Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. VIERNES iS DE FEBRERO DE 1907. PAG. 3. EDICIÓN 1. airia y alcantarillas, Sr. Gascón; Incendios, Sr. Cortinas; Limpiezas, Sr. Fatás; Mataderos, Sr. Blanco; Parques y jardines, señor conde de Mejorada; Teatro Español, Sr. Prast; Tranvías, Sr. Fernández Victorio; Vías públicas, señor Gayo; Pozos negros, Sr. Garma; Loterías, séAXEMAN 1 ñor Madrid Calahorra; Mercados, Sr. Fuertes, POR TH. áaRATC) fiFnUN, 1 4 3 T. y Carruajes, Sr. Senra. Efl general Keim. Faltan por designar los delegados de Pro El escándalo suscitado por las declaracio- piedades y Policía urbana. nes de! Correo Bávaro va adquiriendo proporciones inusitadas, que la Germania, órgano del a aterial enajenado. Centro Católico califica de graves y extrema 3.000 damente perjudiciales para el canciller del Im- tas, enAyer fueron enajenados, en Villa, peseel Almacén perio, para el general Keim, para la Liga naval cantidad de mueblesgeneral de la objetos gran y diferentes proy para todos los nacionalistas cedentes de desahucios, que allí estaban depositados. I a derrota socialista. Eí Vortwacris publica una estadística, según la cual la defección de los demócratas ha ocasionado á los socialistas la pérdida de 30. lugares. Semejante estadística es exacta, y no menos cierto que los partidos de la izquierda, en vez POR TELÉQRAIO. C 1 RTAQSNA, 1 4 N de votar, como en 1903, por los candidatos so- 1 J a resultado brillante la inauguración del cialistas, han votado por conservadores y cen- Círculo conservador, á la cual asistió nu tralistas. merosa concurrencia. Pronunciaron entusiásticos discursos los seftjuevo ministro. 1 Será nombrado ministro de Cultos en reem- ñores Rivas, Maestre, La Cierva (D. Isidoro) y plazo de Mr. Studt, que está agonizando, mis- Ramos. Fueron elegidos presidentes honorarios los ter Aditkes, alcalde de Francfort y hombre dt Sres. Maura, La Cierva, García Alíx, Angosto toda confianza del Kaiser. y Moreno, y efectivo D. José Maestre. SUIZA Por iniciativa del alcalde se acordó telegrafiar al Gobierno, pidiendo que no se realice el anunciado despido de obreros del arsenal. -tiva de extradición. E Tribunal federal ha denegado la de- Montserrat. manda de extradición del Gobierno ruso contra los tres georgianos refugiados en Suiza y La epidemia de meningitis acusados por las autoridades imperiales del POR CABLE. LONDRES, I 3 I 5 N. robo de una Tesorería en el Cáucaso. El Tribunal funda su sentencia en que el Silgue naciendo estragos en varias ciudades robo se hizo con fines revolucionarios. Los tres de Escocia la epidemia de meningitis. En georgianos han sido puestos en libertad. un solo día ha habido 70 atacados y n defunciones en Glasgow. peritos, LosComparecen los Sres. Fuentes Herrera y usted va rebdde, y i 1 M rebeJflM l o t sujeto yo. Acusador. ¿Fue rápida la agresión del pro cesado? Testigo. -Si, señor; tan rápida que nadie pudo advertirla, pues el misino Claros creyó en el primer momento que sólo le había dado un puñetazo. Acusador. ¿Protestó el público del crimen? Testigo. -Si, señor, y de no haber intervenido la Guardia civil lo hubiera pasado mal. Acusador. ¿Recuerda usted si el procesado dijo al ser detenido que si lo llevaban á la Delegación mataría al que lo condujese? Testigo. -Sí, señor, eso dijo. Declaran después D. José Amor, el chauffeur D. José Sauz, D. Melitón Pérez y D. Domingo Madrigal, todos los cuales presenciaron la agresión, que fue rápida é inesperada. El guardia civil Juan Fernández, que prestó auxilio al compañero de Claros para sujetar á Vicente, confirmó que éste luchaba con el agente de la autoridad, navaja en mano. Luis de Osma y Manuel Núñez no dicen nada interesante. El acusador privada renuncia á algunos testigos y después de un breve descanso desfilan los de la defensa de Vicente. Estos son pocos; pero en realidad no declara más que Eusebio Hernández, hermano del procesado, pues de los restantes, Benito González, nada dice, y Francisco Pérez y Jacobo Rodríguez han permanecido, quiza por curiosidad, entre el publico déla Sala, y el presidente no les permite hacer manifestación de ningún género, al enterarse de lo ocurrido. Eusebio Hernández limítase á decir que su hermano padece ataques epilépticos que precisan frecuente asistencia facultativa. EUROPEA M LOS CONSERVADORES DE CARTAGENA GINEBRA, 1 4 JIM. DE SOCIEDAD En la iglesia del Carmen verificóse ayer tarde, ante distinguida y numerosa concurrencia la ceremonia de armar caballeros déla Orden del Santo Sepulcro al marqués de Lien y al Sr. F. Alcalde. Apadrináronles D. Manuel Cenara y don Luis Contrcras; al Capítulo, que fue presidido por el marqués de Tenerife, asistieron los señores Bravo, Alvarez de Toledo, conde de Castillo Piñeiro, Gaseó, Sánchez Alonso, Aldama, Arroyo, Oria de Rueda y Ortega. Durante ia. ceremonia, la capilla de la ígtew a interpretó con sumo gusto escogidas pie zas de ritual. Los marqueses de Beuicarló marcharán en breve á Videncia. Continúa delicada de salud la bella señorita doña Caridad Figueroa. Ha contraído matrimonio la marquesa viuda de Du Quesne con el Sr. Amblard. Muchas distinguidas damas de la sociedad aristocrática acudieron ayer tarde á la Legación de los Estados Unidos á saludar á mistress Collier, esposa del representante de dichos Estados. A ceptando la invitación de la Asociación de la librería de España, la Comisión internacional del Congreso de editores, reunida en Berna, ha acordado que la sexta sesión del Coi greso internación il de Editores se celebre en Riadrid en Mayo ó en Junio de 1908. Las cinco sesiones anteriores se efectuaron desde 1896 hasta igcó en París, Bruselas, Londies, Len zig y Milán. La de 1903 será importantísima, porque en ella, entre otros asuntos, se tratará de garantizar y favorecer los intereses de autores, editores y expendedores de li bros, de partituras musicales, de trabajos fotográficos y de otras obras artísticas, y porque á ella concurrirán numerosos representantes de Europa y de América. Congreso de editores EL MONUMENTO A MIGUEL SERVET POR TELÉFONO. BUtCELONA, 14, 8 N. VJl Ayuntamiento, en su sesión de hoy, ha to mado el acuerdo de contribuir con 500 pesetas á la construcción del monumento á Miguel Servet, que se erigirá en Vienne. Dícese que al acto asistirá el Sr. Salmerón. Concesiones aeJ Shah POR CABLE. LONDRES, 1 M. T elegrafían de Teherán que el Shah, ¿ten diendo á la presión popular, ha decidido acceder á lo que la Cámara pide, ó sea: i. Reconocimiento por el Monarca de su calidad de Soberano constitucional. 2 0 Reducción á ocho del número de 0 ministros. 3. Responsabilidad ministerial. 4. Reglamentación de las Asambleas locales. 5. Despedida de los funcionarios belgas de las Aduanas. Ün mensaje imperial, dirigido á la Cámara, concede todo esto. La noticia ha sido publicada en Tauris, donde habían estallado desórdenes y el pueblo se había apoderado del arsenal y había cerrado las oficinas del Gobierno. El orden ha quedado restablecido. NOTAS MUNICIPALES pvelegados de servicios. El alcalde, Sr. Dato, ha hecho las siguientes designaciones: Alumbrado, Sr, González Falencia; Asilos municipales, Sr. Larrea; Almacén general de la Villa, Sr. López Martínez; Cementerios, señor Diez Vicario; Consumos, Sr. González Lequerica; Contencioso, Sr. García Garamendi; Escuela de aordo- uiudos, Sr. Caballero; Fonta- Armesto, este último designado por la defensa. El Sr. Herr r i hace uso de la palabra refiriendo al Tribunal que el cadáver del guardia Ciaros presentaba una herida de tres ó cuatro centímetros de extensión en el lado izquierdo del cuello, herida que viniendo de atrás á adelante seccionaba la carótida y la yugular, interesando también la tráquea. A preguntas del acusador particular afirman que no observaron señales de lucha en el cuerpo de Claros, y que la muerte sobrevino con gran rapidez. El Sr. Armesto manifiesta que la herida se produjo cSn una navaja sin muelles, délas que por esto se cierran fácilmente, y añade que la agresión se realizó por delante, pues si el procesado hubiese herido en otra posición se habría cerrado el arma. Además, la víctima era 10 ó 12 centímetros más alto que el agresor, y esto explica la horizontalidad del corte. Acusador. ¿Usted vio el cadáver del guardia en el Deposito? Perito. -No, señor. Acusador. ¿Pues de dónde saca usted esa diferencia de medidas? Perito. -De los autos. Acusador. -Pero, ¿usted ha examinado los autos? Perito. -Sí, señor; porque tenía que estudiar la cuestión médico- legal. Pregunta después el defensor, y el Sr. Armesto afirma que Vicente Hernández es un epiléptico hereditario, pues su padre murió de un ataque en plena calle. Es, dice, hombre muy nervioso, de carácter sumamente excitable; un enfermo, un verdadero enfermo de ausencia, pues en sus ataques si no pierde los movimientos, pierde la consciencia y n o se da cuenta de sus actos. Yo que D documental. le he visitado y tengo el convencimiento de su El relator da lectura á los documentos j desgracia, le comparo á un arma de fuego car- obran en autos, relativos al guardia Claros y á gada, que se dispara al más pequeño choque. Vicente Hernández. A preguntas del fiscal, responde que no reEntre los documentos hay una certificación cuerda en qué diligencias del sumario encon- honrosísima para Claros, pues en ella se hace tró los datos que le han permitido asegurar constar que salvó valerosamente la vida de que el muerto era de más estatura que su ma- una niña. CHOQUE DE tador. Otro de los documentos que lee el relator es El facultativo, Sr. Herrera, que no está confor DOS ACORAZADOS me con su compañero Sr. Armesto, explica al la hoja del Registro central de Penados y en la cual consta que Vicente Hernández ha sufrido POR TELÉGRAFO. OIBRALTAR, 14, 8 N. modo como, á su juicio, íué agredido A mplío detalles del choque ocurrido en La- Jurado el dice qué el procesado sacó del bolsi- tres condenas por lesiones. gos entre los acorazados ingleses Common- Claros, y sino wcaltli y Formidable durante las maniobras quello la navaja, y no de frente, cuellode lado dio I as conclusiones. rapidísimámente un tajo en el al guardia Terminado el período de prueba, las parestá practicando la Armada británica. que marchaba á su izquierda, corriendo la na- tes elevan á definitivas sus conclusiones proEl choque fue tremendo, hasta tal punto que la primera impresión abordo del Commonweallh vaja de atrás á adelante. al ataque sufrido por visionales, sosteniendo: los acusadores, que Refiriéndose después fue que el barco se hundía. Hubo necesidad de Vicente al comenzar la sesión, afirman los fo- Vicente Hernández es autor de un delito comrestablecer el orden entre la tripulación por la renses que no ha sido epiléptico sino nervioso. plejo de asesinato, cualificado por la alevosía, y atentado en el que concurre la agravante de fuerza, y para ello fueron colocados á babor y Acusador. -Pero ust deí á estribor loo hombres armados, con orden de nos exteriores que h iganhan acv rtido sig- reincidencia, y la defensa, que el hecho constihacer fuego contra los que intentaran salir del procesado sea un epiléptico? sospechar que el tuye un delito complejo de homicidio y atentado con las atenuantes de arrebato y obcecabuque. Peritos. -Algunos signos hemos ooservado; Era preciso que se le prestara pronto auxi- pero con esto ocurre lo que con los relojes, que ción y falta de intención de causar un mal tan lio, y fue traído hasta el dique con grave peli- pueden marchar perfectanente y tener su má- grave. UN PASANTF gro, pues el barco estaba averiado V había em- quina completa y presentar las tapas abobarcado gran cantidad de agua. Se calcula que el arreglo costará mucho lladas. Acusador. ¿Pasado el ataque, aunque sea EL MONUMENTO tiempo y algunos millones. -Cabeza: epiléptico, ¿recobra Ja responsabilidad desús actos el enfermo? Peritos. -Esta es una cuestión muy debati- Algunos queridos compañeros han honrade TRIBUNALES da y en la que hay distintas opiniones; pero lo con sus benévolos comentarios el artícuque puede asegurarse es que recobra la cons- lo que dediqué en estas columnas á recordar la cicncia perdida durante el acceso. muerte de Campoamor. Coincidiendo con sus Acusador. ¿De suerte que ustedes afirman juicios gloriosos para el gran poeta, varios lecque el procesado no es epiléptico? tores de A B C me escriben sendas cartas aniPeritos. -No nos lo parece, pues el ataque mándome a poner en marcha el proyecto dje primera sesión. elevar un monumento al autor de las Dolaras. A la una y media de la tarde de ayer co- de hoy, repetimos que ha sido nervioso. El Sr. Armesto. ¿Y qué es la epilepsia. sin. e Repito que no me siento capaz de tomar inimenzó á celebrarse en la Sección primera la ciativas, y que tampoco me creo con autoridad vista de la causa seguida contra Vicente Her- una enfermedad nerviosa? bastante para tomarlas, aunque generosamennández Jubero, autor de la muerte del guardia te me la conceda el cariño de Tos redactores Claros. de El País, periódico que ha dedicado al asunHecho el sorteo de jurados y una vez en el prueba testifical. banquillo el procesado, dióse la voz de ¡audien- Los tres primeros testigos que compare to el entusiasmo y la atención que merece. Yo cia pública! precipitándose acto seguido en ia cen son los Sres. Carbonell, Martínez y Blanco; sólo puedo ofrecer lo que tengo: un gran deseo pero sus manifestaciones carecen de interés, de colaborar, en cualquier forma y de cualSala un gentío inmenso. El secretario dio acto Seguido lectura á los pues se reducen á confirmar el mal carácter de quier manera, en la realización de esa idea. Creo que ahora podría intentarse, puesto que escritos de calificación, y ya se disponía el pre- Vicente Hernández. Martín Hernando, guardia de Seguridad hay ambiente propicio para el triunfo. Precisasidente á comenzar el interrogatorio, cuando Vicente Hernández fue presa de un accidente que acompañaba á Claros el día en que éste mente algunos días antes de que yo recordara nervioso, que le duró unos cinco ó seis mi- fue agredido, declara que hallándose de servi- mi antiguo pensamiento al recordar la muerte cio en la calle Mayor vio un grupo numeroso del poeta, mi querido amigo Bernardo G. de nutos. Acudieron los médicos forenses, sacaron los de personas que perseguía á dos muchachos. Candamo publicaba en España Nueva un priujieres de la Sala al procesado, y sin grandes Suponiendo que habían cometido alguna falta, moroso artículo con idéntica solicitud. Por no procedieron á la deten ion de los fugitivos; haberlo leído á tiempo cometí la falta- -que hoy esfuerzos se consiguió reanimarlo. pero á los pocos momentos comenzaron á pro- subsano gustosísimo- -de no citarle, como era testar de aquel acto varios sujetos, y entre ellos de justicia. T eclaración de Vicente Hernández. El autor de la muerte de Claros represen- el hoy procesado, Vicente Hernández. Evocando los nombres de fígaro, Valera, ta unos treinta ó treinta y dos años; es rubio, I ste, sigue diciendo el testigo, protestaba Campoamor y Ganivet, decía el distinguido esdelgado, de regular estatura y viste traje de groseramente, insultándonos y dirigiéndonos critor: Quisiéramos hallar en el Retiro esas americana de color azul obscuro. Su as. pacto, frases mortificantes. Mi pobre compañero, in- estatuas, y primero la de Campoamor... ¡Sevulgarísimo, no le hace simpático ni repulsivo. dignado por las palabras de aquel desconocido guramente habrán pensado lo mismo cuantos A preguntas del Sr. Enjuto, presidente del díjome una vez: Ya me voy cansando de tan- admiradores del poeta le hayan recordado por Tribunal de Derecho, manifiesta que es de ofi- to insulto y voy á detener á ese atrevido Yo aquellos rincones silenciosos! Y al ver que ahocio cerrajero y que ha sufrido tres condenas le aconsejé que no hiciera caso y qne continua ra nosotros tenemos igual deseo se alegrarán ra su camino, pero como las ofensas no cesa- íntimamente, haaiendo votos porque se realice. por lesiones. Afirma que el día de autos presenció la de- ban, antes al contrario, iban en aumento, ClaLo importante es que se ha lanzado una idea ten ion de dos muchachos que no habían co- ros perdió la paciencia y se decidió á realizar simpática y que sería preciso ponerla en mometido delito alguno, reconociendo que como la detención. No había hecho más que sujetar vimiento... otras muchas personas protestó de lo que con- por un brazo á Vicente, mi desgraciado comANTONIO PALOMERO pañero, cuando el nuevo detenido cayóse al sideraba una arbitrariedad. suelo presa de un accidente. El público daba Fiscal. ¿Llamó usted canallas á los guarmuestras de compasión y aun nos suponía á dias? Nicaragua y Honduras Procesado. -No recuerdo lo que les llamé; nosotros causantes de aquella desdicha, no POR CAB E. WMHINOTON, 14, J T sólo sé que protesté enérgicamente y esta pro- obtante asegurarla que el ataque era fingi- 1 os presidentes de las Repúblicas de Xir. ira do, pero cesó pronto en su actitud hostil, portesta enfureció á uno de los agentes. han comunicado á Roose Añade que los guardias le insultaron dicién- que el accidentado volvió en sí. Echamos á an- gua y Hondurasarbitraje para resolver dole en voz alta que era un ladrón conocido, dar camino de la Delegación, pero al llegar á velt que aceptan suentre las dos naciones. el pero no recuerda lo que pasó después, porque la calle de Bordadores, el detenido hizo un mo- conflicto planteado cayó al suelo con un accidente de los que le vimiento brusco y consiguió separar e de mí al tiempo que sacaba una navaja y daba rápidaban con frecuencia. Fiscal. ¿Y cuando volvió usted en sí, resis- damente á Claros un golpe en el cuello. El agredido sacó el pañuelo, llevóselo á la herida tióse á ir detenido? y lo retiró empapado en sangre. Entonces solProcesado. -No recuerdo. Fiscal. ¿No recuerda usted tampoco que tó á Vicente y echó á correr, diciendo: ¡Me ha hirió con la navaja á uno de los guardias que matado, me ha matado! le conducían? Fiscal. ¿Intentó agredir á- usted Vicente Procesado. -No, señor. Hernández? el artístico é interesantísiEn igual forma contesta á otras preguntas Testigo. -Sí, señor. Me tiró varios golpes, del fiscal y del acusador privado, los cuales, en pero yo pude sujetarle por la muñeca derecha mo suplemento GENTE vista de la falta de memoria de Vicente, renuu- y forcejeando aguardé á que me prestasen MEN U DA, dedicado á los! ian á seguir interrogándole. auxilio. DereLu- r 1- ¿La navaja con la que agredió Fiscal. ¿Quién se lo prestó á usted? niños. al guardia Ci s es la que usaba usted para Testigo. -Una pareja de la Guardia civil. comer? Acusador. ¿Protestaba Vicente de que lo DIEZ CÉNTIMOS Procesado. -Sí, señor. condujeran á la Delegación? Defensor. ¿Dónde solía usted guafdarla? Testig -Sí, señor; protestaba diciendo que EN TODA ESPAÑA Procesado. -En uno de los bolsillos del él no era ningún criminal, y se resistía. chaleco. Yo entonces le dije: Si no es usted ua cri- ASESINATO DE UN GUARDIA A BC Publicará mañana