Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MIMERO 6 S i A B C. MARTES i6: B ABRIL DE i9o y. OCHO PAGINAS. EDICIÓN i i PAGINA 3 tii r, M í i t vkí A a tfal í. v: 1 P iv 1 r Hí f a í í ¡l í 3 J rti ¡Ví: í Vi Út í t f M tí C 5 tí. Í: ÍÉI, LA HUELGA DE LA AUMENTACIÓN EN PARÍS FUERZAS DEL EJERCITO PROTEGIENDO UNA PANADERÍA AMENAZADA POR LOS HUELGUISTAS y están además profundamente 1 A SOLIDARIDAD CATA- ción que s va, ver el desbarajuste que reina disgustados al- -LANA Y LAS PRÓXIMAS en el seno de todos los partidos. Los dinásticos ELECCl ONES GENERA- julacatalanes perdieron completamente la brúde navegar en el borrascoso mar de la poLES, POR EL P. SALVA- lítica española desdé el momento en que murieron Cánovas y Sagasta. El movimiento soDOR FONT lidario los envuelve y. arrolla. Hay más: si losDe gran batalla puede calificarse la que va á librar el pueblo catalán en las próximas elecciones de diputados á Cortes. Hasta los más ciegos ven que Cataluña ao es un feudo electoral del ministerio de la Gobernación, que el sufragio universal no es allí una farsa indigna y repugnante y que la Solidaridad dará al traste con el caciquismo corrompido y corruptor y con el modo de ser de la política actual. El catalanismo entraña el más hondo de los problemas gubernamentales, no sólo para Cataluña, sino para todo el resto. de. España; porque cambiará pronto y radicalmente el sistema de gobernar y afectará á las más altas Instituciones y al jefe mismo del Estado, en quien, á pesar de su juventud, los pueblos oprimidos y desengañados p o n e n sus ojos como en un punto de esperanza. Los partidos políticos están deshechos y rotos. -Por esto el día que, como en Cataluña, tenga el pueblo de las demás regiones conciencia refleja de lo que es, de lo que vale y de lo que significa el sufragio, aquel día será el de la verdadera regeneración de Espapa, aquel día será el del aniquilamiento del vergonzoso encasillado, aquel día se consumará, en fin, la importante revolución iniciada, dirigida y sostenida con tanto tesón como patriotismo por el pueblo catalán. Aquí todo el mundo habla del catalanismo, sin saber lo que es el catalanismo; de la Solidaridad catalana, sin conocer los graves y hondos problemas sociales y políticos que la Solidaridad entraña para el porvenir. Por de pronto, que no sueñen el Gobierno ni el Sr. L. erroux, tan mimado éste por ciertos prohombres políticos de Madrid, en ganar legaímente las elecciones en Barcelona. Si el Gobierno del Sr. Maura tiene el civismo de declararse neutral, como hizo en las últimas elecciones provinciales, ganarán infaliblemente los catalanistas; pero si pierde, la serenidad y no se mantiene neutral, tendrá que optar por uno de estos dos extremos: ó por el lerrouxismo, ó por el catalanismo. Si abierta ó solapadamente favorece á Lerróux, entonces dará alientos al jacobinismo exaltado, á las democracias turbulentas y á los enemigos del orden social; si protege á los catalanistas, firmará la sentencia de muerte, á lo menos en Cataluña, contra el caciquismo del Poder central. El Gobierno debe t o m a r grandes precauciones y hasta guardar militarmente, si es preciso, las urnas electorales. Si no, el día de las elecciones próximas podrá convertirse en Barcelona en un día de luto, de sangre y de terror. Tampoco hay manera de reunir y organizar las antiguas huestes dinásticas, liberales y conservadoras; es tarde ya, porque los dinásticos catalanes están completamente divididos, desorientados y deshechos. Pertenecen casi todos á la genera- siempre el encasillado y el histórico caciquis- parte, están muertos ó sumidos en el profundo mo, del que son víctimas y esclavos hace más sueño de la indiferencia. Por esto los ministros de treinta años. de la Gobernación hacen sayos y capirotes y La fiebre electoral se ha apoderado dé todo tratan á los castellanos (las másdesgraciadas y de todos: de los hombres y de las mujeres, víctimas del caciquismo gubernamental) como de los jóvenes y de los viejos, de los intelec- seres inferiores y con marcada injusticia, im- tuales y de las clases populares, de las gran- poniéndoles los representantes que más pueden des villas, de las ciudades, de los pueblos ru- convenir al jefe del Gobierno ó de otro partido dinásticos barceloneses, galvanizados por la rales y hasta de la última masía, escondida en. político cualquiera. influencia- de Maura, intentasen hacer algo en el másjapartado rincón de las abruptas monta- Pero en Cataluña pasarán las cosas Se muy las próximas elecciones, no harían más que ñas, pirenaicas. distinto modo. En las próximas elecciones vofavorecer á los solidarios ó á los antisolidarios, Han entrado en este movimiento, tomando tarán el 70 por 100 del censo electoral; cosa tan fatales para el Gobierno los unos como los en él parte activísima, los prelados, los. sacer- nunca vista en España y raras veces en Eurootros. dotes, los religiosos y los párrocos, que tienen pa... Ahora bien: este movimiento, -esta fiebre A la dará inteligencia del jefe del Gobierno en Cataluña inmensa influencia social. Las tor- de regeneración, este deseo. vehemente, eficaz, no pueden ocultarse las consecuencias que for- pezas de los últimos Gobiernos liberales levan 7 firme é indestructible de nueva vida y de no zosamente han de traer las próximas eleccio- taron de quicio al clero catalán y al dé las pro- sospechada orientación social y política, ¿no nes, no sólo en Cataluña, sino en otras provin- vincias del Norte y fomentaron el bizcaitarrismó abre; todavía los ojos á nuestros gobernantes, cias de España. El triunfo del catalanismo será y el catalanismo. Este es un hecho al- que no se á nuestros políticos de oficioy A los hombres un reguero de pólvora que pondrá en conmo- le ha dado importancia, y es, sin embargo, dig- pensadores de: esta nación desdichada? ¿Adonde nos: v a á llevar el catalanismo si no se le ción á toda la península. Los mismos amigos no de meditación y maduro examen. del Sr. Maura, si no son completamente derroLa. febril agitación que mueve y guía en es- dirige y encauza? tados, serán rudamente combatidos aun fuera tos críticos momentos á los catalanes, sólo pue- No sé si: es imbecilidad, locura ó sublime pade la capital del Principado. Árenys de Mar, de compararse con las agitaciones y movimien- triotismo el empeño que ha tomado Cataluña Valls, Igualada, Santa Coloma, Puigcerdá, tos dé opinión electoral qué se realizan en sobre sí. Ella se cree la única poseedora del Cervera, Vilademuns, Tarrasa, Roquetas, Gan- Suiza, Bélgica, Inglaterra y Alemania cuando secreto que ha de regenerar á España, después desa y hasta Lérida y Tarragona se han levan- se avecinan algunas elecciones de inmensa de la tremenda. ruina colonial y del actual- destado como un solo hombre para aniquilar tiara- trascendencia. Los pueblos de Castilla, en está concierto que reina, en todos los órdenes, en el interior- de la nación. Los catalanistas se consideran apóstoles de un nuevo evangelio y de una nueva doctrina, y la publican y. predican con entusiasmo en todas partes. Han hipnotizado al pueblo y creen que con su inteligencia, tenacidad y constancia se abrirán camino en las demás provincias hispanas y les harán. comprender la inmensa trascendencia del movimiento regional. La Solidaridad catalana no es de muerte, como creen equivocadamente los políticos madrileños, sino d e vida y de vida exuberante y fecunda; reivindica los derechos, la libertad y los fueros de todo un pueblo; es una orientación consciente y. clarísima, en la que las artes, las ciencias, la actividad yiel. trabajo han tomado parte; deseando impacientes llegar álameta de sus aspiraciones supremas, á la autonomía regional, á la. omnímoda libertad del MtmicU pió y á la regeneración y la vida- de los pueblos morales, ilustrados y progresivos. No es, pues, la Solidaridad un movimiento regresivo, fanático y separatista, como viene: proclamando un día y otro día la Prensa de Madrid. Hay, además, en el catalanismo solidario una circunstancia digna dé ser estudiada por los hombres sensatos é imparciales. No puede- negarse que la manifestación del 20 de Mayo del año próximo pasado fue un espectáculo verdaderamente grandioso é imponente: Doscientos cincuenta mil catalanes de pura rasa marchando, por las ramblas y bulevares barceloneses en perfecta formación, sin proferir un grito subversivo ni una palabra malsonante amparados en 1 a ley para protestar contra lo que ellos creen un- atropello inquisitorial y- despótico, es Un espectáculo, repito, digno de toda atención y estudio. LA CONFERENCIA DE LA HAYA Los periódicos de Madrid, que desconocen LA R 1 DDERSAAL, DONDE HAN DE CELEBRARSE LAS SESIONES por completo el fondo de las cuestiones cataFots. Photo Nouvelles. lanas, trataron de quitar importancia á Ja cele