Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. SÁBADO 9 D E F E B R E R O D E 1907. PAG. 4. EDICIÓN 2. Muchos pobres de todo el término de Sagttn- terio y sus furias se desarman, dando paso al copas de MI joven invitada, á la cual instaba to recorren las calles de la ciudad pidiendo li- éxtasis. sin cesar para que bebiera. El padre de Aligi, uno de los perseguidores mosna para dar de comer á sus familias. Después de la comida, la declarante recorrió de la virgen de los campos, llega herido. Aligi las habitaciones de la casa de WMte, y á los le interrumpe el paso. pocos momentos sintió que un intenso sopor la POR TELEFONO. BILBAO, Cj, i M Desde aquel momento, Aligi y Mila viven la invadía. p l temporal amaina. vida idílica de los pastores en el apacible retiCuando recobró sus sentidos se encontró Los fríos se hacen menos sensibles. ro de la montaña. acostada, en una habitación rodeada de eáTodo el día ha sido muy lluvioso, lo cual ha Ornella, la hermana de Aligi, implora de pejos, hecho que desapareciese la nieve rápidamente. Asustada, exigió llorando á White que la Mila que no le retenga por más tiempo. Aligi debe volver con sus padres. Ella así se lo pro- manifestase todo lo ocurrido, contestándola el mete, y se dispone á huir; pero su amor á Ali- arquitecto que no se apurara. Entonces la declarante prorrumpió en ruidogi traba su voluntad, y allí queda esperándole sos sollozos. White trató de calmarla, diciéndo 1 ARA. LOS BUHOS Comedia en tres ac- á él. Los mal contenidos deseos de Lázaro se la que siendo joven y bella no debía tomar el t -tos y en prosa, oriacrecientan ante la contemplación de Mila. Al asunto por lo trágico, y aconsejándola que no ginal de ¡Jacinto Benavente. verla sola, pretende apoderarse de su cuerpo y dijese á su familia nada de lo sucedido. Después suspendióse la audiencia un rato Don Faustino es un viejo profesor que se ha en aquel instante, Aligi, que ya conoce los bruretirado á un pueblo próximo á Madrid, para tales propósitos de su padre, después de una para que descansase la tsstigo. que estaba fadedicarse á la confección de un gran dicciona- escena violentísima con él, en un movimiento tigadísima y muy emocionada. Siguió misrio, en unión de su antiguo discípulo Don Ma- rápido y enérgico, se apodera de un hacha y se. tress Thaw su declaración, negando que su marido la haya tratado nunca mal, pues, al nolita. Sin más amor y. sin otras preocupacio- la hunde en el cráneo. nes que la ciencia, los dos hombres hacen vida Aligi, condenado como parricida, va á morir. contrario, ha sido siempre bueno y cariñoso de trabajo y de recogimiento; no van á parte Los cantos funerales de los prefiches anuncian para ella. alguna ni conocen á nadie, y no tienen otras la llegada del fúnebre cortejo. Mistress Thaw, prosiguiendo en sus declararelaciones con el mundo exterior que el trato En esta escena, con visiones de calle de la ciones, explicó con detalles las maquinaciones solícito y excesivamente gruñón de una vieja Amargura y cumbres del Gólgota, Aligi, con- fraguadas por Mr. White y sus amigos, muy criada de Don Faustino. ducido entre el vocerío de un pueblo fanático, especialmente el abogado Huminel, maquina Pero llega al pueblo una jamona viuda y un ha de pedir á las puertas de la casa de su ma- ciones encaminadas á impedir que se casara con Mr. Thaw. poco trapisondista, Doña Amalia, dispuestaá dre perdón de su crimen. Añadió la testigo que, después de su casapasar allí una temporada con su hija, y la exisAnsiosa, jadeante, como una Verónica, acértencia de aquellos dos hombres pierde, natural- case al sudoroso rostro de Aligi lafiglia di Jorio. miento, su esposo le ordenó, en vista de que mente, su monotonía habitual. Perturbados un Con sublime abnegación detiene el cortejo, seguía persiguiéndola Mr. White, cesara toda poco, asustados, vamos al decir, los buhos, con que se dispone á seguir su marcha. Mila se de- relación con éste; pero que el arquitecto, lejos aquella irrupción, pronto se acostumbran á la clara culpable del crimen. Ella armó el brazo de deponer su actitud, la requirió, por el connueva compañía, olvidando sus trabajos y sus de Aligi, ella lo trastornó con sus hechicerías, trario, con mayor afán que nunca, lo cual exas libros, con gran escándalo de la fiel sirviente apoderándose de su débil voluntad; ella, por pero á su marido. Aseguró que White odiaba á Thaw, y que que creyendo en la locura de su amo y no dis- fin, le engañó... puesta á soportar nuevas autoridades en la Aligi, adormecido, cerca de la idiotez, la mal- para mortificarle propalaba graves calumnias. A las cinco de la tarde terminó la sesión, y casa, acaba por despedirse. dice al oir sus últimas palabras. El pueblo, supersticioso y ¡colérico, tiene una la de hoy habrá comenzado por la declaración No está precisamente loco D. Faustino, al modo que se imagina su doméstica. Cierto que nueva víctima donde saciar sus instintos de de la madre del procesado. la presencia de las mujeres le ha hecho pensar sangre. Libra á Aligi del suplicio, desata sus PARÍS, 8 3 T. en una porción de cosas que yacían sepultadas ligaduras y se apodera de la figlia di Jorio para C s t á loco el procesado? bajo sus libros, pero es la compasión, el afecto conducirla á la hoguera. que ahora le mueve y le domina. Le ha conOrnella, la hermana de Aligi, que presenció Al empezar la sesión de hoy, el abogado movido de veras la historia de aquellos dos se- el parricidio, como las buenas mujeres que Mr. Delmas, ha leído muchas- cartas escritas res que luchan desesperadamente, más que acompañaron á Jesús, se arroja á sus pies, be- por su defendido á Mrs. Thaw cuando era su por la vida, por sostener una posición; y se ha sándoselos con ardores de fe infinita, y envol- prometida, cartas en las que el joven millonario demostraba, al mismo tiempo que un procompadecido particularmente de aquella niña viéndola en una mirada de inmensa ternura. infeliz que será víctima del modo de vivir La figlia di Jorio, poseída de su augusta mi- fundo amor á su futura esposa, una incoherencreado y sostenida por su madre. Doña Amalia sión, se dirige á la hoguera, exclamando so- cia y un desequilibrio mental muy marcados. En algunas de dichas cartas, Mr. Thaw conno es precisamente mala; es... como es, una de lemnemente: ¡Qué hermosa es la llama! Y en tantas sacrificadas al qué dirán y al que la gen- el fuego se purifica la figlia di Jorio. Cae; el te- fesaba á su novia que se; hallaba apurado de te no vea que se desciende... ¡Admirable tipo, lón, y aún se sobrecoge nuestro espíritu ante dinero, y en otras, por el contrario, ofrecía á la visto en la realidad, trazado y sentido por el tanta soberana belleza. Júntanse nuestras ma- que entonces se llamaba miss Nesslitt montox autor de prodigiosa manera... Doña Amalia nos como para elevar una oración, y procla- nes de oro; es una de las figuras más acabadas, más com- mamos el nombre de D Annunzio. POR CABLE. NUEVA YORK, 8, CJ M. pletas del teatro contemporáneo. Del supremo arte con que la señora Ferraú Don Faustino propone á Don Manolito que se interpetró la obra, baste decir que jamás he- T estigos sobornados? La sesión de ayer ha causado profunda case con la niña, en un rapto de sincero senti- mos visto tan diáfanamente las cumbres de lo impresión por haberse complicado en la causa mentalismo, creyendo que á todos les conviene. trágico. El antiguo discípulo, venciendo su natural timiLa insigne actriz fue anoche entusiástica- al abogado Huintnel, contra quien se ¡han fordez, se declara ala muchacha, y, cuando ya cree mente ovacionada, confirmando plenamente mulado acusaciones por haber sobornado testipróximasuboda, ella declara alnoble protector, cuanto en su elogio liemos dicho en anteriores gos y el cual había conseguido hasta ahora substraerse á cuantos procesamientos se haque no se siente con fuerzas para unirse con un obras. hombre á quien no ama. ¡Es demasiado buena Para ella y para el Sr. Grasso tuvo el públi- bían incoado contra él. para salvarse sacrificando á quien no es dig- co admiración sin medida. no de ser engañado! Don Faustino propone ala Lamentemos una vez más que haya mucha madre y á la hija que vivan en su compañía gente que aún siga privándose. de tui especJLOS REYES para cuidarle y atenderle, ya que 110 tiene á táculo tan exquisito. nadie en el mundo; proposición que es aceptaFLOR 1 DOR POR TELÉGRAFO, PARÍS, 8 8 N. da, después de vencida la resistencia de Doña Amalia, que vuelve á esgrimir el qué dirán J o s Soberanos ingleses almorzarán en casa como un arma que cierra contra toda solución. del marqués de Breteuil, y por la noche asistirán á una comida íntima en la Embajada. He aquí, contado á grandes rasgos, el arguContra lo que se había dicho, los Reyes no mento de Los bultos, comedia en la que pasa darán un banquete al presidente Mr. Fallieres. mucho, aunque parece que no pasa nada. Mañana, á las diez y inedia de la misma, El público, un poco despistado, porque BePOR TELÉGRAFO. PARÍS, 8 9 M. marcharán á Inglaterra en un tren esperi. il. navente no le servía esta vez uno de sus plai a declaración de Mrs. Thaw. tos fuertes y picantes, celebró muchas de las infinitas bellezas que contiene la obra, y aplau- Se reciben noticias detalladas üe la decladió mucho los dos primeros actos, y con cierta ración prestada ayer por la esposa de miste! Thaw. frialdad el final del tercero. El público que asistía á la Audiencia era aún Para algunos, la comedia es algo lánguida y un poquitito rnás. allá del sentimentalismo jus- más numeroso que los días anteriores. La testigo entró en la sala y rápidamente p o r consecuencia de la certificación que dio to. Todas las opiniones son respetables. A nos- ayer mañana el médico forense encargado cruzó la estancia, ocultándose el rostro con las otros nos encanta Los buhos por su admirable de reconocer el cadáver del banderillero Metilo, sencillez, por su artística sobriedad y por la manos, hasta que se sentó en el basco desti- los restos de este infortunado diestro tuvieron vida intensa que circula por todas sus escenas. nado á los testigos, entre el presidente del Tri- que ser llevados al Depósito judicial. La interpretación fue buena en general. So- bunal y los jurados. Desde el Depósito serán conducidos esta tarVestía Mrs. Thaw un traje muy sencillo ce bresalieron las Sras. Alba y Rodríguez (Matilterciopelo azul, sombrero de igual color y es- de al cementerio de Carabanchel alto. de) y el Sr. Barraycoa. -P. El acto de trasladar ayer el cadáver de Melipeso velo, á través del cual se veía su semblaito desde la casa mortuoria al Depósito, demoste palidísimo y ojeroso. Todas las miradas convergían sobre ela. tró las grandes simpatías que aquél disfrutaRINCESA. LAFIGLIA Esta t r a g e d i a Prestó juramento, y cambiando una sonrsa ba, pues seguía al coche fúnebre larga fila de T rtr Io pastoril del áureo carruajes, en los cuales iban muchos toreros y L I J H D Annunzio, es con su marido, empezó la declaración. Respondiendo á preguntas del abogado nis- amigos 5 parientes del finado. indiscutiblemente su más bella obra. Estrenada, si mal no recuerdo, en Milán, en ter Delmas, relató con voz muy clara todc lo 1904, bien pronto se enseñoreó de la escena ita- que pasó en el café Martín la noche del dís de I UNA CATÁSTROFE autos y el encuentro con el arquitecto Wh te. liana con las gallardías del triunfo. Habló de la carta que escribió á su maido Hoy llega á nosotros en toda su pureza, conducida por una comediante tan maravillosa durante la comida y de la idea realizada de como la Sra. Ferraú, alma de la evocación común acuerdo, de ir al music- hall de Madson d annunziana, en 1 a compañía dramática que Square. Allí se encontraron otra vez con White, jenactúa en la Princesa. Sí, evocación de amores de la tierra, de su- tonces Thaw, desesperado y furioso por esa POR TELÉGRAFO. LOR 1 ENT, 8 1 T persticiones aún latentes, de voces vibrantes, obstinada actitud de aquél, le disparó tres l a primera noticia. í de convulsiones de almas, todo un despertar de tiros. Esta mañana, á las once, ha ocurrido á borPasó después la testigo á relatar detallda- do del torpedero núm. 339 una catástrofe, de la los Abruzzos hace cuatro ó cinco siglos. Lafiglia di Joño, escrita en mes y- medio es- mente su vida y las circunstancias y alence que han resultado nueve muertos y un herido. casamente, ante la contemplación del paisaje de sus relaciones con White. Esta parte, de la cual dependerá probbleruismo, y aprovechando un remanso del espíLOR 1 ENT, 8, 4 t e etalles de la catástrofe. ritu, tiene la majestad de la tragedia, el gesto mente la suerte del procesado, era espeada con ansiedad por el público, que escuchó i reAl ocurrir la catástrofe de que he dado de los divinos clásicos. cuenta en rni telegrama anterior, el torpedero He aquí sucintamente contada la obra de lato en medio de un silencio sepulcral. Dijo que, ¡estando en París con su madre, iace núm. 339 llevaba á bordo á toda la comisión D Annunzio. Es la vigilia de San Juan. cuatro años, Thaw se enamoró locamení de técnica encargada de presenciarlos ensayos de Se conmemora en casa de Lázaro el anuncia- ella y la pidió en matrimonio, á lo que se egó, gran velocidad frente al fuerte Du Talud. Estaban casi á punto de darse por terminado matrimonio de su hijo, el pastor Aligi, con declarándole francamente las relaciones que dos los experimentos, cuando se produjo una una joven de la aldea. De pronto penetra en la había tenido con White. Contó algunas orgías celebradas en caá. de violenta explosión, debida, según se ha comestancia, acorralada, perseguida por los segadores, que borracíhos de sol y de vino, quieren éste, á las que asistían varias mujeres mu co- probado á última hora, á haberse roto uno de los tubos que componían un aparato que se apoderarse de ella. Mila, Lafiglia di Joño, repu- nocidas en el demi- mondeRefirió que teniendo que ausentarse st ma- había colocado ex profeso para evitar accidentada por hechicera y dadivosa de su cuerpo en dre, en cierta ocasión, la dejó. al cuidao de tes de la índole del que acaba de hacer tantas el país. Los de la casa, animados por la madre de White, el cual la invitó pocos días desjiés á víctimas; aparato que, por causas hasta ahora desconocidas, dejó de funcionar. Aligi, incitan á éste á que la arroje de allí; comer en su casa con varios amigos. Como á la hora señalada para el banquee no Según indicaban los instrumentos registrasu contagio mancha, sus hechicerías pueden ser fatales. Aligi nada escucha; mudo, absorto, se presentase ningún invitado, la eninces dores, la presión era muy considerable en el detiene su vista en aquella mujer; un misterio- miss Evelyn Nesslit pidió explicaciones 1 ar- aparato de evaporación cuando estalló el reso encanto le retiene inmóvil, pero espoleado quitecto, el cual se excusó y la propus que ferido tubo, siendo esto causa de que repentinamente retrocediera la llama de los hornos por los suyos, va á arrojarla, cuando ve sur- comerían los dos solos. Así lo hicieron, y el anfitrión, en el trascur- hacia la Cámara de las máquinas, donde sé gir radiante de luz, detrás desfila, la figura del an -el Custodio. Todos sienten el sixblmie mis- so d la comida, escanció con frecuencias las hallaban en aquella ocasión 11 hombresjdeles cuales mteve cayeron muertos casi instantáneamente, víctimas de asfixia y ala vez con quemaduras horrorosísimas, quedando otro con heridas graves, y resultando ileso el último, que tiene graduación de maquinista de primera. PARÍS, 8, 8 N. LOS ESTRENOS M oticias oficiales. J En el ministerio de Marina acaba de re cibirse, del inspector marítimo de Lorient, uidespacho confirmando el accidente ocurrido ú bordo del torpedero núm. 339. Dicho despacho refiere que se produjo la ex plosión mientras estaba haciendo el 339 ensn yos de gran velocidad y que resultaron UUCVÍ hombres muertos (un vigilante técnico, un con tramaestre y siete marineros) Añade que un contramaestre, que sól sufrió quemaduras superficiales, será propuesto p; ira una recompensa especial con motivo de su conducta heroica al ocurrir a catástrofe, logrando evitar, por su presencia de ánimo y su arrojo, quetuviera consecuencias mayores aún de las que desgraciadamente ha tenido. PARÍS, 8 I O N freciendo auxilios. El ministro de Marina ha telegrafiado al inspector marítimo de Lorient, diciéiidole que ponía á su disposición cuantos créditos fuesen necesarios para socorrer á las víctimas de la catástrofe. LORll- NT. 8, O psceiias dolorosas. Sería empresa punto menos que imposible dar idea aun aproximada de la emoción producida por la catástrofe del torpedero número 339 en todo el puerto de Lorient y muy especialmente en el arsenal. Fue la primera impresión de verdadero espanto, pues por desconocerse en su exacta extensión la verdad de lo ocurrido se creyó en un principio que había causado muchas más víctimas la explosión. Numerosos obreros, parientes de los marineros que formaban la tripulación del referido barco, acudieron en precipitada carrera al Hospital marítimo con objeto de enterarse de los nombres de las víctimas, desarrollándose allí escenas de desesperación algunas y de loca alegría las más, alegría de puro instintiva y repentina y que pronto se hizo dolor. Asimismo se presentaron á ver las listas las familias de los oficiales y de los individuos que formaban la comisión técnica. Los cuerpos de las víctimas los recibió al sel desembarcados el mismo prefecto marítimo, que dio en el acto orden de avisar á las familias respectivas. Por toda la ciudad se han realizado manifes taciones de duelo. INFORMACIÓN POLÍTICA A JEFATURA Sigue siendo este asunto el tema de las LIBERAL ciones políticas. conversaAyer se dijo que al compás de espera de que han hablado los propios interesados, señores Montero Ríos y Moret, se le ha agregado, mnsicalmente hablando, otro compás ligado porque el primero de los mencionados conspicuos quiere reflexionar un poco sobre lo convenido en principio, en vista de que algunos amigos suyos, ex ministros y todo, no están conformes con las bases conocidas del convenio. Unos las juzgan francamente poco democráticas, otros se duelen de no haber sido consultados á tiempo. Ello es que D. Eugenio no visitó ayer, como tenía anunciado, á los Srcs. MaunC Moret y Vega de Armijo. Se sintió acatarrado y 110 salió de casa. Nunca falta una- indisposición á mano. EL PROCESO THAW EL BANDERILLERO MEL 1 TO P EXPLOSIÓN DE UNTORPEDERO tar la jefatura del Sr. Moret. Así lo declaró ayer, agregando que él, como militar, 1 0 puede olvidar que el Sr. Moret acep 1 tó y patrocinó unas reformas en el Ejército, que no fueron por éste favorablemente acogidas. Además sostiene el general Weyler que se ha faltado á la ley no proveyendo las capitanías generales. El es partidario, según ha declarado repetidas veces, de que se lleve á cabo la provisión de esas vacantes. Si llegan á consolidarse las gestiones que se realizan, el general Weyler quedará como liberal, pero sin reconocer la jefatura delSr. Moret fL GENERAL El ex ministro de la GueWEYLER rra general Weyler, no se muestra partidario de aca- VEGA ARMIJO marqués de a Veg. a d e A r D mijo no había recibido notificación oficial ni oficiosa de las gestiones que se estaban realizando. Ésto molestó al ilustre procer, y esta molestia cristalizó en una carta dirigida por el conde de Bobadiüa al Sr. Moret. Contestó este señor diciendo que tenían que hablar de tan arduo asunto, y para celebrar la conferencia fue ayer tarde el marqués al domicilio del Sr. Moret. Pero el presunto jefe del partido liberal ha bía ido al Ateneo á presidir una importante Junta, y á la docta casa se dirigió el marquéi de la Vega de Armijo. Esperó este ilustre personaje á que terminase la Junta, y al fin, pudieron hablar. El marqués de la Vega de Armijo se mostró de acuerdo con el Sr. Moret acerca de la jefatura de éste y del programa del futuro reorga nizado partido liberal. Están conformes ambos ex presidentes de Consejo; pero es preciso que aún vuelvan á conferenciar, morque hay que concretar albullos puntos de la cuestión.