Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C L U N E S 3i DE D I C I E M B R E DE soo 6. PAG. 4. E D I C I Ó N i. Los dramaturgos modernistas de nuestra vecina la República francesa han dado en la flor de utilizar los perros en sus producciones, no i ¡a manera que los utilizaban alguna que otra vez lera antiguos autores, para un momento dado ó una situación determinada, sino que ios asocian íntimamente á la acción ordinaria, como si fuesen personas de la familia que danza en escena Tres son las comedias que al presente se representan en los principales teatros de París, cada una con su perro correspondiente, los cuales animalitos interpretan papeles interesantes. En la Comedia Francesa, el protagonista de Poliche cuenta sus desventuras al perro de su ingrata desdeñosa, un King s Charles que atiende al nombre de J idoire y que es una verdadera monada; en el Gimnasio, otro can recibe las confidencias de la actriz Marta Régnier, y en Variedades, á un perro de aguas, negro, por más señas, es á quien otra actriz confiesa en secreto el nombre del feliz mortal de quien está enamorada. El gran humorista Mariano de Cavia, que consagra un donoso artículo á estas perrerías, escribe, entre otras cosas, lo siguiente: Estos, ara do Teótimo, son los moldes nuevos que usan los más modernos de los autores parisienses en las comedias que acaban de sailir ahora ¿No te has percatado de cómo esos autores podrían llamarse aquí de escopeta y perro, porque lo que hacen con el perro es darle al público un cartucho de perdigones? Consultado acerca de este particular un autor francés de los que no usan perro todavía, fia dicho: a El perro acaba de ocupar en la comedia moderna el sitio del confidente de las tragedias. Con toda naturalidad se le pueden narrar los (estados de almasque uno tiene necesidad de poner en noticia del público. El perro viene á substituir á la amiguita de la infancia, al compañero de colegio, al viejo y leal servidor, al escudero clásico... El perro es un confesor discreto, que siempre hace gracia. Y luego, qué bien se disfraza con él el monólogo, que estaba completamente mandado retirar... Como dice muy atinadamente el ilustre escritor cuyo nombre cito más arriba, apara tal viaje no hacían falta, en verdad, muchas alforjas, y para inventar estos moldes nuevos no era preciso romper con tanta furia los antiguos Y añade á manera de conclusión: De la preciosa confesión que arriba queda transcrita, desp nd se una moraleja, no 1 u modernista qu- i ginos, pero exacta á tonas luces: los convci cionabsmos teatrales son eternos. Tan cierto es que son eternos, como es evidente el error de los que quieren destruir ¡os convencionalismos antiguos, sin hallar con qué substituirlos lógicamente, rEzonableme te. ¿Qué el monólogo está mandado retirar? ¿Por qué razón? ¿No es más lógico, y hasta más prudente, hablar solo que hablar con un perro? El monólogo, que no es otra cosa sino pensar en voz alta, no es tan inverosímil como algunos creen. No ya á solas y en habitaciones cerradas, sino en las calles, en los paseos y hasta en los pasillos de los teatros- -singularmente las noche de estreno- -vemos personas sesudas, formales, respetables, que hablan, gesticulan y accionan sin dirigirse á ningún interlocutor y, como suele decirse, para su capote. Usted mismo, querido lector, en momentos determinados, en situaciones excepcionales, habla consigo mismo, en alta voz, sin que, por fortuna, esté usted loco, como dice el vulgo ignorante que lo está el que habla soto. ¿Por qué regla de tres, lo que ocurre frecuentemente en la vida real, no ha de poder ocurrir en las comedias? ¿Qué son, ó deben ser, las comedias, sino un reflejo de la vida? También llevan á mal los señores modernistas que los p. i- bOii jes de J. ib comedias hablen aparte, para sí, en presencia de sus interlocutores. Los apartes, no tan lógicos como los monólogos, están, no obstante, dentro del más aceptable convencionalismo teatral y son de necesidad absoluta en cierto género de comedias, sobre todo en las festivas y en las llamadas de enredo. Parece desde luego absurdo que el interlocutor del personaje que habla aparte, no oiga lo que oye clara y distintamente el público; ¿pero no es igualmente absurdo tomar como paredes de manipostería los lienzos de pared que son de lienzo, realmente, cuando no de papel, por cielo azul las desteñidas bambalinas y por veneno que mata instantáneamente el agua clara, amén de otros mil y mil convencionalismos cuya enumeración fuera prolija? El aparte- -lo mismo que el monólogo- -es el pensamiento, la reflexión en alta voz. Cuando hablamos, por ejemplo, con uno de esos sujetos brutos de por sí y le oímos una brutalidad, pensamos, mientras le oímos: a Qué imbécil es esteseñor! Ese pensamiento y otros análogos en iguales ó parecidas situaciones, son ¡os apartes lógicos, necesarios, que el autor necesita emplear en la composición de sus comedias, si éstas han de producir el efecto apetecido para llegar al éxito satisfactorio. El teatro, es teatro ante todo, listo, que parece una perogrullada, no lo es discutiendo con los modernistas, partidarios del teatro de ideas, sin acción, sin argumento, y, por lógica consecuencia (digo yo) sin animación, sin efecto y sin interés. Lo cual, que eso no es teatro ni cosa que se le parezca. de hombres de aspecto elegantísimo y distin guido. que hablan correctamente cinco idiomas. Hasta que la policía los descubrió, vivían obscuramente en los suburbios de la Habana, entre la gente del pueblo, y al advertir que habían sido descubiertos, abandonaron su residencia, separándose y desapareciendo después. En ios Centros oficiales se tiene la seguridad de que cada uno de ellos lleva copias idénticas de cuantos datos fotográficos y estratégicos han logrado sorprender. La preocupación que tales noticias han causado en Washington es grande, y va unida con la insistente negativa del Gobierno á facilitar datos á la Prensa yanqui, que ansiosamente los solic ti. Tj as- relaciones anglo- amciiouas y ¡a alianza anglr- ¡iponesa La TVew York Sun, ocupándose del pretendido enfriamiento de las relaciones anglo- americanas, examina los diversos orígenes proba bles, y termina atribuyéndolo á la alianza anglojaponesa, y haciendo notar el sigilo que a mbas Potencias desplegaron p a r a l l e g a r al acuerdo El Sun continúa así: Debemos pensar que á menos de rompei el Tratado en el momento en que las obligaciones suscritas sean penosas, la Gran Bretaña no podría permanecer neutra en un conflicto surgido entre la América del Norte y el Japón á propósito de la posesión de las Filipinas, é Inglaterra tendría que ponerse al lado át nuestros enemigos Nada hemos hecho que justifique la frialdad de Inglaterra en sus relaciones con nosotros. Sospechamos la verdad simplemente creyendo que los ingleses están decididos, sea por lo que fuere, á despecho de la previsión más elemental y de la lealtad de que tanto blasonaron, á ponerse de parte de una Potencia oriental contra un pueblo cuyo parentesco y cuya afinidad se proclama en todos los benque tes de Pilgrim. Por lo pronto, quede sentado que todo lo que á esos señores se les ocurre al presente, es echar comedias á perros, para aumentar la inverosimilitud de las mismas y extremar los antiguos convencionalismos Por todo ello, hay más que sobrado motivo para decirles: A otro perro con ese hueso... FRANCISCO FLORES GARCÍA Míster Magoon, gobernador provisional de Cuba, ha ordenado una información referente á las noticias que aseguran ocupados á los japoneses en fomentar en Cuba, en Filipinas y en Hawai una insurrección general contra los norteamericanos. Según telegramas enviados á la New York World anteayer y transmitidos por este periódico á Europa, el movimiento insurreccional debería estallar en Febrero próximo, y se presume descubierto el complot en la Habana, merced á las delaciones de un tal Pardiñas. La policía yanqui sigue la pista de cinco japoneses que se dice han fotografiado y levantado planos de hs fortificaciones de la Habana. El delator Pardiñas aseg ra haber sorprendido varias conversaciones iyas con insulares, á quienes transmitían instrucciones para fomenmentar la insurrección entre los negros de Cuba, al mismo tiempo que sus compatriotas provocaban el movimiento revolucionario en Islas Filipinas y de Hawai. Atribuyese el complot á altas instigaciones del Gobierno japonés decidido á crear todo género de dificultades á los Estados Unidos. La antipatía entre ambos pueblos, que data de la época de la firma del Tratado de paz rusojaponés en Portsmouth, ha aumentado en estos últimos tiempos, exteriorizándose con ocasión de los incidentes de San Francisco de California, que estuvieroi á punto de originar un casus betli Parece que los cinco japoneses en cuestión pudieron visitar las nuevas baterías de los fuertes de la Habana, dándose á conocer como reporters del Tíavana Post. Según los informes comunicados al gobernador interino, se tra a CONFLICTO DE RAZAS EL BACALAO M anejos japoneses en Cuba, Filipinas y Hawai. EN FRANCIA p n 1905 la pesca del bacalao ha producid; mucho menos que en el precedente año En 1904 los buques descargaron 403.5o j quintales métricos; en 1903 había descargado 464.742, es decir, una disminución de 61.685 quintales métricos; pero no es solamente con el año icjo 3 con el que hay que hacer comparaciones; durante los últimos seis años todos har sido superiores á 1905. En 1902 los buques armados para la pesca del bacalao llevaron 709.755 quintales; en 1901 habían traído 671.677; 68 A, a en 1900, y 564.240 en 1899. Como se ve, la disminución de! rendimiento de 1903 es, lejos de ser la más importante, de una diferencia de más de 3oo.ooo quíntales métricos, si se tomj en consideración el rendimiento de 1902; por lo que se ve, la campan? de 1905 ha sido la menos productiva de esto; últimos años La exportación del bacalao seco, bajo el beneficio de las primas, ha sido sólo de 1 12.579 quintales métricos, en lugar de 212.381 en 1904; diferencia en favor de 1904 de 99.803 quintales. España viene siempre en primer lugar, con 42.338 quíntales en 1905; luego viene Italia, que es la mejor cliente de Francia en esta industria después de nuestro país, con 25.453 quintales Se ha presentado en las Cámaras italianas una proposición para que el bacalao exportado por el camino de hierro pueda beneficiarse de las primas de exportación que este Gobierna concede exclusivamente al bacalao expoliado por mar, lo que permite adquirirse en con 1 ciones más favorables n u SÍE is m. L- C 1 s.