Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
1 S ANO C 1 NCO. NUM. 72 1 CRONICA U N 1 VERSAL ILUSTRADA. SJMADRID, 4 DE ENERO DE 3907. NUMERO SU EL TO, 5 CÉNTIMOS LA CUESTIÓN 0 E MARRUECOS TÁNGER. UN CUERPO DE GUARDIA DE LAS TROPAS DEL SULTÁN AL MANDO DE EL SUEBBAS Fot, Berüner Jllusrrations. PARÉNTESIS Con motivo del A ñ o Nuevo, me dieron á beber una copa de champaña. -Para que tenga un año feliz- -me dijeron. Bebí el vino, que era todo burbujas y alegría, y repentinamente me vi inundado de una rara sensación. Yo no bebo ningún vino habitualmente, sino agua limpia y fresca, y de ahí que el vino burbujeante rae produjese aquella extraña, intempestiva sensación. M i sangre parecía circula jnas tumultuosamente; mis nervios vibraban con mayor agilidad; mis ojos se animaban con un brillo nueVo; mis ¡deas cabrilleaban aceleradamente; el ¡no burbujeaba locamente en mi cerebro. Y á impulso de tan insólita agitación, hubiese querido indar más de prisa, hablar con vehemencia, buscar á los amigos, perdonar á los adversarios, acometer grandes hechos, enamorar, correr, sonreír, cantar... Una copa de champaña había realizado toda aquella transformación. Y de repente, cuando más sentía la vivaÍL C H A M P A Ñ A cidad de mi ser, la actividad d mi carácter, I zas de ios vientos; uno mismo, uno me paré y me miré á mí mismo con indigna- continuamente señor de sus actos... Condenación, y me dije con ira: ¡Cobarde, que te has ción para el vino, que se apodera del carácter, dejado llevar por una fuerza ajena, que te has que arrebata la personalidad á regiones artifidejado sobornar negligentemente! ¡Cobarde, ciales, en donde uno ya no se pertenece y pienque has perdido tu personalidad y que corres, sa y obra bajo el acicate de una extraña inspicomo una dócil pluma, á caballo sobre una ración... Que mis ideas sean siempre mías, y burbuja de alcohol, hacia un espacio de artifi- que mis actos sean como una necesaria derivación cial alegría, de epilépticas acciones, de movi- del ejercicio de mi voluntad... Bastante pena mientos ajenos á ti! ¡Cobarde, tú que has de- es tener al azar por enemigo de uno mismo, jado de pertenecerte... por contradictor de la propia voluntad, para Joven, tú, vosotros, cuantos améis por en- que nos dejemos además dominar por el vino. cima de todas las cosas el dominio sobre sí Lo valiente es ser apto para todas las conmismo, el freno y el yugo y la dirección de la cupiscencias, y dominarlas. Sentir la tentación voluntad, de los actos personales, maldigamos y la belleza de una copa de vino, de uña buena al vino, declarémosle guerra fuerte, fundemos vianda, la tentación terrible é insuperable de una nueva era de individuos estoicos y recios, un naipe que gira como un ala de la fortuna; abominadores de todo lo que es tiranía y so- la tentación de una sensual cabellera... y domiborno del propio ser. Huyamos de las excita- nar las concupiscencias, ser uno mismo siemciones artificiales, de la impresión epiléptica, pre, no dejarse llevar por el ajeno designio, de la tiranía de otra voluntad; el ser uno siem- ser piloto y comandante dz sus actos y de su pre, igual á sí mismo, dueño de sí propio, ca- voluntad. Esto es lo valiente y lo varonil pitán y piloto de la propia nave, á pesar de í. M. SALAVERRíA todas las tempestades y de todas las añaga-