Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NUMERO 690 BC. JUEVES 5 DE ABRIL DE 1907. OCHO PACUNAS. EDICIÓN 1. PAGINA V Y dijo que las fotografías que se han recibi- bordadas, estilo Luis XVI, con puntos calados amistosa, porque Blas le disparó otros ble señora de Allendesalazar y sus bellas hijas doble escudo de renics. Concha y Emilia, cotí. s proverbial, iunabi. do en el ministerio, son para alarmar. y qué dos tifos sis hurí ríe tampoco. funditas para ¡ilinríJiSflá, dét 1 nlísmc sin átidá se M eáéogid bien el puúta de vista Viendo AchagUes cúmo habían recibido sus íidad. stilo y bérdado que itó sábatias, f ¿U t rKidb al kaa flás. míenos oíitíoH, apeló á nu procedimiento semeA su jüiciu lio Sé puede solucionar en vein- aá dé éúcajé de Bfuéeláií. Ayef fue pedid lá mano dé ía bella señorita jante al que cori él usaban, y cogiendo una Lá cubierta pava lá cuna, que es magnífica, piedra dio con ella á Ramón un inerte golpe doña María Luisa Díaz Alvares, hija del éÉ. sé- ticuatro horas úft asunto que ha venido íetfanadotdei reino y conocido hombre de nego- sándose, aun cuándo no por culpa del ministe- stá hecha de raso blanco, y los bordados reen la cabeza. En este punto 1 de la lucha apareció José Blas, cios D. Miguel, para el distinguido spmisinctit é rio, pues siendo ministro el Si Mellado se con- ¡fesentaii guirnaldas de rosas, sósteaidas üot tiijo dé Mariano; y al observar, que su padre intrépido automovilista JD. Francisco Gzcoz signó tina cantidad para las obras de repara- ¡prdoncillos de oro. lín el centro oStetttít élaoción dé lá Altíambrá, cantidad que aún no se) íe escudó dé España y fíáttenber e ota y no llevaba en la contienda la mejor paite, dis- Morales. ha gastado totalmente y dé lá cual dispone ía ¡edaS de colores. Las g uárniciaHes áontleeiiLa boda se verificará en breve. para su revólver sobre llamón, quien, á sti vez ajés duquesa, y los voláates de veio de seda. Otra hija del Sr. Díaz Alvarez, la bella seño- Junta, de conservación del rilpnumento. contestó con Otro tí otros, porque realmente no El cojín para el bautismo, bordeado C 6 eñEl Sr. Si- lid atribuye á negligencia de las perpudieron precisar los testigos ei número de ti- nora de Béínsteia, dio ayer áJüz con tó. dá fesonas que han ido interviniendo en él asuntó ájes antiguos de Flandes, es el touüine twnituuros qile dispararon los combatientes, pues lo licidad uti robusto niño. e, adorüado con un volante dé la íiátñít tela, qtie eomenzó por tiiiá agresión, se convirtió Enviamos nuestro tflás -sití. cero pai ábiétl á la causa dé rio haberse realizado las obras. Y afirma que Como la ejecución de esas obras y dos de velo de seda. Está reeubicrto de ttn bien pronto en una batalla campal. los distinguidos padres y felicitamos cordialPor suerte, la misma excitación de los que menté á los señores de Díaz Alvárez, eü cuya requiere tiempo y operarios hábiles y no mi- espléndido bordado sobre lino, hilado á mano. en ía riña tomaron parte, fue sin duda causa suntuosa morada todo era ayer júbilo y felici- llares de obreros que las 1 ejecuten en pocos 3 n los eúatro ángulos aparecen, caladas, bftllíde qile no hicieran blanco las balas, y aunque dad por ambos faustos acontecimientos fami- días, dedicará sus esfuerzos á conseguir qué se tmas representaciones de los embiemas eucaejecuten Con rapidez y á vencer las dificulta- ístícosy dé íá Pasión de ííuestro Señof, y en los guardias al acudir al lugar del stíeésó cre- liares. des qué- existen, encaminando sus 1 propósitos él centró Uri gran escudo dé España y otro de yeron tener que auxiliar á cinco ó seis heridos Los señores de Retortillo tienen lá satisfac- á conseguir que tan preciada joya granadina la casa dé Battenberg, rematados por una craz, iy aun recoger dos ó tres muertos, limitáronse admirablemente bordada. á llevar á ía Delegación á los cuatro sujetos ción de ver á los dos hijos que están enfermos quede restaurada perféctanieníe. En el espléndido ajuar figuran además 12 En breve, terminó diciendo, será votado un cansantes de la espantosa alarma que en el ba- fuera de todo peligro. 1 nueve crédito y con él se impulsarán las obras. camisas de batista y 12 jubones con lindísimos rrio produjeron las detonaciones, pues ninguno De desear es que esas palabras y propósitos bordados y delicados encajes; gran aÚMierO de de ellos, excepción hecha de Ramón, que preL enfermedad que aquejaba á la duquesa 1 O sé confirmen, y no se estanquen y esterilicen fajadórés, tejido esponja; fajas de hilo C H fiósentaba una contusión leve, se hallaba herido de Sueca tuvo ayer üti funesto desenlace. ni lesionado. Era hija política del duque, de Ía Alcudia, como, por desgracia, lia sucedido hasta ahora ona Real bordada, y pañales y pañitosde tela ¡ojo inglés y tejido de Tetra, Procesados los cuatto, ayer comparecieron hermana de la duquesa de Medina Sídonia y entre expedientes y balduques. El regalo del Pontífice es vérdádérauiéHte en la, Sección tercera de la Audiencia, y como de la condesa de Ayatnans y hermana política magnífico por su riqueza y por su valor artísla prueba puso en claro que José Plaza al dis- de la condesa de CatálbütUrtt. tico, y es digno presente del venerable donan Dama de grandes Virtudes, stt muerte será parar su arma hízolo en defensa de su padre y té y del regio vastago á qué sé destirj ¡a, que Cecilio Achsgues limitóse á repeler la mu y sentida en los círculos de lá sociedad arisComo ya dijimos, todas las prendas han sido agresión de qné era objeto, el fiscal retiró la tocrática madrileña, eü los que gozaba de gíanconfeccionadas por las misioneras Francisca- acusación para ambos y la sostuvo para Ra- de éstitiiációíi. Aaipjiátido íasnoticias que hace atas nos co- nas, qíte tienéa ea stt casa de Santa ijléHa, en món Blas y Mariano Plaza, porque éá al. ver A su viudo el duüüe de Sueca, hijos y her- municó nuestro corresponsal especial en Roma, la capital de Italia, unas cien hermanas, á las que aquél agredía á José, hizole también cua- manos, damos el mas sentido pésame. el Dr. Franchi, sobre la canastilla que él Papá tie acudieron á auxiliar otras dé lá misífía 6 rr tro disparos. ha enviado al heredero dé lá Corona, publica- en, residentes en España, Bélgica é InglaEl representante de lá ley pide paya cada Ayer maflátía falleció éri Madrid el general mos hoy los siguientes datos, tomados del nú- terra. uno de los procesados la pena de un año, Ocho de división D. Victoriano López Pinto ¿mero dé Osservulóre Romano llegado ayer El presenté pontificio está todo guardado en meses y un día de prisión correccional; pero Pundonoroso militar y correcto caballero, Madrid. Un cofre estilo Luis XVI, de etteró blanca, delos defensores, Sres. Doval y Herrero (D. 5l a- gozó de grandes y justas simpatías. Consta la canastilla de las prendas siguien- corado con gtiirttardás en relieve, cinceladas y miel) sostuvieron en elocuentes informes que A su distinguida familia acompañamos en su tes: pintadas en oro, plata y colores naturales. procedía absolver á sus patrocinados por no dolor. Ün trájecito dé bautismo, de encajes de AlenLa haberse demostrado que fueran ellos los qué cófl y punto de fSruselas, con los escudos de rados tapa y los lados del cofre han sido deeo con, delicadas miniaturas. dispararon. España y dé Sattenberg, y cotí doblé faldellín, Las de lá paite anterior reprbdtiéefl, éri el Kl Sr. Herrero defendía también á Jbsé Plaél primero dé rasó bizantino, con volantes de centro, la Natividad de Nuestra Señora, áe 1,0 za, para el cual liemos dicho retiró el fiscal la Veló de seda, y él segundo dé louisine lurniniüse, renzo dé Credi; en la derecha, La Anundación, acusación. güartiecido de Volantes de la misma tela y con dé Guido í (eni, y en la izquierda, la Purifica El juicio quedó pendiente de sentencia. encajes de VálencienüeSt ríóñ de la. Santísima Vitgek, del tnism 6 autor. Ün cubrefajas de rasó duquesa, bordadd en 11 N PASANTE ace días publicarnos eir éstas, coitlírín g un Las miniaturas de la parte posterior repfo oro y sedas blanca y gris etm los escudos de duceü Lá. Natividad, de Pedro dé Cortaaá; La artículo de nuestro colaborador í) Rodolfo Oil ¡denunciando el estado verdadera- España y de lá casa Batteíiber; g en colores, y Preseniátiórt, de Lebrun, y Las bodas de la Santí. mente lamentable én qtte sé encuentra el ma- el collar del Toisón dé Oro. sima Virgen, de Rafael Sanzio, Otro cubrefajas, también dé raso duquesa ravilloso monumento de Granada y excitando iín otros lados del cofre Se puedeil ver relieal Gobierno para que acudiera prontamente bordado eri plata fina y seda blanca, con es- yes y pinturas con los escudos deí Sumo Poní, á recepción celebrada ayer tarde en la ele- con los recursos de qué dispone, á atajar el mal, cüdos oro y coior y guarnición de Valen- tífice, de la Casa Real dé España v de la fcása gante morada de los señores dé AÍlendesalazar, hoy remediable, y que mañana resultará más in Balténbérg, Dos gOrritos, UHo ds velo de Seda y encajes resultó rutíy concurrida. Entre las damas que difícil y mucho más caro contrarrestar sus desEl estuche en que viene, encerrado el ííofre riquísimos, y Otro eti encaje de punto de Bru es de terciopelo blancci, ribeteado de piel del tructores efectSs, s 1 asistieron estaban las duquesas de Santo Mausélás, guarnecido de velo de seda, ro, Nobiejas, viuda de este título y Cástrejón. El Defensor de Granado, publicó áftX otro armismo color, con pinturas y relieves, y lleva Dos cáinisitás con éntredoses, volantes y grabadas, eii letras dé oro y totata, eátaS gáMarquesas de Herrera, Santa Cristina, Ré- tículo, ilustrado con fotografías de los sitios en tottiílo, Gorbéa, Berna, Pidal, Bayamdj Roza- donde él hundimiento es inminente. El artícu- adorufls dé encaje de Veuécia, y dos. cuerpeci- labrás: lejo, Vadilló, Coquills y González. lo causa gran impresión enjaranada l os. re- tos, también de batista, eon guarniciones de ¿Deas ittdttiuM. iuum regi da é iusMant íttítt C 01 isas de San Román, Valmásedá, Mún- presentantes en Cortes de la provincia pidie- Valettcieniies. filio regís. (Ps. IXX 1. ter, Bernar, Valle de San Juan, Mirasol, Pino- ron al gobernador qué convoqué a las Corpo- Uti corpino de fino hilado á mano yunatairaciones y entidades más importantes para ce- da bordada con los escudos de las Reales fami hermoso, viuda de Torrejón, Casa- Valencia, Moral de Calatrava, Navas, Benomar, viuda lebrar una reunión en que sé estudié la mane- lias, cubierta de rosas y guarnecida dé Valen ra de arbitrar con la necesaria premura los ciennes. y cintas de raso. Lleva también dobl de Benomar, Caudilla y Torreanaz. medios de evitar la catástrofe; el gobernador faldellín, uno de raso blanco y otro de louisine, Baronesa del Castillo de Chirel. Otro corpino de linón, bordado y calado Y señoras y señoritas de Béríhudez de Cas- accedió en el acto á la petición y Ja cesión se guarnecido de finísimos encajes, coa córons tro, Montojo, Cárdenas, Alcalá Galiano, BallesA, ¿i. ¿t ue las noticias oficiales que del estado Real bordada, teros (D. A. Porras, R. de Rivera, López de Üáá mautillita. con pelerina calada, con ri CarrizOsa, Gil Delgado, F. Henestrosa, Sem- en que se encuentra el monumento granadino PRIMERA CUSA 1 prún, Osuna, González Castejón, SHvestrelli, ihubiera recibido el Gobierno, manifestó ayer eos bordados estilo Luis XVI, y con doble é i eudo en él lado izquierdo de lá pelerina, gttar Ürbina, Fernández Hontoria, Travesedo, Losa- el subsecretario de Instrucción pública qué no da, Melgarejo, Travesedo, G. Sancho, Ühagoti, presenta la gravedad ni afirmanza inminencia necida de encaje de Venéeia y de volantes df Ortizdela Riva, jlamos Rowér Frígola y Mu- de ruina que los informes particulares ase- velo dé Seda. También á este traje corresponden dos faldellines, tino de raso bizantino j guiro, Ortiz de la Riva, Crespi de Valldaüra, guran. Merry del Val, Bernar, Allendesalazar, LandeCree el Sr. Silio que coü esas noticias de otro de louisine, con guarniciones de Valen cho, Urquijo, Águilar y Campo. alarma se pretende ejercer presión para que ciennéS, Cuatro pares de sábauas dé finísima batista, Los honores de la casa los hicieron la ama- las obras de restauración sean activadas. I A CANASTILLA DEL HE REDERO DE LA CORONA LA ALHAMBRA EN RUINAS H DE SOCIEDAD EDEL 6 ALCALA. 8 BIBLIOTECA DE A B C, 1 68 LAS DOS BARONESAS 65 Lá camarera salió del cuarto Jorfe no había salido, y al momento acudió al llamamiento de su tía. Abría la boca para preguntarle cómo había pasado lá noche. La vieja señora nó le dio tienipó para formular sti pregunta. -Mi digno amigo él Dr. Piedagnieí estará en ía estación de JOojje a las ataeve y cuarenta y cinco- -le dijo. -Hay que enganchar én seguida, -y téri la bondad dé ir en persona á buscar á ese excelente hombre. -Allá voy, tía, -Apresúrate; no puedo consentir que mi querido doctor aguarde. ¡NO aguardará! Mr. de Nerville bajó á la caballeriza y díó stis órdenes. Ün tuarto de hora más tarde partía para la estación de Coye, más cercana á Lamorlaye que la de Chantilly. A las nueve y auarenta y cinco, el tren que venía de París se detenía éjá 1 estación, y éntrelos raros viajeros que bajaban en ella, apareció un hombrecillo afeminado, recién afeitado, sonrosado el rostro, blancos. los cabellos y los labios belfos. Vestido de negro y con corbata blanca, cómo un médico del antiguo tiérñ; po, al cual, por otra parte, pertenecía, llevaba en el ojal una cinta encarnada enormemente grande. A pesar de la perpetua sonrisa que asomaba en sus labios, la fisonomía dt este hombrecillo tan redondo, tan reposado y tan ampliamente condecorado, no era simpática ni tranquilizadora. La frente muy estrecha, acusaba poca inteligencia y obstinación. Los ojos de un gris pálido, con párpados carnosos, no expresaban deningü- na manera bondad, sino el propio contentamiento, arrogancia y vanidad necia El doctor se apoyaba en una alta caña de junco eon puño de marfil. él verdadero bastón de los médicos de Moliere. jorge, que se paseaba por el andén esperándole, sé dirigió rápidamente üacia él. Piedagnieí le alargó la mano y, le, dijo coa una voz que ea las notas bajas se parecía á la del legendario Prudhomme. -Me alegro mucho, Mr. de Nerville, que hayáis querido tomaros lá. mdíeátía, hacerme el honor y darme el gusto de venir á esperarme en persóriá... Gano en ello gusto y provecho; Mientras llegamos á Lamorlaye, me pondréis al corriente de lo que pasa. -C 011 mucho gusto, doctor. Los dos hombres salieron de la estación. Me parece... giüté- Ya sabes q soy inteligenté- í i r ü m p i ó Marieta. que y- ¡Oh! eñ cusntó á éSój SL- ¿Me crees capaz de dar un buen consejor Désde luego; eres ingeniosa, Eres capaz de inventar combinacioues muy diestras... por no decir otra cosa. Convengo que no tengo escrúpulos, y tddos ios medías títe paté éii buenos para conseguir mi objeto. Ayúdame, y yo te ayudaré... Tal vez mé deberás tu felicidad... Hagamos un racto... Te propongo una asociación. Óué deseas? ¿Peseer á Mad. de TréveS? Los ojos de Jorge Sé encendieron, Marieta continuó: -Primero la mujer, después la fortuna, Amante de lá baronesa filiéütras pítedesi Te engañas... Aquí, en la soledad y eü el Silencio; es donde yt sondearé lo insondable, donde buscaré lá solución del problema y con p üméiá í t éacontraré, Prométeme que cuando pueda dejar éste cüafte vendrán ett íai ayuda, y desde luego me dedicaré en cuerpo v alma á esta empresa: pensar para ti, obrar para ti. Mr. de Nerville acababa de tomar bruscamente su partido. -Convenido- -dijo á Marieta tendiéndole la mano. -Puedes contar eonmi gfcr... Haré lo que deseas El rostro de la herida resplandeció. ¿De veras? -exclamó. -Te doy mi palabra de honor. ¡Esto sí que va á adelantar mi curación: ú ¡A, Í. I UI S a ¡i OIKÍÍ... mos á tu primo... ¿Me has dicho que está enfermo. ¿Muy enfermo? -Yo le tengo por perdido, aunque el Dr. d Harbláy afirma la contrarié. -Pero, en fin, ¿qué es lo qtíe tiene? -Ha sido mordido esta mañana por Uíl perro rabioso; tttórdidá áé ttti modo horrible. Marieta tembló de la cabeza á los pies. -Tienes razón- -dijo, -y el doctor se engaña, ó más bien íiuge tiüeí 1 álgufla esperanza para tranquilizar al enfermo y á su familia; pues demasiado se sabe que la rabia no perdona. De aquí á nueve días, ó de aquí á cuarenta, Se repartirán las esquelas de defunción de Max. Viuda Leonida, tendrás easi tía 6. entonces, tendré un plan que proponerte. Por el m órnente, r dea á tu de todas las atenciones posibles. Enternécete cetn sus penas y vierte reáüéitá mente hasta las lágrimas, y reemplaza tú solo las atenciones de que eáréee en su casa. Te será fácil, con un poco de habilidad, llegar d ser stt confidente íntimo, mientras no puede ser otra cosa, y ale tendrás siempre al corriente de los aenoras detalles. XV I f na victoria con u; solo caballo esperaba delante de la puerta de sálitkl Jorge y el doctor la ocuparon. El carruaje se puso en movimiento y bajó con rapidez la cuesta que conduce desde el ferrocarril á la entrada del lugar