Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NUMERO 683 A B C JUEVES 18 DE ABRIL DE 1907. OCHO PAGINAS. EDICIÓN i. PACÍ VA 3 EL AJUAR DEL PRIMOGÉNITO DE LOS REYES DE ESPAÑA J J N ASNO HIDRÓFOBO, POR A. PALOMERO En rírrto pueblccilio do in provincia. de T. irj a juJia, un -iii) palió, haco pocos días, i un anciano, (láiidiw- lir- puí J. l.i Dicj. ii.i d. i MI hidrofobia, il uiniial luí p i i guido rnptui. ido, secrún dice el pe 1 Sódico iu comunica á M, S leeton. I. L uniicia Kl vei bo rapUir. ir, quo al tiaUit- t: ie un bu fro pudii -ia p. iin Li impropio, tiene un LSU. casotm ílto alor. que imii. i 1 LIÍ. IS profundas moilit. icimic- Al i- iipk- irlo jtiuMdo coinpaiii. ro 111 la l it i- a. 1 re. lai Ionio l a ímlidu. lia ii i oiuiciilii U. 1! ik liio- K- l iiMici. i scul neiido, IL p. i- o, todo ranos iu le? es. Kl piesidentc del Consejo 1 el reino u paseaba á aquellas horns por las cn Kk de París. No había ningún consejen c! c H Corona á bordo. Un míscio bote á la vela, gobernado po ¡tíos marineros del i uerto. me conducía IMU. L la t- -i uadr: fondeada delante de EPCOIHÍJJCIPS Ul 1 UÍ. S viejo do los dos tripulantes fue cxbo de anón en ti crucero Li) i, ta Mar i Tin i. -u. iudo lo nuuiihiba Coucas en Santiago de Cuba Me refería cómo el primer pioj- eclil dispara lo por los unibiic. ino- privó de una máquira illarco cómo O. -i undo sembró I.i muerte hi 1 ii cubierta, ecímo ío í SUCL ÍVO. S cavaron cu forma ili- lluvia, con una puntería ccitcra. Ouién abe- -dijo al tciminar MI lúyubie nlatii- -si euttL. atiuellos barcos que nos destiozabau liabrid alguno do é- stos 1- o, hombro, no- -le- dije; -aquello barcos eran aniLUciuo. ó- toH son ingleses. l ¡icd -agregó con pionünciado acc: ilo mtiuo y íevLl. mdo irónico recelo el patrón de mi barquicliuelo, -pero pregunte usted ¿n LA CUNA REAL ES LA MISMA QUE S 1 RVJO PARA D. ALFONSO XHI; el orden moral, el hombre ejecuta diariamente, todo Cartagena (Cartagena era para él el mun- 2, EL -MOISÉS 3, EL TOCADORCÍTO DEL REGIO VASTAGO; la crónica sangrienta da testimonio constante do entero) y no hallará una sola persona que de la crueldad humana, ante la cual los demás 4, LA BANDEJA EN QUE SERA PRESENTADO EL HIJO DE LOS REYES AL ELEMENTO crea que sin éstos, no hubieran hecho nada seres se reconocen inferiores. Cualquier ciudaOFICIAL Y CUERPO DIPLOMÁTICO INMEDIATAMENTE DESPUÉS DEL NATALICIO aquéllos; que si éstos no hubiesen querido, alli dano de. un país culto, llegado su cuarto de no pasa nada. Fot. Goñi. hora terrible, es capaz de sentirse mucho más Preferí dejar al buen marino en su creencia delincuente que el asno de la provincia de Ta- tan á las clases directoras, tienen sus prolegó- se le prodigaron, la difteria fue implacable por no entrar en una controversia que tampoco rragona; si bien luego puede ser absuelto por menos en las escuelas de primera enseñanza... con él. me ofrecía terreno firme. ¡Ese es un burro! grita desaforadamente el Jurado. Él Dr. Rabonel ha muerto. Después de observar cuantos actos y cereHacía dos años que se había casado. Era fe- monias practicaron los ingleses; después de Creo muy posible la extensión de los flaman- el que intenta denigrar á su adversario: potes estudios criminalistas, sobre todo ahora niéndole á espaldas del templo deMinerva. Y liz, pero olvidó su felicidad por hacer la de los ver en el arsenal el Cataluña con sus catorce que la extensión universitaria goza de justo y al ofender sin motivo á tan noble animal, olvi- demás. años de gestación, y después de asistir á las merecido crédito. Así, buscando en otros seres da ó desconoce que la actitud hierática del Ejemplos de heroísmo como elde este már- maniobras que en. el propio arsenal dirigid el sujeto de sus investigaciones, tal vez un asno, sus ojos velados y su frente limpia de tir de su deber, se dan pocos en estos tiempos nuestro Rey, me asaltó una reflexión: hombre sabio encuentre la justificación ó la pensamientos, señales son del perfecto estado brutalmente egoístas y positivos En el templo de Santa María de Gracia predefensa del perro que muerde, del gato que espiritual, que nunca halla el hombre por nindicaba esos días el P. Calpena, gloria del pularaña ó del caballo que cocea, por ejemplo. guno de los senderos de la vidapito español. Pongamos, pues, de acuerdo nuestros ideales Mientras llega ese triunfo de la ciencia penal, I, e había oído la tarde anterior un sermón nadie creerá irreverente ni extraordinario pen- con la realidad, ansiosa, de recibirlos... Y no D ECIÍERDOS DE UNA EN- admirable. Con elocuencia arretiatadora con sar en la aplicación de ciertas circunstancias despreciemos al burro, qué íiós ofrece él más TR EVIS TA REGÍ A EN denó la soberbia humana y ensalmó como fueratenuantes ó modificativas del Código, álos alto ejemplo de las dos grandes virtudes: el za la más poderosa la humildad cristiana. CARTAGENA delitos cometidos por los animales. I á diferen- trabajo y la ignorancia. Evocó el ilustre orador cristiano el recuerdo cia de condición es un débil argumento en con- Labor omnia vincit, se lee hasta en el forro de El espectáculo fue de imponderable, grande- de los grandes imperios, desde el de los cesatra; pues si es verdad que los Códigos se pro- los sombreros... za: El encuentro de nuestro yate Real seguido res romanos hasta el de Napoleón, todos los mulgan para los hombres, no es menos cierto En la mucha sabiduría hay mucha molestia, de dos torpederos, con el yate Real inglés, se- que han esdavizado á la tierra y Sie han juzgaque parecen escritos por individuos de otras y quien añade ciencia, añade dolor... Son pa- guido de 12 acorazados y cruceros, parecía el do omnipotentes, para caer luego deshechos, razas. labras del Ecclesiastés, que debemos recordar encuentro de una blanca paloma perseguida pulverizados. Ante el caso del burro capturado en el pue- constantemente... 3o r dos milanos, con una bandada de cPlosálés Siempre es un consuelo, pensé! tener herblecilló de Tarragona, creo muy pertinente ese águilas negras. Sino que la acogida fue amo- mosos templos y eruditos predicadores, y por ¡avance compasivo. Porque estoy seguro, y no rosa... si fuese poco, contar con una I botería Navacilo al. afirmarlo y al suscribirlo, sin mojar Después los gigantes marinos estaban repo- cional que pueda darnos resuelto sl problema la. plumaen éltintero de la misericordia, que sados frente á Cartagena, apenas mecidos por de la vida haciéndonos ricos de la noche á la el asno obró, en justa defensa al cometer el de. I- un mar al que el poder de aquéllos parecíaitn- mañana. lito que se le imputa. ¿Es aventurado suponer o está los tiempos para heroísmos. En poner la quietud del miedo. A bordo del Queen Confortael ánimo escuchar constóos ai amoi que su; víctima propinara algunos garrotazos 1 cada manifestación de adelanto se obser- que enarbolaba; la bandera de almirante fun- de la lumbre ó sermones en errecójfiniiento de al burro antes de que él hiciera esa burrada? va también un rasgo de egoísmo. cionaba automáticamente un aparato con dos un templo, y esperar que la Historia no se recPero aunque no haya existido la provocación, Por eso es más de enaltecer cualquier hecho brazos de madera ó de hierro que se alzaban, tifique una sola vez para qué algún díía nos proquedan justificadas las demasías del criminal que signifique abnegación, amor espontáneo y se extendían horizontalmente, caían en per- porcione el gusto de ver abatida la soberbia si se considera el sistema educativo que el desinteresado hacia la humanidad. pendicular ¿volvían á alzarse en posición obli- la altivez y el poderío ajenos y exaltada nueshombre aplica siempre al más amable de sus tra inevitable insignificacia. i Tal acto resulta de una noticia que acoge la cua... Eran señales telegráficas. compañeros. Un poeta épico, digno de tal nom- Prensa francesa, consagrándola un espacio de Las que en nuestros íarcoSi hace un marino ÁNGEL MARÍA C tSTELL bre. debería cantar las glorias de ese asno he- sus columnas. No importa que el espacio sea con los brazos, empuñando en cada mano un roico, vengador de su paciente raza. más corto que el dedicado á cualquier hazaña banderín, en los barcos ingleses se hacen con ¡Pobre y sufrida raza! I, a religión, la moral y de apaches ó una genialidad de demi- mon- un instrumento prodigioso de mecánica AL CORRER DE LA PLUMA laifílosofía tratan de rehabilitarla, buscando en daine No sé quién me dijo que este aparato es inella, el símbolo de la humildad, grata á los ojos El Dr. Rabonel es un joven médico que con- vención de un español. Pero, ya se ve, es pro- p L SALÓN DE LA de Dios y preferida por los hombres sencillos. sagraba su ciencia y sus desvelos á los enfer- piedad inglesa. Mas lo procuran en vano. Porque los espíritus mos de Mecnilmustañt. No sé tampoco quién me dijo que hay en DAD NAGÍONAL DE BEfuertes, los presuntuosos egotistas y los ado- llamado á una casa modesta para asistir á Cartagena un joven inventor de otro aparato LLAS ARTES radpreSjde una autoridad demasiado dura para dos enfermos, madre é hijo, víctimas; de alta más maravilloso todavía. Con él se asegura la ser amada, esparcen contra los humildes y con- fiebre y de agudos dolores en la garganta, ob- telegrafía sin hilos. PARÍé; 1 4 ABfitIL I 9 0 7 tra los sencill s todo género de calumnias, de- servó pronto que se trataba de dos casos de En la guerra ruso- japonesa dispusieron los Con la solemnidad acostumbrada, el presi mostrativas de su desprecio. Y la humanidad difteria. nipones de ondas que chocaban y destruían las dente de la República ha inaugurad b oficialentera; en cuyo corazón perduran los negros Sus observacioneshiciéronle comprender que de los aparatos telegráficos rusos. El invento mente la Exposición de: la Sociedad Nacional sedimentos del odio y de la ingratitud, se bur- el mal había hecho rápidos progresos. Era de- en cuestión evita esa guerra de ondas. dé Bellas Artes, sin que, desgraciadamente, pola, del burro y hasta emplea su nombre como masiado tarde para que la terapéutica de uso Ignoro si los ingleses se habrán llevado á su damos decir que en ella existan revelaciones un. adjetivo que aplica despectivamente... ¡Y corriente tuviese eficacia. tierra invento é inventor. Todo es posible. de nuevos talentos. sin embargo, las frases lapidarias conque quiFrente á frente estaban, anclados los yates Pero si la ciencia no tenía fáciles recursos El público privilegiado que asistía- al acto so eternizar este ofensivo desdén, se han con- para combatir la terrible enfermedad, teníalos Reales. El uno inmenso, de corte gallardo, con alguna manifestación vertido en máximas consoladoras que flotarán la Naturaleza, si la voluntad completaba el es- tres palos, rematados, uno por el pabellón buscaba con empeño tendencias artísticas yfeliz que mostrara las el siempre, en, los revueltos mares de todos los fuerzo físico. blanco, con el cuadro y diagonales rojos en un tecnicismo de la- joven escuela; pero entre los tiempos: -L Y al joven doctor sobrábanle amor á la hu- ángulo; el otro, con el pendón real plagado de 1.235 cuadros expuestos, no existe ninguna Trabaja como un burro se dice, en son de manidad y á su profesión para escatimar me- leones y el arpa irlandesa, y el otro, con una obra capaz de llamar la atención de ías conluofa, del hombre que justifica su derecho á la dios de defensa contra la muerte á sus enfer- bandera blanca, que llevaba un áncora roja en cepciones pictóricas, la visión personal ó los vida y- se- opone; al, triunfo de la repugnante mos. el centro. Insignia española no había ninguna gustos de la crítica. frase pálihusiana... Colaborando en la burla, Aproximó su boca á la del niño enfermo, y en el barco. Seguro es qué éste año Iá Prensa no batallampráíistas ¿inf irnos, ciegos fabulistas, y: poetas aspirando con toda la fuerza de sus pulmones, El yate Real español ostentaba en cada rá; el público Jtampoco discutirá, las ésbcelenmenores, caen sobre el pobre aninial y le con- log: 5 arrancar y recibir en su boca las falsas uno. de sus tres mástiles un pabellón inglés, cias de un segundo Delacroix ó de otro Manet, funden con sus denuestos... Y, en cambio, pre- membranas, que asfixiaban. al paciente. otro español y el morado de Castilla, insignia Preciso es reconocer que íesas agradables sorsentan como únicos modelos para la juventud El éxito le animó á repetir la operación con de los Reyes. A bordo estaban el Soberano, su presas son raras, y, por tanto, hay que contentrabajadora, el pájaro que se lleva el grano de la madre enferma. Triunfó de nuevo Rabonel. augusta madre, el presidente del Consejo de tarse con la cosecha menos fértil que ofrecen las eras, y la hormiga laboriosa que vive del os dos enfermos se salvaron. ministros y los consejeros de Estado y de Ma- los jóvenes artistas este año. robo y para él robo... ¡Convengamos en que los i Su salvador cayó enfermo dos días después. rina. Por lo denjás, justó es convenir en que en ataques- al derecho- de. propiedad, que. aoy asus- j No obstante los cuidados que se prodigó y queEn el otro yate Dntamco estacan os soné- esta Exposición, buena, en conjunto, se ven, íi ncl. i 1 luí li n I í nuí 1 -íi r 1 i a n r 11 1.1 c- i ii in iil 1.11 n u l i l t t. 111 bnu i.i dii! -n- V 1. i1 illlp. lLu. 1 1 1 1 í ii n ln por 11 1 n ele íiniliv. i, e l.i- pllcd. l MIIJIUO p o b r e I1 UIT 1; u n 1. -1 iiu o Uup Lat. que, e. u Sin, coiitdi lao UN VERDADERO HÉROE