Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ADRID, MARTES 29 DE ENERO DE 1907. N U M E R O SUELTO, 5 CÉNTIMOS i i CRÓNICA UNIVER S A L 1 L USTRADA. A Ñ O 11! NÚM. óo 5. r- mr rvmt Hmr 2. É P O C A ii ¡ijW ii %i n i i i n i H! i i i i H b j! l i i i P n i M INAUGURACIÓN D E LA E S T A T U D E L G E N E R A L M A R T Í N E Z CAMPOS EL ACTO INAUGURAL. EL PRESIDENTE DEL CONSEJO, SR. MAURA, PRONUNCIANDO UN DISCURSO ANTE LA FAMILIA REAL I A EXPOSiClON E N EL CIRCULO D E B E L L A S A R T E S POR JOSÉ RAt. -fr rf li M Ó N MÉLIDA Todos los años el Círculo de Bellas Artes es quien nos trae en Madrid las primicias de Apolo. Y á fe que las de esta vez son notables por su originalidad, por sus variadas y aun contrarias tendencias y hasta por la indisciplina, cuándo arrogante y osada, cuándo humorística y zumbona que revelan. Nos dicen que el Jurado de admisión rechazó muchas obras; nos aseguran que algunas eran de mérito. No tratamos de indagarlo ni de censurar el hecho. Son hombres quienes componen los Jurados. Atengámonos á lo expuesto, cuyo conjunto peregrino da cuenta ante todo de una buena cosa y es que hay vida artística, manifiesta en el espíritu de independencia, vida no débil y refleja, sino intensa y propia. Señal de ello da siempre en estas exposiciones la gente joven, que esta vez acudió en mayor número y con más entusiasmo que otras. Pasa de medio centenar el total de obras presentadas y entre ellas predominan las de tendencia ó estilo modernista. El modernismo es la ola impetuosa que lo invade todo, y el Círculo, donde impera la juventud, ávida siempre de novedades, le abre cauce. Es natural. Repasemos las obras. El maestro Santiago Rusiñol mantiene allí su personalidad singular en un cuadro que titula fardtn de enstieño, mezcla de marina y paisaje, visto desde alto, con sauces y arbustos de otros géneros, destacando sobre la tierra y al fondo una faja de mar azul, tranquilo; hermoso lienzo que enamora porsupoesía, por su distinguida y finífsima ejecución, y cuyo estilo, un poco japonista, revela el atractivo que sobre el autor ejerce el natural con sus armonías de color y de luz. Otro maestro modernista, de personalidad muy pronunciada, Darío Regoyos, figura coíi dos obras. En una de ellas, Camino de Miranda, es el de siempre, con sus ingenuidades premeditadas, su caserío rojo y su enorme labor de puntillista. Pero el otro lienzo, que titula La fe í (2 we y representa una escuálida mujer, convaleciente y triste, sentada de perfil, pasando con sus afiladas manos las cuentas de un rosario, es cosa distinta y de mayor interés, siquiera se advierta en la figura un cierto aspecto caricaturesco. Chicharro presenta dos cuadros importantes. Lo es Gitana por la gracia con qne está pintada la cabeza de la figura, siendo lástima que no acompañe al efecto de realidad el vestido que por el suelo se extiende como en abanico. Y más atractivo tiene Ondina, pues á pesar de lo artificiosa que resulta el agua con transparencias de color esmeralda, seduce por la elegancia de formas el desnudo de mujer, visto contra luz, que sirvió de tema á esta obra de pintura fácil y moderna. Nota capital entre las novedades de la Exposición y que acentúa más la tendencia modernista antes indicada, es un retrato de señora, pintado por A. Miguel Nieto. Este cuadro es una atrevidísima armonía de rojos. I, a rubia cabeza de la retratada, el almohadón en que se apoya, el fondo, muestran agradables jugo- MONUMENTO. OBRA DEL ISIGNE ESCULTuR ü MARIANO BENLLIURE sidades de colorista, que al conseguirlas revé- la su devoción al Ticiano. Pero donde maní- fiesta audazmente sus atrevimientos modernistas, es en el vestido de terciopelo carmín, que constituye la mancha más viva y saliente. Demostrar talento, atm con este pie forzado á, que voluntariamente se ha condenado el autor, ya es mucho. En otro género es de notar una marina, brioso pastel de Ruiz Luna, y no faltan figuras y paisajes de otros autores que, antes que mo- dernistas, son f i e l e s intérpretes del natural. Esta tendencia s a n a aparece representada principalmente por Eugenio Hermoso, uno de los celebrados triunfadores de la última Exposiciüu nacional. Dos obras presenta ahora: un retrato de señora y un estudio, figura de chico, sólida, expresiva, llena de vida y tan castiza, que no puede negar la raza de los chicos pintados por Velázquezy Murillo. La cabeza es famosa, por cierto. Guarda parentesco artístico con esta figura otra de vieja, un estudio debido áAlvarez Lozano, que luce en él, al par de su talento, su factura sólida y riberesca. Otro realista sincero, brioso y distinguido, Labrada, revela notable adelanto en un hermoso cuadro, Paru- rrc, cuyo primer término, tranquilo, en sombra, está pintado en finas y calientes medias tintas, y al fondo un rayo de sol arranca vivos teños de un trozo accidentado. Aurelio García en su cuadro La calle de Caées raw. vjsta mujr justa de color, y en un retrate de señora con fondo de paisaje, promete obras notables de más empeño. Martínez Vázquez en Calle de pueblo é Interior, manifiesta el partido que sabe sacar de los efectos de luz al propio tiempo que su castiza factura. Mereticiano, lionraudo á su maestro Sorolla, revela su saber en dos cabezas al carbón sólidamente construidas. Leandro Oroz cu rma cabeza de mujer, retrato, da muestra de su factura suelta y simpática. Fernando Villodas en Toilette luce su elegante facilidad. Luis E. La Rocha en un paisaje, vista de caserío matritense, da cuentíi de sus notables progresos. Y Alcalá Galianc con dos lienzos, Cubells Ruiz con dos interiores, Huidobro con una acuarela, Antonio Maura con un paisaje modernista, Piüole con dos lienzos de tonalidad gris, Posada con un retrato zuluaguesco, Romero de Torres con dos hembras cordobesas, Santa María con una impresión de color, Vivanco con un paisaje de tonalidades finas, Zarraga con dos cuadros, uno de ellos grande, y ambos de txn realismo algo seco, visto por el prisma modernista, contribuyen con sus personalidades al singulai conjunto. En él destacan, por una parte, tres esculturas notables: un mármol de Querol, otro de Cotoli y una cosa de Marín; por otra parte dos cuadros con aguas fuertes, algunos de ellos para exlíhris del grabador inglés Willi Jeyger el cual demuestra eu su singular y elegante modernismo, formado con recueidos de Goya, que es un artista de mucTio talento. Como nota final, conviene mencionar la ten deucia caricaturesca del moderni, smo. Sancha da cuenta de su existencia con dos cosas pequeñas; pero González de la Peña con un retrato; Lezcaco con unas chulas japonistas; RicarFots. Goñi. do Baroja con dos estudios, caricaturas másbien