Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B c: XUNES 2 DE ABRIL DE 1907. OCHO PAGINAS. EDICIÓN t. PAGINA 5 SEVILLA, 2 1 8 N, Hoy completamos la información con dos ÍCK Momñto cuartea un par caído y delantero. Barquera deja el suyo algo desigual y cierra, el f o n usía gran entraüa se ha dado ¡a corrida tograbados interesantes. tercio Morenitó con medio regular. de novillos anunciada para hoy, en la que p n San Cayetano I a primera d e abono. ¡Bombita se encuentra Con una tarde primaveral y un lleno has- con la cabeza muy suelta con un toro manso y Posadas, 3 foreno y Vázcraez han matado seis Por separado reseñamos el bautizo de la y le torea de muleta criaturita abandonada en poder de una vendeta los topes, se celebra esta tarde la primera cerca, valiente y con inteligencia, tratando de toros de Miura. Los cornúpetos cumplieron medianamente dora de la plaza del Rastro, hace tres días. Ducorrida de aleono. arreglar las condiciones del bicho, para dar un en todos los tercios. rante la ceremonia obtuvimos la fotografía que Se lidian seis toros de Benjumea por las; cua- pinchazo. Termina con media estocada tenPosadas quedó regularmente, en el primer cierra nuestra información gráfica de hoy. drillas de Bombita y Macliaquito. denciosa. toro y estuvo desgraciado en el cuarto. Momentos antes de empezar la corrida toPalmas. Moreno, valiente en el segundo y muy bien man asiento en el palco regio las infantas ¡doña UN CHOQITE Isabel y doña María Teresa y el infante; don y Podenque, berrendo en negro, gordo, grande en el quinto. p n la calle de Fuencarral ocurrió ayer tarde bien colocado de pitones. Vázquez, superior en el tercero y bien en el un choque entre el automóvil del Sr. ToFernando de Baviera. Podenque se arranca cinco A las cuatro y media en punto hacen el pa- ros, volcándoles en dos, sin veces á los pique- último. detrimento para El segundo novillo cogió al banderillero rre- Arias y un coche del tranvía. el automóvil seo las cuadrillas, siendo saludadas con tina sus personas n i p a r a l a s cuadras de los A consecuencia del choque, apodado Crispín, ocasionándole dos heridas quedó casi destrozado, sufriendo el tranvía alsalva de aplausos por el público. Monjes. leves. -Mir. El primero de los seis Beujütneas que hay gunos desperfectos. Mojino cuelga un par dispuestos para el sacrificio atiende por Qital- repitiendo, en su turno, desigual y delantero, Un individuo que iba al lado del chauffeur y con otro abierto. Padillo, es colorao, buen mozo, gordo, ojinegro y taterillo deja otros dos pares en lo alto. otro que estaba en la plataforma del tranvía, Huelgas terminadas con buenas defensas. resultaron heridos, aunque no de gravedad. Con media docena de pases, uno de. pecho POR CABLE Bombita le da las buenas tardes con unos muy bueno, tiene lo bastante Máchaquito para El alcalde, Sr. Dato, que pasaba en aquel BUENOS AIRES, 2 1 I O N lances, que se aplauden. entrar á herir, señalandoun gran pinchazo; -os periódicos anuncian que han terminado momento por el sitio del suceso, ordenó que Arriero pone la primera vara, en la que el otro ídetn superior y una corta en todo lo alto. los heridos fueran conducidos á una farmacia todas las huelgas que se habían producido próxima, donde se les practicó la primera cura, animalito demuestra poco coraje. Ovación. en Asunción, especialmente las de empleados El primer tercio consta, en total, de cinco Ún intento de picotazos, por dos caídas y una defunción, mos- para ser rematado descabello, y el toro se echa de ferrocarriles y telégrafos. por él puntillero. TELÉGRAFlA s ÍN HlLOS trándose el de Benjumea biando al castigo. Muchas palmas á Machaqúito. POR TELÉGRAFO En los quites Bornea y Machaco hacen todo CARTAGENA, 21,9 Quinto bicho. LA CRISIS BELGA cuanto el bicho les permite, para agradar á la go, de arrobas y Avión, berrendo en negro, laranana se hará á la mar, con rumbo á Oráa, bien colocado de pitones. POR. TELÉGRAFO concurrencia. el crucero Princesa de Asturias para realiCinco varas, dos caídas y dos BRUSELAS, 2 0 12 N. Barquero y Antolín cuelgan los tres pares de tos vemos en el primer tercio. pencos difunzar pruebas de telegrafía sin hilos con el Capróxima solución. ordenanza y los clarines anuncian el cambio De cumplir el segundo se encargan Morenitó. Se cree que la crisis ministerial tendrá taluña, que con dicho objeto ha salido del arsede suerte. nal á la bahía. Bombita empieza su faena con un pase ayu- y BarqueroAo que hacen poniendo los tres pa- pronto una solución. Mr. Schollaert, presidente El Princesa de Asturias marchará el martes dado por bajo, superior, al que siguen otros de res de reglamento, pronto y bien. tras una- fae- de la Cámara, ha aconsejado al Rey que llame con rumbo á Barcelona, repitiendo las pruebas Bombita se á Mr. de Trooz, y el Rey ha tenido con éste una pecho, en redondo y por alto, tan superiores na, en la queenreda con Avión, y con el crucero Carlos V. intercala algunos buenos pases, como el primero, para un buen pinchazo. (Ova- entra con una estocada aigo perpendicular. larga conversación. Se supone que el nuevo Ministerio quedará ción. UNA HERENCIA Sigue toreando tan valiente y con tanto lu- (Aplausos. último, Golondrino, negro zaino, más constituido del siguiente modo: Sexto y cimiento como al principio, y señala media chico que el- anterior y con unas púas de pri- Presidencia é Instrucción pública, Mr. de Trooz. DISPUTADA bien dirigida que le valió muchos aplausos. POR TELÉGRAFO Trabajo é Industria, Mr. Cooreman. Vuelve á entrar á matar, y deja media atra- mera calidad. ROMA, 2 1 10 M. Con voluntad entra el morito cuatro veces Agricultura, Mr. Cartón de Wiard. pesadilla en sentido contrario, por cabecear el á los piqueros, derribándoles en dos y despe 1 1 Papa ha sido citado como testigo ante el Negocios Extranjeros, Mr. Descamps- David. E Tribunal de casación del Sena, el día 27 toro en el momento de meter el brazo Bombita. nando tres jamelgos. Guerra, el general Diminermans ó el general de Mayo, para declarar en el proceso que inTermina con un certero descabello, y el pú- Bombita, en los quites, tira de repertorio y blico ovaciona al simpático diestro sevillano- nos alegra el ánimo con quites por las afueras Hellebaut. tenta Mad. Mauzi, quien reclama la fortuna legada por Mons. Mazanenti al Papa. y por los adentros. Machaco, para no ser meLa citación ha sido r e m i t i d a á Merry Gallego, negro zaino, de bonita lámina y re- nos, hace sus cositas alegres y de valiente. NUESTROS del Val. cogido de pitones. Máchaquito deja un par caído al cuarteo. (Continúan los aplausos á Bombita) GRABADOS Bombita, después de adornarse en la prepaMachaco abre el percal y da tres verónicas Otro volcán en erupción andidatos triunfantes por Madrid. muy paradito y estirando bien los brazos. (Mu- ración, coloca medio en lo alto, y repite con uno superior. POR CABLE Según los datos oficiales conocidos hasta chas palmas. Ovación. SANTIAGO DE CHILE, 2 1 10 El Caballero de la Triste Figura señala el pri- Máchaquito termina con el toro y la corrida ¡as dos de la madrugada, el triunfo en las elec- ipl volcán Pepehue, situada al Sur de lá puyazo y vuelca con estrépito. Zurito pone topeando brevemente, para dar un pinchazo en ciones de diputados á Cortes por Madrid ha vincia de Valdivia, encuéntrase en plena dos soberbios puyazos, y el tercio se anima, lo alto. Entra nuevamente con otro pinchazo, correspondido á los candidatos cuyos retratos actividad. La lava arrasa los campos y mata el resultando entretenidísimo. El tercio consta de cayen do ante la cara del bicho del encontrona- reproducimos en la página tercera de este ganado. Los habitantes huyen. Las cedizas se íiete puyazos por cuatro vuelcos y una defun- zo, y haciéndole el quite Mojino, mientras Bom- numero. Como no están completos Jos informes, pue- extienden en un radio de 150 millas. ción. ba metía su capote entre el toro y Rafael. Ayer mañana se sintieron dos fuertes temde darse el caso de que tengamos que rectiBombita hace buenos quites, cayendo ante la El cordobés se encorajina y entra arreando blores de ti erra. Sara del bicho en uno de ellos, y librándole de nna en todo lo alto y cayendo atierra nueva- ficar. un disgusto seguro, Máchaquito. mente, resultando ileso. l as corridas de feria de Sevilla. Gran ovación al cordobés y al sevillano. Rueda el toro y Máchaquito es ovacionado. Mal principio han tenido las corridas de ¡Esto va de primera! primavera este año en Sevilla, pues en la priPOR TELÉGRAFO DON S 1 LVER 1O Pataterillo, que ha bregado mucho y bien dumera, como sahen nuestros lectores, resultaSAN PETERSBURGO, 21, 10 M, íante todo el primer tercio, cuando tocan á ron cogidos los espadas Regaterín y Bombita, y p a los Circuios oficiales se desmiente el nu EN PROVINCIAS banderillas coloca. dos pares colosales, y el en la segunda, el último toro de la corrida, de mor. de que el Gobierno se proponga di. POR TEL FO O r TELÉGRAFO pueblo le aclama con delirante entusiasmo. la ganadería de Pérez de la Concha, llamado solver én breve la Duma, BILBAO, it, 7 T. ¡Ole por el- mejor banderillero de los acGettetm, -cssionó una herida de consideraLONDRES, 2 1 10 M. I os novillos de Aleas, lidiados esta tarde, han ción al diestro José Claros, Pepete. tuales! resultado bravos y de poder. Entre los seis Cámara deja otros dos pares regulares. Del momento en que después de volteado I fn arsenal. u Máchaquito ejecuta una faena tranquila y mataron 10 caballos. The Globe publica un despaeho de Kiharpor la res, cayó el torero, es la fotografía insRelampaguito mató al primer toro, de una tantánea que en nuestra parte gráfica publi- bin diciendo que Rusia establecerá en dicha confiada, aunque de poco lucimiento, para uua estocada que aunque resultó caída valió al cor- magnífica estocada, después de una buena bre- camos. ciudad un arsenal, en el que trabajarán 1.500 dobés una ovación por lo bien que entró á ga de muleta, y al cuarto, de un pinchazo y obreros y se podrán fundir grandes cañones. media estocada lagartijera. pl atentado contra Salmerón. herir. Banderilleando, superior y en la brega acti- La opinión pública ha condenado unániEl tercer toro se llama Medialuna, es berrenmemente el atentado dirigido, al parecer, condo en negro y tiene buenos alfileres. Arriero, vo y con fortuna. al poner un puyazo, cae con exposición, quiChiquito de Begoña despachó al segundo bi- tra el Sr. Salmerón, y del cual ha sido víctima tando Bomba. cho de una buena estocada, y al quinto de un el candidato Sr. Cambó, Máquinas fotográficas Horiittfn Nuestro corresponsal de Barcelona ha dado De cinco picotazos por dos caídas y ninguna pinchazo y dos medias bien dirigidas. baja que lamentar en las caballerizas se com- Mmíagorri dio dos estocadas en lo alto á sus pormenores detalladísimos del suceso á los PLAZA del ÁNGEL, 2 0 dos toros; toreando; regular. -lectores de este periódico. pone el tercio de varas. C UÉ R USÍA LL BIBLIOTECA D E A B C 60 U S DOS BARONESAS 5? xin carrera, humillado en su amor propio, se empaquetó. -Utico, mi querido Jorge... ¡Era lo que había que ver... ¡I, a rapidez déla Mala de las Indias... El panier saltaba como una pelota de goma y el maldito animal se dirigía hacia el bosque, donde según todas las probabilidades debía hacernos pedazos contra los árboles... TuVe miedo, y había de qué tenerlo. Salté, pero de manera tan poco diestra, que mis faldas se engancharon en el estribo, y una rueda me pasó sobre la pierna, rompiéndomela por dos partes. Naturalmente, me quedé en el sitio, gritando como una gallina de Guinea, mientras que Spinder que, más listo, no había soltado las rien das, seguía á todo escape, pidiendo auxilio á voz en grito... A cinco kilómetros de distancia, el caballo fue detenido por unos leñadores, Spinder estaba desquitado con el miedo, mientras qué yo pagaba daños y perjuicios. Al cabo de una hora, queme pareció endiabladamente larga, vinieron á socorrerme. ¿Era imposible transportaros á París? ¡Oh! ¡De todo punto imposible! Me trajeron á esta hospedería, vecina del lugar de la catástrofe; fueron á buscar un médico, y desde hace cinco semanas estoy aquí, nutriéndome de tedio. -Supongo que tendréis visitas. -Suponéis mal, buenísimo Jorge. ¿No viene Bernay á veros? ¿Y cómo diantre había de venir? Seamos justos; si se tomase el menor interés en el accidente que me ha acaecido por jugarle una mala pasada erro un bergante, sería demasiado estúpido; ¡No he vuelto á oír hablar de él! ¿Y. Spinder? -preguntó Jorge. Marieta respondió con desdeñosa sonrisa: -Ninguna noticia de Spinder... Este bello joven está demasiado ocupado ea el teatro y en la sociedad, para ocuparse de una desgraciada. ¿Y los antiguos amigos? -Pedí á Lucila que pasase á casa de algunos... O están fuera de París ó nc fiai. querido molestarse... Eso de tener que pagar cuentas de médico, na es lo que: más atrae á esos caballeros... En una palabra: estoy reducida á mis propio recursos que están anémicos... Ahora bien, tengo que pagar el alquiler que corre en París, y aquí un cuarto y un doctor, del que no puedo desprenderme... ¡Es algo gracioso! ¿Quién es el médico que os asiste? -Un hombre muy agradable y hábil. ¿Vive en Montgresin? -No, en una aldea cercana. i- ¿Que se llama? -Coye. A divináis la continuación de la anécdota? -dijo Marieta. resto de caballo de- -Muy bien- -respondió Mr. de Nerville. -El viejo Jorge la recorrió rápidamente. ¡La Ardilla en Blontgresin! -dijo después de su lectura. í- La Ardilla en e! hotel de la Campana de Oro, y pidiéndome una visita. ¿Por qué? ¿Con qué objeto? Palabra de honor que me tiene en curiosidad... ¿Querrá Marieta soplar carbones apagados y encender unas relaciones concluidas... Sería insensato; pero ¡no es posible! ¡Marieta es demasiado inteligente para pensar en semejantes tonterías... Nos hemos separado como buenos amigos, es cierto; pero perfectamente desilusionados el uno Qon respecto al otro, por la excelente razón que sabíamos mucho el uno del otro. Algo debe tener que decirme ó que pedirme... ¿Qué será? He ahí el enigma... y la solución la tendré yendo á verla... Confieso que la curiosidad me empuja... ¿Qué hora es? Jorge sacó su reloj y miró la esfera. Las tres- -murmuró. en seguida. -Me pongo en cincuenta minutos en Mpntgresin... Puedo estar de vuelta para la comida y es todo lo que se necesita... ¡Voy allá! Una vez tomada esta resolución se puso en marcha para Montgresin, tomando el camino de los estanques; camino que había seguido por la mañana detrás de la camilla que llevaba á Max de Tréves. En tres cuartos de hora anduvo la distancia que le separaba de Montgresin, y llegó ál hotel de la Campana de Oro preguntándose más que nunca cuál sería elmotivo que habría, tenido Marieta Mutel para instalarse con esta humildad. Entró. Buen número de parroquianos llenaban las mesas de la sala grande. Mad. Daval estaba en su mostrador con la serena majestad de una reina. Al ver entrar al reden llegado, se levantó. ¿Busca el señor á alguno ó desea algo? -dijo con graciosa reverencia. -Señora- -respondió Jorge, -deseo ver á una persona que en la actualidad vive en vuestra casa... ¿Mlle. Mutel, sin duda? -Esa precisamente... ¿Está en su habitación? ¡Si está en su habitación! -exclamó la hostelera. Ah, señor, la pobre jtoven está muy lejos de poderla abandonar... ¿Está enferma acaso? ¿Pero el señor no sabe nada? -Absolutamente nada, excepto el que me ha escrito para que vengíi verla... -Tiene una pierna rota... ¡Una pierna rota! ¡Diablo! ¿A conae iiciicia de qué? -La misma Mlle; Mutel. contará eso al señor. Mad. Daval llamó á su criada, y la dio orden para conducir al cuarto C. z 1.1 Herida á la visita que venía jDara ella. La rolliza muchacha guió á Jorge al primer piso hasta la puerta del íon del pasillo, y le dijo: -E l señor no tiene más que hacer sino llamar... -El primo de Max obedeció á esta recomendación. ¡Entrad! -gritó desde su cama Marieta, Jorge dio vuelta al picaporte y entró.