Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
AÑO NUM. NICA CINCO CRÓ- ÜJMADRIP, 6 DE ENERO DE 1907. NUMERO SU EL TO, 5 CÉNTIMOS UN 1 VER- SAL ILUSTRADA APERTURA DEL PARLAMENTO PORTUGUÉS LISBOA. SOLEMNE SESIÓN CELEBRADA EL MIÉRCOLES ULTIMO. S. M. EL REY LEYENDO EL DISCURSO DE APERTURA EN LA CÁMARA DE DIPUTADOS For. Benoliel. EPIFANÍA i on esíe misterio, que significa aparición ó manifestación, celebra la Iglesia la continuación de los felices días de Navidad y Año Nuevo y una de las fiestas más solemnes del Cristianismo, recordando aquel dichoso día en que el Hijo de Dios vestido de nuíf rs carne sa manifesté á los ri; yes JVhgos cerno á primicias ae ia ger. íüidad; queriendo corao Señor y Rey del mundo ser conocido de los que estaban cerca y de ios que estaban lejos, de los pastores y de ¡os reyes, de los simples y de los doctos, de los pobres y de ios rico; de los keSíreos y de los y juntar en uno los que eran entre sí contrarios en el culto, en la religión y en el conocimiento de Dios. El padre Beda hace una curiosísima descripción de la figura y de los trajes de aquellos reyes: Melchor era joven, robusto, rubicundo y de edad de veinte años; vestía una túnica zu! manto co or cielo, c? zaao azul mezclado de blanco y turbante de varios colores; Baltasar era de edad de cuarenta años, cerrado de barba y de color pardo, por Jo que le pintan etíope; su vestidura era roja con algo de blaiv co y su calzado amarillo, y Gaspar era un anciano de largo y blanco cabello, prolija barba. de unos setenta años y envuelto en un manto amarillo, y calzado de coior violeta. Animados estos tres Reyes de santa esperanza y ardiendo en deseos de rendir sus homenajes al que estaba destinado para regenerar á los hombres y ser ía luz del mundo; guiados por un astro milagroso, nuncio de buena nueva, y cuya dirección era harto prodigiosa, vinieron de Epha y de Madián y también de Sabá, sobre camellos, para aderar al Mesías anunciado y que había nacido en Belén de judá. Parada, fija y detenida la estrella sobre una humilde choza, penetraron llenos de asombra y de gozo en aquel portal, y allí vieron un pobre establo y en los brazos de su madre al Niño precioso que, habiendo creado todos ios seres del cielo y de la tierra, se presentaba á los ojos de los regios viajeros más pobre y más humilde qi: e los demás hombres. Penetrados los Reyes Magos de la majestad de aquel infante, se postraron ante él, le reco nocieron como superior á los monarcas del universo, le adoraron como Redentor del linaje humano y como señor de los Cielos y de la tierra, ofreciéndole oro como á Rey, incienso, para indicar que era Dios y mirra, para significar que era hombre, viéndose de este modo cumplidas las profecías de David y de Isaías: Los Reyes de la India, de Arabia y de Sabá vendrán á ofrecer al Mesías dones en testimonio de su fidelidad y de su obediencia... RAMÓN MÉNDEZ enero, 1907. Presbítero. rjACETlLLA RIMADA LA NOCHE DE REYES -Es, hijo, la poética leyenda perenne manantial de ideas nobles. A adorar á aquel niño, á quien brindaban con sencillos dones, pastores y zagales, y rústicos y humildes labradores, vinieron de las tierras del Oriente, ¡las más ricas y fértiíes de! orbel, tres reyes poderosos, que traían zi séquito brillante de la corte. La regia caravana, como serpiente enorme iit púrpura y de piedras deslumbrantes, cruzó los visites y salvó los montes, por llegar ante el hijo de María y ofrecerle en magníficos tibores olorosos perfumes de ia Arabia, y perlas finas en dorados cofres.