Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
M A D R I D VIERNES 22 DE FEBRERO DE 1907. NÚM. SUELTO, 5 CÍHTlNVOS S V 1 DitoJidUMtmnú rJQ Í b i i h ü i i l 4 l t K f ROÑICA fi n 41 VF. R I Hi Xy ummmai aiamk igli ttir nfla I I L N I J M 62 Q. i r- éto m m m m? ii di Tf n g, 4i ii piiiw íJ taii i i que tose, que tiene en su cíira las señales típicas de una tuberculosis avanzada, que arroja csymtos en los que el análisis demiiestra están. plagados de bacilos- -acaso no tenga el pobre un trozo mínimo de pulmón sano, donde neda En los últimos días de su paso por la Alcal verificarse el cambio del aire viciado de ácido día de? tladrid, D. Albei- to Aguilera, gran aficarbónico, que llega de la sangre por el oxigecionado á los festejos populares, inventó y ornado que penetra de la atmósfera, y al preganizó un proyecto de Exposición de indusguntarle si tiene sudores calor, fatiga, íilgo trias, que liabrá de celebrarse, con ocusión y que él, en sus escasos conocimientos médico- motivo de la romería de San Isidro, durante el comprenda puede encaminar vuestro juicio al próximo mes de Mayo. terrible diagnóstico do su enfermedad... os lo Nuestro infatigable y buen amigo D. Alberto negará todo- -aunque contemple ba puesta del nombró ráyjidamente las indispensables comisol abrasado en la fiebre héctica ó de consunsiones que bajo su presidencia comenzaron á ción, y despierte al amanecer cmpajiado eu el funcionar, dividiéndose en las consabidas sub- i sudor que le aniquila y consume. ¿Y por ué et; comisiones y ponencias, y al frente del escogiesto? ¿Cuál es la causa de que en esta enferme- do Cuerpo directivo del futuro certamen, prodad, como en ningtma otra, se sobreponga ai. visto ya de planos y propósitos bien estudiaamor á la vida, al deseo de su curaciou cu la dos y con buen golpe de ofrecimientos que aseterrible lucha por la existencia, el de ocultnrla guran por anticipado el buen éxito de la Expoenfermedad? sición madrileña, visitó al jefe del Gobierno eu demanda del apoyo oficial que estos proyectos Porque el pobre tuberculoso conoce la gue- necesitan para realizarse. n a declarada que la sociedad le hace, por el En tan buenas manos la fecunda idea y con iiecho de padecer esta enfermedad contagiosa; ía favorable acogida que le h a sido dispensaporque aun en su misma familia se organizará da, nadie puede dudar, dejando aparte el conen seguida ese aislamiento silencioso, más risuetudinario cliché estereotipado para estos guroso y temible, por cuanto nada, tiene de casos, de sus resultados, que necesariamente ojjcial, que le privara: hoy de besar al hijo quehabrán de redundar en honra y provecho de rido, mañana de estrechar su mano, j más tarlas industrias madrileñas más interesantes de de, de consolarse con su presencia, porque su lo que comunmente se cree. mano es un vehículo de contagio, su palabra Pero apenas llegado el momento de acomeun huracán de gérmenes y el aire que le rodea ter los primeros trabajos, llega también hasta un gas mefítico que puede matar á sir hijo. nosotros, los que por imperiosa obligación del Imaginad c ue á este pobre desgraciado no oficio y amores al terruño en que nacimos sepuede c uedarle ni aun. el afecto, es- dolor, porguimos atentos cuanto á Madrid puede beneque todo afecto ó sentimiento es dolor que sir- íiciar y convenir, que la pro 5 ectada Exposive de consuelo á los demás enfermos. No pue- ción no tiene local ni terrenos adecuados en de sentir afecto por sus amigos, que huyen do donde asentar sus futuros pabellones, con cuyo él; por su familia que le aisla, por la Naturaleelemental obstáculo corre gran riesgo todo el za, que le priva de sus elementos más ijreeialaborioso plan de no verse realizado. dos, ni aun por sus com añeros en dc- raLaa, Alguien pensó, para allanar el inconvenienporque allá en su desesperación contra ci nninte, en instalar la Exposición en terrenos de la do entero piensa que acaso alguno de éstos fué Moncloa, tan próxima á la urbe y con tantos el causante de la su 3 a. Imaginad todo esto medios de comunicación unida al centro de la agravado por la desesperanza de los medios da EL ENTICRRC DE MONTES ciudad. Otros, en la propia pradera de San Isicuración reputados como ineficaces y unido á SEVILLA. EL FÉRETRO QUE NClüRRA LOS RESTOS DE AN dro, usada alguna vez sin el consentimiento de ONIO MONTES, la idea de una muerte próxima y eomin- eudeSU dueña para fusilar... y más apta, desde lueréis cuan justificados son los temores del poA BORDO DiíL VAPOR Fot. Barrera. go, y casi incomparable para elevar en ella pinbre tuberculoso á declararse reo culpable, que torescos albergues de la moderna industria, hay que enceía- ar en el calabozo de sus riiiserodeados por plantaciones de coniferas y cuca- tres, de los reyes prudentes, de los artistas glo- de se les priva de todo contacto con sus pro- rias, y como principio ciueriendo engañar au- i liptus, que por su fácil improvisación converti- riosos, cuyas testas de piedra bese amoroso el pias familias. al inédico más experto, para terminar por enDe aquí que sea necesario deslindar bien gañarse á sí mismo. rían aquellos parajes, desolados y áridos, en sol poniente, filtrándose entre la bóveda verde amenos jardines para el público esparcimiento. de la arboleda, mientras el piar de los pójarü. los terrenos, para que gtxiándonos por lo que En mi práctica de hospital, en los años que Estas fueron las soluciones que pudieron y las sonoras risas de los niños que tintinean la higiene aconseja de acuerdo con los conoci- llevo de internado, he tenido ocasión de comadoptarse desde el primer momento, con la do- como campanillitas de oro cantan el himno ú luientos actuales acerca de la transmisión, re- probar esto muchas veces, y no podéis imagisistencia, etc. etc. del bacilo deKoch, descebe- nar el fatal efecto que produce eu estos enferble ventaja de resolver el conflicto urgente y la Vida... dotar á Madrid, que tanto lo necesita, de un Instalar entre aquellos árboles consagrado: mos las ideas erróneas y exageradísimas que mos esa preocupación constante que principia adecuado Parque de certámenes. Ni el Estado, or los recuerdos de amor y de ventura, de pa sobre asmito tan importante se tienen. acarreándoles la inapetencia para terminar con He visto individuos, que después de dar Li las consecuencias lamentabilísimas, y a que la ni la ilustre propietaria de la pradera de San y de sosiego de cien generaciones que por ali Isidro hubieran puesto grandes insuperables han pascado sus horas románticas, su: díii- mano ú tui tuberculoso, se lavaban repetidas alimentación es hoy el primer medicamento inconvenientes para ceder allí ó en la Monclou melancólicos y sus instantes de esperanza ven- veces con jabones antisépticos, como si el dcs- que ha de contribuir á su curación. Porc ue es 1 terrenos á propósito, y los madrileños nos ha- turosa, los abigarrados barracones de un ferioJ gmciado fímico les hubiera entregado con sunecesario saber que de los dos problemas á bríamos -n contra JO, al término de la Ex 50 si- adornado con percalinas y faroles de vidrio j saludo n hediondo pasaporte para la cnfcr- resolver en la tuberculosis: destruir la causa cióu, con nuevos higiénicos jardines que pu- profanar algo que nos importa mucho conser- I mería, de la enfermedad ó dar fuerzas al individuo dieran servir de base para el futuro anillo de var incólnme á los que vimos la vida obsC -i: Y, sin embargo, pasaban horas enteras en un ara que se def- enda de ella, sólo poseemos el bü. sques que es necesario ci ear alrededor d. ra é irredimible de las grandes urbes en d o- de café ó teatro n- a smiap- el caían u, sin tener eu último, pues por desgracia, ni las luberculi este pobre lugarón de Castilla con honores de se íimontoua el tedio- la vulgaridad... cuenta que eu el apretón de manos era muy di- nas, que tanto entusutsmo despertaron en la capitalidad. fícil, si no imposible, el adqtiirir el contagio, ciencia, que creyó tener en su mano el medio Pero he aquí que, según parece- -y quisiera porque la transmisibilidid del bacilo por laVía de destruir el bacilo, ni las inyecciones de tener malos informes y verme obligado á recepidérmica LS muy excepcional, y en cambio creosota y cinani. ato, ni aun las recientísimaK tificar, -el lugar preferido para instalar la Exsus defensas microbianas nasales- -ese ejército de la Tulasa, sueros de Beidng, etc. etc. han posición, habrá de ser el Parque del Retiro, jDapermanente (pie tenemos para defender nues- dado resultados verdaderamente positivos. i3. ño de lágrimas de nuestros rutinarios festejos tro organismo de las invasiones de otro. s géiPor tanto, hasta que llegue la hora- feliz, que y obligado asiento de iniciatÍYas desdichadas. I J ace muchísimos años que los pobres tisicu. menes causantes de enfermedades- -debilitad; yo creo próxima, eu que un experimentador Desde que el ministro de Hacienda del Go- esa enorme legión que perece víctima ue por el catarro, abonado el terreno de la rnncu- afortunado encuentre la antitoxina, lo que llabierno provisional en 1869 cedió al pueblo de tan terrible enfermedad, son considerados, 1 sa nasal parcí albergar 3 transmitir á los bron- maré para entendernos el contraveneno tjue 1 Madrid los antiguos jardines del Real Patrimo- como enfermos que requieren nuestra solicitu l quios el bacilo absorbido por la inspiración dil tanto esperamos, 110 hax -sino procurar medies nio, llamados del Buen Retiro, con la precisa y cuidados, sino como animales dañinos, scuah. -aire de esas atmósferas que los contienen e i de defensa, dar energías al individuo. ¿Cómo: obligación de ser destinados á Parque público, dos como víctimas en pro de uienes nada p u j- proporción notable, no les producía ningún Proporcionándole sol, aire y alimentos, trípode pesa sobre aquellas encantadoras florestas, que de hacerse, y que, en cambio, pueden privar- miedo ni aun á los más precavidos que tani fundamental de su curación, evitándole condebieran ser nido de pájaros, plantel de flores nos con su contagio de la efímera salud y feli- abusaban de la desiníecciou en el primer caso. trariedades y disgustos, que no vea ese amy recreo de niños, un cruel estigma de cursile- cidad terrenas, t l a y un hecho de observación médica, refe- biente de hostilidad y de repugnancia hacia él, ría y desacierto. En sus umbrosas avenidas, Y no creáis que es solamente en España- -rente á los enfermos lc tuber- culosis, relacio- para que las afecciones morales, repercutiendo hechas para el descanso y el sosiego, sólo cabe donde desde muy antiguo se raspan ó queman nado con lo que al principio decía, y compro- en su aparato digestivo, no le prodtizcau alteel mármol silencioso que perpetúe la memoria los muebles ú objetos donde posó su huesosa badísimo, por desgracia, que es: el disimulo de raciones y trastornos, que se sabe cuándo emdélos grandes hombres, de los guerreros ilus- mano el tuberculoso; -países hay en Asia don- sil cnferriiedad. Estáis delante de un enfermo piezan, pei o no dónde van á pai ar. OTO EN CONTRA. POR LUIS PARÍS üS L O S U L T L V I O S UbTí NOS TEATRO DE LA COMEDIA ESCENA FINAL DE LA COMEDIA EN TRES ACTOS MIQUETTE Y SU MAMA GRAN TEATRO LA MATCHICHA POLÍTICA. ESCENA FINAL DE LA REVISTA q A LA PlNATAl Fots. A B C