Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
t: EDICIÓN DE PROVINCIAS ÚLTIMOS TELEGRAMAS Y NOTICIAS HASTA LAS 5 DE LA TARDE S la Guardia civil D Emilio Maulo Núñez, practicando reconocimiento indicado por mí tl Majestad ha firmado hoy ios siguientes en Castellfullit del Bonc, encontró dentro de decretos. la casa Torre del Forn la partida levantada en Gracia y Jusíicia. Estableciendo reglas para armas y que perseguía la Guardia civil, desde fas depósitos en metálico que se exijan en los su aparición, compuesta de 20 individuos y enTribunales, los cuales se verificarán en la Caja tre ellos los significados carlistas Guillermo general de Depósitos, y en provincias, en las, Moore, que la capitaneaba, su hermano Enricasas de los representantes de la Compañía que y un cura llamado Julia. Arrendataria de Tabacos. E 1 teniente, al mando de diez guardias que De ellos se llevará un libro registro en cada salieron de aquí ayer de madrugada, rodeó la Tribunal. la casa mencionada, penetrando él con dos Y otro decreto sobre provisión de víveres guardias y dirigiéndose al titulado general, Mira la colonia penitenciaria de Ceuta. que le recibió revólver en mano, le intimó la Estado. Plenipotencia autorizando al mirendición, la cual consiguió en virtud de hanistro de Estado para ratificar el acta de la berse impuesto al general, que se entregó á Conferencia de Algecirss. discreción, viéndose obligado á ordenar á los Concesión de varias condecoraciones. demás individuos que depusieran las armas y se rindieran, ocupándose! es a 7 Remington, 27 coCONCURSO DE LOTERÍA rreajes completos, revólveres, municiones, 1.916 cartuchos, dinamita, chicharra para leor los premios de A B C sorteo del vantar vías y palancas, siendo conducidos por día 11 del mes actual, ha pagado i Admiferrocarril al cuartel de la Guardia civil, del nistración de nuestro periódico cinco pesetas á que pasaron á la cárcel, en su mayoría incomuD Luis Remón, de Córdoba, poseedor de nicados; habiendo nombrado el capitán general en décimo del nútn. o.3i C. un juez especial que instruya e! sumario. íCorao el servicio es de importancia y trascendencia, he felicitado al coronel subinspector jefe de la provincia y al teniente citado por su celo y actividad desplegados para llevarlo á l conde de Rorcanones ha comunicado esta cabo. mañana á la Prensa el siguiente telegrama El ministro de! a Gobernación concede mujficial c el gobernador de Barcelona al presicha importancia á la captura de Moore, que es dent: del Consejo y al ministro de la Goberel cabecilla que más ha trabajado en estos últinación: mos tiempos para producir un levantamiento. Tengo la satisfacción de poner en conociConfía en que ahora, será fácil, habiendo caído miento de V. E que esta tarde e) teniente de FIRMA DEL REY en poder del Gobierno fa partidla entera, inda gar cuáles son los elementos que están detrás de estos movimientos. El Gobierno esta resuelto á proceder con rigor. UNA ALDEA SEPULTADA POR LA NIEVE POR TELÉGRAFO 24, 9 m. Toulouse, departamentoLa aldea de L HospItalet, del Ariége, ha sido sepultada por la nieve. Seis casas se hundieroa con gran estrépito. Los habitantes huyeron espantados. La nieve alcanza una altura de cinco metros, y ha interrumpido las comunicaciones con España. En la catástrofe ha perecido tin individuo llamado Amadeo Pons, español, de cuarenta y dos años, que debió sufrir una agonía espantosa. Tenía los puños destrozados á mordiscos. P LA LOTERÍA DE NAVIDAD Los tres ntrllones de pesetas correspondientes al medio bí Hete del premio mayor han tocado en suerte, según dije ayer, al almacenista de vinos D Miguel Agulló, quien ha distribuido el medio billete nada menos que en l.3oo participaciones, las cuales, á su vez, se han subdivjdido en infinitas cantidades, algunas de 10 céntimos. Todos los agraciados son personas pobte E LA PARTIDA CARLISTA Detalles de los tres millones. Tíuércat- Ovaa. 24, 8 at. 33 a BIBLIOTECA DE A B C LOS SECRETOS DEL DOCTOR SÍNTESIS 329 Al ir esto, la joven, que estrechaba entre sus manos una de las del anejano, se volvió hacia el capitán, y le dijo sollozando: ¿Vais á abandonar á esos hombres, aunque sean culpables, á una muerte tan espantosa como la que les espeta en el arrecife? -Señorita- -contestó Christianrespetuosarp nte- -hay Crímenes que no merecen misericordia. ¡Quiere usted privarles hasta de la posibilidad del arrepentimiento? -Acuérdese usted de nuestros companeros asesinado; en el Tndus, de la catástrofe del Godaveri, de lo que ha ocurrido aquí hace tres días... La existencia de esos bandidos es un peh gro constante para la sociedad. Como no quiero abrogarme el derecho de juzgarlos los abandone á su suerte. -Os lo suplico, ¡perdón para ellosi Oíd sus grito: desesperados. Después de una lección tan terrible no si puede creer que dejen de arrepentirse. -Todo loque puedo hacer por ellos es transportarlo 1 puerto más próximo y entregarlos á la justicia... Perc Ved, ya no es posible, la fatalidad se opone á mi plan. En aquel momento se oyó un grito más angustioso que ¡os anteriores; el arrecife, sacudido por la erupción. SC precipitó rápidamente en el abismo. Entonces el Dr. Síntesis, viendo que no quedaba nada de su obra, volvió su mirada hacia la joven, la contempló J rgo rato, miró luego á Christian y balbuceó con la voa pastosa peculiar de los paralíticos. -La serie... precursora... el hombre... Sé el hontáire, el elegido... de la Gran Obra... Ana... luía raía... ttt esposo... Christian. Y en el acto, aquel destello se extinguió para siempre FIN EPILOGO ocho horas los supervivientes Desde nacía cuarenta y acababa de ser teatro el mar del drama de que det Coral, amigos y enemigos, encontrábanse reunidos sobte la roca estéril que antes se elevaba en el centro de la laguna, y que era lo único que quedaba después de la erupción submarina. La marejada que venía del lago amenazaba a cada instante empujarlos hacia alta mar; el sol asestaba sobre ellos sus rayos implacables; la lluvia de cenizas seguía cayendo lentamente, y no tenían ni una gota de agua ni un átomo de alimento. Los piratas y los hombres del Ana y del Ganges, mezclados, parecían no verse siquiera; hasta tal punto había apaciguado sus odios y calmado á aquellos irreconciliables enemigos el horror de la situación. El Dr. Síntesis no había vuelto á pronunciar una palabra después del desastre. Su mirada vaga, fija sobre la mar alborotada y sobre las llamas que salían del cráter, no ofrecía el menor destello de inteligencia. El químico Pharmaque le prodigaba los más asiduos y cariñosos cuidados. Al tercer dia, los sufrimientos de aquellos desgraciados eran e: pantosos, pero no se había producido el menor asomo de desorden; la sugestión operada por el sabio perduraba y todos ellos estaban resueltos á morir sin una queja ni uiv protesta. Sólo un milagro podía salvarles.