Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MADRID, VIERNES I. DE FEBRERO DE ¡907. N U M SUELTO, 5 C É N T I M O S f ü ü CRÓNICA U N I T E R SAL I L U S T R A D A AÑO I I L N Ú M 608. m s 2: É P O C A EL GENERAL D. NICASÍO MONTES SIERRA, SUBSECRETARIO DEL MINISTERIO DE LA GUERRA Fot. Napoleón. D. EMILIO ORTUÑO, SUBSECRETARIO DE LA PRESIDENCIA DEL CONSEJO Fot. Torrón lomo se instaló en las cercanías de un establecimiento nocturno y pedía á cuantos salían una lúnos 7i a de diez céntimos, claro está que con la mayor cortesía y con la corrección propiafen semejantes personajes. Nada ocurría si la perra gorda se daba sin chistar, pero si encontraba resistencia sacaba el estilete... Y el abordado soltaba los diez céntimos... Lástima fué que un joven á quien pidió algo más- -cuando se es joven enteco y se lleva gabán de pieles, diez céntimos son P A R Í S C O N C U R S O D E M E C A N Ó G R A F O S VERIFICADO EN EL CIRCO METROPOLE Fot. M. Rol y C. muy poco- -le soltase en la boca del estómago tan tremendo puñetazo que, tumbándole boca arriba, dio tiempo á los agentes para que acudiesen y le llevasen á la prevención, Pero preciso es confesar que esos casos ais lados resultan raros y que lo más frecuente son las luchas por bandos, luchas que empiezan á puñaladas y acaban á tiros... Y para esas luchas nunca faltan pretextos, cualquier coyuntura es buena; por ejemplo, una manifestación de gremios para pedir á gritos el descanso dorainical... Y claro está que ocurriendo diariamente en París cosas parecidas, España va perdiéndola leyenda de ser el país típico de las navaias y de los navajazos. F. MORA D I Á L O G O S CONYUGALES POR lOSE DE ROURE No d e b e de sermuv adradable l a v i d a de Barcelona. Qué lástima, una población tan hermosa, tan adelantada, y padeciendo siempre la inquietud que producen los atentados terroristas. Vale más vivir en cualquier poblado desconocido y atrasado, pero asilo de tranquilidad, que en la opulenta y floreciente capital catalana. -Si, pensando egoístamente, ¿quién duda que tienes razón? Mejor es, para los cuatro días que uno ha de pasar sobre la tierra, verlos deslizarse en el huerto apacible de fray Luis de León, que entre los temores de una gran capital con su indispensable y terrorífico Campo de Bota. Más vale oir el manso ruido de los árboles, que el grito del pánico popular que proclama ronco el hallazgo de una nueva bomba. Mejor que en Barcelona y que en Madrid (porque en Madrid también hay dinamita) se vivirá seguramente en uno de esos villorrios ignorados, siempre que reúnan ciertas condiciones de habitabilidad y no tengamos que sostener trato muy íntimo con los lugareños, y, sobre todo, no nos hallemos en la precivsión de pedirles nada. A mí no me cabe duda de que en las noches de fiebre que le procuran los terroristas, la soberbia, la opulenta Barcelona con sus palacios, con sus torres, sus fábricas y su puerto, se acordará envidiosa del sueño blando y reparador que di, frutan, mientras ella insomne, esos pueblecilíos castellanos que tanto desprecia, asentados en el yermo de las mesetas centrales, y para t u y o s anquilosados habitantes la vida sólo es una pacífica y monótona sucesión de trabajos y holganzas, sin ideas, ni novedades, ni deseos. ¡Mucho será que desde lo alto de Montjuich unos ojos febriles no avizoren coa envidia al romper el alba cómo fluye tranquilo y suave el leve penacho de humo de la chimenea campesina ó cómo se yergue humilde, pero sólido y sereno, el campanario de la aldea! Pero, en fin, donde hay vida hay lucha, y donde se lucha suenan estallidos y caen víctimas. Barcelona padece una enfermedad demasiado larga tal vez, como suelen padecerlas todos los organismos, aun los más robustos, en algunas épocas de su desarrollo ó por nerviosa excitabilidad. Esa enfermedad no podrá curarla una buena policía, si bien ésta aminore sus deplorables efectos, El mal está más hondo y deben descubrirlo los pensadores, los sociólogos, los verdaderos gobernantes, prescribiendo después á la hermosa ciudad el régimen necesario para que se extinga la causa morbosa. Yo creo poco en el medicamento, salvo casos agudos; pero creo mucho en el régimen. La higiene moral constantemente observada concluirá con la dinamita en Barcelona, dinamita cuyas explosiones nos espanta á los madrileños sin hacernos reflexionar que aquí con menos ruido causan muchas más muertes cotidianas. ¡Dinamita en Madrid! ¡Qué cosas dices! -Sí, dinamita, sorda, dinamita que no estalla dentro de un cilindro de hierro como en las Ramblas de Barcelona, dinamita diluida en el agua que bebemos, en el aire que respiramos, en el alimento venenoso que nos venden carniceros y ultramarinos. Si tú vieses por las tardes la polvorienta y desaseada carretera que partiendo campos africanos bordea el cementerio del Este y sigue el apartado camino de Vicálvaro, se te pondría pequeñito el corazón. Qué interminable desfile de carros fúnebres entre las chulescas notas de los organillos que las vierten solire el sucio arroyuelo, prez y gala de las Ventas. Cuántas cajas blancas, candorosas, de niños asesinados por esa callada dinamita; qué aterradora retirada de un pueblo hacia la eternidad. Allí, en aquellos campos desolados sí que dan ganas de gritar: ¡una bomba! ¡una bomba! á cada convoy que avanza silenciosamente envuelto en polvo, bajando repechos, subiendo cuestas, indiferente, trágico como el destino. Nos espantan las explosiones de Barcelona, que afortunadamente no han pro elucido ahora muclias víctimas, y no nos cura- BARCELONA- MADRID- NUESTROS GRABADOS Itos funcionarios. A Con la publicación de los retratos de los Sres. Montes Sierra, Ortuño y Sánchez Guerra, completamos hoy la de los personajes del partido conservador que han entradora desempeñar altos cargos en la actual etapa política. oncurso de mecanógrafos. H a sido interesantísimo el concurso dfc mecanógrafos que acaba de celebrarse en el Cirque Metropole, de París, y de cuyo aspecto da idea exacta la instantánea que ho reproducimos. Debióse el concurso á la iniciativa de los periódicos Les Sports y Le Stenographe Ilustre, y en él han tomado parte 152 concurrentes que fueron instalados en los palcos y en la pista del circo, para dejar al público las demás localidades. La duración dei concurso lue de cuatro noras. La vencedora, Mad. Revert, escribió en este plazo 17.000 palabras, ó sea un término D. JOSÉ SÁNCHEZ GUERRA, GOBERNADOR DEL BANCO DE ESPAÑA medio de ¡70 palabras por minuto! El ruido de las máquinas de escribir, refiere Fot. Compa un colega, era ensordecedor. Un detalle curioso. Un escribiente soncitvy mes de protestar contra el agua infecta, el ali- tisis, y si se salvan de todos esos riesgos, tal tomar parte en el certamen, y. llegó á escribir mento falsificado, la habitación mortífera, el vez asciendan á cabos. á pluma, en las cuatro horas, 9.000 palabras. pan escaso y caro, la atarjea mal construida, ¿Y qué importa? ¿No lo ha visto Dios? iniljW pi el hediondo pozo negro, mil veces más destruc- -Sí, mujer. tores, más mortales que el atronador explosi- -Lo dices de un modo... Hoy estás insoporvo. Barcelona necesita una higiene moral que table. Vaya, me marcho á casa de la modista. trarquilice y reponga su espíritu; pero aquí, -Haces bien... ¡Barcelona, Madrid, Alcalá! EROSTACION KlReal Aero- Club de. Ksen Madrid, no nos tenemos que cuidar del ¿No es cierto, maestro Eeón, que admitiríamos paña ha p u b l i c a d o ei alma, ¿para qué? Ya sabrá ella dónde ir, por- á esos hombres sencillos, á esos buenos soldaAnuario para el año 1907. Lleva en la portada que nos morimos á chorros. dos, en nuestro huerto? el retrato de su fundador, D. Jesús Fernández- ¡Vaya una conversación agradable: t gB Duro, y contiene los estatutos, i reglamentos- -Qué quieres, si estuviéramos en el huerto y otras noticias concernientes á la Sociedad. del fraile poeta, como los pocos sabios que en Según los datos que de él tomamos hay en el mundo han sido, hablaríamos idílicamente la actualidad 13 globos en la Sociedad; cuatro TRA LEYENDA ...Y dentro de poco, de la pertenencia de ésta y los restantes de la del canto de las aves ó del susurrar del viento. p. cuando se hable de Es- propiedad de los socios. Los de mayor cabida Viviendo entre la gente, no hay más remedio que dialogar á veces de cosas aterradoras ó re paña en el extranjero, son de 2.250 metros cúbicos y el menor tiepulsivas. no se citarán puñaladas ni crímenes, ni se dirá ne 450. -Eso no; aquí en Madrid podíamos haber que nuestras mujeres llevan en la liga la navaCuenta el Club con nueve pilotos, sin incluii hablado del nuevo tenor del Real, de ese ma- ja tradicional... los del Parque Aerostático de Guadalaiara, y ravilloso Anselmi, que realiza tantas proezas Porque en lo que va de año- -y cuenta que asciende el número de socios á 108. con su voz. no es mucho- -en París se han cometido vaDurante el año 1906 se han verificado 80 as- -No niego su mérito, pero admiro mucho rios crímenes, cuyo móvil ha sido el robo; no censiones, consumiéndose 115.730 metros cúbicoi, más las proezas que han hecho em Alcalá unos ha pasado una sola noche sin que los apaches de gas y 2.6 go de hidrógeno. pobres soldados con su propia piel. hiciesen de las suyas con el revólver ó con el El número aproximado de kilómetros recoestilete, y tampoco ha faltado quien asesinase rridos es de 2.942, y los pasajeros que han subi- ¿Pues qué han hecho? -Darle tiras de ellos á un compañero para á tres ó cuatro individuos sólo por el placer de do en globo fueron 181. Los Concursos en que ha figurado el Club, recubrir, injertándola. s y sanar así la lesión, de asesinar. Y lo más gracioso de todo esto es que si la han sido: el de la travesía de los Pirineos, un brazo. De Anselmi dirá la gente que canta como un ángel; á esos valientes soldadoE, policía detiene á alguien siempre resulta dete- cuya copa ganó provisionalmente Fernández á esas almas buenas, no hay necesidad de pro- nido el que recibe los golpes, nunca el que los Duro, con un recorrido de 704 kilómetros (Pau barles la voz, Y ahi verás tú; si les envían de lia dado, y esto que á primera vista puede pa- á Guadix) el de la Copa Gordon Bennet, en guarnición á Barcelona, es posible que á algu- recer una enormidad suele á veces ser m u y que fueron tres globos, tripulados por los señores Kindelán, Herrera y Salamanca; el celeno de ellos les alcance el casco de una bomba; conveniente. si les traen á Madrid, les aceche ei tifus ó la I, ía otra noche, un rufián de IQS 4 e omo V brado con ocasión dp á boda de D. llíou. NOTAS DE SPORT A ECOS DE PARÍS O