Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B- C. SÁBADO 13 DE ABRIL DE 1907. SEIS PAQJÑAS, ED 3 CJON 19 Y 2 1 v Descubrimientos Asombrosos que Revolucionarán la Condición Física del Género Humano. Por qué ha de Seguir uno Siendo Sajo Cuando se Puede Aprender Gratis el Secreto de Cómo Alcanzar una Buena Estatura? Nó Importa Cuál Sea Vuestra Talla ó Edad, Podré! Aumentar Vuestra Estatura. COTÍ el nSo. de estas aguas, que deben sus propiedades curativas á, la emsiiaéióa de los minerales de Radío, se curan dé un modo seguro y radical los catarros l agudos y eirfnicpsi y soas éiisaj ia dé l a grippe. p a r a agn a- eiasifitt i v e s y esterilizadores; n n a 6 insmesisá temesa. Cafeíei- as. UTI 3 MSBfeávatos. Antigua t ¡tmt pisíeí ía Se Marín; 13 Plaz cíe. Herradores, 32 (esquina á San Felipe Sféri) boy todos Sos úíns y si t o ü u s l l o r a s i a ciúii de m e d i o Isilo dé callos. 43 eC- nts. A nneiS- í tr abratstdos, 4 énts. 7, VISVi ACIOS, 7 LA MÁQÜIÍii SHOIJES Y E l RttHÍEÓ l p ias Clichés y tintas para Mimeógrafos y Cielostiles, cintas, carbones y tsdos los accesorios para los distintos modelos de máquinas, copias, traducciones y circuí res; limpiezas y composturas. Aparatos heetogíáficos, 3 d pts. 100 copiasnn original. Machina sUffláí A l í I X 5 p s y (i n 75. -TéléCo 878. BEOHTAK. EZA, 1 4 6, -TIÉBSBA, M a d f i d Batería de eoeina, Varillas para visillos, Plumeros, Heladórás, Cerraduras inglesas, Cajas para Valores, Patines, Herrajes para stores, mueblesy edificios; Cafeteras, Cubiertos de metalblánco, Ferretería, Janlas. Grandes surtidos y preeros baratos. I. nietái, Peligros, y y C o r r e d e r a 84, j a u t o á S. Ildefonso DE VENTA en las buenas relojerías Agencia general: ALBERTO iVlAURER SUPERIOR A TODOS OaiHe dé SeviMajS, ItIadi icí Pldaiíse catálogos. Distinta á todas. las conocidas: no sobresale en. ella el aroma ié azahar, ííé la bergamota de la rosa ni ds ninguna de íáá flores que lá forman. És de n botiquet finísimo que no se eoíifünde cotí el dé níltgilna otra y qué ftíiiehos perfumistas intentaron imitar sin resultado. Basta olfatearla pstra preferir- la todas las mareas. Fraseó de ensayo de 90 eje 3 rs; Garrafón de cuatro litros, 16 pts. franca estación pidiéndola á Bilbao. También Pueítai del Sol, 5, farmacia Se Borcell. ompafáía. S ór del C nsejd dé Ádministraeión se convoca á los señores accionistas á junta general ordinaria, que se celebrará en Madrid eí día 15 del oórriente ¡a las quince, en el Colegió dé Médicos, callé Mayor, tíiim. lj piso 2i ó A continuación sé celebrará junta, extraordinaria para tratar dé la reforma de los Estatutos y disminución del capital, si procediere; Hasta el quinto día anterior á la celebración dé la junta se expedirán papeletas de entrada (en MaSfid, calle de Luis Vélez de Guevara, núm. 11; en Bilbao, oficinas de los señores Aznar y Compañía, y en San Sebastián, en el Banco Guipu zcoanó) á los señores accionistas que acrediten su derecho y depositen sus acciones ó resguardos de depósito, de conformidad con el art. 1.1 de los citados Estatutos. Madrid, ID dé Abril de 1907. -El: Pie idente, J u a n H o r ma. -El Director- gerente, J o s é Uíai ía Viejo. COLONIA ORIVE- HERPES, SARNA TINA y demás enfermedades de lá piel, sé duíaü coli iift áóíó taííc leí poderoso aritisépticó ÍBUAS Y BÁMCEAMO BE CESTONA Ningún desGtiforimiento ha llamado tanto lá atención del. rnüfcdo éiSMíñGO eottio él del Sr. K. Leo Miages, de Rochester, N. í. El Sr. Minges es para las personas bajas; lo. que. el gran Edis 0.ii és párá la electricidad. Posee más datos relativos! á los huesos, inüsóulos y téiidoriSs del eaéfpo humatto que ningún otro hombre viviente. El hacer crecer á las personas bajas ha sido durante, muchos años el trabajo favorito del Sr. Minges, y los resultados que ha alcanzado son asombrosos en extremo. Por medio de su método puede todo hombre ó mujer que no pase de los cincuenta anos aumentar de dos á cinco pulgadas en estatura, y hasta personas do mayor edad de cineuenta años podrían aumentar su estatura do nná manera perceptible. El método del Sr. Minges ha recibido la aprobación y recomendación de los grandes módicos y de varias de lasinstituciones principales de enseñanza que lo han adoptado para él desarrollo físico dé sus alumnos. El que desee aumentar su estatura debería 1 leer sü libro, el cual explica cómo hizo el Sf. Minges su descubrimiento, y de qué. manera puede uno aumentar la estatura. El libro es gratis; no se os pide un solo céntimo, y si lo deseáis, ds lo enviaremos junto con las declaraciones de muchos que hafl aumentado de dos á cinco pulgadas en estatura por medio dé éste método. Los resultados so obtienen- en muy corto tiempo; muchos han logrado crecer tres pulgadas en dos meses. No se requiere el uso de drogas ó medicinas, ni necesita uno sufrir operación ni molestia de ninguna especie. El método es un procedimiento científico, higiénico y completo; puede usarse sin qtie nadie se entere. Todas las comunicaciones: se enviarán, en sobres sencillos, sin membretes de ninguna especie. El libro osBBéretos de cómo alcanzar una buena estatura contiene ciertas ilustraciones que interesan á cualquiera. Propónesé distribuir, absolutamente gratis y francos de portes entre aquellas personas que los pidan, mil ejemplares de este libro. El que desee un ejemplar gratis, puede escribir con toda confianza á T H E C A R T I 1 A O E COMGPABItf PC j t r S 13. i Si Avéttwe le l- Opera. Pairtfa. F r a n c i a T tEREZASLÁNSPELL Es el purgante por excelencia para las personas dé paladar, delicado y para los niños. DEL XJ, 00 Sí Li. Jabón lelcmai Para desinfectar la piel marca ILa díiraWa Os de un uso indispensable á todas las personas que están al cuidado de un enfermo ó sri contacto directo con tln foco do contagio, Precio: 3 pesetas la caja con tres pastillas. De venta en las principales Farmacias, Droguerías y Perfumerías de España, Ultramar y Extranjero. CÉNTlOS 1 MARCA LAMSFELL y rechácense todas las imitaciones, de venta en todas las farmacias. E S XJISíJL C 3 O L O S I N A Exíjase siempre la primitiva y legítima CÉNTIW 10 S Dinero por álüajas y Papeletas al I por EN CAPEMASES, I y: FÜEKCAKE Í; 12 Propiedades. del agaa sabor agradable. Lafijaroo- Safod, Es la mejor de mesa por su Es buena para los convalecientes por ser estimulante. Es un preservativo contra, enfermedades infecciosas. -Mezclada con vino es tónico- reconstituyente. Es necesaria para los que abusan del tabaco. Es gran auxiliar en digestiones difíciles. Disuelve arenillas y piedra del mal de orina, usándola ocho días a pasto cura la i Sin rival contra la neurastenia. UsKPéSlTOS: MAYOK, 73 A i p e s e t a Síoíelía d e litro van casco. DE MARCA LA GIEALDA Be venísi ea tas priiscipi les farmacias perfnmcrías y drogieerías de toda Espafia. Precios: Primera calidaá, 2,50 pesetas botella; Segunda ealidad, 50 pesetas botella. ETeelüáeese e n Madrid como falsificada, toda botella qtie ao Ucyc en la í tií n ía. Depósito: duplicado TeIéfouoS 86 íiti mejor agita de m e s a jj r calecer de microbios, según dictamen de l a Aeadeiraia, de Medicina de S ai ís, a d e m á s de i uspro iedades curativas p a r a eS S 5 STOMAGO Y NERVIOS. GRAN MEDALLA DE ORO EN LIEJA 1905 Y EN AMIENS 1906 BIBLIOTECA DE A B C 36 LAS DOS BARONESAS 33 El doctor, impasible, continuó la cauterización. lluego que estuvo terminada, Ázp una primera cura y desató las ligaduras. -Ahora- -dijo en seguida- -creo poder responder de su vida. ¡Ahj señor! ¡Bendito seáis por esta palabra. ¡Cuánta gratitud os debo! -balbució de pronto una voz cortada por los sollozos. Bl doctor se volvió con presteza. I eonida de Tréves, temblorosa, despeinada, sin poderse casi sostener, acababa de salir del cuarto contiguo, y se encontraba detrás de él. c? l jdveri médico se íiicliaó sin- responder. I, eonida dio dos pasos hacía é y le tendió la inano. Antes de tomarla, el doctor vaciló. Mad. de Tréves did un paso más. i Rehusar la mano que se le ofrecía era imposible, á menos de haber sido grosero ó necio. Los dedos temblorosos del doctor tocaron los de Xeonida, y los estrecharon ligeramente. Este contacto rápido produjo en sus mejillas pálidas un vivo carmín. Su corazón se puso á latir apresuradamente. -Ahora, caballero, ¿qué nos falta que hacer? -Conducir á Mr. de Tréves á Iyamorlaye. ¿En carruaje? -iNo, señora, en una. camilla... I ps movimientos del carruaje producirían tina agitación qué quiero evitar. ¿Y cuando él barón esté en el chaléti -Acostarlo en el momento que llegue y hacerle tomar una cucharada de ía poción cuya fórmula voy á poner. -Sois médico, según creo... -Sí, señora. ¿IJü París, sin duda? -No, señora, en Coye, pueblecito que se encuentra á dos leguas de Chantilly. -Esto es para nosotros una circunstancia favorable. Mr. de Tréves no tendrá necesidad de liacér venir á su ñiédico de París... Ya habéis hecho lo necesario para ponerlo fuera de peligro... No rehusaréis Seguirle prestando vuestros cuidados. Así lo espero, y os lo ruego. ¿Podemos contar con vos... ¿No es verdad? El joven volvió á inclinarse, -Mi deber, señora- -dijo, -es obedeceros. -Permitidme que os pregunte vuestro nombre, -Luciano d Harblay. -Me acordaré... Tened la bondad de escribirme vuestra receta. El médico vino á buscarlos. Señaló con la mano un sillón de rejilla. -Colocad en ese asiento al señor barón- -dijo con voz breve é imperiosa. El mudo y Mr. de Nerville obedecieron- ¿Tenéis en el fuego los hierros de rízar? -preguntó el médico á Mad. Brigard, que no sabía lo que le pasaba. -Sí, todos- -balbució la mujer del guarda. -Activad el fuego... Dadme unas tijeras... Calma y serenidad... No hay que turbarse... ¡Escuchadme... obédecedme... servidme... I, a salvación depende de esto. Jorge de Neryillé intervino. ¿Qué queréis hacer? -preguntó con altanería, -Mi deber, caballero- -replicó el joven. -Soy médico y voy á tratar de saldar al barón de Tréves. -Pero la señora baronesa también necesita auxilios, -ha. señora baronesa sólo está desmayada y no corre ningún peligro. Por consiguiente, puede esperar... Mientras que sólo á fuerza de presteza tengo probabilidades de conjurar el mortal peligró, que amenaza á su marido. ¡Apresuraos, entonces, caballero! -murmuró Jorge. ¡Apresuraos! El doctor cogió las tijeras que le presentaba la mujer del guarda, cortó la ¿nanga de la americana de Max, luego la manga, de la camisa, y dejó á descubierto el brazo ensangrentado, donde se veía un a herida horrorosa. Los agudos dientes del perro rabioso habían penetrado en las carnes á gran profundidad. -jVendasJ- -ordenó brevemente el médico. En previsión de los accidentes de la caza, los guardas tienen siempre una caja de cirugía con todos los utensilios necesarios. Mad. Brigard abrió esta caja y cogió vendas, dándoselas al doctor, que se apresuró á ligar fuertemente al brazo en ambas extremidades de la. Tienda. Todos le miraban en silencio. I,o s clamores del bosque habían ido acercándose sin que nadie pusiese atención á ellos. I,o s leñadores, y á la cabeza de ellos el guarda, habían llegado hasta e! castillo de la Reine- Blanche, y allí delante yacía el perro rabioso. El cochero del barón Max le contó lo que acababa de suceder. Erigard se lanzó hacia su morada y se detuvo a l a entrada. IÍOS obreros hicieron alto detrás de él. El doctor comprendió, sin verlo, lo que pasaba- -Cerrad lapuerta, Brigárd, y venid acá; vuestra asistencia me será muy til. El guarda, dirigiéndose á los leñadores, les dijo algunas palabras en voz baja. Alejáronse éstos y fueron á rodear el break, para obtener del cochero más detalles sobre la. desgracia. Brigard se aproximó al doctoi. Este no trataba de sacar al barón Max de un desvanecimiento ue hacía mas fácil su tarea. Jas ligaduras del brazo hacían refluir la sangre á las arterias y á as vena? I, a herida no sangraba ya.