Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. DOMINGO a 3 D E DICIEMBRE D E 1906. PAG. 12. EDICIÓN i. de el bombo de la fortuna hasta la mesa presidencial, y una vez reconocido y proclamado, vuelta á la frase da capo, ¡cinco mil pesetas! ¡Cinco mil pesetas! ¡Cinco mil pesetasl ¡Que lata! Algunos niños cantaban con voz angustiosa, como dolidos de que no saliese el gordo durante su turno, otros ásperamente, y como si los premios chicos tuvieran la culpa. Es de suponer que este año el turrón ande por los suelos. Yo renegué de mí curiosidad, porque levantarse á las nueve de la mañana para saber á las dos horas que el gordo ha sido contratado en una capital de provincia, es el colmo de la bonhomie. Hí presidente del Congreso reunió ayer por h u r a e en su despacho al presidente del ConSÍJO, al ministro de la Gobernación y al señor Moret, para ocuparse de las sesiones. 1 1 Sr. Moret mostróse partidario de que las sesiones se suspendieran anoche con la fórmula de íse avi ara á domicilios, volviéndolas á reunir inmediatamente después de los días de Pascuas. El Sr. Canalejas manifestó que celebrando sesiones el Senado, parecía lo correcto que el Congreso no permaneciera mientras tanto en clausura. El presidente del Consejo y el ministro de la Gobernación hicieron presente que el ministro de Hacienda hacía cuestión de Gabinete el que antes de cerrarse las Cortes se discutiera J proyecto sobre los trigos y harinas. Por último, se acordó que el lunes y los días sucesivos continúe el Congreso celebrando se- ión, empezando éstas á las tres de la tarde. Así lo manifestó el Sr. Canalejas al terminar fa sesión de ayer. En el Senado adelantó poco la discusión de presupuestos, pues no llegó á terminarse la del de Fomento. Las sesiones desde mañana empezarán á las dos. La Comisión general de presupuestos estuvo reunida hasta ¡as nueve de la noche para acti var sus trabajos. Muchos diputados y senadores salieron anoche para sus respectivos distritos. I A POLÍTICA La situación de ayer fue L, exactamente la del día anterior. Hubo conferencias entre los Sres. Canalejas, Moret, García Prieto y otros prohombres liberales, forjándose alrededor de ellas Tiíl leyendas y fantasías. Por lo mismo que estas conferencias tienen un alcance que puede traducirse pronto en hechos, no han de propalar sus protagonistas Jo tratado y convenido. Pero debe bastar con decir que la inteligencia subsiste entre esos elementos liberales y que ella es la base de próximos sucesos políticos, en los cuales ha de tener seguro beneficio, según se asegura, el partido liberal. No ha perdido terreno, sino que le ha ganado, la creencia de que muy pronto, una vez aprobados los presupuestos, ó antes si los acontecimientos se precipitan, habrá nuevo Gabinete canalejista- moretista, del que hasta se citaban ayer nombres de ministros. Pero esto equivalía á anticiparse sobradamente al tiempo, único buen decidor de verdades. Luis GABALDON LOS COMISIONADOS VASCOS POR TELEFONO EL GORDO scribo estas líneas bajo la impresión de una gran desgracia. No me ha tocado el gordo! Pero lo que se llama ni un ligero rozamiento ¿Y para tal desilusión me levanté ayer á las nueve de la mañana y asistí como un doctrino á los ejercicios de la Lotería Nacional, que se celebraron en la Casa de la Moneda, ante gran concurrencia de fíeles? jVamos, no hay derecho í semejante falta de consideración! ¡Fíese usted de sueños no revelados, de sumas cabalísticas, de manos experimentadas en la elección de número, de tuertos oportunos, de carros fúnebres de vacio y de otras mil supersticiones favorables para la suerte! Oos horas mortales estuve de pie, estrujado entre muchos capitalistas, eso sí, oyendo el monótono canturrear de los niños: ¡Cinco mil pesetas! ¡Cinco mil pesetas! ¡Cinco mil pesetasl V así hasta el sopor. Muy de tarde en tarde, salía un premio decente, bien vestido, y entonces las criaturas lo cantaban tres veces, paseándole en triunfo des- E C a n Sebastián, 22, 4 t. Ha regresado Ii comisión vascongada que fue á Madrid á negociar el concierto económico. Desde Zumárraga hasta San Sebastián, las ovaciones que se les tributaron fueron estruendosas. Al llegar á San Sebastián, los comisionados Desde cinco mil pesetas en adelante se les fueron recibidos por el alcalde, los diputados aclaraba la voz á todos. -Es natural- -me decía compasivamente y provinciales y el Ayuntamiento, tocándose el con gesto reflexivo un oyente del aula de la lo- Guernikako- Árbola y dándose ¡vivas! á Eustería, estas cosas no son para niños. Esto es keria. Por el paseo de los Fueros, Avenida de la para hombres, y nada más. -O para mujeres. ¿Por qué razón ha de ha- Libertad y la calle de Churruca, la comitiva ber jóvenes telefonistas y no señoritas del bom- llegó al palacio de la Diputación. Los comisionados subieron al salón de rebo? -le interrogamos. Pero á nuestro amigo no le pareció bien la cepciones y cambiaron discursos el presidente indicación, porque para él) a lotería es un azío Sr. Lili, y el alcalde, señor marqués de RoeVerde. serio y reconstituyente. Luego se disolvió la manifestación con ej Por fin arreglamos la cosa, conviniendo en que de la extracción de bolas debían encargarse mayor orden. -Cruz. los senadores vitalicios, ya que tienen tan poco Dilbao, 22, 4, t. Han llegado los comisioque hacer, y así se le daría al azío verdadero nados vascos, después de ultimar el concarácter. cierto económico con el Gobierno, siendo recibidos por un numeroso público que llenaba el andén de la estación. Una salva de aplausos saludó á los comisionados, cuando descendieron del tren, lanzándose ¡vivasl á los Fueros y á los comisionados El presidente, Sr. Urquijo, salió á la terraza del palacio de la Diputación y pronunció un elocuente discurso, en el que dio cuenta de las gestiones que realizaron los comisionados cerca del Gobierno, teniendo que imerrumpir varias veces su discurso á causa de los frecuentes En la sala, con respetuoso silencio, seguía- aplausos y ¡vivas! de la muchedumbre. mos la carrera de premios y números, y la genManifestó su agradecimiento al ministro de te comenzaba á inquietarse, porque el gordo Hacienda, á López Domínguez, Vega Armijo no se daba á luz. y Moret; de este último dijo que es un gran- ¿Qué le habrá ocurrido? -decía nuestro amigo de los vascongados. correligionario de décimo, con la misma impaDedicó párrafos de agradecimiento al Rey. ciencia que si hubiera visto nacer al premio El S r Urquijo terminó su discurso dando grande. ¡vivasl á España y á Vizcaya. La manifestación, después de corear e- -Era -osa de mandarle un recado- -le conGuernica, se disolvió ordenadamente. -Terdn. testamos. Por fin, al sonar de las doce cayó sobre nosotros la abrumadora cifra ¡34.746II ¡Seis miBOLSAS DEL DJA 22 llones de pesetas! -Vaya, que te alivies- -dijo nuestro héroe, MADRID. Cierre: Interior contado, 8) 3o s al ver que entre sus números no se hospedaba fin de mes, 81,40; Amortizable, 39,80; Banco, 442; Tabacos, 400; Francos, 8,95; Libras, 27,49. el excelentísimo señor de 34.746. Poco movimiento. Han cesado las ventas de ¿Y para eso le hemos esperado dos horas? El gordo entró en la sala seguido de un Interior al contado y la tendencia general es algo más firme. No se hacen operaciones en Azucarepequeño secretario de 5oo.000 pesetas. ras. Los francos pierden el cambio de 9 por 100 PARÍS. Cierre: Interior, 74,77; Exterior o5,20; Nortes, 274; Zaragozas, 425; Renta francesa, 95,35; Ruso nuevo, 87,30; Turco, g 4,35; Ríotinto, 2.160; Goldfields, io3. Mercado firme. El R otinto gana nada menoj que 72 francos. Las minas de oro están en gran alza. C 03 MEN HERMANOS La gente, en cuanto supo que había caído en Alicante, se explicó la tardanza. Oe Alicante á Madrid no le era posible venir en menos tiempo. Ya no aguardamos más y salimos Cruselles y yo renegando de la lotería, sin perjuicio de extender allí mismo nuevas participaciones para la del próximo sorteo. ¡El gordo en Alicante! MOSÍTEKA, 5 1 T E L É F O N O 3 3 3 Faisanes, poulardes, capones, codornices, truchas marca registrada R. D Dulces de todas clases; se preparan elegantes cestas. La conocida casa de HERCE, calle del Carmen, 3, queriendo corresponder á los muchos favores que el público de Madrid le dispensa, pone en su conocimiento que, í partir de esta fecha, pondrá á la venta grandes partida de lanas y otros artículos procedentes de una casa del extran tro, con una rebaja de 40 por 100 del precio corriente.