Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MADRID, LUNES 25 DE MARZO DE 1907. rTüMERO E X T R A ío CÉNTi NiOS CRÓNICA U N I V E SAL ILUSTRADA. AÑO IIL NÚM. 660. iíS, 2. É P O C A DOMINGO DE RAMOS MADRID. LA PROCESIÓN DE LAS PALMAS CELEBRADA AYER MAÑANA EN LA IGLESIA PARROQUIAL DE LA CONCEPCIÓN N H tico el problema del desarme, tan ligado con el de la guerra, porque los resultados de ésta, como lo hemos visto en Francia en 1871, como lo estamos viendo ahora en Rusia, pueden influir en las constituciones de los pueblos; es un problema moral, porque la guerra, con sus crueles violencias, ejerce una influencia desmoralizadora. Pero si la lucha armada entre los pueblos puede acarrear consecuencias desastrosas desde el punto de vista político y desde el punto de vista moral, más graves serán siempre sus consecuencias en el orden económico. La guerra impide ó retrasa las reformas verdaderamente populares, contribuye al encarecimiento de la vida, impide que se implanten las mejoras económicas, financieras y sociales, e x i g i d a s p o r las democracias modernas. Con ella serían irreparables los perjuicios ocasionados á tantas fábricas, á tantas manufacturas llenas de obre ros, como las que existen en las naciones más adelantadas. Además, si las balas y la metralla han de representar un papel importante en las futuras luchas, no será menos trascendental el que representen los millones. ¿Dónde encontrarlos? Eso es fácil en tiempo de paz y dificilísimo en tiempo de guerra. Díganlo si no el Japón vencedor y Rusia vencida en la reciente contienda. Por eso todos los economistas han sido siempre enemigos de la guerra, emi ezando por Franklin, que declaraba que no había ni guerra buena, ni paz mala. Y si la guerra es desastrosa desde el punto de vista económico, no lo es menos la paz armada. Algunas cifras lo demostrarán: Las deudas públicas de Europa eran en 1850 de 46.000 millones; de 75.000 millones en 1870; de 115.000 millones en 18 S 5; de 143.000 millones al terminar el año 1905. Los intereses de esas deudas exigían anualmente 1.764 millones en 1850; 3.000 millones en 1870; 5.000 en 1885 y más de 6.000 al final de 1905. He aquí los gastos militares de Europa: dos mil millones en 1850; cuatro y medio en 1870, cinco en 1885; cerca de siete en 1905. ¡Qué progresión tan aterradora! ¡Cuánto dinero arrebatado á la industria mundial! ¡Y también cuántos brazos! ¡Europa tema en 1870 dos millones y medio de hombres bajo las armas, en tiempo de paz, mientras hoy tiene muy cerca de cuatro millones y medio de soldados! Este aumento de los contingentes armados Fot. Goñi. EN EL PRESENTE NUM. EXTRAORDINARIO incluimos el suplemento ilustrado de ocho páginas L A M U J E R Y L A C A S A que ieben exigir iodos nuestros suscripiores y caminadores. PRECIO: DIEZ C É N T I M O S EN TODA ESPAÑA I A CONFERENCIA DE LA H A Y A POR A L V A R O CALZADO A GUERRA Y EL La cuestión del desarme, que vuelve á ser D E S A R M E de actualidad con la próxima reunión en La Haya de los plenipotenciarios de las naciones, es un problema político, moral, y sobre todo, económico. Es polí- en tiempo de paz, unido á los gastos ocasionados por los armamentos, explica las enorme? cifras alcanzadas por las deudas y las sumas considerables que, á pesar délas conversiones, tienen que pagar anualmente los Estados modernos á sus acreedores. Además, sin que estalle la guerra, únicamen te con la amenaza de que la paz pueda turbarse, se alarman hoy d ía los espíritus mucho más de lo que se alarmaban hace un siglo, porque las comunicaciones entre los pueblos se estrechan, porque las naciones cambian cantidades cada día mayores de productos, porque las relaciones científicas y económicas, que unen á la humanidad entera, aumentan sin cesar. I, a solidaridad de las colectividades humanas, que viven intelectual y materialmente apoyándose unas en otras, es un hecho indiscutible. Así es que todos los pueblos tienen gran interés en que sus relaciones, tan numerosas y tan complejas con otros pueblos, no se vean turbadas; necesitan trabajar y desenvolverse con tranquilidad, sin sobresaltos, y uno de los deberes de los Gobiernos es el de asegurar esa tranquilidad. Para conseguirlo, niegan siempre que quieran agredir al vecino, v si recia LA CORRIDA DE HOY LOS OCHO TOROS DE LA GANADERÍA DE CONCHA Y SIERRA QUE SERÁN LIDIADOS ESTA TARDE A BENEFICIO DE LA ASOCIACIÓN DE LA PRENSA Fot. A B C.