardas y preciosas torres del alcázar moruno, construyendo un; convento en el terreno ganado al lecho fluvial. I,o ha sido grandísimo creer que los cuidados preferentes que la Alhambra exigía, eran los de la restau- ración de sus arabescos ó adornos de yesería, y no los remedios que pide, con harta urgencia ya, su débil constitución arquitectónica. Digo esto porque en algún periódico he leído que hacen falta para reparar el mal obreros hábiles y. especiales, lo cual se ha escrito queriendo aludir á los escultores y vaciadores, duchos entesas labores y que en ejecutarlas se ocupahdesde hace mucho tiempo, especialmente en divulgar sus copias más ó menos fantaseadas; y, caso de que se considere necesario y prudente hacer esa clase dé restauración, indispensable es antes asegurar la, vida del edificio- que se derrumba; de manera que son constructores y no decoradores los que ahora son menester. Es general y ya vulgar que cuando se señala uno de estos lastimosos casos de ruina monumental se eche la culpa á los Gobiernos y alas