Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NUMERO 689 AB C. MIÉRCOLES 24 DE ABRIL DE 1907. OCHO PAGINAS. EDICIÓN escrutinio que se celebraM el jueves en el Ayuntamiento y pedi. que sea proclamada la candidatura republicana, y en caso de no conseguirlo presentar las oportunas protestas para lograr que sean declaradas graves las actas por Madrid. Kí Sr Casanu. eva ieyó una carta dirigida por el Sr. Galdós. á la Junta Central electoral, prometiendo renunciar su acta si no se reconoce el derecho del Sr. Calzada, y otra carta del señor Moray ta, manifestando que él no puede estar conforme con deber su acta á los datos que quieran hacer aparecer en el Ayuntamiento. PAGINA 5 Theaíre) 442.984,25; Dufayel (Cincmatogra. o) brillante momia japonesa para conseguir tanto 166.039,15; Seíect (Cinematógrafo) in. 37o.50; su rendición como el embolelíhinienlo de ¡a esConcerts du Conseryatoire, 176.810; Concert cuadra enemiga. ANDRÉ THEURjET En la épica defensa estaban hermanados e 1 Colonne, 210.010,50; Coucert Lainpureax ¡94. S 98; POR TSJ. ÉCRAPO Ejército y la Marina, cada uno dentro de sa Bulücr, 133.369; BdeiirPalace ancien Tivoü, j PARÍS, l 3 1 T 32.302,50; Moulíu dé la Galette, 83.355,50; Ta- cometido ¡y qué poco se le ocurrió al almiranf- S a fallecido el ilustre escritor André Theute Makaro. fi reunir eu sus manos el mando de barin (bal) 420.278,50. rict. todos los Ejércitos! El tenía suficiente con Jos- -jiwiwltuwaB tfliWli iBM Mma: Ei célebre nombre de letras francés ayer de mar, y Stocssel, ayudado eficazmente, y fallecido en París, había nacido en Marly- lequizá sostenido y alentado por el genera! de Los filipinos y el Japón Roi, en 1 S 33, y era un literato de gusto delicaIngenieros Ero- datcheuco, sostuvo mese y POR CABLE do, imaginación viva y fértil y estilo personaWASHINGTON, 2 3 i T meses ei ataque que día tras día con obí nasimo, creador de novelas muy notables, alguCJe reciben despachos de Filipinas comuincan- ción verdaderamente heroica, le dirigían los ¿nas de las cuales alcanzaron gran resonancia -do que se observa en todo el archipiélago Ejércitos nipones que por mar y tierra le sitiaban. en el mundo literario. gran agitación en favor del Japón. Era á la vez Theuriet un poeta inspirado y Port- Arthur era una factoría marítima, y, sin LONDRES, zZ, I N. genial. embargo, el Gobierno militar de la plaza estaLA CONFERENCIA I os japoneses y Filipinas. De sus obras jRaymonde, Les Maugars y sobre ba en manos de Stoessel, qué no era marino. El. periódico Evening todo la Maison de De. ux Darbeaux, se han hecho DE LA HAYA chos- comentarios sobre un Standard hace mu- Nosotros, influidos por lo que hacen los intelegrama que ha gleses, queremos hacer lo mismo que ellos, sin inuciiañ ediciones y han sido traducidas á varecibido de Washington, el cual- dice que exis- tener en cuenta que estamos en condiciones eo rios idiomas. BUENOS AIRES, 3 I U M. te una sociedad secreta que trabaja por la absoi uto- disti otas. Pertenecía André Theuriet á 1 a Academia os delegados, argentinos. ¿francesa, en cuya corpoj ación había heredado Él Gobierno ha designado como represen- anexión de. las islas Filipinas al Japón. Inglaterra, ilación exclusivamente marítima, el sillón de Alejandro Dumas. á la Marina ló supedita todo, y hace bien, portantes en la Conferencia de la Paz á D. Roque que su Ejército deja mucho que desear, como Sáez Peña, I Carlos Rodríguez y D. I, uis MaTRIBUNA PUBLICA quedó plenamente demostrarlo cu la. campaña ría Drago. VIAJE DEL REY que únicamente á fuerza de L TRIANGULO- MARÍTI- del Tránsvaal, enla victoria; pues bien, si los millones alcanzó DE DINAMARCA p L PRODUCTO DE LOS ingleses no fian para su defensa más que én la MO ESTRATÉGICO militares que LONDñES, 2 3 1 J Al. TEATROS EN PARÍS- 1 Mucho se; habla en estos d, ías, después de la Marina, si los únicos por su pericia yles inínnden confianza, tanto dotes de Comunican al Evening Standard desde CoConferencia de C r t g e a entre He aquí en detalle los penhague, que el rey de Dinamarca vendrá espectáculos públicos el ingreso bruto de año celebradaVII y Alfonso XIII, ade alas nreformas mando como por su seguridad y costumbre en Eduardo el manejo de la Artillería, son los marinos, es en París durante el á Londres á mediados de Mayo y que después van á realizar en más ó meaos lejano más que natural, es. lógico que á ellos entregue. realizará una excursión por Irlanda y No- 1896 y cuyo total suma lá respetable cifra de que seen nuestra Marina de guerra. x plazo el mando de las plazas y de las fortalezas, crue 43.209.583 francos. ruega. No cabe dudar que la. reconstrucción de guarnecen y defienden sus factorías marítimo Opera, 3.190.608,66; F r a n j á i s 2.248.044,35; En totfll, el viafe del Monarca danés durará, Opera- Comique, 2.539.609,06; Qdéon, 665.763,74; nuestras fuerzas de mar, bajo la base. de crear militares. por lo menos, cuatro meses. ¿Estamos nosotros en las mismas condicioAlhambra, 870.502; Ambigú, 505.241,50; Antoi- un poder puramente defensivo, es para nosne, 789.315,75; Athénée, 572,658; Belleviüe, otros muy racional, no por ese carácter de- nes? No; nuestros Ejércitos de tierra han teni 116.184,35; Boite á Fursy, 233,134; Moliere, fensivo, tan contrario á nuestro modo de ser y do y tienen universal nombradla, y prueba ii94. r. o; Bouffes Parisiens, 178.542,90; Capuei- á la impetuosidad del carácter español, sino b en palpable de ello es que la misma nación ipntre los republicanos madrileños hubo ayer nes, 353.605; Casino de París, 464.560; Qhktelet, porque se encuentra dentro de lo posible y qa. e quiere restar ai Ejército de tierra el man bastante revuelo por el resultado de las 1,977.717,50; Cluny, 199.405,75; Comedie Món- porque se puede pensar en que quizá mañana do de esas plazas marítimas, bien sabe que enelecciones en Madrid, pues aun concedien- dame; 1 118.591,70; Déjazed, 329.237,50; Fantai- lleguemos á estar en Condiciones de ir poco á esa proyectada ó quizá ultimada alianza viedo que la candidatura monárquica obtuviese sies Montringe, 104.574; Fantaisies Parisien- poco constituyendo un poder naval ofensivo. ne á buscar lo que ella no tiene, el futuro apoPero con estas reformas, que todo el mundo yo de soldado español y la inteligencia y los ínás votos que la republicana, cosa que no re- nes, 75.852; Fantaisies Saint Martín, 45.254,95; aplaude, se presentan otras, que sobre no te- conocimientos que unidos á la audacia consticonocen, tampoco están conformes con el or- Folies- Bergére, 1.495.848,50. den que el resumen oficial adjudica á sus canFolies- D ramatiques, 47 927,65. G a i t é ner razón de ser, van en daño de algunos ele- tuyen la principal característica de nuestra didatos triunfantes. 858.889; Gobelins, 199.320,55; Grand Guignol, mentos, suscitándose con este motivo rencores oficialidad. Ya ayer se hizo en el orden una alteración 165.999; Grenelle, 166.035,40; Gimaase, 801.129,40; que és menester evitar. Reorganícese la Marina, construyase una esMe refiero al anunciado proyecto de unir á cuadra que permita á nuestros marinos añadir 3 e candidatos, poniendo al Sr. Calzada como Jardín de París, 262.814,50; Marigny, 739.048; Marina los Gobiernos militares de los tres puer- nuevos laureles á los muchos que tiene coaelegido, en vez del Sr. Morayta; pero había Máthurins, 55.976,50; Moncey, 245.162,60; Monttambién entre los republicanos quienes soste- niartre, 77.416,95; Montparnasse, 190.783,60; tos que constituyen el triángulo estratégico quistados, pero no se haga esto en perjuicio de nían que el Sf Vicenti había obtenido más vo- Moulin- Rouge, 466.589,50; N o u v e a u t é s marítimo de Ferrol, Cádiz y Cartagena. prestigios que estaban muy altos y que pueEs menester que no solamente cabalguemos den ser arrojados por el suelo si eso se realiza, tos que el Sr. Moróte. 881.123,90; Olytnpia, 1.133.641,75; Palais de Gl aCon este motivo, se dijo que ei Sr. Pérez Gal- ce, 411.602; Palaís- Royal, 527.648; Porte- Saint á la misma altura que los de. niás, sino que no pues no merecen ese trato, y, además, sabe dós estaba resuelto á renunciar el acta, si la Martín, 754.825; Reinassance, 788.169; Robert- nos dejemos conquistar por ese acto de política dtfander las plazas fuertes de la costa. proclamación no se hacía con. arreglo; al re- Houdin, 55.166; Sarah- Bernhardt, 839.17650; cancilleresca y sepamos resistir á los funestos ER RBEME cuento de votos de los interventores republi- Ternes, 80.970,85; Trianon, 299.928,65; Varietés, deseos de quien no conoce lo que valen los elementos del Ejército de tierra; en una palabra, canos. 1- 357- 753.5 Vaudeville, 956.011; Alcázar d Eté, En efecto, en este sentido suscribieron una 345.701; Ambassadeurs, 403.236,50; Ba- Ta- Claii, es preciso que antes de traducir al castellano ó P í T í Q R D A Q PedWa, la casa carta dirigida á la Junta electoral de su parti- 372.675,90; Bateaux parisiens, 70.087,10; Bobi- al español cualquier organización mil. tar ex- F U L í O D i i f t O F. Silla. Carretas, 11. Para el Cinematógrafo de la calle de Cedaceros se tranjera, se pesen y mediten las causas de que do los Sres. Galdós y Morayta (éste, porque no, 232.515,30. 1 por la mañana aparecía como diputado electo) Brunin, 63.820,20; Casino de Montmartre, aquélla sea as pero que 110 nos demos por estrenará magnífico decorado del reputado escenógrafo Wid. ogain. Como consecuencia de este escrito, se con- 70.950,40; Cigale, 728.949,50; Eden- Concert, convencidos de que es adaptable á lo que consvocó á una reunión en la casa de Ei Liberal á 116.534,15; E l d o r a d o 575- 757.50; Européen, tituyen los Ejércitos. No basta que lo extranlos candidatos republicanos, á los concejales 98.533,80; Eden- Comédie, 54.823,95; Etoile- Pa- jero sea. bueno; que hay que pensar en si lo del partido y á la Junta central electoral. lace, 207.494; Fauveite, 203.368,55; Folies- Pari- traducido. será ó no mejor que lo existente. L, a guerra ruso- japonesa, de la que se pueI, a cita era para las nueve y media de la no- sienn. es, 67.399.i55; Theatre- Populaire, 138.691,20; fotográficas Hoi- utón che; pero la reunión no empezó hasta cerca de ha Fourini, 108.068,65; Gaité- Montparnassé, den sacar tan provechosas enseñanzas, nos 239.391,45; Gaité- Rochechouart, 498.125,20; Ga- muestra con una claridad que no puede dejar las doce. Los acuerdos üe la reunión, condensamos en leriet. Saint- Martin, 51.751,75; Grande Roue, lugar á dudas, cómo pueden y deben estable 61.878,55; Hamel (Concert) 55.719,75; Little- Pa- cerse bases que sirvan de apoyo á las escuauna nota oficiosa, fueron éstos: Reunidos en el salón de El Liberal los can- lace, 20.125,50; Mésange, 57.852,45; Parisiana, dras con el auxilio del Ejército de tierra, lo didatos republicanos, los diputados y conceja- 956.705,50; Parisién (Concert) 146.670,50; Pépi- cual ha dado lugar á que un general alemán de reconocido mérito y de gran competencia en les del partido y la Junta electoral, procedie- niére, 192.067,25. iodos al Bazardel ron al examen de las certificaciones de los inPetit- Casino, 308.078,30; Presse (Café) 54.212; estos asuntos haya dicho: tas plazas fuertes marítimas se toman por tierra que es tanto terventores republicanos, únicas ciertas, y al Rouge (Concert) 74.651,75; Scala, 660.671; 20 recuento de los votos, resultó triunfante la can- Siécle, 101.476,90; Wagram (Concert et bal) como decir que á las fuerzas de tierra debe esdidatura republicana íntegra, á cuyo frente 95.414,75; Hippodrome (Bastock) 583.707,70; tar recomendada su defensa. Port- Arthur refiguran les Sres. Galdós y Calzada, con la adi- Cirque d Hiver, 300.626; Cirque Médrano, sistió uno tras otro cuantos ataques recibió de ción de sólo dos candidatos conservadores. 516.011; Nouveau Cirque, 419.900,55; Velodro- la parte del mar é inútiles fueron cuantos es! Sibp. oícea a 3Io ja. La novela semanal mis ba i n vista de ello se acordó acudir al acto del me d Hiver. -21810; Grévin ÍMusée et Toli fuerzos sobrehumanos v heroicos realizó la rata. 3 0 páginas en 8. en pasta, 80 eéntimos. L LOS REPUBLICANOS iréis sa- BIBLIOTECA DE A B C 64 LAS DOS BARONESAS 61 Marieta ge iaterruítipíó, ¿A menos qué... -repitió Jorge, -Veamos, ¿tienes mta idea? -Sí, y para confiártela te he pedido que vinieses. -Habla, pues. -Para vivir, es menester dinero. Para tener dinero, es menester gáiiarlo, Sor el trabajo... ó por el placer... A esta hora sólo me queda el trabajo; ahora Dien, yo no sé hacer nada... Si- n embargo, en este cielo tan negro percibo una abertura un poco menos sombría... Con muy poco dinero podría emprender cualquier pequeño comercio. ¡Tú! -exclamó Jorge de Nerville. ¿Por qué no? Es un final como otro cualquiera para una cocotte inválida; na tienda de mercería, de papel, un gabinete de lectura; esto no da mucho trabajo, jiermite comer pan haciendo un bies al hospital y á la Morgue, y ¿quién ss. be? Puede una s encontrar cualquier día un buen pazguato que la tome por esposa, 1 XIV biea- -dijo Mr. de Nerville; -pero para procurarte esa existencia tranquila, ese porvenir lleno de seguridad, todavía se necesita bastante dinero. ¡No! -repuso Marieta; -con una docena de miles de francos podría yo plantar mi tienda en cualquier rincón obscuro de París, y vivir tranquila. ¡Doct; mil francos es una cantidad! -L, o que me quede de la venta de mi mobiliario será casi la mitad, y para el resto... Marieta se interrumpid. ¿Para el resto? -repitió Jorge. -He pensado en ti... ¡En mi, que sabes no tengo tortuca! -eselamó muy fastidiado eljoven con el giro que tomaba la conversación. -Perfectamente... Conozco tu posición modesta, pero no ignoro que desde qne ya no estamos juntos te has hecho ordenado, te has vuelto económico, vives todo lo más que puedes á costa de tu primo Mas... En una palabra, debes tener economías... ¡No me digas que no! De fijo que las tienes... ¡Y bien, tú, á quien creían un egoísta sin corazón, ven generosamente en mi ayuda, evítame el morir de miseria al pie de un guardacantón... no te arrepentirás... Mr. de Nerville, al escuchar á su ex querida, había bajado la cabeza Caando ella taubo acabado, la levantó. -Adivino- -dijo. -Reclamas con anticipación el precio de tu respuesta ala pregunta que te dirigía hace un momento, relativa á la mujer de mi primo Max... ¿Es eso? -Tal vez... Y tú valúas en seis mi! francos esta respuesta! -prosiguió Jorge con son risa irónica. ¿Y es demasiado cara, según ttif -Entonces- -prosiguió Mr. de Nerville- ¿vuestro médico se llama el doctor á Harblay? -Precisamente. e conocéis? -Le conozco. ¿Hace mucho tiempo? -Desde esta mañana. ¿Hay alguien enfermo en el chalet de I, atnorlaye? ¿Mi primo el barón de Tréves. ¿De gravedad? -I,o temo. Marieta Mutel miró sonriendo á Jorge. ¡Y bien, querido amigo! -dijo en seguida, -Si seguís en ciertas ideas c Ue he conocido, y si vuestro primo llegase á morir, nada os impediría el realizar los sueños de que me hablablais hace dos años con una confianza que me enórgulleeia, aunque era de ella merecedora. ¿A qué sueños hacéis alusión? ¡Ta- ra- ta- tá... No os hagáis el tonto, bueníshno taío. Sabéis también como yo cuáles son los sueños de que se trata. Y por lo mal que os quiero, deseo que se realicen... ¿L, a baronesa L, eonida de Tréves sigue siendo tan bonita? que nunca. ¿Y seguís enamorado de ella? Jorge hizo unjjesto negativo. ¿Vais á meñür conmigo? -repuso vivamente Marieta. ¡tíso no tendría sentido común... Ya sabéis cuánto me gustaba oiros contar vuestros planes, vuestras esperanzas, cuando ya no estábamos encaprichados el uno con el otro, y veníais á verme algunas veces por costumbre, como amigo... Entonces no me ocultabais nada... Sabía el odio profundo que sentíais por vuestro primo, y yo no podría creer, aunque me lo afirmaseis, que al odio aquél reem plaza hoy una viva simpatía. -No es odio lo que siento- -replicó Jorge con voz sorda. -Entonces, ¿es envidia? -No. ¿Celos? ¡Y bien, sí, celos! Y cp data de ayer este sentimiento. Desde nuestra niñez. Max de Tréves me ha hundido siempre con su maldita superioridad. Es para mí una verdadera desgracia. En el colegio, en que hicimos juntos nuestros estudio? siempre iba más adelantado que yo, y los profesores me lo daban como ejemplo y modelo que imitar. Todos los años venía á casa cargado de premios, A mí me regateaban hasta los accésits. Y sin embargo, lo mismo merecía yo las coronas que Max. Más tarde, hombre ya, yo no tenía fortuna. El amor propio de mi primo no le permitió dejar á un pariente cercano como wa vago por las calles de París... Me señaló una pensión, pero esta pensiéM, mezquina é insuficiente, no era más que una limosna, un pedazo de pan, Imposible era el rehusarla, ¡pero Dios sabe con qué amargura la acep. té! Cuasuáe SH padre murió, Max estaba casi arruinado y hube de sufrir yo, de reckazo, sus estrecheces. il, a pensión que me permitía vivir bien ó mal, ó por lo Kaenes né morir de hambre, fue todavía mermada. No es todo... Por esta épeea ss pre