Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MADRID, LUNES 4 DE FEBRERO DE 1907. h ERO E X T R A 10 CENTlMOSíf) gjf ¡aigiaita Vai 8i wmwi M ii HHBn (l naHOi l 8- -ü SAL ILUSTRADA IS M S 2. É P O C A EN LA ACADEMIA DE BELLAS ARTES LA MESA PRESIDENCIAL EN LA SESIÓN CELEBRADA AYER TARDE PAKA RECEPCIÓN DEL NUEVO ACADÉMICO D. LUIS MENENDEZ PIDAL (i EL PRESIDENTE D, ADOLFO FERNANDEZ CASANOVA (2) D. ALEJANDRO PIDAL (3) D. JOSÉ ESTEB N LOZANO (4) D. ENRIQUE SERRANO FATIGATI (5) D. ALEJANDRO FER; l4 NT 61. D. ÁNGEL AVILES Y D, ANTONIO GARCÍA ALIX (8) QUE CONTESTO AL DISCURSO DEL REClPiHNDARJO Fot A B C BN EL PRESENTE N U M EXTRAORDINARIO incluímos el suplemento ilustrado de ocho páginas L A M U j E R Y L A C A S A que deImi exigir todos nuestros suscripiores y compradores. -P R E C I O D I E Z C É N T I M O S EN TODA ESPAÑA N G L I C A N I S M O POR JOSÉ M SALAVERRJA En estos últimos años se ha operado en España el singular fenómeno de que el gusto y la moda, que antes buscaban su patrón en Francia, se dirijan ahora resueltamente hacia Inglaterra, la calumniada Albión, la enemiga de los latinos, la nación sobre quien, cayerpn en todo tiempo mayores injurias. Todo, entre nosotros, va resintiéndose de la influencia anglícana: las costumbres, ios modales, la forma dé beber; el uso de los deportes enérgicos, del baño frío y de la higiene, la preocupación del aii- e libre, todo esto nos ha venido últimamente de Inglaterra. Eos jóvenes visten a l a inglesa; beben licores ingleses, y el llevar rapado el bigote casi es una generalnota de distinción en los elegantes y en gran parte de los nuevos literatos. Somos j- a, por fortuna, imitadores de los ingleses... Es sumamente curioso el salto que nuestra opinión nacional ha dado en lo que se refiere á la orientación de sus aficiones. Habíamos formado antiguamente de Inglaterra un concepto por demás depresivo é injurioso; tan de resivo, tan injurioso, que nunca decíamos InA laterra á secas, sino que la llamábamos péríida Albión y el oro inglés servía para toda suerte de sobornos, traiciones políticas y demás cosas nefandas, siniestras, propias de gente tortuosa. En cambio, sentíamos por Francia una infantil, candorosa admiración; suponíamos que el eje del pensamiento estaba en Francia, y de tal modo lo suponíamos, que muchas veces nos veíamos dispensados de pensar, puesto que Francia pensaba por nosotros. El vestido, la literatura, la política, obedecían al mcndato de París: hasta nuestras revoluciones eran perfectamente francesas. Por cada motín que ocurría en París, había en seguida otro en Madrid; y como vivíamos de traducciones, las barricadas- Darisienses se nos subían a l a cabe- ¿Existirá acaso algu) ia relación outre el espíritu español y el británico... Es posible que España, para lo que atañe á lo íntimo de su temperamento, podría m u v bien dividirse en tres porciones principales: la una es la porción galaico- lusitana, la otra esla cantábrico- central, y la última la levantino- andaluza. Esta porción levantino- andaluza representa en España el espíritu vivaz, inquieto y elocuente de los latinos; esla representación exacta del meridionalismo, del sentido mediterráneo En cambio la porción cantábricocentral, ó sea el núcleo histórico y geográfico d é l a Península, tiene en su esp íritu ciertas analogías con los pueblos mesurados del Norte, y seguramente que los individuos de esta porción española, sobre todo los vascos, pueden llegar á entenderse con los anglo- sajones. Hasta ahora no nos entendemos sino en aquellas cosas externas, de pura superficie, de snobismo, y en muy pocos conceptos intelectuales; la manera de llevar el sombrero hongo sobre la nuca y calado hasta las orejavS, es una manera perfectamente anglicana, como también lo es el pantalón doblado y el andar á zancadas y el jugar al tennis; esto es sólo el comienzo d é l a imitación. Después vendrá lo importante. Después acaso imitemos la serenidad del juicio, el sentido de la justicia, el amor a la disciplina, el odio a l a verbosidad, el culto de la verdadera democracia, la aspiración aiTogante de tener una patria poderosa, temida. ilustrada, libre, rica, enérgica... Da imitación es un defecto muy feo; pero ya que nuestro destino nos pone en la necesidad de imitar, emitemos lo bueno y asimilémonosMADRID. COLOCACIüK DE LA PRL AERA PIEDRA PARA EL FUTURO CIRCO TAURINO lo hasta convertir en castizo lo importado. Y DE LA CIUDAD LINEAL Fot. Goñi. para llegar á la imitación eficaz de las preciosas cualidades inglesas, comencemos por imiza... Así se explica que todos los trastornos po- eu Xondres, donde Ramiro de Maeztu, el pe- tar el paso, el sombrero y los ademanes britálíticos de España, en el último siglo, no hayan riodista patriota, ha puesto cátedra de espa- nicos. No nos dé vergüenza nuestra imitasido nacionales, no hayan obedecido á una impe- ñolismo y anglicanismo comparados. Todavía ción... ¡Por qué habíamos de avergonzarnos én riosa necesidad popular, 3 todos hayan fraca- quedan por ahí muchas imaginaciones acalo- imitar á los castos ingleses, nosotros, que hesado, como pompa de fuego de pajas; asi se ex- radas que sueñan con discursos de Mirabeau mos copiado servilmente las inmundas cabrioplica el hecho de que el pueblo bajo de Madrid, y con barricadas ni estilo áo Los Miserables; to- las del can- can francés, las sucias superficiaxiá los pocos días de haberse expulsado á la davía queda un montón de poetas tropicales dades de los franceses! reina Isabel, insultr S a los soldados de Inge- que copian las muecas de Vetlaine y Mallarnieros que acompañaron hasta la frontera á la nié; pero todo eso no tiene ningtina consisReina, porque la plebe creía que ellos la ha- tencia. bían expulsado. Así se explica, en fin, que la ¿A qué se debe este cambio de orientación verdadera revolución española, castiza, inte- de nuestro instinto imitativo? Tal vez habrá rior, íntima, esté aún sin realizarse. ayudado á la mudanza la enttada de una reina p o r separado damos cuenta de la solemne sePero aquello pasó, y Francia decae rápida- inglesa en la Corte española; pero el fundasión celebrada en la Academia de Bellas mente ante nuesk- a ponderación. Muchos de mento del fenómeno hay que burearlo en cau- Artes ayer tarde para recepción del nuevo acalos jóvenes eiscritorcs abominan sin escrúpulo sas mas elevadas, hay que buscarlo en la ver- démico Sr. Menéndez Pidal, y por separado del espíritu francés; empiezan á tradudirse dad, en la verdad que ha triunfado por fin, en también reseñamos la colocación de la primera bastantes libros ingleses; Emerson y Carlj le la verdad indiscutible de que la única civili- piedra de la Plaza de Toros que va á edificarse tienen ya numerosos devotos; los periódicos zación sólida es la inglesa, y el único pueblo en la Ciudad Lineal, asuntos ambos á los cuano se contentan con enviar corresponsales raoderno de honda espiritualidad, de fuerza y les se refieren los grabados que aparecen en la á París, sino qrié también quieren tenerlos de disciplina, es el pueblo inglés. primera plana del presente número. GRABADOS i