Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C, SÁBADO 12 DE ENERO DE ¡907. PAG. 4. EDICIÓN 1. No vamos á revisarlo todo; leyendo cu; tro ó seis páginas se puede juagar si un übro es bueno ó es malo. Indudablemente, entre las obras que ajuicio del autor deben leerse, habrá alguna española; escudriñemos cuáles son estas obras. El Sr. Mazel divide la vida de ¡hombre en varios períodos; en cada uno de ellos, según él, es preciso leer tales ó cuales obras. El primer período hace al autor que abarque de les dieciocho á ios veinticuatro años; en él los ¡íbros que se han de leer son novelas. No discutamos esto; habría que hablar mucho sobre si en dicha edad se debe ó no comenzar por ieer libros de fantasía y entretenimiento. El caso es que el Sr. Maze! lo cree y nosotros respetamos su parecer. Entre las novelas que dicho señor recomienda, las hay de distintas nacionalidades; nc faltan algunas españolas. Estas son las siguientes: sanie todo dice e! señor Mazd, La Barraca, de Blasco Jbáñez, y ¿Misericordia, de Galdós; ¡uecro El sombre o de pone á publicar algunos de ios documentos embargados en la residencia de la Nunciatura de París y que se relacionan con determinados personajes. En una nota publicada anoche en el Osservaíore f omano sz apresura la Santa Sede á declinar por adelantado toda responsabilidad por tal publicación, y deja á las personas que con ésta se crean lesionadas, que se valgan de los medios que juzguen oportunos para defender sus derechos. Es de temer, ó por lo menos se teme en el Vaticano, que ¡a publicación de aquellos documentos pueda revelar algo que comprometa no ya la política seguida por la Santa Sede, que por nadie ni en ningún concepto puede ser atacada, sino ¡a responsabilidad de algunas personas no independientes del Gobierno, que han dado pruebas de su adhesión á la causa de la Iglesia, que es ía de la verdad y Ja de ¡a justicia. o La nota de la Secretaría de Estado pontifitres picos, de Alarcón, Tina mujer comprometida, de Eusebio Blasco, Soiileza, de Pereda, Pepita cia añade una indicación importante al hacer Jiménez, de Valera, y María y María, de Pala- notar que en el acto del embargo no se realizó cio Valdés. Hay que advertir que el autor li- inventario alguno de los documentos recogimita la lectura de ¡a literatura novelesca con- dos. Fácii es, pues, comprender qué insidiosa temporánea española á los solos libros que han arma pueden llegar á ser estos documentos ausido traducidos al francés. Todos sabemos que ténticos ó supuestos en manos de adversarios ia traducción de un libro no implica mérito erj poco escrupulosos y más contrariados cada día éste; llenos están nuestros catálogos de traduc- por la resistencia que encuentran en el clero ciones de übros deleznables franceses, ingleses é francés. italianos. Con! o cual resulta que llegamos á la f l O B L E LUTO E N EL El fallecimienestupenda, á la maravillosa paradoja deque SACRO COLEGIO t d o s m i e m para conocer nuestra producción moderna no- -bros de! bacrc velesca, hay que ieer cuatro ó seis novelas muy endebles, entre! as cuaies se cuenta lina mujer Colegio, ocurrido en el mismo día, es de ios comprometida, de Eusebio Blasco. Y tenemos- -que no tienen precedente. La coincidencia rey esto es más paradójico aún- -que este es uno sulta tanto más extraordinaria, cuanto que los dos cardenales, Mons. Carognis y Tripepi, de los libros que es preciso leer en ¡a vida. habían formado parte igual y simultáneamente, Es una opinión del Sr. Maze! vecino nuesde la secretaría de Estado, uno como substitro, francés de nacionalidad, que Queríamos tuto y otro como secretario de los Negocios dejar consignada. Eclesiásticos extraordinarios. Ambos fueron AZORIN creados cardenales er. ei mismo Consistorio de 3 5 de Abril de 1901; ambos pertenecían al orden de los diáconos, y ambos han muerto del mismo modo. 6 Enero, igvj, Con la pérdida de estos dos purpurados, L VATICANO El último proyecto de que eran estimadísimos en el Sacro Colegio, Y FRANCIA ejercicio del culto, que no cuenta éste en la actualidad más que 5 el ministro Briand ha hecho aprobar en el Par- miembros en vez de 70. De los existentes, 25 lamento, ha acabado de rasgar el velo sutil de son extranjeros y 29 italianos. G. M. A. hipocresía con que intentaba cubrir el Gobierno de la República francesa, en parte al menos, sus propósitos de hostilidad contra la Iglesia. Cuando se ha sabido que e! ejercicio público del culto y el disfrute de ¡as iglesias quedaban 1 arbitrio de un funcionario público que poA yer fueron firmados los tres importantes dría negarlos ó restringirlos á su antojo, se ha comprendido que lo que se preparaba era ía decretos sobre los que se basa la reforpersecución religiosa, no disimulada bajo las ma de la instrucción públca. Publicamos á continuación un extracto de apariencias de concesiones á ia Iglesia, sino estos tres decretos, ¿reserva de ocuparnos, ciara y abiertamente. con todo el detenimiento que merecen, de las Y desde este instante el sentimiento csíóÜco reformas llevadas á cabo por el Sr. Jimeno, rede varios países, abandonando ia reserva era formas que vienen á remover por completo! os que se había encerrado, ha alzado su voz y ham obstáculos con que luchaba la educación nacomenzado á llegar al YsíicariO cartas y tele- cional. gramas en cantidad imponente, y en todos Sos La obra de) ministro de Instrucción pública, cuales se expresaban vivísimos sentimientos de llevada ¿cabo en silencio, y que ahora es coprotesta contra ¡as persecuciones de que está nocida, merece el elogio que han de prodigarsiendo objeto la Iglesia en Francia. ía todos ¡os q js anhelan la transformación menMachas de dichas comunicaciones son? a raa- tal de nuestro país. aifestacióa de lo que piensan miíes y railes de Fde aquí, ere síntesis, los tres aludidos deindividuos de Asociaciones católicas, que ex- cretos: presan al mismo tiempo que sus protestas consPor virtud de tino cíe ellos, se crea en el íra el Gobierno perseguidor, sus simpatías ha- ministerio de instrucción pública y Bellas Arcía los perseguidos, y entre elias son dignas de tes, una junta para el fomento de la educaespecial mención por su energía, las que SSÍS ción nacional, á la que corresponderá preparar criben el episcopado y los católicos de los Es- las reformas de la primera enseñanza, dirigir tados Unidos. Todo ello sirve de confortativo su educación, procurar su mejoramiento y esal Pontífice, á quien produce graneles amargu- tudiar ei medio de allegar los recursos necesaras e! triste caso de Francia. rios para tales fines. A dicha junta quedara encomendado: 3. OS DOCUMENTOS 1 nf or. nes confidenciales recibi- el establecimiento del curso ó grado norma! EMBARGADOS dos en el Vatica- íz inspección primaria; 3. la primera enssñasszs en cuanto al ssíudio jactado, comunican que í ¡Gobierno frascas 53 ¡higiene y edificios escolares, y 4. las instituciones todas complementarias de ¡a Escuela. EI Consejo de Instrucción pública conservará, tanto en pleno como en la sección correspondiente, las facultades que respecto á ía primera enseñanza le asigna la ley, y fodai; las que no se opongan á ¡o preceptuado en el nuevo decreto. E! segundo decreto es creando en Madrid el Curso ó Grado Norma! Superior para ¡a formación de inspectores de primera enseñanza y de profesores de las Escuelas Normales, determinándose en dicha disposición que eí nombramiento ó separación del director y profesores del curso será á propuesta de la Junta para el Fomento de la Educación Nacional, atribuyéndose como función principal la preparación teórica y práctica de los alumnos en cuanto se refiere á la enseñanza, y la inspección, ampliación y mejora de la cultura de los mismos y la observación de sus particulares aptitudes. sSe fija en dos años ia duración dei curso; señala las condiciones que ¡os candidatos deben eunir para su ingreso; se limita á 3o el número de los alumnos que pueden ser admitidos en cada convocatoria; se asigna la pensión qsxe han de percibir, determinando e! profesorado del curso, á la conclusión dei primer ano escolar, cuáles, entre los que le constituyen, pueden pasar ai segundo ó deben repetirle sin disfrutar pensión. E! segundo curso, con arreglo á los precsp tos de ia disposición que nos ocupa, le seguirán los alumnos en ei extranjero bajo ¡a dirección de la junta y profesorado del curso y á Ja terminación de estos estudios, y recabada la aprobación, si sus méritos así lo aconsejan, se considerarán con derecho á ocupar las vacantes producidas en la Inspección de primera enseñanza desde la fecha en que empiece á funcionar el curso, y la mitad de las que en el mismo plazo se produzcan en el profesorado de! as Escuelas Normales, proveyéndose la mitad restante por oposición. Se atribuye del mismo modo á la Junts ¿i nombramiento de Inspectores generales cuando se disponga de personal adecuado á este servicio y se consigne en el presupuesto ¡as dotaciones correspondientes, señalándose asimismo los servicios que á la inspección genera! quedan encomendados, admitiendo, por último, al ingreso en el curso Normal Superior á los actuales inspectores de primera enseñanza, profesores de Escuelas normales y maestros de Escuela pública, los cuales, durante el tiempo de sus nuevos estudios, podrán ser substituidos con arreglo á las disposiciones de la legislación general. Por el tercer decreto se crea una Junta para ampliación de estudios ¿investigaciones científicas, que tendrá á su cargo ¡os servicios de ampliación de estudios dentro y fuers; de España; ¡as delegaciones para Congresos científicos, el servicio de información extranjera y relaciónales internacionales en materia de enseñanza, ei fomento de ¡os trabajos de investigación científica y la protección de las instituciones educativas en ía enseñanza secundaría superior. Dicha Junta, que tendrá capacidad para adquirir, poseer y administrar bienes de todas clases con destino á los fines para que es creada, podrá reclamar directamente ia cooperación de dependencias de ia Administración pública. Serán funciones de la nueva junta ¡a propuesta de concesión de pensiones para ampliación de estudios en el extranjero, la determinación del procedimiento para su concesión y requisitos necesarios para conseguiría, cuantía de la pensión y tiempo de disfrute en cada caso, ¡a relación con ios pensionados, mientras; ¡a pensión dure, y después que obtengan el certificado que por sus méritos consigan, lai propuesta para ¡a concesión de auxi ¡os para investigaciones y exploraciones científicas da toda dass dentro ds Escañ- y 3? reunión de DESDE ROMA REFORMAS EN LA ENSEÑANZA