Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C S Á B A D O 12 D E E N E R O D E 1907. PAG. 6. EDICIÓN 1. jeciones, las secciones dieron por terminada su misión y se convocó para las diez de la moche í sesión piena. Se abrió ésta bajo la presidencia de! señor! -ra, quien pronunció un breve discurso de a- ias por al honor que se le había conferido presidir la sesión, Acto seguido se aprobó el acta de las secciones, y luego leyéronse las adhesiones recibidas, que comprenden numerosas Cámaras de Comercio de España, eí periódico 1 Telegrama, de Meliíla, y el Ayuntamiento de Ceuta. Después, ¡os autores de las ponencias fueron leyéndolas ordenadamente, volviéndose á discutir algunas de las conclusiones, entra otras, la que se refiere á la intervención de ios Bancos de España é Hipotecario en las plazas de! Norte africano. Los Sres. Pérez Díaz, Escudero y Antón presentaron una moción en eí sentido de que se cree en Ceuta un centro de cultura que introduzca la civilización española entre ios marroquíes, sirviendo esta acción inteligente como de reciprocidad generosa á los beneficios comercíaies que de aquellos pueblos vamos á exigir. La Mesa acogió esta moción con agrado, y el Sr. Escudero, ai apoyarla, pronunció un discurso vehemente y patriótico que ie valió e! aplauso unánime de Sos congresistas. Le contestó en otro breve y elocuente discurso el Sr. Escadas, y el Sr. Antón habió también con palabras substanciosas, que fueron muy aplaudidas. La presidencia del Sr. Labra prestó á la sesión un admirable orden y espíritu sie concordia Iniciado el punto que afecta a sitio en que se celebrará el próximo Congreso africanista, la Mesa creyó conveniente aplazar hasta hoy ¡a dilucidación de este importante extremo. Finalmente, se pidió un voto de gracias para el Ateneo, por ¡a ayuda prestada, y se apro- bó. Asimismo se aprobó otro voto de gracias í la Prensa, por su valioso concurso. Hoy, á las cuatro, se celebrará la sesión de clausura, bíjo la presidencia del infante don Fernando, quien representará en el Congreso africanista á S. M el Rey. Hasta aquí lo que dice el alcalde dimisionario. Lo que la opinión diga no es aventurado adivinarlo. El caso actual no puede ser más sencillo. AMIegar el i. de Enero, aquel presupuesto municipal no- estaba aprobado por el gobernador, y sits embargo, ¡es numerosos dependientes municipales que prestan sus servicios al pueblo de Sevilla continuaban trabajando. Ei Municipio utilizaba su iabor, y no podía, en justicia la más elemental, retrasar el pago de sus modestos jornales sin exponerse á grave conflicto, que á ia vea hubiera dejado en descubierto al Cabildo por cuya cuenta trabajaban. Para honrar el nombre del Ayuntamiento de Sevilla, y para evitar q- je los trabajadores mendigasen lo que tenían perfecto derecho á cobrar á tiempo, pidió el alcalde ia autorizacio rt. ¿Quién amaba mejor á los jornaleros sevillanos y quién miraba más por el prestigio municipal? ¿Los concejales obstruccionistas ó su alcalde? La contestación la ha dado ya Sevilla entera. Y el caso de Sevilla proclama e! mal irremediable que padece ia inmensa mayoría de ios pueblos españoles. Un alcalde que en un año d; gestión merece el aplauso unánime del pueblo que administra, que después de pagarlo todo cierra el ejercicio ofreciendo el ejemplo, estupendo por lo desusado, de una liquidación con un sobrante de más de 200.000 pesetas; un alcalde de esas condiciones tiene que dejar su puesto porque unos cuantos concejales van á la Casa del pueblo para hacer política. Creía todo el mundo que los políticos deben hacer con la política cuando entran en las Corporaciones populares ío que hace el árabe con las b buch s cu ¿ída e, í a- c IA mezquita: dejarlas en la puerta. Pero en Sevilla, como en otras poblaciones, per desgracia, lo entienden de otro raodo los republicanos. ¿Qué importa que los intereses de un pueblo sufran? ¿Qué vale que las personas serias, retraídas por esos ejemplos, renuncien á administrar los bienes de la comunidad? Los obstruccionistas sedan un plato de satisfacción con ello, y eso les basta. Son políticos ante todo y sobre todo, y aunque la política es enemiga probada de la buena administración, y aunque ellos se llaman amigos de! pueblo, con destruir consideran satisfecho su amor propio. En las provincias vascas! a administración popular es inmejorable, porque los administradores no son políticos, y antes que á sus ideales rinden culto al bien del pueblo, Desdichados los pueblos que, como Sevilla, padecen ¡a plaga de ¡a política que invade su administración! Martín Aguilera, Aguilera y Pérez de Herras ti, Vázquez Barros, Lázaro Galdiano, PeSaU ver, viuda de Díaz Martein, Bermúdez de Cas tro, Pérez de! Pulgar, González Conde, González Castejón, Landecho, Allendesalazar, Fernández de Córdoba, Collantes, Date, Pidaí, Gil Delgado, Sanchís, Montojo, Ayguavives, Rodríguez de Rivera, Figueroa, Diez de Rivera, López de Carrizosa, TViencos, Suelves Avia! Pardo y Manuel de Villena, Gómez Acebo, Quiroga y Pardo Bazán, Silvestrelli, Semprum, Moreno Zuleta, Martínez Campos, Silvela y Viesca, Ochando, Travesedo, ulueta y Marios, Cayere y Silva y García Prieto. También vimos allí á los representantes de Italia y Holanda, ministros de Marina, Gobernación y de Gracia y justicia; ex ministros Sres. AHendesalazar, Mellado, Rodrigáñez, Gasseí, García Prieto y Eguüior; al gobernador civil, Sr. Rosales, y á varios grandes de España, títulos del reino, senadores, genera ¡es, literatos, todo el gran mundo madrileño, en fin. La marquesa, que vestía trsje de terciopelo negro con finos encajes, anunciaba que para eS próximo viernes volverá á abrir sus sa oríes, anie las instancias que en ese sentido ha formulado la gente joven, á la cue Is marquesa r puede negar nada. También se propone dar una fiesta para Carnaval, que seguramente resultará encantadora. Continúa mejorando en ía indisposición. por fortuna peco grave, que precisó uaa operación quirúrgica, felizmente practicada por el ilustre Dr. Cisneros, nuestro querido amigo y compañero el subdirector de A B C, D. Ángel María Casteii. Han regresado á Madrid los conc es de Campillo y los marqueses de Valderas é hijos. En París ha fallecido recientemente el señor D. Pedro Martí Molins, de ilustre familia de Vigo, y una de las personalidades que gozaban en dicha población de más y merecido prestigio por sus excelentes cualidades de caballerosidad é inteligencia. Trasladado el cadáver á Vigo, en esta ciudad se ha verificado el entierro, que ha evidenciado las simpatías y ei afecto que á sus paisanos inspiraba el Sr. Martí M. iüns. A toda la distinguida familia del finado, y muy especialmente á sus hijos los señores de Chao enviamos sentido pésame por la irrepa rabie desgracia que ¡es aflige. LA DIMISIÓN DE UN ALCALDE 1 a Prensa toda se ha ocupado de ¡a dimisión de! alcaide de Sevilla, D. Cayetano Luca de Tena. Por constituir su dimisión un caso especia del que se deducen tristes consideraciones para! a. política, varaos á consagrar breve espacio en estas columnas al asunto, tomando por base las manifestaciones hechas por el Sr. Luca de Tena á un distinguido periodista sevillano en una interviú, motivada por la dimisión. Por dificultades emanadas de! a discusión de los presupuestos, y hasta obtener suaprobación, dice al Sr. Luca de Tena, solicité autorización de! Cabildo para poder librar los jornales de la semana, prescindiendo del cumplimiento de trámites que habrían resultado dilatorios, y por consiguiente, perjudiciales para los individuos que habían de percibir aquéllos. 5 n una palabra, pretendía que los pobres trabajadores ce astil sin demora sus jornales. SÍ. OS srsjjíiblicanos se opusieron. jl or qué? e jífs Í S T Montes Sierra, en declaraciones -i Ctíi periódico local publica, ha dicho que or no sentar precedentes... y á renglón seguido me hace el honor de reconocer oeí celo, la sactividad y buena fe que me distinguen No he de entrar á discutir los argumentos zn los cuales fundan los republicanos su obstrucción. iVte basta con recordar que hace un año, cuando orupé ia Alcaldía, dije que mi salud y mi dinero estaban á disposición ds Sevilla, o ni d i p n k b d no. POLÍTICA I AS CONSULTAS Ayer empezó el pre sidente del Consejo á celebrar sus Enunciadas consultas con ¡os prohombres del partido. De! resultado de estas consultas dependía y depende, porque aún nc han terminado, la continuación de este Gobierno y casi el porvenir de! partido libera! porque nc pueden calcularse s consecuencias que para éste tendría un abierto rompimiento entre sus hombres de primera fila. Nueve días faltan para que terminen ¡as vacaciones parlamentarias, y antes de que expire el plazo quiere e! marqués de la Vega de Armijo aclarar bien su situación y la del Gobierno que preside. Empezando por el fina! diremos, sites de relatar las gestiones realizadas ayer por el marqués de la Vega de Armijo, que las impresiones de éste, anoche, eran muy optimistas. Tal vez le engañe su buen áeseo; pero lo cietto es que anoche, á las doce, el presidente del Consejo creía que se llegará á una solución de cora córela entra iodos. Anoche estuvo animadísima la elegante residencia de la marquesa de Squilache. Entre las personas que vimos se hallaban las duquesas de Nájera, Noblejas, viuda de Noblejas, Montemar, Valencia y Tetuán; marquesas de Coqui h, Puebla de Rocamora, Laguna, Seijas, Tous, Bcnicarló, Valdeiglesias, Campillos, Monístrol, Yaldecañas, Berna, Castellones, Poríugalete, Bayamo, Sant? Cristina, Santa María de Siivela, Viuda de Flores Divila, V ¡ilatoya, Vadilío, Aguiar, Atalayuela, Herrera, Álava y Casa- Torres; condesas de Esteban Coliantes, Múnter, Vía Manuel, Vilana, Sania Cruz de los Manueles, Moral de Calatrava, Velle, Heredia Spínola, Finat, Romanonf. s, Almcdóvar. Oüva de Gaytán, Villamarcieí, Serrallo, Benomar y Campogiro, vizcondesa de Roda y Señoras y señoritas de Barroso, Rosales, Fardo Bazán, Ráaago, Saraos Power, Seijas, Leir. cnísr, MdÍ 2i doc A g t t i a r Rodrigarles,