Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LES i3 DE MARZO DE lOOT J LA VI. o Ul C l- J k- j 5 CÉNTIMOS g í g (taann l lMBaí CRÓNICA UN I VERS A L J JL- U K! J i O r 4. AÑO ni. N Ú M 648. ÉPOCA 2. que en ei Consejo ceieorado bajo la presidencia de Mr. Fallieres, se tomaron esta mañana, y para devolverle la visita de pésame. arsenal, salvo á los oficiales, m a r i n o s y obreros. La organización de socorros se hace muy dificil, por temor á nuevas explosiones. m e aplazado. Calcúlase qiae el número de heridos asciende El presidente de la República na ordena- á unos 300. Los más graves son curados por do que se suspenda el baile que se iba á cele- médicos de la Armada militares y muchos parbrar en el Elíseo y para el cual se habían re- ticulares que voluntariamente se h a n ofrecido, partido y a las invitaciones. en los almacenes de los muelles y trasladados luego en camillas al Hospital. Ignórase la cifra de muertos, aunque hay quien la supone igual á l a de los heridos. LA PRINCESA JUl ás detalles. n resultaao DE BATTENBERG H aoficiales. gravemente heridos numerosos not, 24 de Junio, en Lyon y la Asamblea de Versalles le eligió presidente de la República, como candidato conservador de la Unión rejy lies... jbonjto tema para ser desarrollado publicana. por un pesimista! La Prensa publica las Consideróse su victoria como u n reto lanzanoticias del asesinato del presidente del Consejo de ministros de Bulgaria, de la muerte de do á los socialistas y al anarquismo que ateCasimir Perier, de la voladura del ena en To- rrorizaba á Europa y como un triunfo de lo, s lón, con centenares de víctimas... Y menos mal partidos moderados y conservadores. Durante la época de su presidencia se declasi el mal viene solo. La Gacela publiaó el pliego de condiciones ró la guerra á Madagascar, ocurrieron los fapara el arriendo del Teatro Real, y los buenos mosos sucesos de la llamada noclie histórica aficionados se escandalizaron. Les h a salido el y se alzó el tristemente célebre proceso de ministro del ramo entonando una ópera de sus Dreyfus, que tan hondas discordias había de buenos tiempos La Cemréntala ó cosa por el producir, dividiendo á Francia entera en dos encarnizados bandos. estilo. Con ocasión de la fiesta del Año Nuevo, firEn lá Diputación se verificó la subasta f e la mó un decreto de indulto de Marina, que fué Plaza de Toros para el domingo. T í- censurado por sus amigos y sostenedores y posima se lia encontrado una minf is cos días después, en 10 de Enero de 1895, renunció el de la Repiiblica, novilladas subastables. Y los ra fundando cargo de presidentecampaña de difasu dimisión en la con eso del público que m t v. omo mación contra él emprendida y en las dificultades parlamentarias que surgían amenazadoras. los peces de colores. Desde entonces cesó su vida política, dejanEn los Tribunales no W vasesante más que un juicio por efecto d e l iesaliucio origi- do deslizar tranquila y apaciblemente sus días nal. El dueño de una casa Mzo desalojarla le- que han terminado inesperadamente. vantando el tejado de la finca. Pero no pidió POR TELEQRAFO patente de invención por el descubrimiento. P A R Í S 1 a 7 T. El coronel Müller y el capitán Fischer maranifestaciones de duelo. charon camino de Marruecos. Eos presidentes del Senado y de la CáEl Rey, casi por completo curado, abandonó mara de diputados pronunciaron hoy, al abrir el lecho. De sucesos no hubo más que un accidente las sesiones, frases de elogio en honor de mondel trabajo en la estación del Mediodía y u n a sieur Perier. Después de asociarse el Gobierno á este ho denuncia motivada por la venta de u n perro ajeno, en 27 pesetas, cuestión que, como se ve, menaje, se levantaron las sesiones en señal de duelo. es de perras más que de perros. Esta tarde h a visitado Mr. Fe Hieres á la faY con esto y con un tiempo, perro también de temperatura, acabó la jornada de impresio- milia de Mr. Perier. nes telegráficas tan desdichadas. risita de gratitud. Q A N T O R A I Santos Leandro, Marcos, Sabino, Rodrigo, El hijo de Mr. Perier ha ido al Elíseo para 1 Salomón, Nicéforo, y Santas Patricia, Modesta, Teodora, Cristina y Eufrasia. -Se gana el Jubileo de dar las gracias ai Presidente por los acuerdos h ADRID A L DÍA B POR TELÉGRAFO MALAOA, 1 2 I T El ena desplazaba I2.O E; 2 toneladas, y le td T espués del almuerzo ja princesa Beatriz rea tizó una excursión marítima á bordo del vaporcito de l a Compañía Arrendataria de M Tabacos, Rodríguez Bcraza, por las playas de la Caleta y Pedralejo, obteniendo varias fotografías. A las cuatro de la tarde se dirigió en el automóvil del conde de Benahavis á visitar la gruta de La Concepción, siendo recibida por la dueña, la condesa viuda de Benahavis y sus hijos los señores de Ruiz Pettersen, los cuales la obsequiaron con u n té. A las seis regresó al hotel. Mañana á las once continuará su viaje á Granada. MÁLAOA, t j I j M pulaban 690 hombres. El primer pañol que estallo contenía granadas de 305 milímetros. Uno de estos proyectiles mató á una criatura de veintisiete meses, q u e se hallaba en el pueblo de Pont de Bas, distante más de dos kilómetros del lugar de la catástrofe. PARÍS, 12, 7 T. A las once de la mañana ha marchado la prin cesa Beatriz, acompañada del conde i f Benalúa, con dirección á Granad Hace el viaje en automóvil. A despedirla acudieron á las puertas del hotel las autoridades y considerable gentío. -Zaragüeía las cuai- enta horas en l a parroquia de San Ginés y contin ú a solemne novena á San José, siendo orador en l a misa, á l a s diez, D. Miguel Barragán. Se hará procesión de reserva. -En San Pascual, Esclavas, Reparadoras, Carboner a s y oratorio del Espíritu Santo, Jubileo perpetuo. -Visita de la Corte de María: Nuestra Señora de los Remedios e n San Ginés ó d é l a Salud en Santiago y San José. E R M O M ETRO Y Temperatura de ayer: Máxima, ra. a grados. Mínima, 0,1 bajo ceio. E l B A R Ó M E T R O día dura 11 horas y 50 minutos, au, mentando i9 minutos e n l a semana. Tiempo probable: Bueno incierto. p e l i g r o conjurado. Un telegrama oficial, fechado en Tolón á las cuatro y treinta mi. nutos, dice que toda la popa á Jena- stá. incendiada, pero que no hay que temer y a más expl osiones. Otro del Prefecto marítimo, fechado á laa cinco, dice: Hase alejado todo peligro de explosión en los pañoles de proa. El dique donde se halla el fena h a sido llenado de agua. Vamos haciéndonos dueños del fuego. Nuevos despachos añladen que todos los barcos que se encontraban fondeados en las cercanías del acorazado resultaron ilesos. Los edificios y construcciones del astillero tampoco han sufrido grandes desperfectos. Se han limitado á quedaji: se sin cristales y sin las pizarras de la techumtire. PARÍS. 1 2 8 N VOLADURA A- K 2 UL i a Ct i TI J Ef 1 f s SZt o T W- J M V JLf JL J ü l ministro de Marina á Tolón. El ministro de M arina, Mr. Thompson, h a salido á las siete y tríñnta para Tolón, acompañado del almirante A. ubert, del jefe del Estado Mayor de la Armadsi, del jefe del Gabinete técnico del ministerio y de u n ayudante. TOLÓN, 1 2 J O N, JLr J C V J s, J J i V 1 í 3 Ef STRENOS En el Cómico, á setmnda liora, raíto dsMahoma. Él j ÍÍIÉ CASIMIRO PERIER lijo y nieto de hombres de verdadero méri to, supo UeYar con digna firmeza la pesa dumbre de un apellido ilustre en la política. Su temperamento y su educación aristocrática, la tradición de su familia y sus gustos personales, hicieron de él u n republicano moaerado, en el que se concentraban todas las eseránzas de las derechas parlamentarias, cuano fué elegido para la más alta magistratura de la República, y acaso su templanza y su moderación fueron los mejores apoyos para el desarrollo violento, que durante su breve permanencia en la Presidencia, consiguieron las aspiraciones nacionalistas y los intentos de los partidos reaccionarios para sofocar en Francia la evolución radical contemporánea, y convencido de los riesgos que á su programa conservador amenazaban, y disgustado profundamente por las responsabilidades que se le venían encima á todo andar, suscitadas por los elementos en que más y mejor confiara, presentó la renuncia de su cargo inopinadamente, retirándose desde entonces al refugio de su vida principesca y alejada de la política, en donde h a muerto rodeado de la consideración y de la estima de sus infinitos amigos. Eos sucesos de aquella época, demasiado recientes, impiden que se haga de ellos sereno juicio; pero, asi y todo, es justo tributar elogios á la corrección y á la caballerosidad de Casi. miro Perier, que prefirió abandonar la presidencia de la ROTÚblica antes que autorizar desde ella el estallido de graves conñictos que claramente se vislumbraban y a en un horizont e amenazador. Juan Casimiro Pener nació en París en el año 1847; h a muerto, pues, á los sesenta años de una vida espléndidamente ocupada en el servicio de su Patria y en la ilustratión de su nombre, de un nombre que, durante todo el siglo XIX, no h a dejado de brillar entre los más dignos de recordación. En 1870 peleó contra el ejército invasor, mereciendo ser condecorado por su conducta durante el asedio de París. Desde 1871 á 1874 fué secretario en el ministerio del Interior, que desempeñaba sü padre, y en esa época comenzó su vida política realizando u n a activa campaña electoral en favor del general Saussier, fijando el derrotero de sus futuras predilecciones. En 1876 fué diputado republicano de la que entonces era izquierda, y en 1877 fué uno de los que votaron contra el Ministerio Broglie, ocasionando la disolución de la Cámara. Ivn aquel luisnio año formó parte del Ministerio republicano, desempeñando la cartera de Instrucción pública, y en 1883 dimitió el cargo de diputado al promulgarse la ley de Excepción contra los príncipes de las familias que habían reinado en Francia; pero poco después volvió á ser elegido diputado republicano y fué subsecretario de la guerra, continuando en la misma hasta que fue elegido presidente de la República, En 1893, formó un Ministerio que hizo declaraciones contrarias ala revisión constitucional, al impuesto sobre la renta y á la separación de la Iglesia y el Estado, que dimitió en 1894 con motivo de una huelga ferrocarrilera. Poco después era elegido, sin embargo, presidente de la Cámara, cuya ma 5 oría le seguía siendo adicta y en estas circunstancias fué asesinado Car- S POR TELÉGRAFO i AR: ifl, 1 2 5 T Di cese que éijena estaba en el dique del aroticias oficiales. senal para reconocimiento de máquinas. En el ministerio de Marina se ha recibiLa primera explosión se produjo en los pado un telegrama oficial dando cuenta de la ca- ñoles de popa, donde estaban las granadas de tástrofe del ena. cañones de 305 milímetros. Confírmase que toda la tripulación, incluso Ocurrió á la una y media de la tarde. El acorazado estaba en el dique limpiando los oficiales y todo el Estado Mayor, se enfondos y ultimando los postreros preparativos conti- aba á bordo. Cuando se produjo la catástrofe acababan de pasar lista. para zarpar mañana. La explosión se produjo por haber- se iiicendiado el pañol de pólvora. La detonación fué etalles horribles. espantosa, oyéndose en todo Tolón. Los cristaRecíbense nuevos detalles de Tolón. les de los edificios y talleres situados alredeLa catástrofe ocurrió exactamente á la una y dor de los diques, cayeron hechos trizas. treinta y cinco minutos de la tarde. Al oir la detonación, los oficiales dieron el I mpresion en París. Las primeras noticias de la catástrofe, co- grito de ¡sálvese el que pueda! La confusión nocidas en París por los transparentes de los fué espantosa. Los que estaban en la popa lograndes diarios, produjeron consternación in- graron salvarse, arrojándose de cabeza al mar; pero á los que se hallaban en los entrepuentes mensa. La misma falta de detalles precisos, en lo y en las máquinas les fué completamente imque al número de víctimas se refiere, hace que posible. Muchos perecieron quemados. La mayoría de los heridos lo están graveun número enorme de personas, especialmente aquellas que tenían parientes y amigos á bor- mente. Todos, incluso los leves, presentan quedo del acorazado, se dirigiera al ministerio de maduras en la cara y en las manos, las barbas y el pelo chamuscados y las ropas destroMarina y á las redacciones de los periódicos. En el ministerio fueron recibidos por el jefe zadas. Algunos de los heridos, lanzados á los muedel gabinete particular del ministro, quien se limitó á darles cuenta de los despachos recibi- lles por la fuerza de la explosión, se levantados, en los cuales no sólo no se daban nom- ban al caer y echaban á correr como locos, pobres, sino que ni siquiera se aventuraba el nú- seídos de indescriptible pánico. Todas las ambulancias fueron inmediatamero exacto de víctimas. Como es de suponer esto sólo contribuyó á mente movilizadas. El hospital principal de Marina envió al araumentar la ansiedad y la zozobra. Ante los edificios de los periódicos hay esta- senal todos los médicos y enfermeros. Por los muelles circula un desfile incesante cionados numerosos grupos aguardando con impaciencia que se renueven las noticias de los de camillas. transparentes. -1 as víctimas. E n los cafés y en los troíoirs de los bulevares En los centros oficiales sigue ignorándose no se habla de otra cosa. el número exacto de víctimas producidas por la catástrofe áoí ena. T o t Ó N J 1 5 y. Dícese, sin embargo, que no es tan elevado I á s explosiones. hacía temer los Pa Las explosiones se suceden de cuarto e como que los muertos primeros despachos. herirece son unos 50 y los cuarto de hora. No queda un cristal sano en los talleres si- dos 100. las victimas se cree que se hallan el Entre tuados alrededor del dique. Los cables eléctricos se h a n incendiado, comandante y el segundo del buque. El le 7i a estaba en el dique desde el día 2 de amenazando electrocutar á los transeúntes. Pedazos de acero del casco del fena, chime- este mes en visita de carena. Tres edificios del arsenal, el taller de torpeneas y tubos son lanzados por el aire en todas direcciones, cayendo con estruendoso estrépito dos, el de máquinas y el depósito de bombas sobre el puerto y los tejados de las casas pró- de incendio, h a n quedado con las techumbres ximas. Algunos llegan á 500 metros de distan- destrozadas. Un telegrama fechado á las dos y treinta cia del buque. Confundidos con ellos, caen también á ada dice que é Jena sigue ardiendo y hundiéndose momento restos humanos horrorosamente des- lentamente en el dique. trozados, manchando el suelo de sangre. l ARÍ 8, 1 2 tí T La explosión produjo en el personal del arér senal un pánico enorme. Los obreros salieron ü a i l iEle s conmovido. República, Mr. Fallie presidente de la huyendo á todo correr, abandonando el trabajo res, se halla profundamente afectado por la noy negándose á obedecer las órdenes de los je- ticia de la catástrofe. fes, que en vano trataban de tranquilizarles y Ha al ministro de le faretenerlos para organizar los trabajos de au- cilite pedido exactos sobre elMarina que víctidatos número de xilio. mas y circunstancias en que se produjo la exEl arsenal quedó completamente desierto. plosión. La santabárbara del IsTia estaba completaTambién h a encargado á Mr. Thomson que mente llena. transmita á las familias de las víctimas la sePARÍS, 1 a 6 T guridad de su simpatía y de su dolor Comunicaciónes cortadas. TOLÓN, 1 2 6 T Créese que los hilos telegráficos que unen el arsenal con la Prefectura marítima y el te- 1 OS auxilios. légrafo de la ciudad, h a n sido cortados por la La población está emocionadísima. explosión. Todo el mundo se h a echado á la calle en Únicamente así se explica la esca. ez de de- busca de noticias. talles. Eas autoñdades. haii prohibidp el, acceso al J l u e r t o s y heridos. H a resultado gravemente herido el con tralmirante Manceron. Han sido identifíicados los cadáveres del ca pitan Adigeard, comandante áéíjena; del segundo comandante, Van Gaver, del capitán d fragata Vestier y d e l alférez de navio Roux. El capitán Vesti r fué sorprendido en su camarote por la explosión; quiso salir, pero la puerta, obstruida jjor un enorme proyectil, resistió á sus esf uers os, Los tabiques, formados por chapas de hierro, penetraron e n el camarote, destrozando horriblemente el fuerpo del capitán. El primero y segundo timoneles están heridos. p s c e n a s desgarradoras. El acorazadlo fena h a desaparecido poí completo. Cuéntanse detalles aterradores relativos á la muerte del alfértíz Roux, quien queriendo abrir la puerta de una esclusa para llegar al depósito y sofocar el incendio, fué precipitado en dicho depósito y partido en dos á la vista de varios marineros. El aspecto de M. población es de una g i a a tristeza. Los teatros y l a s cafés están cerrados. Las familias d e las víctimas esperan, inútilmente, recibir noticias de los desaparecidos. 1 mpresiones pesimistas. El oficial de cañón Mr. Thiercelin, que ha sido herido, interrogado por el corresponsal de la Agencia Havas mostróse muy pesimista por las pérdidas sufridas en la catástrofe del acorazado y wa; añadió que la deflagración de la pólvora creó u n a atmósfera irrespirable, muriendo muchos p o r asfixia. Cree que el número de muertos asciende á un centenar y los heridos á 150. Mañana podrá saberse oficialmente el número total de muertos y heridos. PARÍS, 1 2 J a N u eridos ahogados. Se reciben nuevos detalles de la catastro, fe úsüjena. Como el acorazado estaba en el dique seco y era urgente dar entrada á las aguas para evitar la propagación del incendio y que continuasen las explosiones de los pañoles, tratóse de abrir las compuertas; pero como no pudiera conseguirse, se ordenó que el acorazado Sujfren las abriese á cañonazos. El agua penetró á torrentes en el dique, pereciendo ahogados muchos heridos que habían caído al fondo desde 15 metros de altura. pánico. Los habitantes de osfaubourgs ae Tolón, situados en los alrededores de la ciudad, á más de tres kilómetros de distancia del lugar de la catástrofe, aterrados por las detonaciones salieron huyendo de las casas, dirigiéndose hacia la montaña. A medida que las explosi se repetían el pánico aumentaba; no se oíu r. s que gritos de terror y sollozos. Cuando las explosiones cesaron, la muchedumbre, algo más tranquilizada, se dirigió hacia el arsenal en busca de noticias. el ato de un testigo. El a 3 aida de cámara del almirante Manceron, que se encuentra herido en la frente y empapadas de sangre todas las ropas, ha relatado en el hospital detalles horrorosos de la catástrofe. R