Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NUMERO 671 A B C, SÁBADO 6 DE ABRIL Í E 1907. SEIS PAGINAS. EDJC 3O N 1 El Sr. Fafcás, en nombre de la Comisión, ma- I caciones- áe a jefatura de obras públicas, éoncedie do á la Sociedad del tranvía del Esté de niféstó que debía Mt retirado él dictamen párá Madrid un tranvía eléctrico para el seffieib huevó estudió y abrirse tina por del mercado de los Mosteases, y otro desdé la término de ocho ó diez días. calle de Ratoneros hasta ia puerta. del Ángel Después dé discutirse, quedó aprobado lo de lá Casa de Campa, por la carretera de Ex- propuesto pof el. Sr. Patas. tremadura. Sé diá cuenta déí iñi TnlG las de letrados éónKl Sr! Iglesias censuró la forma día hacer 16 s Sistóíriáles sobre él exp relativo á la nombraiñiéiitos de inspectores d é tahonas en- renovación de licencias de vaquerías del intecargados de disponer el cümplimiéfító dé las rior; Ordenanzas en lo que afecta á lá fábricáeiófis í, o combatió él Sr. igiésia. 9 y propuso qué se y pidió la reforma de I08 artículos de dic háS abriera, üñ éxp édíeñté paira degüfár las responOrdenanzas, relativos á este punto. sabilidades éri que hayan pedido incurrir los Bl alcalde manifestó que cuando él se íiizo peritos que informaron á la Comisión. Se debatió mucho, y por íin se acordó que cargó de lá Alcaldía, ese asunto estaba p, en diehte de resolución, y que le resolvió atenién- éste áSunto quede pendiente hasta pasado el dose estrictamente á las Ordenanzas. período electoral ¡Fueron aprobados otros varios asuntos y se Él Sr. Cortinas se mostró opuesto á. que el Cuerpo de bomberos municipales preste servi- levantó la sesión, á la una de la tarde. cio en los teatroSj por no ser es. tó justo y por I f na subasta; estar muy recargados de trabajo. I, uego se puso á debate el dicta nen de lá Ayer se efectuó la subasta de la parcela Colnisiáa de policía urbana proponiendo la íio letra F de los solares del Buen Retiro, y fue vación per término de diez años del Concierto adjudicada en 3 2.688,28 pesetas á D. juáti con el gremio de dueños de coches de plaza RoáSéllj eü répiseseiltación de D, Ramón Godo, con él jfiísmo cañón áñüál dé 150.000 pesetas, dé Barcelona. que áhóra pagaban. iT ottiisióti municipal; 1 Sr. Iglesias combatió el dictamen y pidió En el sorteo celebrado áyér después de la que sea aumentado éí cáflM que se propone. sesión; para nombrar la Comisión del Ayunta- PAGINA 5 miento que ha de asistir en Balado al acto da lá píéSeütáGiéii del Principé 6 íüíáHt j ceíréspondió dicha representácíéri á ióp Q c j l SreS. Fernández Victorio y Díésá Vicario. DE SANIDAD A yer be reunió a el Gobierno civil la jauta provincial de Sanidad, para dair posesión 3 e su cargó al nuevo inspector de la provincia, Dr. D. Juan Cali. Presidió el acto 1 el gobernador civil. Fueron despachados varios expedientes dé poco interés, y se dio cuenta de la circular que proyecta dirigir el marqués del Vadilló a los alcaldes de los pueblos de Madrid, encaminada á evitar los repetidos atentados que cdineten algunas parteras facilitando abortivos y conminando con entregar á la acción de los Tribunales de justicia á los llamados curanderos, que ejercen Uña pseudo. medicina que ocasiona incalculables daños. í lita ftríiñiéipal. 5 151 jueves próximo celebrara séSiéíl la f W á ampliación dé ilh crédito de ¿5.000 peSetás; para gastos de elecciones y rectificación del Censo electoral; refundición en una sola partía da de 120.000 pésetar, de las tres dé óOié QÉ 40.000 y 20.000 destinadas ál fifgo dé jO. fñaleS á obreros eventuales, y disponiendo íá jubito ción de Un vigilante de Consumos. NUEVO SYLLABUS POS TELÉGRAFO NOTAS MUNICIPALES del alcalde. Después de aprobada él acta de la atiteripr se dio cuenta de los asuntos al despacho dé oficio, entré los cuales figuraban las comuniesión d er. La sComenzóe aáy las once, bajo -presidencia lá Papa publicará ea breve UHfluéVo é importantísimo Syüabus. NÓ SE DEVüStVÉÍT Í 4 g 0 RÍ TNAI ¡S IMPRENTA Y Í 5 S ERÍ 591 ÍÍPÍA Bit A S CÍ E: ii las Círculos réligidsós sé asegura qué él MitAÑ, S, í 6 M. l i a mejor agiia d é iiiesa. p o r carecer lo microbios, según lictamen d e l a Academia d e medicina d e P a r í s a d e m á s d e SJIS propiedades enrntivas pava 1 ESTOMAGO Y NERVIOS, Rechácese e n Mádi- id tomo falsíncaclá, tttda Uotellá inc no líete en la etiqueta. Deposito: RFINA d Jk Teléfono SSft GRAN MEDALLA DE ORO II8 Í tfil IBIM 9 TT BODEGAS DE ALMACENADO Y EXP 0 ÍÍTAC 10 N líos cleliéMisimos vinos de ésta casa, procedentes de los mejores viñedos jerezanos, criados y conservados c. 6 n asombrosa y escrupulosa purera, son umversalmente conocidos japreciados. Montadas las bodegas al surtió de perfección con cuantos adeíantos sé requieren para lá mejor vinificación, la pulcritud y ésíieró ijue se enipíea éh todas las operaciones es también inotipo para que sean generalmente visitadas y se consideíen como modelo y únicas en Jerez que reúnen tan especiales condiciones. Entre ios numerosos y variados tipos de vino ¡tiene esta casa el excelente Tíínico- Jci eií, producto único en el mundo como gratísimo reconstituyente para todos los enfermos y eonvaleeientes, por delicados que éstos sean ¡A. H -JEREZ BÍ 3 I Í A FItOlffTÉRA v Y EN AMIENS 1906 ñ t l s i y á é immif able combatiendo d o l o r de calíeza, j a q t t e e a s r e ú m a s y netltfali S a s Uña aosis, 0,28 pesetas. Caja 10 dosis, 2 pte. En las principales farmacias 3 e EüpfiS cui án báii él É Í E R V I O I Í A I Í MON. La Sensációíi de ahogo ó de bola que sube. hacia el esófago, se calma, así cómo la éxcitaoiúii nerviosa, tiistéza, estreñimiento, inápe- tencía, y en püdO tiempO récdpera íiis fuerzas; Gáyosaj Ar 6 ftal ¡3. Baíeétoha: üriách, Andréu y Vidal y aivas. -Sevilla; El tUóbO. t Lárañá, 4 -Bilbao: Mübiria V Baranáiáráil. -R 6 ns: Sérra. i La crema á basé de Coñcombré hace dtóáparéeetJas Sufragas del cutis, y con su uso e evita que ajiaréfcéañ. PréBaifaila por Müraónr y C. a, dé PáHs. DepósitS: P E R F U M E R Í A ÍWpLEjSA jD. a. rirera d e S a n Jfefóaiuio, a j d NO HAS ARRUGAS ultimo moáéló dé lá Retnington Fay- Sholes, Ultimo modelo del I OBíEO número 10, tirada 100 copias al niiilutó; Venta de toda dase de accesorios y útiles para máquinas de escribir Mimeógrafos Giclostiles y duplicáfiores autoiiiáticoSj papeles especiales para máquinas y duplicadores, cintas, tubos dñ tinta, clichés dé cera, éte; Cbpiás de toda clase dé documentos, tradüééioñés dé tod; ós íbs idioittás ¡cartas ciíeuiarés para él comerció y los diputados, firmada Jor élinteresad limpieza y composturas dé todos los sistemas de máquinas dé éscribif y máquinas dé Calca- lar; máquinas dé suniat Ááííx á 50 pts. y fe É Sí á 75 pesetas. Papel carbón para duplicar copias, violeta, azul y negro, á 15, 20 y 25 pesetas lá caja can lOOh ójas. l íieító STOattS- Á Madrid. i e n l o s K Mrtdieos con economía, pídanse precios y tarifas gratis á Caríitén, 18, I. 6 íeléfoiio 123 sé alquila (Barrio dé Arguelles) próximo tranvía; éOh jardín, muy saludable, vistas magiií- í fiéas. abofro dé veraneo. Raüóh: fl za dé Cristind Kíártos, nútn, 4, pral. izquierda. H 5 TEL Pruébense los Chocolates de fus RÑ. PP. Benedictinos y tlétnás enfermedades dé. la piel, sé eürail cotí un solo tarro del pOder. qso antiséptico d e l 5O Í P HERPES, SARNA, Pastelerías y cohfltéxías: Horno üé Safi sfOS 6, ÁtocHá, 19 y 21; La Villa de MOuriscot, Barquillo, 12; PiaKa úé Santo DíSittiíigo; I; La Imperial, Zaragoza, 17 y 19, Sucursal, HortlO San José, Serrano, 32; Alvaréz, Príncipe, 33; Glorieta Bilbaót 1; La gavorita, Montera, 62 j La Viña H, Fnencarra. 1, 92; datraen, ¿2. Tardadera liauidación Grandísimas f positivas rebajas en todos. sus ricos y hermosos artículos dé Abantóos, Sombrillas Paraguas j B a s t o n e é Avisa éftá casa á su esep ida y distinguida clién tela acuda á proveerse dé dichos af Mcttlds. Sota. -Na fiaráé dé otras llamadas lipidaeionés ánMogás. GÜZMAK HORT ALÉZA, 40, TIENDA AcCESbriós, máquinas dé ocasión Papel carbón- etc. etc. Copias y traducciones baratísimas BIBLIOTECA DE A B C 20 LAS B 6 S 17 Uü g 3 C 6 tíxss tém íaiio t ué de coStuüibre, es ciefto. 1 Tengo algunes eníértiios que visitat poí la mañana etl la Ch. apéll e- -eh- Seiival, éñ Órfy y eil 3? óntatméj y ñe salido de casa antes de la hora acostumbrada. ¿Cómo os encontráis noy? -Vos sois quien me lo tiene que decir, doctor; yo nú puedo juzgar de m: estado. ¿ISTada de calentura? -pregüntó el doctor. Ál mismo tiempo que formulaba está pregunta) dejaba én tifia silla sil sombrero y su bastón, áe quitaba los guantes, venía á sentarse al ladb de la joven y lé tomaba íá manó. -Ño, nada de calentura- -dijo ella. -Por 10 menos, me parece que no la he teiiido. ¡Ah! Él apetito iió deja nada qué déáéaf; e de priffiéfá clase... Mé engulliría seis docenas de ostras de Marenñes, una sopa á M bUqai- tina iúttiñá de fóie gráS, tina perdiz y una langosta á la aiiieriíGana -Comida muy excitante, que ciertamente no oá permitiría. ííá enferma se echó á reir. Es inútil prohibírmela! -dijo. -Sería- materialméiiié iñipesiblé 1 pi Ocüraréé ni un solo elemento de ese menú en esta castiefia en qué estamos -Tanto tnejor. Eso os evita la tentación, á la cual tal vez ñd feSiStMais. í, á abstinencia es forzosa, y eso es lo que se necesita. ¿Oá düeié mucho la pierna? Ún ligero picor y algunas punzadas... Nada más... ntonces todo va bien... Voy á ver la herida. -Hacedlo, doctor, y curadme pronto Bi el sufrimiento es tolerable, el aburrimiento no lo es... ¡Me Jnata! El médico dejp su silla, levantó la ropa por él pie de la cania) separó los aros y descubrió la pierna izquierda de la enferma. Desde el pie hasta la rodilla, esta pierna estaba cuidadosamente vendada y entablillada. Con mano rápida y ligera, el doctor desató todas las vendas. Entonces apareció la herida sanguinolenta, asquerosa, horrible. Una contracción de los labios y un fruncimiento de cejas, tradujeron dufaiite la vigésima parte de un segundo el pensamiento íntimo del médico; luego, su rostro recobró su placidez habitual; pero la joven, con mirada penetrante, había estudiado la movible fisonomía que se encontraba bajo sus ojos, y la contracción de está fisonomía no había pasado inadvertida para ella. LÁgera palidez cubrió süis mejillas, sus párpados temblaron, la respiración se aceleró; pero no dijo una palabra. El doctor hizo la etira, según todas láá reglas, volvió á eoloear en su sitio las vendas y las tablillas, colocó losaros, bajó las ropas y sé fue á lavarse las manos. -Y bien, doctor- -le preguntó la paciente cuándo hubo vuelta al lado de la cama. -Y bien, querida señora; las cogás éstáií cómo yo Mé Había figurado que las encontraría. -Y este estado no tiene aadade satisfactorio, ¿no es verdad? ¿Élapetito? El pueblecillO, ó mejor dicho, la aldea de Móütgréáiri, qué ñó Sé eampqne más que de unos 50 vecinos, ocupa la vertiente de una. meseta no lejóS ífe las cantarás de Cotnnielle, y en el caminó que cpnáüce á Chaiitiily. í a hospedería ú Hotel dé la Campana d é 0 ío es frecüénk da éñ todo tiempo por monteros y leñadores, y póir los hortelanos qué ge Ocupan de los berros y dé las áleáchóíáá. XaS alcachofas de Móiitgfégíñ Sé Veñdéh 1 mayor tofeeió éü lpg Iñéí 6 ádos dé París, como los espárragos de Afgéílíeüil y IOS abridores dé Msntretiíl. En el invierno es el puntó dé parada de los cazadores que batéiltóspequeños bosques y la llanura. Los días dé iñércádó y los de carférag, ég él hotel uns estación para los coches. Precisamente en el instante en que crazábámóSel dintel del chalet dé Í mpfláye, uri joven todavía (lo. másténía treinta años) entraba eli lá sala general qué ocupaba el pisó bajo del Hotel dé la Campaña de Ófó Este recién llegado llamó la atención desde él primer momento y después la sostenía. Sus cabellos eran muy obscuros, y su rostro tenía aquél blárl ¿O- máté peculiar á los meridionales. Sus grandes, profundos ojos negros, brillaban de inteligencia. Con toda la barba negra y rizada se retiñía sedoso bigote que inédio ocultaba sus labios, entreabiertos por benévola sonrisa. De estatura más que mediana, delgado y de proporciones correctas, este personaje tenía el sello indiscutible de un hombre bien nacido y bien educado. Componíase su traje de pantalón de cutí blanco, que caía graciosamente sobre un pié admirablemente bien Calzado, chaleco, americana de finísima alpaca negta, una cinta del mismo color, qué lé servía dé corbata, y üri pequeño sombrero de paja Obscura. Completando este traje con guantes de piel dé Suécia color- gamuza y un bastón con puño de concha, constituía un conjuntó tan sénéiílo cómo elegante. X, a hostelera, Mad. Davál, iba y véníá poniendo én ordéü la sala grande, desierta en este momento, pero qué pronto iba á verse llena de páffaqtiianQs. Al oir abrir lá puerta volvió la cabeza, hizo una graciosa reverencia ál recién llegado, que la saludaba con lá manó, y ie dijo: -Mtiy buenos días... ¿Seguís bien, señor doctor? i- -Gracias, Mad. Daval, ¿y vos? ¡Oh! yo famosa... bueñas piernas, bueña Vista y buen, apetito. ¿Venía á ver vuestra enferma? -Sí, señora- -respondió el médíco ¡enjugando él SüdOír dé Su fré Hte. -Supongo qiie está despierta. -Podéis jurarlo resueltamente. Desde que Dios amanece, abre los ojos. Ya han arreglado su cuarto... la llave está en lá ptiéftá... Podréis entrar. -Voy á subir... El doctor se dirigió auna escalera de madera situada eü el fOñde ñtlfL Sala y que conducía al piso altó. Cuando iba á pó ef el pie en el primer éscalóu, la hostelera le detuvo con esta pregunta: -Dispensad, doctor: ¿venís dé Póntarmé? t- -Sí. ¿Poir qué? ¿Bis cierto lo que dicení