Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NUMERO 648 A B C MIÉRCOLES i3 DE MARZO DE 5907. EDICIÓN t 4. Y. t ti i LA HUELGA DE ELECTRICISTAS EN PARÍS i, LOCOMÓVILES INSTALADAS A LA PUERTA DE LE JOURNAL PARA DAR FUERZA MOTRIZ A LAS MAQUINAS DE SU IMPRENTA; i, EL AUTOMÓVIL DE ROCHEFORT, ACCIONANDO UNA DINAMO PARA PRODUCIR EL FLliiDO NECESARIO PARA LA IMPRESIÓN DE rL JNTRANSlGEANT 3, EL GRAN CAFE DE LA PA 1 X, ALUMBRADO CON VELAS COLOCADAS EN BOTELLAS DE CHAMPAGNE; 4 EL CAFE MAZARIÑ, ILUMINADO EXCLUSIVAMENTE CON FAROLILLOS A LA VENECIANA Fots. Rol y Branger. NUESTROS GRABADOS a nueva Duma. Publicamos en este número uña fotografía del palacio del Parlamento ruso que presenta el aspecto exterior del magnífico edificio. Casimiro Perier. Ayer falleció en París el ilustre ex presidente de la República, Mr. Casimiro Perier. En otro lugar de este número insertamos noticias biográficas del finado y los despachos que contienen la de su fallecimiento. a huelga de electricistas en París. Durante dos noches, y con motivo de la huelga dé obreros electricistas, ha ofrecido París un aspecto pintoresco, por los recursos puestos en práctica en todas partes para remediar la repentina y total falta de fluido eléctrico. Los grandes periódicos han utilizado locomóviles, como Le Journal; motores de automóviles, como L Intransigeant; acumuladores de carruajes eléctricos, etc. etc. Los cafés se han alumbrado por el primitivo sistema de las velas puestas en botellas, á modo de candeleros, como el de La Paix, tan conocido de los españoles que han estado en París, ó con farolillos á la veneciana. J f j l rey de Sajonia en Lisboa. En honor del rey de Sajonia dispuso el Monarca portugués una revista militar que resultó brillantísima. Nuestro corresponsal en Lisboa nos envía de aquella fiesta militar la instantánea que hoy reproducimos. se ponían á bailar un kake- wal, por ejemplo; los ciegos volvían á ver todo, menos el dinero que entregaban al santo de los milagros; los sordos oían el vuelo de una mosca. Cierto que algunas veces los dollars desembolsados y las oraciones recitadas no surtían efecto; pero es que los enfermos no tenían la fe necesaria en el excelso profeta. Cansado de hacer milagros y millones pensó el hombre en hacer un viaje de propaganda por todo el mundo. Más le valiera estar duermes. Vino á Europa, llamándose reencarnación del profeta Elias, y deiándose una barba muy larga y muy blanca. Pero nada, los escépticos del Viejo Continente se le rieron en sus barbas. En París... ¡oh! en París fue lo que en Madrid llamamos un pitorreo Aquello le descorazonó y el lugarteniente del Eterno se volvió á su trono de Süoh- House, cerca de Siom City, más loco que una cabra. Hasta los siameses, sus subditos é inquilinos, se le sublevaron, y entonces su mujer, la diácona Juana, y sus hijos, que hay que suponer que fuesen diaconitos, le quitaron las riendas de la Iglesia. Y encerrado en un retiro, presa de furiosos delirios, acaba de fallecer este hombre, que si no ha sido divino, supo pasar divinamente la vida embaucando necios y redondeando una fortuna de muchos millones. Por suerte, el teatro de sus hazañas ha sido los Estados Unidos. Y ahí nos las den todas. -C. r OPLÁS DEL MIÉRCOLES ¡HAY QUE SUFRIR... ¿Sabes, querido lector, lo que es doler una muela? Pues ¡no permita el Señor el que ninguna te duela! porque es un dolor que amuela, que fastidia y que joroba, sin que puedas darle coba con ninguna medicina... Yo he usado la cocaína y... ¡sin vender una escoba! He usado la cocaína; pero ¡como si cantara... No encontré remedio para mi dolor. Tomé quinina, morfina, fenacetina y otra porción de venenos, que dicen que son muy buenos- -algunos sabios doctores- -para curar los dolores de muelas... si son ajenos. Para curar los dolores de muelas, no existe nada. Si la muela está cariada, padeceréis los horrores de la caries... ¡Ah, lectores! ¿Sabéis lo que es un careo para un reo? Pues el reo creerá que es un beneficio el careo, ante el suplicio de una caries; ¡ya lo creo... El careo ante el suplicio de una caries, ¡oh, lector! es casi casi un favor del cielo, y un beneficio de la suerte, y un servicio de la Providencia... ¡y bien y bien! Pero al que le den una caries, ¡se divierte... ¡Yo antes prefiero la muerte (Requiescat in pace, amén. Yo antes prefiero la muerte civil... y aun la criminal, querido lector, á un mal tan doloroso y tan fuerte. Si tú has tenido la suerte de no sufrir de la boca, puedes decir que no es poca suerte la tuya... ¿Tener muelas y no padecer? ¡Eso es una suerte loca... ¿Muelas, y no padecer? ¡Te digo, lector, que es un suerte loca, y la fortuna mayor que puedes tener... ¿Que te engaña la mujer que tu corazón adorar ¡Psh! La mancha de una mor con otra mora se quita, y el mal de una señorita lo cura cualquier señora... El mal de una señorita que te haya sido perjura, cualquier señora lo cura de raíz. No necesita sino parecerse á Rita para curarte del mal... La donna ¿móbile qual á voces, de Rigoletto, Á T R A V É S 1 DE LA FRONTERA F L PROFETA ELIAS El telégrafo ha anunJ ciado la muerte del más célebre taumaturgo de esta época de escepticismos y de investigaciones científicas. Jhon Alexander Dowic, el fundador de Siom City, el hombre que curaba por la oración y que había creado una ciudad de 25.000 habitantes, y lo que fue mas práctico para él, una fortuna de más de cien millones, es una figura interesante de estos tiempos. Hace apenas veinte años salió de Edimburgo. Entonces no era más que un modesto comisionista de novedades. Todavía no le había tocado el Señor... Pero pronto le tocó en americano suelo donde empezó á vender jaculatorias y oraciones que todo lo curaban. Se conoce que también por la adelantada América es infinito, como por acá, el número de los tontos. Ello fue que á orillas dellago Michigan, donde nuestro héroe sentó sus reales, empezaron á acudir devotos y más devotos. Los tabernáculos se sucedían á los tabernáculos, los edificios á los edificios, las curas á las curas (en cuanto á los curas, allí no había más curas que él, que adoptó pronto el sugestivo título de lugarteniente del Eterno) los miles de dollars á etcétera, es un secreto A voces en Rigoletto que cantan en el Real. lo canta, caro lector, -como sabes- -el tenor, enamorado indiscreto que nos revela el secreto de su corazón á gritos, haciendo unos gorgoritos que recordado te habrán la exclamación de Don Juan: ¡Cualgritan esos malditos, La exclamación de Don Juan y otras mil exclamaciones, reniegos é interjecciones mis labios diciendo están, pues mis dolores me van- -y aquí reanudo mi t e m a poniendo ya en tan extrema y angustiosa situación, por causa de este flemón, ¡que se me acaba la flema... Por causa de este flemón que me duele de verdad, olvido la actualidad, lector de mi corazón. Pero ya tendré ocasión, digo yo que la tendré, de hablarte en el A B C de literatura, ó crítica; de todo menos política... ¡que de eso no te hablaré; CARLOS MIRANDA los cientos de dollars... Siom City surgió como por encanto frente por frente de la moderna Chicago. La Ciudad Santa del profeta Elias, última denominación del vivo inglés, era una maravilla. A ella llegaban los paralíticos y, previo un 1 desembolso de dollars, recobraban fá pérdida actividad y EL REY D E SAJONIA E N P O R T U G A L E L M O N A R C A SAJÓN (i) A C O M P A Ñ A D O D E L REY D E P O R T U G A L P R E S E N C I A N D O LAS MANIOBRAS M I L I T A R E S REALIZADAS E N SU OBSEQUIO Fot. Benoliel