Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NUMERO 654 ABC. MARTES 19 DE MARZO DE 1907. OCHO PAGINAS. EDICIÓN PAGINA 6 n t ASAMBLEA DE FONDISTAS MADRID. LA MESA PRESIDENCIAL, i, SR. LAMA; 2, SR. SOLÉ; 3, SR. CAPDEV 1 ELLE; 4, SR. ZOPPETTI; 5, SR. 1 BARRA; 6, SR. SANZ; 7, SR. RODRÍGUEZ; 8, SR. DORADO; 9, SR. CARRASCO Fot. A B C Wk 1 LA VOLADURA DEL JENA ESTADO EN QUE QUEDO EL CAMAROTE DEL MALOGRADO COMANDANTE DEL BUQUE, MR. AUDEGARD, DESPUÉS DE LA EXPLOSIÓN Fot. Branger. Queaa por dilucidar lo de la semi- soberanía, té. ¿Está usted casada? -pregunté anheloso. polita. Fui, pues, esperando encpntrar allí el que tiene mucha miga y que trataré en un ar- Contrajéronse sus labios y su mirada se con- rastro de mi amiga. tículo próximo; no en el inmediato, que in men- centró con dureza. Estaba yo sirviendo una taza de tá á una te lo tengo dedicado al servicio militar obliga- -No- -respondió. -Ustedes, los hombres, no gran dama inglesa, cuando en medio de la contorio del programa de la segunda rama liberal. tienen nunca confianza en el honor de una versación mixta de inglés, francés, alemán y Un artículo de Azorín inmediato al mío Reamujer. Si yo fuera casada, ¿piensa usted que ruso, la voz de un criado resonó en la antecáJENARO ALAS lidad y fantasía me produjo cierto escozor de habría podido colocarle entre la fe que debería mara anunciando: conciencia. ¿Me habría precipitado al juzgar la á mi marido? ¡Su A. R. la princesa Eulalia de SajoniaBIBLIOTECA DE A B C conferencia de Marvá por un simple extracto- Comprendí que había cometido una falta Coburgo- Gotha! de periódico? No había más remedio que sacugrave y la rogué que considerase mis palabras Se produjo un movimiento de cortesía. Todir la pereza y asistir, por lo menos, á la concomo una simple conjetura provocada por sus dos se volvieron hacia la puerta para saludar ferencia segunda. Y después de todo, Marvá, propias palabras. la entrada de la princesa, cuyos esponsales cou si no primus Ínter pares, es en el intelectualismo En el mismo instante oí resonar en el cami- el príncipe Carlos de Grecia, habían sido anunmilitar de la época ar inter primos, y el público p O L L E T J N- -Pero, ¿por qué? -insistí yo no un paso firme y seguro y me volví rápida- ciados como un próximo acontecimiento, desde del Ateneo, selecto y numeroso; esto merece la mente. El hombre de la barba roja, que cons- las columnas de todos los periódicos de EuN 1I M ib c i e a y sordamente. 16 INUM pena de ocupar alguna columna de A B C Fui, Entonces ella me contempló tantemente seguía á mi bien amada, se dirigía ropa. pues, el miércoles al Ateneo, y claro es que la en silencio. Vi brillar en sus ojos lágrimas, y hacia nosotros andando con afectada indiferenParticipando de la curiosidad miré también lección en su parte técnica me pareció discreta con voz trémula, dijo: cia. En un segundo pensé que nos estaba es- y vi una elegante silueta de mujer, vestida con obra de vulgarización, propia para, instruir á un traje color malva, que saludaba á la dueña cruel! Escúche- piando. los profanos y para interesar á los técnicos. De me. ¡Ah! ¡Es muy ¡Sí; yo ¡Demasiado! amo! Pero de la casa. En aquel instante la Princesa volMe levanté de un salto Lo confieso... también le que á eso le llame Estudios superiores no tienehay circunstancias que jamás usted podrá com- bajo, le dije en francés: y mirándole de alto á vió la cabeza y yo quedé estupefacto, asombrala culpa el maestro, que sería capaz de llevarlos prender, que me impiden continuar este endo, confundido, ¡Quisiera á cabo en un aula de iniciados. Y llegando á lo sueño... Yo no soy una mujer como las demás. gue usted! saber con qué derecho nos persi ¡Era ella! ¡Era Valeria de Tramar! que me importa, digo francamente que salí con ¡No soy libre como las ótráá! Pero aquel hombre, encogiéndose de hom- ¡L; a mujer que adoraba era la princesa Eulala conciencia tranquila, quiero decir, que Mar- Y su gecho, estremecido de pena, palpitaba bros y sin mirarme, contestó: lia, hermana de un Soberano reinante vá y yo, fuera de la técnica, en lo qué de ésta atormentado. Acogía con su gracia habitual los homenajes- -Está usted loco. trasciende á la vida política de las naciones, Aquellas palabras me dejaron estupefacto, No estoy loco- -grité indignado. -Esta se- de los visitantes y sus congratulaciones; pero vemos la realidad de modo muy distinto: él aturdido. El misterio de aquella mujer se en- ñora no tiene por qué sufrir su persecución cuando llegó cerca de mí, advertí que estaba creerá que el equivocado soy yo, y yo creo que grandecía cada vez más sombrío. Recordaba de usted, y le prevengo que de ahora en ade- más pálida que de ordinario. lo es él. El lector juzgará, ó se encogerá de En aquel momento nuestras miradas se crulejos, entenderse conmigo. hombros si la cpsa no le importa. De todos sin querer aquel hombre que la seguía de podía lante tendrá usted que colérico, descompuesto zaron, pero la suya permaneció indiferente, dirigiéndola signos extravagantes... No Y me dirigí hacia él modos, yo también voy á vulgarizar algo. du ar que era rica. Todo lo probaba, sus pér- y dispuesto á descargar en él mi contrariedad fría. Evidentemente, no quería reconocerme en público. ¡Y me había confesado que me amaba! didas al juego, arrostradas con tal indiferencia; y mi profundo despecho. Valeria se había levantado precipitadamen- t, a reverente cortesía de toda aquella gente, Costenía Marvá que hay Estados que se en- su lujo, la magnificencia exquisita de sus alha tregan al altruismo de otros más poderosos, jas y de sus trajes; sobre todo en una noche en te, interponiéndose entre nosotros. Pronunció los murmullos de admiración que su divina ficreyéndose por esto relevados de las cargas de que la vi en un palco del teatro de Monte Car- una sola palabra, cuyo sentido no pude com- gura provocaba, todo aquello me oprimía, porlos pesados armamentos modernos, sin parar io, mientras Sarah Berhnardt representaba prender, y el desconocido, saludando profun- que si, en efecto, yo hubiera significado algo mientes en que así se desciende al rango de Tosca... Además, ella tan franca, tan ingenua damente, volvió la espalda y se alejó por don- para ella, se estaba representando allí mismo una farsa dolorosa. Recordé lo que me había una semisoberanía. Vamos primero eon lo del conmigo, adoptaba á veces tan minuciosas pre- de había venido. cauciones para evitar el trato con otras gentes... Ella y yo, guardando silencio y lentamente, dicho sobre la difereneia que la separaba de las demás mujeres. ¡Sí! ¡Era cierto! Era PrinceVolví á coger entre las mías su mano tem- emprendimos la vuelta á Monte Cario. Aparte de los Estados que franca y explícitaAl llegar á la estación del ferrocarril apreté sa y estaba obligada, por razón de Estado, á mente admiten el protectorado de otros, con sus blorosa, y emocionado como jamás lo estuve I casarse, sin cariño, con un hombre que tenía ventajas é inconvenientes, yo sólo conozco Es- en mi vida, con lágrimas en la voz, volví á de- su manecita, murmurando: veinte años más que ella. cirla mis amores por ella, suplicándola que no- -No olvide usted, Valeria, cuánto la amo. tados, que por perspicacia instintiva ó por maCONTINUARA me abandonase á mi desesperación, que me- -Lo sé- -me contestó sonriendo, -pero no diíro pensamiento político, cuentan entre sus medios de defensa y conservación con el egoís- permitiera, por amor suyo, probarla que yo era olvide usted tampoco que no puedo ni debo mo de otros Estados, y aprovechan tal egoísmo un hombre honrado, que podía llegar á mere- recordarlo. Y viendo que- yo iba á protestar, subió al vagón, me saludó con la mano y perpara descargarse de gravámenes insoportables cerla, á esperar un día dichoso... -No- -volvió á decirme con voz ahogada. -maneció en el interior mientras el tren partía. h ineficaces. Más de una semana transcurrió sin que volMarruecos, sin Ejército ni Armada, conser- Ya he confesado que le considero como mi... va no sólo su territorio, sino el permiso para como mi mejor amigo. Pero es preciso detener- viese á verla ni en Monte Cario ni en Niza, R spaña industrial. seguir bárbaro y molesto á sus vecinos, gracias nos en esta confidencia. Confío en su honor de cuando la casualidad hizo que fuera yo á visi- El nuevo embarcadero, de que es propieá los egoísmos de grandes y medianas naciones; usted para que nunca nadie en el mundo pue- tar al pastor de Bamford. El capellán inglés de taria la Sociedad Minas de Cala, recientemenda saber que nos une algo más que una rela- Niza es todo un personaje y las recepciones te inaugurado en San Juan de Aznalfarache esos egoísmos equivalen para el Sultán á mución casual. semanales de su esposa, durante el invierno, el (Sevilla) es una obra de verdadera importanchos batallones y muchos acorazados. ¿Y por qué, si nos amamos los dos? -gri- punto de cita de la más alta sociedad cosmo- cia, como puede juzgarse en vista de la fotoPortugal cuenta con las flotas de Inglaterra para defender sus costas, y no se mete á gastar, grafía que hoy reproducimos. Sus característilo que no podría, en escuadras siempre lilipucas son las siguientes: Longitud total, 234 metienses. ¿Se fía en el altruismo inglés? Nada de tros; altura máxima en los viaductos, 11 metros eso; se fía en el egoísmo que incita á Inglatesobre el terreno; altura en la cabeza, 15 metros rra á conservar el dualismo nacional en la pesobre el nivel de la baja mar. uínsula ibérica. Es autor del proyecto y de la obra el inge; Holanda y Bélgica tienen costas relativaniero D. Juan M. de Zaina. mente extensas y gran comercio marítimo; la üntierro de un ex presidente. primera mantiene, principalmente para protec Verificóse, según nos comunicó el teléción de sus colonias, una flota poco poderosa, grafo, el entierro del ex presidente de la Recuyos mayores acorazados no pasan de 5.000 pública francesa Mr. Casimir Perier, y el acto, toneladas; la segunda no tiene flota, y eso que en medio de su sencillez, resultó verdaderacon su adelantada industria podría tenerla de mente solemne. El cadáver había sido traslabuena calidad por lo menos. ¿Por qué obran así dado á Pon- sur- Seine, donde está el panteón Estados tan expertos en política internacional? de la familia Perier, y el fúnebre cortejo se orPorque saben que también sus costas están deganizó en la humilde iglesia de aquel pueblo, fendidas por las armadas británicas Inglaterra distante cuatro horas de París. En el momento lucharía hasta lo último por conservar á Hode ponerse en marcha la comitiva se hizo la landa y Bélgica su independencia, aun contra fotografía que de él aparece en nuestra inforla voluntad de ellas; no por altruismo, por el mación gráfica de hoy. más palpable egoísmo. Por último- -sólo cito los casos más conspiA samblea de fondistas. cuos, -Méjico está en plena prosperidad finan Como complemento de la información de ciera; gracias á sú excelente ministro de la la Asamblea de fondistas, que venimos inserGuerra, Bernardo Reyes, ha constituido- un tando estos días, publicamos hoy el grupo de la Ejército, basado en el servicio forzoso, exceMesa presidencial, hecho durante la sesión, de lente como instrumento de gobierno para eviayer en el Círculo de la Unión mercantil. tar la muerte de las Repúblicas del Sur, no por liberalismo; ese Ejército sería de poca monta 1 a voladura del fena. en una campaña de defensa contra los Esta Uno de los sitios del acorazado Jma, don dos Unidos. Méjico, en materia de fuerzas nade más desperfectos causó la explosión sufrida vales, sólo cuenta con cinco ó seis barquitos por dicho buque en la dársena de Missiessy, para hacer la policía de s u s dilatadísimas en Tolón, fue el camarote del comandante. costas. ¿A qué obedece esto? A que contra los Del estado en que quedó da idea exacta uno Estados Unidos sería inútil que quisiera arde los grabados del presente número. marse, al menos hoy por hoy; y contra cualEXPOSICION DE ARTE TTxposición de arte. quier otro Estado, menos temible, por débil ó MADRID. VISTA PARCIAL DE LA SALA EN QUE SE INAUGURO AYER TARDE En el Salón Amaré, lugar que los distin por lejano, está el egoísmo de los yanquis para LA EXPOSICIÓN DE CUADROS DEL PINTOR D. MANUEL BENEDITO, guidos industriales de este apellido han instadefender cor Sus poderosas escuadras la intanEN CASA DE LOS SRES. AMARE HERMANOS Fot. A B G. lado ea su establecimiento para realizar expoi i ci r- ietir. n yn ALGO SOBRE LÁ SEGUN DA CONFERENCJA DE MARVA MEMORIAS DE UN POLICÍA NUESTROS GRABADOS