Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NIOVL- 38 tensa, e. 1. podersuñcieütepara ahogar el egoís n o y romper ligaduras que nos sujetan eu den; sía á lo terreno. Esta enseñanza he sacado, o con mayor propiedad, comprobado en. ini visitad Lourdes. Otra, que no existe cosmopolitismo más hermoso, ni progreso social y democrático más verdadero, que los que se alcanzan cumpliendo sinceramente las máximas y doctrinas salvadoras de nuestra fe, gracias á la cual se funden como hermanos, en aspiraciones comunes, multitudes que en varios conceptos parecen separadas por diferencias irreductibles. Y otra, en fin, que es vano temor el de que se naga blanco de prohibiciones ó persecuciones injustas lo que lejos de atentar contra la libertad, sana y rectamente entendida, la encarna y consagra. No; no han menester en Francia, para respetar y conservar lo que merece respeto y conviene sea conservado, ni aun arraigadas creencias religiosas. Le basta con no dejarse arrastrar por irreflexibles fanatismos ó inconsciente espíritu sectario; con poseer una dosis regular siquiera de buen juicio y sensibilidad, y con no arrojarse á la siniestra empresa de, en vez de favorecer el bien, combatirlo ú oponerse á la extensión de sus santos dominios. A B C DOMINGO 3 DE MARZO DE 1907. EDICIÓN 1. señora, y no hago eso por hacer alarde, lo hago porque estoy débil y anémico. -Sí, las juergas. -Las narices, -El vinito, y el jaleo y las malas noches. ¡Vaya! ¡Y los malGS tratos! ¡Pero... -Si no te mereces tú ese pedazo de citlo que te ha dao Dios por mujer. ¡Y dale! -Si ese lucero no era pa ti. ¡Qué graciosa! ¡Haberla tenido al fresco guarda pa un principe ruso! -Si llego yo á saber esto, antes se la lleva el mengue, ú el vecino, ú el sereno, que t ú -Seña Restituía, miste que me estoy poniendo que no- sé si darme un tiro ú pedirle á usté un Quevedo de á cincuenta, pa vegilias. ¡Pa que te relamas luego! ¡Miá qué bien! ¡Coma usté lumbre! ¡Está muy caliente eso! ¡Pues, ayune usté! ¡Tampoco! ¡Pues, muérase usté! ¡No quiero! Estaría usté preciosa después vestida de negro; ¡ni el seis doble! -i Qué jocoso! ¡Y, miste que es mucho cuento! ¿Me filtro yo en sus asuntos de usté, señora, ni quiero? ¿La digo á usté, por si acaso, que se tiñe usté el cabello, y que lleva usté seis dientes y cuatro muelas de hueso que la tocaron á usté en una rifa? ¿Me meto en si usa usté pa el reúma bayeta amarilla? ¡Perro! ¡Si eres muy malo! ¡Lo sé! ¡Si tendrás mal fin! ¡Lo síeUtb: -Si te he de ver á la rastra por los Madriles. ¡M alegro! -Si tiés que llevar tu pago y has de purgar lo que has hecho; si tiés que llevar lo tuyo, si tiés que dir al infierno. -No se apure usté, señora, que por allí nos veremos. ANTONIO CASERO 1897 1898 1900 1907 PAG. Los madrileños se regocijan. Estiman en mucho las visitas regias y principescas. Tiene otro atractivo la visita de este príncipe alemán: la de evocar recuerdos de tiempos pasados, que todos hemos conocido. Nuestro huésped es hijo de aquel príncipe Leopoldo de Hohenzollern que fue candidato al. Trono de España, que llamábamos príncipe ¡lióle! ¡Hole! por analogía, ó, mejor dicho, por asonancia de su apellido con nuestro clásico ¡ole, ole! y que por efecto de su candidatura estalló la guerra entre Francia y Prusia, costándole el Trono á Napoleón III. Y siempre es bueno echar una mirada atrás y repetir lo de: ¡ay, aquellos tiempos! Llegó también la infanta doña Eulalia. Y, en fin, llegó de la América del Norte un buen californiano con el propósito de hacer un buen negocio: de 900.000 pesetas. Sino que le salió la policía al paso, haciéndole comprender que iba á s r víctima del tan renombrado y acreditado timo del entierro, ó cosa parecida. El hombre ha empleado treinta días en el viaje. Empleará otros tantos en la vuelta y le costará un pico la excursión. Pero algo ha salido ganando, porque el saber no ocupa lugar, ¡y no serán cosas las que sabrá decir de este país muerto, según los americanos; pero país de vivos, como pocos! ¡En la Diputación, ya que no otra cosa, hubo un milagro. A las once se celebró un concurso para adjudicar la Plaza de Toros á quien más dinero ofreciese para dar una novillada esta tarde. Media hora después estaba cedida la plaza, organizada la corrida, encerrados los toros, etc. Sí eso no es hacer milagros, venga Diosíy dígalo. ¡Lástima que esa rapidez en organizar corridas de toros no se empleara en cosas de más provecho: El conflicto de las cigarreras asociadas, sin novedad. De sucesos, hubo uno trágico y sangriento entre soldados en un cuartel de Leganés. Dos mujeres se sacudieron la badana de firme en los barrios bajos, resultando una de ellas herida. Un soldado de la Escolta Real se cayó y se lesionó en la plaza de Oriente. En Fuencarral, un crimen. La política, aburrida. Por la noche gran banquete en Palacio. Y nada más. gó I legó á Madrid el príncipe de Hohenzollern. ltS. 8 Reales personas oe. s- s. tan tevists, PJ. bafe Un bate y algunas lanchas lograron prestar auxilios eficaces, pero eran tal la fuerza del llón de Cazadores, mandado por cí íeníencj coviento 5 la altura de las olas que la tarea ronel Sr. Águila, mientras la ¡sanda de música de aproximarse al Berlín fue casi imposible. tocaba el himno alemán. Díjose en los primeros momentos que de los Después el batallón desfiló ante el Rey y los I 95 pasajeros y 51 tripulantes que iban á bordo Príncipes, y se hicieron las presentaciones de ¡sólo uno, el capitán Parkison, había logrado los respectivos séquitos. El del príncipe alemán, como ayer dijimos, salvarse. Afortunadamente, por noticias posteriores se se reduce al mariscal de Bachmayer y al capí supo que otras 15 personas han conseguido es- tan barón Waargenheim. Subieron en un laudó abierto el Rey y los capar con vida de la terrible catástrofe, contando entre ellas las tres mujeres suecas que Príncipes, en otros carruajes sus séquitos, y fueron salvadas en un bote al segundo día de j comitiva se dirigió á Palacio, presenciando si so numeroso público. ocurrido el naufragio. En la plaza de Armas formaba la guardia Pocas veces se han leídos relatos tan patéticos como los cablegrafiados desde Rotterdam, exterior del regio alcázar, y al pie de la escay pocas veces también se han visto las oficinas lera de honor, hasta donde entraron los carruade la Compañía propietaria del Berlín tan lle- jes, la oficialidad de la Escolta Real y alabar nas de un público que se renovaba incesan- deros en traje de me, dia gala. temente, ávido de detalles y de saber los nomLa banda de Alabarderos tocó los himnos bres de las víctimas. alemán y español. En la meseta alta esperaban la Reina Victo ¡Bien fueron puestas á prueba las- condiciones características de paciencia y cortesía de ria, la Reina doña María Cristina y la infanta doña María Teresa, con su alta servidumbre, ios empleados! Los ingleses no olvidarán nunca las graneles de la que formabau parte el duque de la Torredemostraciones de humanidad y filantropía cilla, los marqueses de Viana y el de Águila que en esta ocasión ha dado el pueblo holan- de Cainpoo, el duque de Santo Mauro, las dudés, desde el Rey consorte hasta el último pes- quesas de San Carlos y Arión, la condesa, de San Román (de guardia las dos últimas) y los cador. El Mensaje enviado por el rey Eduardo y la Sres. Caro y Mariátegui, corno grandes de ES I reina Alejandra ha producido muy buen efecto, paña de servicio. El príncij alemán cumplimentó á las au y es seguro que los holandeses lo habrán estimado como expresión del sentimiento de todo gustas damas, y después, acompañado del Rey, pasó á cumplir análogo deber de cortesía coa el pueblo inglés. Unos veinte de los pasajeros del Berlín for- la princesa Beatriz, en sus habitaciones. maban parte de la compañía de ópera del Co- Por último, D. Alfonso acompañó á su egrevent Garden; y una de las personas más dis- gio huésped hasta las habitaciones llamadas tinguidas entre las víctimas era sir Arturo Fe- del Duque de Genova, que son las que ha de derico Herbért, correo privado del rey Eduar- ocupar. do, de quien llevaba á la corté de San PetersA las once y media fue el príncipe de Hohenburo- o varios despachos, que han sido sal- zollern, con su séquito, á cumplimentar á la infanta doña Isabel, y cumplido este deber de ¡vados. i He aquí la lista nominal de los quince- SU- -cortesía regresó á Palacio. pervivientes de la catástrofe: Miss Buttel, rniss Gabler, Mr. Schroder, mis- excursión á El Escorial. tress Wernberg, miss Thiele (cantantes alema- Vistiendo trajes de paisano, salieron á la nes) miss Rippíer (institutriz) Mr. Verscherre una y media de Palacio el príncipe de Iiohen, (francés) Mr. Brodersen (de Altona) Mr. Emil zollern y el infante D. Carlos, con sus ayudanGoung (de Wurtenberg) y el capitán Par- tes, y en dos automóviles emprendieron la exkinson. cursión á El Escorial que habíamos anunTripulantes: Fartohing, Cárter, Pond y Rye- ciado. croft. En el Real Sitio de San Lorenzo- recorrieron Es yerdaderamente terrible la siguiente es- el Príncipe y el Infante, cozi su séquito, el Motadística de los desastres navales ocurridos en nasterio y el Palacio, y á las cinco y media los últimos catorce años; emprendieron el regreso á Madrid, adonde liegaron, sin novedad, á las seis y veinticinco MUERTOS muy satisfecho el príncipe alemán, de haber BUQUBS admirado las obras de arte que en El Escoria se encierran, 1 S 93 i Victoria. 35 Wladimiro... Wairarapa. 1895 Elbe Reina Regente... Colima Dru? izond Castle. Solier Aden i a Bourgogue. Móhcgan... Siella Charkick Ciíy of Rio Janeiro. Asían, 1 S 0 65 739 3 I.O2O L uéspedes regios en Madrid. a Por separado damos noticia de la llegada de SS. AA. el príncipe Guillermo de Hohenzollern y la infanta doña Eulalia, que vinieron ayer á esta corte. íslander. 1902 1903 i Arequipa 1904 General Slocinu (incendiado) Cobra. Camorfa... T errible naufragio. Como complemento de la información del naufragio del vapor Berlín, que estos últimos días hemos publicado, inseríamos hoy otra inW. A. C. Londres, 23 de Febrero. teresantísima fotografía, hecha en el momento en que el heroico buzo Sperling, con verdadero riesgo de su- vida, subía al buque destrozado cantos y bailes populares españoles, Inzenga. Las BOLSAS. DEL DÍA 2 en busca de nuevas vidas que salvar nanas de Atenas (marcha) Beethoven. Momentos después del en que fue obtenida la MADRID. Cierre: Interior contado, 83,45; Q AN TORAL Domingo III de Cuaresma. Santos HemeteEl orden de colocación en la mesa fue el sifotografía se hundió el vapor completamente. fin de mes, 83,60; Amortizabie, 101,15; Banco, guiente: il rio, Celedonio, Marino, Félix, Fortunato SautaCunegnnda. -La misa y oficio divino son propios de 437; Tabacos, 395; Azucareras preferentes, 76; Derecha de S. M. el Rey: Reina doña María esta dominica, con rito seinidoble de segunda clase y color ordinarias, 40,50; Francos, 8,95; Libras, 27,56. Cristina, infante D. Alfonso de Orlcans, infanblanco. -Se gana el Jubileo de cuarenta llorasen la parroquia de Nuestra Señora del Carmen y empieza solemne noI Mercado algo cansado, pero con tendencia ta doña Eulalia, ministro de Estado, baronesa vena á San José; á las ocho misa cantada para manifestar firme, á pesar de la reacción del Interior. La Von der Lanken, señor de Backmayr, señores ¿i S. B. M. á las diez la mayor, predicando el P. Jiménez, y POR TELÉGRAFO I doble vale 15 céntimos. por la tarde, á las cinco, rosario, sermón que predicará don ROMA, 2) 3 T. de Radowitz y capitán Brousart. Plácido Verde y Verde, novena, reserva, gozos y oración al A lemania y el Vaticano. j PARÍS. Interior, 77,20; Exterior, 95,90; NorIzquierda de S. M. el Rey: Princesa Beatriz Santo Patriarca. -En San Pascual, Ksclavas, Reparadoras, Carboneras y oratorio del Espíritu Santo, Jubileo perpetuo. Viene advirtiéndose, desde hace algún j tes, 292; Zaragozas, 446; Renta francesa, 96,20; de Battenberg, príncipe Raniero, duquesa de Visita do la Corte de María; Nuestra Señora del Buen Con- tiempo, cierta frialdad de relaciones entre el Ruso nuevo, 88,30; Turco, 97,25; Ríotinto, 2.725; San Carlos, general Loño, duquesa de Sotosejo en la Catedral ó de las íjscuelas Pías en ambos colegios. Gobierno alemán y la Santa Sede, que se atri- Goldfields, 112. mayor, barón Von der Lanken, duquesa de Sigue el alza de la Renta francesa y del Rio- Santo Mauro y primer teniente Sr. Radowitz. buye á los esfuerzos que en favor del protesTERMÓMETRO Y Temperatura ds ayer: Máxima, 25 tantismo, se están haciendo hasta en los países tinto; los demás valores, indecisos. Derecha de S. M. la Reina: Príncipe de HoJ grados. Mínima, 5. El día dura 11 henzoiiern, infanta doña María Teresa, embaBARÓMETRO horasy 22i ninutos, aumentando 13 más católicos del Imperio alemán. En Munich, minutos en la semana. el Gobierno bávaro se ha visto obligado á aujador de Alemania, señora de Allendesalazar, Tiempo probable: Bueno. torizar la apertura de un quinto templo proministro de Marina, marquesa de Víana, señor testante en uno de los más populosos barrios, á j Víctor Seyrnour, miss Cochrane, primer introp NT! EÍ 5 ROS A las cuatro déla tarde, el de doña Juana causa del considerable número de protestantes i ductor de embajadores, condesa de Mirasol y de Echenique y Lezama de Isasa, desde la que han llegado procedentes de Prusia. 1 marquesa de Aguiiar de Campóo. calle de Alcalá, 58, á la sacramental de San Lorenzo. Hace treinta años, en Munich sólo había una ¡lea Izquierda de S. M. la Reina: Infante D. Carjada á Madrid. parroquia protestante. Según habíamos anunciado, ayer en el rá- los, infanta Isabel, D. Antonio Maura, condesa OPLAS DEL DOMINGO. Mtiti d d pido de Lisboa llegó á Madrid el príncipe Gui- d San Román, generall Martitegui, duquesa de de S R á- -KOJMA, 2 5 T Arión, barón omenajes al Papa. POR MOR DE LA VIGILIA U Su Santidad ha recibido al cardenal Fe- llermo de Hohenzollern. las ocho se hallaban y marqués deWa. ngenh. eim, duquesa de Lécera Desde próximamente Viana. ¡Unda d ahi, mala persona rrari y á los peregrinos milaneses portadores en la estación de las Delicias el batallón de ¡Ocuparon los restantes puestos los duques Cazadores de las Navas con bandera y música; de Arión y Lécera, el Sr. Trillo Figueroa, los unda d ahi, so farolero, de unda d ahi, que no mereces á! el alcalde de Madrid, Sr. Dato; el gobernador ¡altos funcionarios palatinos, ayudantes de etc. el cariño que te tengo, Mons. Delamaire, coadjutor del arzobispado i civ marqués del Vadillo; el capitán general, guardia, banquete lució la Reina doña Victoria En el Sr. Villar y el gobernador militar, conde del ni de que se haiga mi chica de CambraL magnífico vestido de seda azul cubierto de enSerrallo. casao contigo, mastuerzo! También negaron minutos antes que el tren cajes, corona cerrada de tres órdenes con bri- ¡Dice que me tié cariño el embajador de Alemania, Mr. de Radowitz y llantes y turquesas, al lado derecho del pecho y á poco me deja tuerto un valioso lazo de brillantes con colgantes de todo el personal de la Embajada. con una apargata! A las ocho y veinte llegaron á la estación, brillantes también y á la espalda un broche de- ¡Claro, con batidores y escolta, el Rey y el infante don piedras preciosas dé igual clase en forma de sí, señor, y muy bien hecho! media luna atravesada por una flecha. ¿Ú es que he criao yo á mi hija on la emocionante pérdida del Berlín, vapor Carlos. El Re llevaba uniforme de almirante de la Don Alfonso vestía uniforme de general alecon regalo y con esmero de la gran Compañia Eastern Raihvay, pa que me la des los viernes ha pasado Londres, sucesivamente, por el es- mán, D. Carlos, el de Húsares y ambos llevaban armada alemana con la banda del Águila la banda amarilla de la gran cruz del Águila Negra, á comer de carne? ¿Incrédulo! panto, el horror y la compasión. Elegantísima, como siempre, estábala Reina ¿U porque tú haga. s la vida Verdaderamente encierra una amarga ironía Negra de Prusia. Acompañaban á S. M. y á S. A. el duque de doña María Cristina, que llevaba un precioso de una fiera del desierto, esta catástrofe ocurrida quince minutos antes Sotomayor, los generales Bascaran y Boado, vestido blanco y se adornaba con joyas de zate se ha figurao que todos de que el barco llegase al final del viaje. han de ser lo mismo? (Menos! En efecto, ya en la bahía de Hoek van Ho- el conde de Aybar, el marqués de Hoyos y el firos y brillantes. Muy elegantes también estaban las infantas Tu mujer come e i vegilia lland, el buque citado chocó en un bajo, y casi coronel Fernández Blanpo y el marqués del de pescao, porque yo quiero, inmediatamente se abrió en dos partes, de las Baztán, estos dos últimos designados para doña Isabel y doña Eulalia, que vestían de porque soy su rn. adre. cuales una, la de proa, se sumergió en pocos prestar servicio á las órdenes del príncipe de blanco y doña María Teresa de rosa. El infante D. Fernando, aunque niuy alivia- ¡Vaya! minutos, mientras la otra se mantuvo cerca de Hohenzollern. Al detenerse el tren, que llegó con diez mi- do, no asistió ai banquete. ¡Porqxie mando en ella! cuarenta horas sobre el agua, y en ella, apeloEl infante D. Carlos, el príncipe D. Raniero- ¡Bueno! tonados, apretándose en ruda lucha con las nutos de retraso, el Rey se dirigió, desde la puerta de la sala de espera, á la portezuela del y el infante D. Alfonso de Orleans, llevaban olas, los pasajeros y la tripulación. ¿Qué pasa? uniformes militares de su respectivo grado. Los periódicos ingleses, y casi los de todo coche donde venía el Príncipe. -Nada, señora, No hubo brindis, y terminado el banquete la Este y S. M. y S. A. se saludaron, estrechánel mundo, han publicado sensacionales relatos que hipoteque usté los nervios Real familia, el príncipe alemán y los invitados describiendo las dramáticas escenas ocurridas dose las manos efusivamente. y se venga usté á razones, El Príncipe vestía uniforme de gala, con la i pasaron al salón de Gasparini, donde permadespués del naufragio, á la vista de miles de y al que haiga ido con el cuento, necieroa conversando hasta las diez y cuarto. personas que las contemplaban desde la costa. banda del Mérito Militar le da usté pa chufas: miste. Norgc (de emigrantes) i Mihasa (por explosión) j Iliida Smcí ds Naeyer Sirio (de emigrantes) 1907 Larchmont... ¿915 637 599 12 S 34 300 90 Danquete de gala. A las ocho se verificó en el gran coinedof de Palacio, artísticamente adornado con profusión de flores y luces, el banquete en. honos del príncipe de Hohenzollern. Se sirvió con arreglo al siguiente mentí: Sopa de tapioca á la Mentel. Puré de cebada con guisantes. Pastelitos de carne á la Blois. Costillas de ave, salsa Perigueux. Filetes de pato, fiambres, á la valenciana. Riñonada de cordero á la Bérgére. Pollos de Mans asados. Ensalada rusa. Espárragos de Aranjuez, salsa holandesa. Peras á la Duquesa. Helado de vainilla y fresa. Souflés ai queso de Panna. Vinos: Jerez 1847. Chateau- Latour. Rhin Jo hannisberger. Bourgogne Romanee. Champagne. Pedro Jiménez. La banda del Real Cuerpo de Alabardero interpretó ias siguientes obras: ¡Ilohenzollern Rnhm! (marcha militar) Ua rath. El tambor de granaderos (pasodoble) Chapí La Walkyria (fantasía) Wagner. Catictón de la primavera (romanza) Mendelssohn. Fantasía dt EL NAUFRAGIO DEL BERLÍN