Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NUMERO 68: i. A B C. MIÉRCOLES 7 DE ABRIL DE 1907. OCHO PÁGINAS. EDICIÓN- i. PAGJ NA 5 sin demora había que poner mano en las habi- suscripción por iniciada en América, nara ¿N E G O C- I A C 1 O N E S taciones del ángulo derecho del patio de los la Alhambra. ¡FRANCO- ALEMANAS? Leonés, en la estancia abovedada que hay de- ¡Cuánto seria fácil hacer aquí ¡n ése sentido! i POR TF. LKGRAFO bajo del salón de Embajadores, en la cubierta ¿Por qué no se destina á obras de conservaROMA, I 6, í T de la sala de los Abencerrajes; en. la Rauda, en do del Palacio árabe todo lo que se recauda fnelvt á rodar por los periódicos la noticia la torre de los Puñales y en su foso, en el alero del algibe que, no gratuitamente, surte de lí- I a Prensa se ocupa con insistencia de. haber se entablado negociaciones íranco- ale- alarmante cíe la inminente ruina, dé este de la Mezquita, én la galería de Machuca, en año? ¿PürAiotminento único, loria ríe vtmii civilización el patio del- Harén, etc... se llamó la atención quido á los agüadores durante el el importe manéis. yuepasó yorgullo de España; vuelve el mi- del ministerio obre el peligro que én el corri- qué 110 se invierte en esos trabajos y la madeComéntase que el embajador en Üjonclféft de las frutas y flores de los nisterio dé instrucción pública á adormecer miento de tierras del Tajo ele San Pedro había ra vendida de los bosques adarves halle en Cataniá, huésped del marqués de San sris arrestos eii la socorrida petición de aiitece- pafaja. süstentación de las torres del Cabo, del ¿Por qué, con igual fin j r objeto, Gi rbiaiioj embajador de Italia en la capital de sientes sobre J a fuerza y alcance del peligro y Homenaje y denlos antiguos cuarteles conti- blece para los extranjeros- -como cn no sé esta- Inglaterra. cierta oca ¡i añadir nuevos pliegos, de informes técnicos guos a esta última, ya de por sí minados pói sión oí apuntar la idea á un turista inglés- -ün 101 Popólo Romano es eí único mario que sé al expediente interminable; vuelve el patrio- la humedad dé las filtraciones; y el Gobierno y pase de entrada, una cantidad modesta, que a muestra escéptico sobre este asunto: tismo verbalista á deshojar sobre la Alhambra las Cortes no anduvieron remisos para consig- la puerta del alcázar hubiesen de adquirir y No hay qüe atribuir, dice, gran importancia las flores déla, retórica, iiuj- endo de hablar en nar en. 1906 en presupuestos 40.000 pesetas de- satisfacer, necesariamente, tantas cuantas ve- -á los pouparlers, si es que se han entablado y romance paladino y de poner el dedo en la; dicadas á consolidar lo más amagado de ruina. ees lo visitasen, y qué reportaría anualmente añade: aunque. la situación política actuales Haga. Pero ha transcurrido al año sin que, á pesar para tales atenciones unos cuantos miles de favorable, hay muchas dificultades interna Y mientras, las fortalezas del recinto árabe de la. buena voluntad y pericia del nuevo con- pesetas? A la postre ¿no pagan más allí en pro- dónales. se desmoronan; las paredes en que el arte tra- servador mayor Sr. Gómez Tortosa, y acaso con- pinas á empleados y acompañantes molestos? zó finísimos encajes se resquebrajan; la huine- t tra su decisión, se haya hecho apenas ñadá en Me permito brindar esta idea al ministro de? NOTAS MUNICIPALES dádjjdel temporal reblandece los muros y. hace las obras de fortificación yconservación de la Instrucción pública. Cada cual en. la medida movedizos los cimientos; nuevas- grietas se i Alhambra, devolviéndose al ministerio y re- de nuestro deber, 5 a que no fuese en la de I os coches de plaza. abren al cielo en las bóvedas, y arañan y par- ¡j ingresando en el Tesoro buena parte de la can- nuestro entusiasmo y veneración, arrimemos Acerca del. asunto de l a renovación del ten las cubiertas, y las delicadas labores de las j tidad librada para tales atenciones. Porqué? todos el hombro á la Alhambra para que no se convenio con los industriales propietarios de salas y templetes, la polilla del tiempo y la pa- Asila amenaza de destrucción vuelve á pe- derrumbé. coches de plaza, ha manifestado el alcalde que sividad de todos júntanse en complicidad puni- sar sobre el famoso, palacio de. los. últimos re- A poco que eÍ r Estado i se 3 escuide, será el después de ser estudiadas las opiniones y 10 ble para echar por tierra el alcázar de Al- yes moros. fundamentos expuestos en la información brál mal irremediable. 1 hamar. -Señor ministro de Bellas Artes: hay qufe man- 1 Antes que levantar de nueva planta moaii- celebrada, lá comisión y elr. Ayuntamiento re ¿De quién es la culpa? De todos, por omisión; dar á rajatabla se evite á. España la- vergüenza meñtos conmemorativos, hágase de una vez el solverán sin que él intervenga para nada, pues de unos pocos, por acción; del Kstado... por in- y amargura de que esa inimitable joya arqui- esfuerzo para que no se venga á tierra lo que juzga que solamente á, dichas entidades com. curia, por sordera, por abandono de sus fun- tectónica se desplome mañana. pasado, cuan- s el m- ündofnos envidia, -aun mutilado por los pete resolver. ciones fiscalizadoras; allí donde ni un moruen- do menos lo pensemos, porque no habiendo delirjos de Carlos V, aun azotado y resquebrato debió dejar en completa impunidad á quie- sabido construirla, ni siquiera aprendimos á, jado por el vendaval de los siglos, aun comido i y edidas electorales. El alcalde ha manifestado qüc ésta d i o nes no justificaron visible é inequívocamente! defenderla; urge no estancar cuanto con la 3- miuado por la polilla de. nuestro tiémpo. tando todo género de disposiciones encaminala inversión de los créditos concedidos. Alhámbfa se relaciona y hacer á una sola per 1 RODOI- FO GIL das á velar por la libre emisión del sufragio en ¿Q. ue eran éstos escasos? Ciertamente no se sona responsable ¿de su cuidado, para que esta lis elecciones próximas. áorrieron los Gobiernos en sus iniciativas, ni misma responsabilidad ño se reparta y, escaEntre Otras medidas ha tomacio la cié orde las Cortes en sus subsidios, aquí donde la pro- bulla y el celo puesto á contribución no tropie; narlfque todos los funcionarios ¿municipales digalidad de los presupuestos para atenciones ce en obstáculos insuperables; precisa no perque tienen uniforme vistan éste durante todo POlí TELÉGRAFO menos importantes raya én el despilfarro; pero, der tiempo, para rio perderlo todo de una vez. el día en que se telebre la elección. ¿no se pudo hacer más que lo que se ha hecho ...VuelcanJos trenes turistas sobre Granada; Así no se podrá decir que ha habido cuadricon las 262496 pesetas consignadas para con son una legión, un ejército, cujro desfile admi- procesión de rogativa. servación de la Alhambra desde 1895 á 1905; rativo no acaba durante la primavera y conti- Para impetrar del cielo el beneficio de la llas volantes de empleados municipales ni que con 60513,13 destinadas á obras de restaura- núa en el otoño. De los rnás apartados países lluvia, ha salido en procesión de. rogativa la éstos han votado atribuyéndose personalidad ción en la Rauda. en el patio de los Arrayanes trájoles la fama y el ensueño de la Alhambra, imagen de la- Patrona de esta población, asis- ajena. y en la Sala de la Barca, máxime cuando en y en su busca- van. Si no fuese por ese tesoro tiendo el Ayuntamiento bajo mázaselas autoesos diez años se gastaron sólo eti personal de gracia y dejarte inimitados, la vía de ridades, las Asociaciones religiosas y miles de LOS ESTUDIANTES 515.260,40 pesetas? ¡Si, al menos esas cantidades Bobadilla á Granada habría criado para los señoras y caballeros. otorgadas de año en año con (cuentagotas no extranjeros jaramagos. ¿No nos sonroja- la imDE FARMACIA en el mar. hubiesen eri buena 1 parte caído en el cauce del presión de los ingleses, de los franceses, de los 1 Tremporai en el mar mi violentísimo temporal, igue la huelga. Reina Dauro, como; las. filtraciones de) vla. Colina alemanes y norteamericanos ante el grandioso que ha hecho preciso redoblar las amarras de Los practicantes de Farmacia que, como Roja! monumento? Piensan hallar diariamente ro- las embarcaciones. Los barcos dé pesca, del se sabe, gestionan la creación de una carrera Desgraciadamente, así son todas las cosas en merías de granadinos á la Meca de sus éxtasis bou regresan á puerto, de. arribada forzosa. especial de auxiliares y el título profesional España. Tiempo ha la comisión de monumen- y de ia puerta de, las Granadas para dentro, Muchos traen destrozos en los cascos y en el correspondiente, van á elevar una instancia al tos y la Academia de Bellas Artes de Granada apenas tropiezan más que con. caras exóticas, velamen. 151 mar está imponente. presidente del Consejo, aclaratoria de la jue advirtieron al Estado del. peligro de la Alham- creyeron que el Estado español, guardándola entregaron al Sr. Rodríg uez San Pedro. bra; voces espontáneas, patrióticas y genero- como oro en paño, tendría puestos en la joya pTl infante D. Antonio. i- Los estudiantes de Farmacia irán hoy en sas, denunciaron Jos. orígenes del mal y las sus ojos, y encuentran empañado su brillo, Cha- H. al. marchado. á Sevilla el infante í) An- manifestación á recabar el apoyo de sus comcausas de su acrecentamiento; la Academia de fadas s v más espléndidas facetas, mutilado sr tonio, que continuará su viaje á Francia, Italia pañeros, de Medicina y Derecho de los Institor US San Fernando clamó urgentemente por el re- filigranado engarce, como si por hierro viejo y Alemania. tos, Escuela Normal de Maestros y de. otros medio. los granadinos se atrevieron á señalar, se ia. hubiese abandonado entre telarañas y á Centros. de enseñanza oficial, para protestar musitando nombres de oído en oído, á los fo- merced de manos logreras; soñaban, con sus i a crisis obrera. contra aquella pretensión. mentadores de tamaña ruina; el expedienteo labrados artesonados dé maderas incorrupti- V El Ayuntamiento continúa repartiendo Hoy, á las nueve de la mañana, celebrarán oficial atiborró de papeles y balduque sil pesa bles y con sus valiosos mosaicos de reflejos 2.000 kilos de pan á los Obreros parados por una reunión en la Facultad de Farmacia. da carreta? y tras de muchas consultas, infor- metálicos, que no pudo aventajar ni igualarla causa de la sequía prolongada. mes, órdenes y visitas de inspección, se llegó industria moderna, y se sorprende punibles suI f na instancia. á; una resolución inicial: á destituir á quien plantaciones, de remiendos burdos é incon- v El presidente del Colegio deJ Farmacéupor herencia deseinpeñaba el. cargo sde conser- gruentes, que el nombre, de reparación encuUN -BUEN RETRATO ticos ha dirigido una instancia al ministro de vador, por entender, el ministro qae había in- brió y justificó oficialmente; esperaron hallar I a galería de retratos de presidentes del Sc- Instrucción en la que razona lo improcedente currido en grave, responsabilidad, y- á nombrar auxiliares para su visita, en cicerones cultos, A nado, se ha enriquecido con de la petición hecha por los dependientes de una comisión de la que el conservador desti- siquiera atentos, que les abriesen camino y no el- del general López Domínguez, uno notable: Farmacia de Barcelona respecto á la creación pintado por tuido formaba parte como arquitecto y ala les estorbasen ei paso, y se ven acosados por Moreno Carbonero. Al contrario de lo que sue- del título de Auxiliares de Farmacia. cual se encomendaba el estudio de tales ries- guías, codiciosos. é ignaros, qué los aturden len ser estos retratos dé galerías oficiales, que Recuerda también al ministro que este misgos y. el plan de obras necesarias más apre- con patrañas y cuentos, que les hacen andar á veces están hechos de memoria ó copiados mo asunto íué desestimado en Real Orden de miantes para salvar de destrucción el Alcázar aprisa para acabar pronto, que los secuestran de otros, y pocos llevan firmas estimables, éste 30 de Mayo de 1904- y pide que se desestime y fortaleza de da última, dinastía, de Ab- An con libros y fotografías y. los embaucan con el es una obra de arte de positivo valor. Én ella, ahora de nuevo. dalus. sebo dejas zambras y danzas zingarescas en dicho artista da muestra de su gran talento y j I n rumor. Jas cuevas del camino del Monte. de su factura brillante y distinguida, en la que Algunos periódicos recogen el rumor se ¿No. se podría evitar todo esto? la impresión recibida en J as no con esta medida se llegó á conjurar Limosna de amor y recuerdo, de patriotismo, se advierte natural. Ks un lienzo mu 3 el estudio gún el cual los farmacéuticos colegiados de directo del bien pin Y el peligro. el. actor, granadino Paco Fuentes envió re- tado, que debe contarse entre Jos, mejores del Madrid van á expulsar de sus farmacias á los practicantes que en ellas presten servicio, j La comisión detalló las reparaciones que no cientemente 2.000 pesetas, producto de una autor. estén asociados. admitían espera; súpose que preferentemente y o DÉ SANHÍCAR ÍMARTESJ I6, S N. S (BIBLIOTECA DE A 48 DOS- BARONESAS 45- -Poco me iiu porta. cl ofenderle. Y además, ¿porqué ha de ser un. médico exageradamente susceptible... ¿Por qué se ha de incomodar porque se le dé otro compañero... Nosotros tenemos nuestro médico... Un antiguo amigo de ta familia... ¿No es natural que J e llamemos en nuestra ayuda en circunstancias tan terribles? ¿Qué os parece? -Absolutamente nada. Vos debéis saber, tía, lo que tenéis que hacer. ¿rengó que salvar á Max, ctrya muerte sería para mítla. desesperación, y jíar vos, lo mismo que para mí, la ruina... ME. de Nerville tniró á la baronesa. -ÍSTo comprendo- -dijo. ¿De veras? ¡Bueno. Admitamos qué no comprendéis! en electo... Quiero ver á nuestro médico de cabecera; quiero que me diga s i participa de la opinión de d Harblay y si cree posible la curación... Voy á escribirle... Y os ruego, que rayáis- vos mismo, ¿entendéis? nos mismo á poner la carta en el Correo. -Iré, tía. La baronesa viuda se sentó delante de lina mesita y escribió algunas líneas en un papel excesivamente perfumado y blasonado. Dobló el pliego, le puso un sobre y escribió la dirección: Sr. Doctor Piedagniel. I J, rué dü Helder. (París. ¿Quién es este insolente doctor, que pretende ser aquí anio. Oué ha sucedido? ¿De qué. accidente ha sido victima Max? ¡Hablad! Pero. ¡Hablad de Una vez... ¡Ya veis que estoy sobre ascuas... ¡Yo no se iiada... A mí no se me- ha dicho nada... ¡Me arrojan del cuarto de mi hijo... -Tranquilizaos, querida tía, os lo ruego- -replicó Mr. de Nerville y es, perad algunos momentos sin impaciencia... El doctor va á venir y os contará todo... ¿Y. no podéis contármelo vos mismo? ¿Por qué? -Porque os asustaría poniendo el hecho brutal á vuestra vista, mientras 1: que el doctor acompañará su. relación con explicaciones tranquilizadoras. Yo. no os mostraría, sino el peligro... El os liará palpable las probabilidades de salvación. -El peligro... Las probabilidades de salvación. -repitió ia oaronesa des 1 pavorida. Así, pues, ¿Max ha sidb muy gravemente herido? -No, tía; No se trata más que de una simple mordedura... Max ha sido mordido por un perro... El- doctor, que por casualidad se encontraba en elsitio del accidente, ha cauterizado lajierida con un hierro candente. -No. ¡Después alargó la carta á Jorge. -Tomad- -le dijo. El joven cogió la carta y salió. L. a, baronesa, cuando se vio sola, apoyó la cabeza en uiia de. süs. maiíós, y murmuró con voz muy baja, pero, sin embargo, muy distinta: y- -Sí, si se- muriese Max sería la ruina, la ruina casi completa, pues LeOáitia volvería a entrar en posesión de la fortuná que há traído. A mí, ¿qué me quedaría? Apenas para vivir, y me vería obligada, para no yerme d el todo caída, á sufrirla limosna humillante de la viuda. de mi hijo... ¡Ah! ¡janíás; eso jamás! Y permaneció absorta en profundas meditacioaes. Luciano d Harblay había seguido á la doncella. Leónida habitaba el extremo opuesto del chalet; un salón bastante -aüde separaba su cuarto del de su marido. i Á rostro del doctor estaba pensativo y aun algo triste. Jíxtrañas reflexiones atravesabán por su imaginación. Sentía, al andar, que su turbación aumentaba; vanamente lücliália esutrasí mismo; 110 llegaba á. dominar la emoción que se apoderaba de él. La doncella se detuvo delante de una puerta cerrada Llamó. -Abrid- -dijo unarvoz desde el interior. 5 Ir. d Harblay abrió y se detuvo en la entrada, Leonida al verle se levantó vivamente. -Sois vos, doctor... -dijo con precipitación, -bieü veáidó seáis, -Os espera adame (S- érinaiia de Treves se cubrió de iina palidez lívida. Sus labios se agitaron; sus manos temblaban. r- -El doctor, ha cauterizado la herida con un hierro enrojecido... -dijo coa 7o z apenas distinta. ¿El perro estaba entonces rabioso? -Hay motivos para temerlo. respondió, Mr. de Nerville bajando los Ojos para ocultar los extraños resplandores que se encendían en sus pupilas. ¡Un perro rabioso! -gritó la baronesa en conipleto azorámiento... ¡Mi. nijo está perdido... ¡Mi hijo es muerto! Y se dejó, caer, ó más bien se desplomó, sobre una butaca, ocultando su ros tro entre las manos. En este momento llamaron á la puerta suavemente. Jorge, contentísimo de una distracción, cualquiera que íuese, se apresuró (í abrir. El. doctor estaba de pié en ci dintel. La vieja baronesa alzó la cabeza, le vio, se lanzó hacia. él, cogió stis manos ybalb ució: -Mi hijo está perdido, ¿no es verdad? ¡Hábladme! ¡Respondedihe; no me ocultéis nada. Él perro que le ha mordido estaba rabioso, y no hay curación posible... ¿Quién dice éso, señora? respondió Luciano d Harblay. t- -Todo el mundo. -Pues- todo el. mundo se engaña. Seguramente hay peligro; pero este peliv