Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
D, 11 1 ERCO- LESio DE ABRIL DE 1 Q 07 NUM. SUELTO. 5 CÉNTIMOS! 1 4 IR N T R M V S T A CRÓNICA UNIVERSAL ILUSTRADA. ANO IIL NÚM. 675. i8 2. É P O C A de Levante, resultó el ejercicio hecho con precisión matemática. En Malta lo harán al anochecer y con las embarcaciones iluminadas. Los Reyes lo presenciaron desde lo alto de una colina. El ensayo ha terminado hoy al anochecer. El tiempo empeora. La escuadra inglesa, á consecuencia de la mare; jada, está aguantando sobre sus máquinas. f Miraba, en cambi. con gran curiosidad una insignia especial, no registrada en ningún tratado de señales marítimas, que iza el VictO rio. and Albert en el tercero desús má. stiles. conviniéndose en que debe ser alguna insignia especial de la reina Alejandra. Comentábase, en fin, entre la gente esta admirable actividad de la marinería inglesa, cuyos botes, pequeñísimos y pulidos, entraban y salían sin cesar en iriPOMMACíÓN TELEGRÁFICA DE NUESTROS REDACTORES el puerto desde hora bien temprana, trayendo MIÉRCOLES, l O j m y llevando gente; y, sin embargo, nosotros deY CORRESPONSALES D A N Q U E T E EN EL A las once de la no- bemos de valer más ó tener más importancia, VICTORIA che ha terminado el ó por lo menos eso se nos figura. Lo digo porAHAliTBB, 9 1 1 M F L SM. MAURA presidente del Consejo b a n q u e t e ofrecido que todo lo difícil que resulta visitar los barcos j. TM (3 e ministros, que sólo ha por el rey Eduardo VII á S. M. D. Alfon. so. españoles, resulta dé fácil visitar los buques Esta ínanana á las diez desembarcado liasta ahora para acompañar á f IS 1 TAS E N T R E El decorado del comedor del yate inglés ingleses. dio comienzo el anunY eso de la visita á los barcos no lo digo pof MARINOS ciado cambio de visi- la Reina en sus visitas de esta mañana, no ha Victoria and Alberi excede por su riqueza y gusrecibido ca- tera alguna para la firma del Rey, to artístico á toda ponderación. mí precisamente, que aj er mañana, alas nueve tas entre los almirantes y comandantes de los con el cual despachó por la mañana durante La mesa, cuyo servicio es magnifico, se ha- y media, tuve el gusto de visitar la Nnniancia, buques ingleses y españoles abordo del Queen. una hora, dándole cuenta de las noticias tele- llaba adornada con soberbios centros en forma cosa que hasta C S hora no se había permitido va l,o s visitantes eran saludados á su llegada coa gráficas y telefónicas que ha ia recibido acer- de jarrones, llenos de claveles blancos rojos. á ningún periodista ni fotógrafo, y de admirar v salvas de cañonazos, cuyc niimero variaba se- ca del atentado de Barcelona. Los personajes invitados y el orden de colo- lo. dos salones improvisados en la cubierta de gún su jerarquía. cación en la mesa eran iguales á los que ocu- tan excelente aunque anciano buque, para el banquete dado á los vSoberanos británicos. En A PRINCESA I, a princesa Victoria, de paban anoche en el banquete del Ntimancia. Una orquesta de instrumentos de cuerda eje- el de estribor, especialmente, se ha derrochado L A R E I N A CRISTINA S. M. la Reina doña quien algunos comensales V I C T O R I A españoles del banquete de cutó durante el banquete escogidas piezas de el ai te y la jardinería, y Palacio ha hecho nueM aria C r i s t i n a acompañada de su clama la duquesa de la Con- Q Q OS hicieron decir que no había asisti- obras españolas, y á la terminación de la co- va ostentación de su riqueza de tapices. En qimsta, y de los bres. Maura y marques de comida por hallarse indispuesta, está mida otra orquesta y un orfeón, formado por barcos nos ganaron los ingleses, pero en gusto soldados de Infantería de IMarina, tocaron y decorativo, no, Águilar de Campoo, ha desembarcado esta ma buena y sana, y concurrió al banquete. A las diez, la niebla había desaparecido y eA cantaron diferentes aires nacionales y cancioñaua. nes populares, siendo todas ellas muy cele- sol brillaba, como a ax. En los barcos ingleses, MARTES, 9 6 T. El Rey, que vestía uniforme de general iiique luego visité, todo era prodigiosa actividad; lés, despidió á su madre en el último peldaño p i i m Y E N J g L A as tres y media llegó al bradas. Kl Rey D. Alfonso tenia á su derecka á la las tropas de desembarco hacían esgrima de e la escala, permaneciendo en actitud de saarsenal, por mar, D. AlARSENAL fonso XIIL que v e s t í a reina Alejandra, y el rey Eduardo á doña Cris- fusil sobre cubierta; ia marinería que no se ludo militar, mientras se tributaban a la Reina ocupaba en las faenas del aseo del buque, haios honores correspondientes. Todos los bu- uniforme de diario de almirante. Acompañá- tina. Asistieron unos 40 comensales; la mesa esta- cía ejercicios gimnásticos acrobáticos; la ques la saludaron disparando salvas y las tri- banle D. Fernando de Baviera, los generales ba sei vida con exquisito gusto y adornada con ociosidad no aparecía por parte alguna. pulaciones, formadas, dieron los ¡vivas! de Or- Boado y Bascaran y el conde de Fuenrubia. Anoche mismo, cuando ía escuadra lucía sus denanza. En la escalinata le esperaba el capitán gene- claveles de color de rosa pálido, colocados en La Reina venia á tierra para visitar la igle- ral Sr. Auñón, el comandante general del arse- copas de plata; la vajilla era también de plata magníficas iluminaciones, los Reyes banqueteaban y la gente, en botes y lanchas, recorría sia de la Caridad, donde ítié recibida bajo pa- nal, Sr. Fiol, jefes y oficiales de Marina, mu- y de gran valor. las aguas donde aquélla está fondeada, pudo Sirvió. íe el siguiente menú: lio. Recomo desde el embarcadero el mismo chísimas señoras y los periodistas. Potage de tortue clairé. -Escalopes de sauínon sau- verse á las tripulaciones dedicadas sin cesar á trayecto que ayer siguió S. M. el Rey. Llevaba Se había preparado para el Rey un caballo escolta de Guardia civil de Caballería, y la se- alazán claro, propiedad del general de brigada ce genoise. -Cailles á la Diane. -Roastbeef á l aM- ejercicios semejantes. guían, en carixiajes, el gobernador, el alcalde Sr. Pereira; pero el Rey, con sus acompañan- glaise. -Poulardes de Bresí, rdíies. -Jambón de York Entre la visita de la Reina a la ciudad, visi y los Sres. García Alix, Maestre, Guirao, La. tes, ocupó un lando inmediatamente después au Madére. -Salade á la Jancourt. -Asperges de ta que valió á la augusta señora justas ovacioCierva y los periodistas. de desembarcar, dirigiéndose al campo de ma- Lauris sauce mousseline. -Timbales á l espagnole. -nes populares, y la del Rey Alfonso con el rej Eduardo al Queen y al Venerable, pasó la maOró doña Jlarfa Cristina breves momentos y niobras, donde esperaban formados el batallón Croutes de merluches. -BombeJavoñte. Los comensales pusieron sus firmas en el ñana. cuando salía, el órgano de la iglesia tocó la de Infantería de Marina con bandera y música Por la tarde los hechos más notables fueron Marcha Real. y la marinería de desembarco con la banda de menú de la reina Alejandra, el cual se hallaba En todo el trayecto se agolpaba piíblico nu- música de la escuadra. Mandaba estas fuerzas escrito en una preciosa cartulina que tenía una la visita regia al arsenal y á los fuertes, el paseo de las dos Reinas, en bote, las prácticas do merosísimo, que adamó á la Soberana. el coronel D. Justo Lambea, y al frente de marina representando el Victoria and Albert. Al brindar, dijo el rey Eduardo: Congratu- torpedos dirigidas por D. Alfonso y el carrouDesde el templo pasó á pie al hospital de la ellas recibió al Rey el general de brigada de lóme de haber hecho á los Reyes de España sel de los barcos ingleses. Durante la visita al Misericordia, que está contiguo, y visitó las Infantería de Marina Sr. Valle. salas de cnicrnios, de ciiu; La y de mujeres, y la D. Alfonso revistó las fuerzas, mandando una visita en estas aguas, y prometo repetirla arsenal, adonde el general Auñón llegó mococina. Habló coij aríos raícrmoo, entre ellos luego varias evoluciones tácticas. Las tropas en Bladrid. Agradezco el nombramiento de ca- mentos antes, poniéndose al frente del persoun niño pequciíu. y iodos dirigió palabras de terminaron desñlando en columna de honor pitán general, que colma los honores recibidos nal, luciéronse ejercicios, de los cuales se ha antes con las cruces y el nombramiento de al- hablado bastante, y se ofreció un caballo claro, consucio; se cnter J con visible interés del ori- ante el Monarca. f en y modo! rv de e. str, admirable Bu aquel momento se dijo que el rey Eduar- mirante. Saludo á la Reina, felicitándola anti- alazán, al Rey; pero D. Alfonso, agradeciendo- -á. stifu. iión, qtie vive de caridad del pueblo; do entraba en la dársena del Arsenal, y la no- eipídamente por el nacimiento del próximo lo, dijo qué cuando visita de almirante no inonfjrmó cu el áli um, iiaci, ndo lo mismo sus ticia puso en movimiento á todos, marchando heredero, que perpetuará la dinastía y las glo- ta á caballo. El paseo marítimo de las Reinas acompnüantes, duquesa de a Co íquista, mar- el comandante general al embarcadero para rias de España, Consagro especial testimonio valiólas grandes ovaciones desde los muelles. De la visita á los fuertes van detalles aparte; qués do Aguilar de Cam; jco y Maura, y los recibirle. Allí se supo que la noticia era inexac- de afecto y respeto á la Reina Cristina, y raticuatro hicieron un donati O en metálico al dar ta y tenía por origen haberse visto recorrer la fico mi aprecio al pueblo español, que tan afec- presencié de cerca el dispare y ia explosión de torpedos móviles y fijos delante de la Algamepor terminada la visita. dársena un bote inglés, á bordo del cual iban tuosa acogida me ha dispensado. El Rey Alfonso leyó en español un breve ca grande, cuyo espectáculo fué sorprendente Mientras ésta se verificaba invadieron los las Reinas Alejandra y María Cristina. pasillos, escaleras y vestíbulo del Hospital Terminado el desfile, ocupó el Rey el lando discurso reiterando el agrado que le había pro- para los profanos que íbamos en el Carolina m. ultitud de señoras, que tributaron á la Reina nuevamente y se encaminó al embarcadero, ducido la visita de los reyes ingleses, afirman- pero había saltado fuerte vie. nto, el mar se hsi. una ovación, comienzo de la que luego recibió dirigiéndose á visitar las baterías de la costa, do que tanto la Reina como él guardarían re- bía picado, hubo algunavS víctimas del luart ü cuerdo imperecedero, del que particioaba agra- á bordo y fué preciso virar Bara rérra cnntinu en la calle y ya incesantemente hasta su regre- después de lo cual regresó al Gifulda. el Rey, desde el torpedero nivm. j. 3, bacía estaso á bordo. Cuando el Rey llegaba al campo de manio- decida la Real familia. Asistieron la princesa Victoria, vestida de llar el sexto torpedo, que era el cuarto de lo, Visitó después el convento y Gasa de Mise- bras del Arsenal, se espantó el caballo del gericordia. Allí fué recibida por las señoras de la neral Auñón, que aún estaba desmontado. Cos- negro; la reina Alejandra, de gris; la reina fijos, después de do- móviles, y cuando pasáCristina, de claro; todas con joyas; el rey Eduar- bamos delante de la Algameca chica, desfilaba íunta y las hermanas de la Caridad. Dos niños tó gran esfuerzo detenerle. do, de general espafiol; el rey Alfonso, de al- el f 7 íí, de barcos ingleses, nota brillante y asilados, Teresita Martínez y Félix Moreno, mirante inglés. digna de la escuadra: 40 botes. tripulados cada AtA. llTE 8, O. 11 N dirigieron á la augusta señora conmovedores El general Auñón y los ministros españoles uno por T 2 hombres y un cabo, formaban indiscursos de salutación. Lo demás asilados L PASEO D E Después de almorzar las estaban formados al paso de la Reina, eme rereinas Alejandra y María lucían las cruces de la oiden de Victoria, los menso rosario que avanzaba y trazaba di, 5 tiii LAS REINAS Cristina, embarcaron en generales Morgado y Fiol la encomienda de tas líneas, haciendo evolucion ss de una prccicorrió distintas dependencias, entre ellas los dormitorios y la ropería. un bote del Victoria and Albert J dieron un pa- placa de la misma orden, y ios comandantes de sióu matemática con rapidez asombrosa. As terminó la tarde; los barcos e: ncendieron su. J También en la Misericordia dejó un donati- seo de media hora por el puerto, siendo acia los buques españoles encomiendas. El Rey D. Alfonso concedió la llave de gen- iluminaciones, y la gente que bullía eu los vo en metálico doña María Cristina, que elo- madas por las numerosísimas personas que Sió expresivamente este establecim. ieiko y el ocupaban todas las embarcaciones menores tilhombre de cámara, en ejercicio, al general muelles encaminóse á la call (íí Mayor, donde Auñón, y le autorizó para recibir el juramento Cartagena vive de noche. e la Caridad, de cuya visita salió giandemen- disponibles. á su hijo Antonio, que ha sido nombrado ret e impresionada, habiendo hecho constar anEn el banquete regio no ha habido brindis tes, que no teme á ninguna clase de contagios. leídos, han sido dichos, y según el ministro L REY EN LAS D. Alfonso, al salir del cientemente gentilhombre de entrada. La música tocó, entre otras obras, una mar- de Estado, han sido puramente familiares, sin Luego regresó al embarcadero entre las aclaarsenal, embarcó y fué BATERÍAS á visitarla batería acá- cha titulada Larga vida al Éey Alfonso y Reina indicación ni insinuación algnuia política; ex maciones y las manifestaciones de simpatía del público, especialmente de las señoras, que eran samatada de Santa Ana, del frente izquierdo VÍior, a, aires españoles, escoceses é irlandeses. pansión de cariño y nada más. D e ser así, todo Las Reales personas tomaron café en el sa el interés de lo hecho público está en los brinlas que m, ás efusivamente vitoreaban. del puerto, en la cual hay instalados seis cañolón de popa. dis de ayer; pero es el caso que los reyes han nes Ordóñez de á quince centímetros. Ya fuera de programa, se tocaron aires in- continuado hoy sus conversaciones aisladas y Recibióle el general Pereira con todo el per LEMBA A. DO R Cuando la Reina doña- -j- -g María Cri, stina se dis- sonal; vio funcionar uno de los cañones, se en- gleses y cantos populares de Inglaterra, mez- prolongadas; la que tuvieron á mediodía en el i i Z I l z z p o n í a á desembarcar teró de la organización de la batería, fijándose clados con el sonido de castañuelas y risas y Queen sobre el puente, fué larga, y los que desde lejos veíamos á ios interlocutores augustos, mra la visita que dejo relatada, llegó el emba- en el sistema telemétrico y en el aparato re- zapateado. El rey Eduardo concedió grandes cruces de observamos que el rey Eduardo accionaba jador de Inglaterra, sir Bunsen, al Giralda, y ductor de distancias del teniente Hernández Gázquez, que presta sus servicios en Santa la Orden de Victoria á los Sres, Maura, Fe- bastante, mostrándose min fectuorío y exíallí se quedo en compañía de D. Alfonso. For la tarde volvió sir Buasen á ver á nues- Ana, y después pasó á ver la central eléctrica. rrándiz y Auñón, y otras de menor categoría á presivo. Huelga decir que, como el almuerzo La visita duró media hora y en ella le acom- los comandantes de los buques españoles y al fué largo, tarñbién pudieron hablar mucho; tro Monarca en el Qmm pero insístese oficialmente en que no hay nada pañan el infante D. F e m a n d o y el Sr. Maura. personal palatino, Los Reyes Eduardo y Alfonso hablaron con y no es cosa de dudarlo; aunque bueno es haTambién visitó el Monarca las baterías de cer constar que aunque Maura no haya interI S I T A A LA ESCUA- D. Aiionso y el in- San Leandro, Santa Florentina y Trincabotija. todos sin misterio alguno. En este momento dícenme, como definitivo, venido en esas reuniones familiares, y Allenfante D. Femando Nwúmjicia el Gibajaron del Gtrai- p X P E R l E N C Í A S D E Volvió á embarcar que los Reyes de España saldrán mañana a las desalazar no haya salido del algo, y da yeu leer la gente haj la á las doce en punto, acompañados del geneel Rey, s a l i e n d o ocho de la misma. Los reyes Eduardo y Ale- ralda, líneas loscree que de ayer. brindis T O R P E D O S para alta mar y pre- jandra al mediodía, el buque almirante á las entre ral Boado y el conde de Fuenrrubla, y fueron La gente sabe que los brindis de los oficiaá reunirse con el rey Eduardo, que desembarcó sendo el disparo de torpedos contra tierra; diez y la escuadra a l a s cinco de la madrugada. Se cree que los reyes de Inglaterra, al mar- les ingleseí! cuando se reúnen á comer en la también del Victoria and Albeft. luego desembarcó en la Algameca y desde una Juntos, en un bote inglés, pasaron á visitar caseta de la escuela práctica de torpedistas hizo char de Cartagena, irán á Mahón, con objeto de intimidad, son muy expresivos, y la gente, en visitar la isla de Menorca. fin, comenta varias frases del rey Eduardo, diel acorazado Qmm. estallar seis torpedos. La escuadra inglesa zarpará con m m b o á chas en tono muy expresivo al Rey Alfonso al En la falúa Real iban izaaos los estandartes D. Alfonso mandó recoger nn pez ae oneu terminar alguna conversación, saliendo de alde ambos Monarcas, cuyo paso saludaban los tamaño, que subió á flote muerto por una de Malta. gún camarote, y en el momento en que ya las buques de guerra con salvas de Artillería. las explosiones. MIÉRCOLES, 1 0 M. palabras podían oírse fuera de cuatro paredes. Subieron á bordo. La marinería y ía tropa A las seis y cuarenta mímicos regresó al del acorazado estaban formadas sobre cubierta; puerto. THESUMEN D E L D Í A Amaneció el día Entre esas frases suponíase pronunciada en la música tocé la Marcha Real, á compás muy e n v o l v i e n d o a correcto francés la siguiente: a ccsur 7) aillant CRÓNICA D E N U E S- Cartagena c o n rieytd impossible, y á fin de que nadie incjilpe de lento, y luego el himno inglés. Los Monarcas L CARROUSSEL Cuarenta y una falúas indiscreción á quien esto liaya contado, suponescuadra inglesa revistaron laa fuerzas, luego desfiló ante ellos T R O SUBDIRECTOR una densa nie- gamos que el autor del cuento e, s, si á ustedes NAVAL de laensayado esta tarhan la oficialidad, y después de recorrer el buque, bla que amagaestuvieron fumando y hablando íntimamente, d en aguas de la Algameca y en la bocana del SR. CASTELL ba aguar la fies- íes parece, Jack, el famoso y simpático perro, puerto el carromsel que celebrarán el viernes Bobre cubierta, unos veinte minutos. -ta. A las nueve fiel compañero de Eduardo VII, y que, natuFueron despedidos con los mismos honores próximo en Malta en el momento de fondear ya estaba el Rey sobre el puente del Giralda ralmente, no podía faltar á bordo del Victoria el yate Vtcioria and Albert. que i mx lleg ada. despachando y hablando con Maura tal vez and Alberi, que pronto T. H. x g tk. Desde el Qmtn se traslíidaron al Vengrai Cada una de las lanchas lleva timonel y 12 sobre asuntos de Barcelona. donde a! morsa ron en la intimidad, después de remeros, y el ejercicio, que se denomina rigo La gente, ansiosa, contemplaba desde el mue- I OS T E L E G R A F I S T A S Merecen un sinrevistar la dotación y ver el buque. Tomaron don en el agua, consiste en ejecutar diversas lle los dos yates, comentando que el inglés no cero e l o g i o y figuras, formando líneas, círculos, espirales, ostentara la bandera esf añoia sobre el mástil, nosotros se lo tributamos en justicia, el persoel café cti la cára, ara del comandante. Las Reinas almorzaron también en la inti- estrellas, etc. como la ostenta el buque almirante, Queen, y nal del Cuerpo de Telégrafos, que ha hecho Ann cuando hoy hacta. Tiento faette y mar como ostenta la bandera inglesa el Giralda. esfuerzos sobrehumanos para atender al tramidad ñ bordo del yate Fiti r a and ÁSuri DE CARTAGENA