Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. VIERNES 11 DE DICIEMBRE DE ioo6, PAG. 9. EDICIÓN 1. Pregunta si en el Ejército esoañol existe algún general con méiitos bastantes par desüUjjeiWr un alta categoría en el Ejercito. Interviene el Sr. SORiANO para alusiones. Recuerda lo que ocurre en otras naciones en que con ejércitos más numerosos no existe tan alto grado. No cree que el actual ministro tenga dos personalidades, una como ministro y otra como general. ¡Qué bien estaría el general Cevler vestido de capitán general! (Risas. Hecha la pregunta á la Cimbra de si se toma en consideración la proposición incidental, el señor MAURA declara que tratándose de un asunto que no ha tomado estado parlamentario, los conservadores no tienen para qué intervenir en él. El ministro de GRAC 1 Y JUSTICIA ruega á la mayoría en nombre del Gobierno que no la tome en consideraci n. El Sr. MORÓTE retira la proposición. Voces en la mayoría: Aahl E! presidente del CONSEJO manifiesta que nada puede decir en cuanto á la nueva reunión de las Cortes, pues no habiéndose suspendido todavía las sesiones, es prematuro asegurar cuándo podrán reanudarse. De todas maneras, el deseo del Gobierno es que ias vacaciones sean lo más breves posible. OTROS APUNTOS Se lee una proposición incidental del Sr. Lerroux referente á la autonomía provincial y municipal. Su autor, de acuerdo con la presidencia, aoiaza para la sesión próxima la defensa de su proposición. Apruébanse varios dictámenes y pénese á debate el relativo al impuesto transitorio sobre los TRIGOS Y HARINAS El Sr. G 1 RONA consume el primer turno en contra de la totalidad, oronunciando un extenso discurso. Manifiesta que la elevación de los derechos sobre, los trigos extranjeros agravará la situación de las clases obreras. Añade que si el trigo se encarece, es seguro que disminuirá el consumo, y trata extensamente de la crisis agraria en España, que, según el orador, ha de combatirse, reformando los procedimientos del cultivo y no con leyes como la que se pretende aprobar. En nombre de la Comisión le contesta el señor VALVERDE, que defiende el proyecto de remediar provisionalmente la agricultura patria que está amenazada. Enumera los progresos realizados en este ramo de la riqueza nacional, y termina diciendo qi e la crisis agrícola perjudica, no sólo á las clases obreras, sino á los propietarios. Se suspende este derate. LA AMNISTÍA Se pone á discusión el proyecto de ley concediendo la amnistía á los procesados por ciertos delitos. El Sr. MAURA consume el primer turno en contra de la totalidad Empieza diciendo que no va á combatir á los que pretenden la amnistía, ni va á examinar la estructura de la ley. ¿Es esta amnistía un remedio á alguna equivocación, algún desagravio á alguna clase social? Afirma que el Gobierno sólo se acuerda de los revolucionarios en el proyecto presentado y olvida á desgraciados que cometieron delitos menos graves. Recuerda los tristes sucesos de Noviembre del año pasado y los ataques que días antes se dirigieron á las más altas instituciones de la Patria, creando una atmósfera incompatible con la disciplina del Ejército. (Bien en los conservadores. En párrafos de avasalladora elocuencia explica la gestación de la ley de Jurisdicciones, arrancada á la conciencia de los ciudadanos y á laque se manifestaron hostiles, no sólo los conservadores y republicanos, sino hasta los mismos liberales, y ya en frío tampoco la desean los que pidieron que se les otorgase funciones propias de los Tribunales ordinarios. (Aprobación en los conservadores y en los republicanos. ¿Es que pretendéis con ese proyecto que al final de nuestra dominación desaparezca ese borrón? (Aprobación. Arremete duramente contra los republicanos, á los que acusa, entre los aplausos de los conservadores, de estar íntimamente relacionados con los anarquistas. El Sr. SA. LMERON hace signos negativos. El Sr. MAUKA: ¿Qué es eso? Carecéis hasta del valor de hicer un deslinde interior que separe á unos de otros. (Aplausos en la minoría conservadora. Dice que cte Mayo acá se na concedido un indulto y ahora se trata de conceder esta am. iistí que no es más que la prenda pretoria entregada á los republicanos para comprar su benevolencia y que dejen pasar los presupuestos. Los republicanos os han dicho que traigáis este proyecto, y habéis obedecido, porque de Palacio recibís la casaca y los honores, pero las órdenes os las dan esos señores (señalando á los republicanos) (Aplausos entusiastas, en los conservadores. Termina diciendo: rSois pri- S? neros, esclavos de los republicanos. Se han establecido las sesiones dobles para examinar les presupuestos, y, ya se ve, estamos discutiendo este proyecto. (Prolongada salva de aplausos, de sus correligionarios) El ministro de GRACIA Y JUSTiCI em términos de gran modestia y discreción, contesta diciendo que el Gobierno está decidido á cumplir honradamente su deber, libre de toda clase d; influencias, y más de los republicanos, d, ios cuales les separa un abismo Termina diciendo que el Sr. Maura debió emitir antes de ahora su opinión, y tal vez el Gobierno se hubiese conducido de otra manera. Rectifican los Sres. MAU. A y BARROSU. Interviene el Sr. SALMERÓN. Recoge los puntos capitales del discurso dei señor Maura. Ataca á los monárquicos, y especialmente á los conservadores, y dice que sostienen un régimen nacido en el pronunciamiento militar de Sagunto. Recuérdalo; sucesos de Noviembre de 1905, que dice se calmaron en Madrid coi la interven ción del Rey, que envió un ayudante á los cuarteles. El ministro de la GOBERNACIÓN: Eso es inexTcto; es una falsedad. El Sr SALMERÓN: E: la. seasa se lo a voU verá á S. S, al rostro el testimonio irrecua tí Je da la Historia. (Sensación. Censura al Sr. Maura, ei cual dice que mira estas cuestiones con criterio estrecho y que alienta el espíritu inquisitorial de sus amigos. Termina calificando de torpe la fórmula empleada por el Gobierno para conceder la amnistía El presidente del CONSEJO interviene, y empieza diciendo que le impone hablar después de haberlo hecho los dos oradores más notables del Congreso. (Sonrisas y rumores. Dice que el Sr. Maura, ya que no habió a tiempo, debía callar hoy. Declara que este Gobierno na recogido el compromiso de algunos ministros del anterior Gabinete. (El conde de Romanones se da golpes de oecho y hace signos afirmativos) Se lamenta de la terrible discusión líamela y asegura que el Gobierno lo que quiere es que haya paz en los espíritus. (Risas. El orador se indigna y dice con energía: Más valiera que los que ahora ríen hubieran hablado á tiempo. (Rumores. El matqués de la Vepa de Armijo se sienta. El Sr. MAUüA rectifica para contestar á algunos cargos que le ha dirigido el Sr. Salmerón. Establece ¡as diferencias que en el orden de la criminalidad existen entre la voluntad y la inteligencia, en párrafos elocuentísimos, que son calurosamente aplaudidos por los conservadores. Dice que el Estado tiene ante todo la oblígai; iói de garantir la seguridad de las personas y de las cosas y la de su propia Constitución. En la esfera de la abstracción mental nace la d! ferenciación entre el anarquismo teórico y el prático, y afirma que el primero es quizá más perjudicial para la sociedad que el segundo. Termina diciendo que el partido conservado representa la garantía de los derechos de todoi por el Poder hasta donde llegue el Poder, y que esta garantía debe s r sostenida con una voluntad firmísima, inquebrantable y virilizada. Rectifica nuevamente el Sr. SALMERÓN é insiste en sus ataques al régimen, al cual hace responsable de los desconciertos que en el orden social se producen. No se muestra conrorme con la distinción c puesta por el Sr. Maura de los delitos que puedanJ ser producidos por la inteligencia en el orden ¿ti- co y en el orden real. Entiende que el partido conservador necesiu ye interrumpido por lo; diputados rcpuClicanos Y por los m ¡n ¡steriz s. LAS CAPITANÍAS GENERALES Hace uso de ia palabra el general W Explica su ausencia de la Cámara en días antedores. Contestando á las preguntas que ayer le dirigieron los Sres. Soriano y Bores y Romero, dice que aún no se ha tratado en Consejo de ministros de la provisión de las capitanías generales, t liando ese caso llegue, el ministro de la Guerra hará lo que entiende que es favorable á los Intereses del Ejército; en cuanto á la opinión particular vlel general Weyler, es ya bien conocida. El Sr. SOR ANO trata de inquirir de un moco claro 5 c que piensan no sólo el ministro de la Guerra, sino sus compañeros de Gabinete. Asegura que en esta cuestión está dividido el Gobierno, y que esto es origen permanente de crisis. Entiende que! os ministros no pueden escudarse en la original teoría de reservar su opinión. Dice que los ministros no pueden ser rcomparsas y acerca de este calificativo le llama la tención el Sr. Canalejas. Con este motivo promuévese un animado diálogo entre el orador y el presidente de la Cámara. (En el salón hay un lleno completo. Afirma que la cuestión relativa á la provisión de 5 s capitanías generales se hallaba ya planteada al constituirse el actual Gobierno. Recuerda el criterio mantenido por el general Luque y por el ministro actual. Habla también de las misteriosas reuniones de generales, en las que tomaron parte los generales Weyler y Polavieja. Pregunta su opinión concreta al marqués de la Vega de Armijo. hl ministro de la GUERRA dice que no se considera obligado á expresar su opinión. El presidente del CONSEJO dice que el Gobierno no está aquí para que el Sr. Soriano trace tu linea de conducta. (Interrumpe el Sr. Soriano y la mayoría proíesta. Entiende que hay asuntos m s graves y urgentes de que tratar, y afirma que cuando se ponga á debate el de las capitanías generales, se resolverá con arreglo á los altos intereses de la Patria y del Ejército. (Bien en la mayoría; murmullos en las oposiciones. Rectifica el Sr. SORIANO: Insiste en la veracidad de lo que afirmó antes, y alude á altas pertonalidades del partido liberal, enemigas de la referida provisión. Dice- ¡líe la opinión pública se opone también á ti provisión. Ese es un Gobierno- cadavérico; lo demuestra la voz temblona de sus ministros, y está ahí indignamente. Grandes protestas, en la mayoría. El presidente llama la atención al orador acerca de sus últimas palabras. Interviene el Sr. BORES Y ROMERO. Refiérese nuevamente al criterio sustentado por il anterior Gabinete y por el actual en punto á las vacantes de capitanes generales y expone la contradicción que existe por partí de tres de los consejeros, que por lo visto antes pensaban una cosa y ahora otia cQueda, pues, sentado que ahí hay un Gobierno en crisis, no sólo por eso, sino por otros asuntos, ta es como el de los presupuestos, el de Asociaciones y otros muchos. El PRhblDENTE procura atajarle y anuncia el orador que para usar de su derecho tiene preparada una proposición incidental. Pronuncia breves palabras el general WEYLER, contestándole el Sr. BORES Y ROMERO. PROPOSICIÓN INCIDENTAL El Sr. SORIANO dice que han quedado sin contestar algunas preguntas que hizo en la tarde de ayer, entre otras, la relativa á si se abrirán las Cortes en Enero. No hallándose, pues, satisfecho, anuncia que presenta una proposición incidental para aclarar algunos extremos. El diputado radical dirígese desde su escaño ftasta la presidencia y entrega la proposición incidental, c ue es leída por un secretario y en la que se pide que el Gobierne exprese su opinión respecto á las capitanías generales. Apoya la proposición el Sr. MORÓTE. Censura duramente al Gobierno y especialmente al ministro de la Guerra.