Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ADRID, L U N E S 21 DE ENERO DE 1907. NÚMERO E X T R A 10 C É N T I M O S tBüiiE 8 aB 1 IsasagnMt l MüMfap lli CRÓNICA SAL UNIVER- ILUSTRADA. 2. É P O C A A Ñ O 111. N Ú M 597. g k 0 k EL M A R Q U É S D E LA TORRECILLA. M A Y O R D O M O M A Y O R D E S. M EL REY MR. PAUL REVOIL, NUEVO EMBAJADOR DE FRANCIA EN MADRID EN LA ACADEMIA FRANCESA PARÍS. MR. MAURICE BARRE (xl, LEYENDO SU DISCURSO DE INGRESO EN LA SESIÓN DEL JUEVES ULTIMO Fot. Photo Nouvelles. rfwsmwnr Número extraordinario En el presente número extraordinario incluímos el suplemento de ocho páginas L A M U J E R Y L A C A S A que deben exigir todos nuestros suscriptores y compradores. PRECIO: DIEZ CÉNTIMOS tos, dispuestos á cooperar, en los límites que lasi circun. stancias permiten, á todo proyecto susceptible de convertir en procedimientos más humanos, más prácticos y más jurídicos ese modo de ejecución del derecho internacional, que se llama la guerra. NUESTROS GRABADOS 1 marqués de la Torrecilla. Oportunamente, y con extensión, dimos noticia del nombramiento de mayordomo mayor de Palacio hecho á favor del marqués de la Torrecilla, cuyo retrato insertamos en esta página. g n la Academia Francesa. Verificóse el jueves último, con la solem. nidad acostumbrada, en la Academia Francesa, la recepción del nuevo académico é insigne literato Mr. Maurice Barres, á cuyo discurso contestó el director de la docta Corporación Mr. de Vogüé. A la sesión asistió público distinguido y n u merosisimo, como puede verse por la foto -rafia que hoy publicamos. l a fiesta de San Antón. Típica y tradicional es la fiesta que en honor de San Antón se celebra anualmente en la pintoresca Orihuela. De la de este año insertamos en el presente número una instantánea. g l nuevo embajador de Francia. xJ Consejo de ministros de la vecina Re miblica ha designado definitivamente para i a Embajada de Madrid al ilustre diplomático Mr Paul Revorl, que actualmente desempeñaba la Embajada en Berna Reproducimos su retrato. Fot. Parva. i B C EN B A R C E L O N A POR M I G U E L S. OLIVER f os que por liábito profesional e, stamos acostumbrados á distinguir la opinión ficticia de la espontánea y unánime; los que sabemos separar á simple vista las simulaciones y los verdaderos estados de espíritu; cuantos, en suma, no se prestan al engaño y conocen en el vocerío de las raucliedumbres el timbre infalsificabie de la sinceridad ó el de la falacia, no vacilan en afirmar que jamás ha revestido protesta algnna caracteres de verdad más inequívocos y completos que la de ahora. Nunca sentí como en estos instantes carecer de la autoridad reservada á los grandes publicistas. Mi obscuro nombre, mi pluma desmañada h a n de pesar, desgraciadamente, muy poco; pero bien puede otorgarse un momento de atención y de crédito á un hombre de buena fe que jamás intetvino en la contienda para ulcerarla 3 que ha hecho voto de consagrarse á la sinceridad serena y á la bencA -oiencia atractiva. Si fuese lícito alegrarse de una vileza, ese desdichado artículo de La TraUa pudiera alegrarnos, ya que ha dado ocasión á reacciones tan francas, tan profundas, tan veraces. De tal manera lo han sido, de tal modo nacieron del fondo mismo de la conciencia general sublevada por un grosero y solitario ultraje, que nada ni nadie pudo evitarlas ni ponerlas freno. No. No se ha tratado de un movimiento reflejo, de una contramarcha; no ha obedecido á estímulos de conveniencia ó habilidad; no h a sido un xparacaídas habierto á última hora. Ni siquiera han logrado cohibir la indignación los desmanes de los alborotadores de ofició que intentaron un momento monopolizarla torciendo el agua hacia su molino, con injustificadas tropelías contra personas y cosas ajenas al agravio. No por tener tnilos defensores u n a buena causa deben retraerse de sostenerla también los que no la convierten en arma tendenciosa. Y de esta valentía de espíritu que h a sacudido toda negli gencia, toda contemporización, todo disimulo de compadrazgo, puede ahora enorgullecerse Barcelona. Sobre los desatinos de un necio ha caído el peso formidable de la ¿priblica exeeración. Y es ésta una conducta en la cual se persistirá, sin duda, con implacable decisión. Yo veo en actos como el que h a motivado la protesta de estos días, verdaderas traiciones contra Ca taluña y aun contra la misma bandera á cuya sombra intentan acogerse. De esta sombra hay que extirparlas sin piedad para poder decir muy fuerte, como ahora, que las diferencias de ideal político no borran ni ofuscan en un pueblo generoso los sentimientos de justicia, de honor y de delicadeza. Conozco por experiencia todo cuanto tienen de irracional y retardatario las ingerencias de los energúmenos; los del patriotismo en grande han hecho obra de separatismo en Cataluña; los del patrioti; mo local han soliviantado á España contra Cataluña, Quitando á los unos toda ocasión de explotar la protesta y á los otros toda ocasión de hacerla necesaria, estaríamos al cabo de la calle. De sobra comprendo también la irritación que ha de levantar en toda alma limpia la meücla de estiércol y de inepcia que se h a p r e- U NA GRAN PROTESTA LA FIESTA DE SAN ANTÓN ORIHUELA. LA TRADICIONAL ROMERÍA DE SAN ANTÓN QUE SE CELEBRA EXTRAMUROS DE LA CIUDAD tendido arrojar sobre el preclaro concepto de I O Q U E DICE EL M I N I S una porción de las mujeres españolas. Mas por fortuna ha quedado vindicada en tal forma, TRO D E E S T A D O que nunca como ahora resplandecen sobre PARÍS, 2 0 4 T. Barcelona las palabras de oro de Cervantes, Es inevitable que en una aglomeración humaEl Matin h a recibido de su corresponsal en na de seis cicutas ó setecientas mil personas, Madrid las declaraciones siguientes del señor haya uno, diez, cincuenta majaderos. T o triste Pérez Caballero, acerca de la próxima confesería que sobre el caso fortuito se cerniese una rencia de Ea Haya: atmósfera de complicidad moral y regocijo tápueblos existe, cito. La alta cortesía de Barcelona se ha de- de Al deseo, que en todos los afiance, afíádenque la paz mostrado, precisamente, en la unanimidad con se en España se conserve y se razones particulares, condensaque ha aplastado un huevo de reptil, sin duda das en el anhelo de que factores exteriores, más nauseabundo que venenoso. fatalidades violentas, no vengan á interpoSi tuviera autoridad para tanto suplicaría á nerse de nuevo en el camino de nuestra remis colegas de Madrid que se cerciorasen por constitución económica, intelectual y social. 3 Í mismos de la verdad de mis afirmaciones, Lecciones bien amargas nos han heclio concediendo unos minutos á repasar los pe- aprender que, en la situación actual del munriódicos de Cataluña del viernes y sábado úl- do, la mejor garantía contra semejantes riestimos. De esta lectura y de las cartas y mensa- gos es la posesión de fuerzas navales v militajes por aquéllos recogidos, se deduce la inten- res suficientes; que los débiles se hallan más sidad y energía de la protesta. A su probidad expuestos que nadie á ver turbada por conperiodística dejaría confiado lo demás. Por lo flictos la normalidad de sus esfuerzos hacia uu mismo que yo he leído, durante meses segui- ideal de progreso. dos, ultrajes los más odiosos; por lo mismo qtie Paralas corrientes que empiezan á dibuhe leído que Cataluña debiera ser arrasada y jarse en el sentido de hacer más eficaces los sembrada de sal; por lo mismo que he leído medios encaminados á evitar la lucha armada excitaciones al envío de un ejército de ocupa- entre los pueblos, España no tiene, sin embarción y repugnantísimas alusiones á la trans- go, más que simpatía. Prueba de ello es el heformación de las razas que pudieran sobreve- cho de haber concurriio, al día siguiente de la nir de este contacto; por lo mismo que conoz- pérdida de sus colonias, á la primera Confeco lo abominable y ruin de esos pugilatos de rencia de ia paz en La Haya; de haber aceptala injuria colectiva, me complace que á un des- do todos sus acuerdos; de haber estipulado liz aparecido en Barcelona, z. y seguido de después Tratados de arbitraje con la Gran tan cerca y con tan viril empuje la reprobación Bretaña, con Francia, con Portugal, con Bélgigeneral. ca, con Suecia, con Méjico, con Salvador, c on Una décima parte de esa protesta y de esa el Uruguay, con Santo Domingo, con Guateindignación calurosa hubiera sobrado, en oca- mala, con Colombia, con Boiivia y con el siones inversas, para quitarnos el acre sabor Ecuador. de diatribas feroces, caídas en silencio y en Ir. -mos, pues, á la segunda Conferencia de indiferencia. 1 La Haya, animados de los mejores scntimien- LAS E L E C C I O N E S EN ALEMANIA l a asta el 25 de Enero, día de las elecciones, el sufragio universal es el caballo de batalla de todas las combinaciones, á causa de las antitéticas constituciones de cada uno de los diversos Estados del Imperio alemán. En la apertura de la Dieta prusiana hace pocos días, el centro católico anunciaba un proyecto de ley que habrá de reemplazar al sistema electoral, vigente hoy, por el sufragio universal directo y secreto. En Sajonia, ocurre lo mismo. La Gaceta de Leipzig ha comunicado oficialmente á los subditos de Federico Augusto IIL que el Consejo de sus ministros acaba de aprobar un proyecto de reforma electoral para reemplazar al actual sistema similar al prusiano, y que Bu- marck calificaba diciendo que era el más miserable de todos los sistemas electorales del mundo El reino de Wurtemberg acaba de revisar su Constitución en sentido democrático En Baviera, la alianza estrambótica de socialistas v católicos h a creado, en las últimas elecciones de la Dieta, una mayoría imponente que votara en pro del sufragio universal. Tan sólo el Gobierno prusiano permanece reservado, desempeñando su papel de representar la fuerza reaccionaria del Imperio. Espontáneas ó solicitadas, sinceras ó artificiosas, tales tendencias en favor del sufraeiuniversal tienen un valor extraordinario. Pruetaati, al menos, de un modo evidente, la oriertacion de la opinión pública en Alemania v los inconvenientes que habrían de suro- ir si ciertas regiones hubiera propósitos de uñr nueva disolución del futuro ReischtaoPor otra parte, el Gobierno imperíal v 1 r- gobernantes de Prusia y de pued- utilizar ancho margen para influir en las futuras elecciones. En ambos oaíses. el 5i. tPTll 1,