Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MADRlD, VlERNESi 5 DE MARZO DE ¡907. N U M E R O SUELTO, 5 C É N T I M O S íg f) i8) i LA C A T Á S T R O F E DEL JENA CRÓNICA U N I V E R ANO 111. N ilS k álSi kM 65o f 2 É P O C A OLON, MOMENTO DE LA TERRIBLE EXPLOSIÓN DEL ACORAZADO FRANCÉS jENA EN EL DIQUE Sin el menor ánimo de quebrantar el Recreto del sumario, ocurre al ver la Exposición, que ios lemas de los proyectos no ocultan ciertamente nombres de j randes maestros de nuestra pintura, los cuales es triste no hayan acudido habiendo un aliciente digno de ellos, Como viene sucediendo en todas las Exposiciones de carteles que aquí se celebran los proyectos son de dos clases ó tendencias: una es en la que el cartel tiene aspecto de cuadroó de acuarela, en la que entran todos los colores de la paleta y la consiguiente libertad de ejecución, y la otra, más sencilla y, para muchos críticos la que constituye el Arte del cartel, es la que combina tan sólo dos ó tres colotes- á veces uno, con el blanco del papel. Esta tei LA CUBIERTA DEL ACORAZADO jENA FOTOGRAFÍA OBTENIDA LA VÍSPERA DE LA EXPLOSIÓN P X P O S I C I O N DE CARTE L E S POR JOSÉ RAMÓN MELIDA l a pintura, en s u s modernas derivaciones decorativas combinadas con los procedimientos de reproducción, ha producido un género al qUe se da el nombre un poco exclusivo y otro poco pretencioso de Arte del cartel. El nombre no hace á la cosa ni ahora es ocasión de discutirlo. El género en cuestión ha nacido en el extranjero y tiempo hace tomó entre nosotros carta de naturaleza por virtud del esfuerzo de distinguidos artistas, entre los cuales han sobresalido los catalanes y los valencianos. En rigor son muy contadas las firmas de los artistas españoles que pudieran llamarse cartelistas y aun puede decirse que éstos, pintores dedicados solamente á esa especialidad, no los hay entre nosotros como los hay en el extranjero donde sus firmas son muy apreciadas. Se dirá que allí la demanda de esta clase de obras, en relación con el desarrollo de la industria, que es quien pide al arte sus galas y sus atractivos, en tal forma, es muy numerosa y aquí pequeña todavía; mas, sin embargo, hace tiempo se ven claros indicios del aprecio que de tal género artístico se hace entre nosotros, pues que con frecuencia se con vocan concursos de carteles, ofreciendo á ve CCS crecidas sumas como premio, á lo cual n responden en general los esfuerzos de los artistas. Estas consideraciones son las primeras que nos ha sugerido nuestra visita á la Exposicióii de carteles, motivada por el concurso q u e h n 1 convocado la Unión Alcoholera Española. lyOí; proyectos de carteles, expuestos bajo lemas soi: unos ochenta, número que justifica lo impor tante del premio y aun acaso es corto proporcio nalmente al mismo, pues creemos sea el mayor ofrecido hasta ahora por un cartel en Es paña. Dicho premio es de 4.000 pesetas: el precio de un cuadro. Y la primera impresión qut el conjunto de carteles expuestos produce, e. s que no están éstos á la altura del premio. No queremos, sin embargo, prejuzgar esta ct; estión delicada que toca resolver al Jurado, compuesto de artistas y críticos. Tampoco queremos recoger aquí algunos rumores q) ie en la misma Exposición llegaron á nuestros oídos, de anulación del concurso j nueva convocatoria y propuesta de adquisición por Ba XAión alcoholera de algunos de los proyecfasiifesentádos. VISTA DE LAJPARTE DE PROA Y TORRE BLINDADA DEU JEN As Foís. Br 9 ng t