Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 23 DE DICIEMBRE DE 1906. PAG. 6. EDICIÓN 1. años. E! gordo se ha pronunciado esta vez por la mojama, yendo á buscarla en su origen; pero somos más los que no compartimos su mal gusto, y con esto y con nuestro soberano desprecio nos damos per satisfechos. ¡Cualquier dia vuelve á cogemos de primos la dichosa Lotería! Lo q le e- de cuantos ayer nos quedamos con un palmo Je narices, no vuelve á ver una pesera... hasta el próximo sorteo. Bueno; pues de lo demás tampoco hubo gordo. El frío fue fino, y si mucha gente acudió por la mañana á Recoletos y á la plaza de Colón, fue por tomar el sol; en manera alguna por hacer la corte á esa ladrona de Lotería y esperar la publicación del premio mayor. ¡No faltaba más! En las Cortes se Mió delgado en materia de presupuestos y no se llegó al término de su discusión, porque había prisa para acabar y porque algunos diputados se disponían á armar la gorda ya que el gordo no podía ser, si se intentaba la aprobación. La Gacela anunció oficialmente el estado interesante de la Reina, y en Palacio se celebró anoche, con tan fausto motivo, un gran banquete de gala. Dos estrenos hubo anoche. En la Zarzuela El lego de San Pablo, obia postuma del malogrado Caballero, que el público escuchó y aplaudió con cariño, y en el Gran Teatro La pesadilla, una opereta con m úsica deliciosísima de Chapi, que gustó mucho y ¡eso que para pesadilla la que habían pasado muchos espectadores con la huida del gordo á Alicante! extrañas, signos cabalísticos, misteriosos juegos aritméticos, terminaciones sibilinas, para que tuviéramos la seguridad de que pasaría á nuestro lado. Pero como no podía tomar partido por nadie, para no perder la impasibilidad que le da derecho á nuestro respeto, tomó varias series de las diez unidades y jugó con ellas mientras cantaba la vieja canción del oro. Los unos, los doses, los treses, los cuatros, los cincos, los seises, los sietes, los ochos, los nueves y los ceros, fueron pasando por sus manos y de una en otra, formando distintas cantidades de una, de dos, de tres, de cuatro y de cinco cifras... ¡Y así todos pudimos creernos los favorecidos... Hasta que, al fin, cansida de divertirse, suspendió su juego. Rodaron por el suelo unos, doses, cincos, ochos. Y en sus manos quedó fija y radiante esta cantidad: 34.746... Era el número afortunado. La noticia corrió veloz por todas partes, y la Fortuna siguió cantando v riendo como un loca... ¡34 746! ¿Es bonito el número? ¿Es feo... ¿DJ Ó no con la suma de sus cifras una de esas cantidades estimadas por los calculistas? Lo ignoro, porque desconozco esas artes tentadoras que me parecen improcedentes... ¡Buscar lo imprevisto con previsión! ¿Dónde hay mayor absurdo paradógico? Pero los números de ll lotería desde que adquieren vida como los mortales, igual que ellos tienen su justificación en el éxito. Tal vez los creyentes del arte por el irte, desprecien un número afortunado sí no e; conforme á las leyes establecidas, y como es natural, cuando ellos no son sus poseedores. Pero nosotros, los jugadores románticos, estamos obligados á declarar que es el más hermoso, el mas digno, el más honrado de todos los que entraron en el sorteo... Bendigámosle una y mil veces con el noble desinterés que nos corresponde, ya que en él no pusimos nuestras esperanzas. Y aunque reneguemos un poco de la propia suerte, vaya nuestra felicitación al prójimo que la tuvo buena. ¡Queridos hermanos en ¡a desgracial R signémonos hasta el año próximo, que acaso nos toque volver á resignarnos... Y no miremos ahora á los favorecidos, con la tristeza que sue le producir el bien ajeno; aunque sí con la en vi di a que ocasiona la ajena felicidad... ANTONIO PALOMERO A on 1 NA VICTORIA H y celebra su fiesta la joven y bella Reina Victoria, á quien A B C desea todas las felicidades que por I bondad que atesora C alma merece. U Doble motivo de júbilo hay en la casa de nuestros Reyes, por el santo de la Soberana y por el estido de buena esperanza que el diario oficial ha anunciado. Doble felicitación, pues, eleva el pueblo español al Trono, y á ese testimonio de cariño y adhesión unimos el nuestro. La Gacela publicó ayer la siguiente comunicación oficial: El jefe superior de Palacio dice, con fecha 20 del actual, al señor presidente del Consejo de ministros lo que sigue: Excmo. Sr. El decano de los médicos de cámara me comunica con esta fecha lo siguiente: íExcmo. Sr. El médico particular de Su Majestad la Reina me dice en el dia de hoy lo que sigue: Excmo Sr. Tengo el honor de poner en conocimiento de V. É que S. M la Reina ha entrado en el quinto mes de su embarazo, siendo su estado completamente satisfactorio y normal. Y con tan fausto motivo ha tenido á bien mandar S. M el Rey (q. D. g. que la corte vista de g? la durante tres días consecutivos, á partir del domingo 23 del corriente. Donativos acordados por S. M el Rey para solemnizar el santo de S. M la Reina doña Victoria Eugenia, su augusta esposa: Obispo de Madrid- Alcalá, 5oo pesetas; Asi o de Huérfanos del Sagrado Corazón de Jetús, 2.000: Escuelas Dominicales, 1.000; Real Asociación de la Beneficencia Domiciliaria, i0.000; Asociación de señoras católicas, l.ooo; Conferencias de San Vicente de Paúl (hombres) 1.000; ídem, id. id. (mujeres) l.ooo; Asociación del Patrocinio de María, s 5o; Taleres de caridad de Santa Rita, 2 5o; Asilo de niñas del Sagrado Corazón de Jesús, a 5o; La Cuna dejesú 25o; Asilo de mendicidad de Sí. nta Cristina, 25o; Instituto Español de Fototerapia, 25o; Religiosas del Buen Consejo, 125. Convento de Nuestra Señora del Rosario, 125; Asilo de la Santa Mariana de Jesús, 125; Sociedad Protectora de los Niños, 25o; Junta Provincial de la Asociación de Católicos, 1.000; Instituto Quirúrgico de Terapéutica Operatoria, 5oo; AsiJo de Cigarreras, Í 5- Religiosas de San Camilo de Lelis, 25o; Centro Instructivo y Protector de Ciegos, Í 5 O Asociación benéfica de empleados municipales de Madrid, 25o; Instituto Oftálmico, s 5o; Congregación de Nuestra Señora de Belén y Nuestro Padre San Juan de Dios, 25o; Primer Consultorio de niños de pecho de Madrid, l5o; Agustinas Magdalenas del convento del Beato Orozco, 125; Hermanas de la Esperanza, 25o. Real Policlínica de Socorro, 2 5o; Oblatas del Santísimo Redentor, 2 5o; Escuelas gratuitas establecidas por los Padres salesianos, a 5o; Colegio- asilo de Santa Cruz, 25o; Colegio- asilo de Nuestra Señora de la Asunción, 125; Asociación de Defensa Social, 25o; Religiosas Siervas de María, 1 25; Real Patronato para la represión de la trata de blancas, 25o; Asilo de la Santísima Trinidad, 25o; Congregación de la Doctrina Cristiana, 25o; Clínica Operatoria del Carmen, s 5o; Asilo de Ancianos de las Hermanitas de los Pobres, 2 5o; Total, 25.0OO. a inmensa mayoría d: los vecinos de Ma drid que jugaron á! a Lotería, echa pestes contra ella, lina exigua y feliz minoría la dedica himnos de aiaba: ¡z Lo de todos los I- -1 e aquí el número afortunado... He aquí el número que acaso despreciaran, hace días, algunos jugadores cabalísticos; el número en que ayer sólo tenían fe EUS poseedores, y que hoy todos quisiéramos guardar en nuestros bolsillos... ¿Será, efectivamente, ciega la Fortuna. S debedeserlo; y aun podemos añadir que es sorda... ¡Pobre de ella si tuviera ojos, porque no podría resistir tantas m i i da anhelosas y su pilcantes! ¡Pobrz de ella si tuviera oídos para escuchar las voces de angustia y los ecos lastimeros que constantemente resuenan pidiendo su amparo en todos partes... La Fortuna es alegre como la dicha que proporciona; es serena como la felicidad que posee; es impasible como un Dios... Ella tiene un secretario encargado del H ¿spacho, que se llámalo Imprevisto, y una hija predilecta para transmitirnos sus decretos, que se llama la Sorpresa... Precisamente estos c í s, en que todos los españoles jugamos á la lotería, después de trinar contra el Estado, que sostiene y difunde la timba nacional, son los días predilectos de la Fortuna... Ella engrandece nuestros sueños, robustece nuestras ilusiones y lim í de sombras el camino de nuestras epersnzas; ella nos hac creer que pudiéramos re ¡izar el modesto ideal de vivir á gusto, disfrutando de todas esas cosas quz jinvs ¡ayl logramos ni lograremos con la práctica y el ejercicio de las diarias virtudes; ella nos presta rosados argumentos, para destruir todas esas positivas desdichas engendradas por nuestra mísera realidad pasada y por nuestra penosa realidad presente... ¿Quién no se acostó una de estas noches pensando que acaso el número en que jugaba unas pesetas podría resolverle su problema... ¡Alguien ha de ser el afortunado... ¿Por qué no hemos de serlo nosotros... ¡Quién sabe... Ya el admitir la posibilidad es una participación en el éxito. Y nuestro número entonces adquiría una grandeza extraordinaria, brillando en los espacios de la fantasía como una estrella lef ilgente. Y la Fortun r i reN. s? í? ún eocfrrrnbre, mm una Joca... Nos aict tü i cositmiaciones S 6 NAD 0 SESIÓN DEL DÍA 2 2 DB DICIEMBRE DE 1 Q 0 6 jy las cuatro menos veinte declara abierta la se sión el Sr. Montero Ríos. En el despacho ordinario se da cuenta á la Cámara de dos comunicaciones, una dando cuenta del parte oficial participando que S. M. la Reina ha entrado en el quinto mes de su embarazo, y otra señalando la hora á que ha de asistir manan el Senado á la recepción de Palacio para cumolimenrar á la augusta Soberana. RUEGOS YPREGUNTAS Los ministros de Fomento v Gobernación toman asiento en el banco azul. El marqués de MUZA DEL VALLE dirige ui ruego al ministro de Hacienda. El conde de ESTEBAN COLLAN I KS ruega al ministro de Fomento que adopte resoluciones enérgicas para evitar que las Compañías que suministran Cuido eléctrico sigan cometiendo los abusos que ahora cometen con los abonados. Se queja también de los ah tsos eme rea! iz, ui la Compañías de tranvías. El conde de PEÑALVER defiende á las eraprc sas de luz eléctrica, eme dice son obieto de la malquerencia pública. El ministro de FOMENTO ofrece resolver et breve, inspirándose en la más estricta justicia, ia. reclamaciones entabladas contra las Comoañías de luz eléctrica. El conde de ESTEBAN COLLANTES oro nuncía un extenso discurso para pedir Cíue se me jore la ley de Accidenres del trabajo. El ministro de OBLKNACJON contenta a!