Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MADRID, DOMINGO? o DE ENERO DE 1907 NÚMERO S U E L T O S CÉNTIMOS f ff K CRÓNICA UNIVERS A L IL U S T I A D A A Ñ O j N Ú M 596. m m ijfí m x MiBaiiai t tj Wi MM jj iait il r llr Pmr 1 É P O C A LOS SUCESOS iJh BARCELONA ESTADO EN QUE QUEDO EL BALCÓN DE LA REDACCIÓN DE ¡LA TRALLA. DESPUÉS DEL ASALTO DE LOS MANIFESTANTES. 2, IMPONENTE PROTtSTA EN LA PLAZA DE SAN JAIME Fct. Morabas TOMA DE Z 3 NAT. POR LA MEHALLA DE EL G U E B B A S j RESTOS DEL HAREM DEL RAISUL) 2, LAS RUINAS DEL FUERTE DE ZINAT. DESPUÉS DEL BOMBARDEO Fots. Photo Nouvelles. del bienestar que hace la vida amable. Y seguí con interés los incidentes de aquella Junta magua y escuché atentamente los discursos de las oradoras, faltos, en verdad, de retórica, pero inflamados por la pasión y la esperanza, ¿Eran justas sus peticiones... A esta pregunAcabo de leer sin sorpresa cierta curiosa ta contestarán acaso cuantos sociólogos de toinvitación á un mitin, firmada por Varios das clases buscan por la espesura del bosque la obreros Estos firmantes se dirigen á las cifuente de la dicha... Los curiosos espectadores garreras, y de ellas solicitan que se asocieu d é l a vida, sólo podemos aguardar ansiosos el para defender sus propios derechos y procunuevo dolor que nazca cuando el antiguo desrarse las ventajas consiguientes. aparezca; tristes, porque sabemos que á las ra ¿Cómo lia de sorprenderme esta tentativa, cliantes auroras siguen, fatalmente, los creuna más, y no la más curiosa, de un movimienpúsculos desoladores... to caracteristico en nuestra época... La única Sin potencia creadora para hacer surgir de sorpresa de este género la experimenté liace las sombras donde se agita informe la visión ya bastante tiempo, al asistir, forzado por mis clara y precisa de la Humanidad futura con deberes profesionales, á cierta pintoresca reque soñamos todos, 5 0 no pude asignar su verunión, cuyo recuerdo subsiste en mi memoria... dadero puesto á aquella clase doméstica que Era aquélla una reunión de mujeres, 3- de j formulaba el capítulo de sus amarguras... Sólo mujeres dedicadas á las menudas labores del evoqué- -ya que el pasado es fácil de resucitar servicio doméstico... Las doncellas y cocineras, por sei nos sus formas conocidas- -las venerauniéndose á la protesta proletaria contra la bles figuras de aquellos criados encanecidos á organización presente, buscaban en la solidala sombra de la casa señorial, vinculados á sus ridad la fuerza conquistadora de positivos bealegrías y á sus desgi acias, y partícipes del neficios. bienestar común... Olvidé en tal momento cuantas bromas y Eran individuos de la familia, y á su historia cbistes haijledicado a l a cocinera nuestra vena afluíau gozosas las aguas de su v. da, corriencómica; oíVidé los picarescos relatos con que do juntas por el mismo cauce del afecto. Por lia enriquecido la historia del amor la doncella respetuosos, respetados, dábaseles con amor de servicio, y no me acordé tampoco de las al pan que con amor buscaban; y cobijados en enormes y perturbadoras incidencias de todo la morada señorial desde sus años juveniles, género, privativas de la criada clásica, que allí veían pasar el tiempo y llegar las nieves añaden nuevas incomodidades y m olestias á EIN i ON iH Dh MORÍ- T de su iijvierno. Ellas, entonces, dormían en su nuestro desagradable vivir diario. Sólo vi, enCÁDIZ. SOLEMNE MANIFESTACJO. L S J M P A J I A i. L ILliSTRP EX h líESlüENTE falda al hijo del señor, considerado como protonces, una clase que se quejaba de su suerte; unos seres que, juzgándose tratados con injus- DEL CONSEIO DE MINISTROS EN LA PLAZA DE ISABEL 11, FRENTE AL AYUNTAMIENTO pio... Ellos, disimulando con su deseosa actividad la falta de energías, vagaban por la casa, ticia, procuraban cambiar de postura, deseosos ot. E TreboL u N R E C U E R D O Y UNA PARÁBOLA, POR ANTONIO PALOMERO