Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
C. MiERCOLEb 19 Dé DICIEMBRE DE. 1906. PAG. 12: fa so; poco ñau J acaar en convencerse de ello aun los más incrédulos. No ha dimitido e! Sr. Ojeda, ni cree el ministro de la Gobernación que haya ahora ningún motivo para ello. El Gobierno no le ha hecho ninguna indicación en ese sentido. Tampoco cree el conde de Romanones que el asunto de las capitanías, generales pueda crear un conflicto al Gobierno, pues no es éste un asunto para llevarlo á la Gaceta sin consultar ai Consejo de ministros como lo indican algunos periódicos. Hablando del impuesto transitorio sobre los trigos ha dicho que el Gobierno no hará cuestión de Gabinete su aprobación y cree que ésta no ofrecerá dificultades. Esta tarde se reunió en el Senado la Comisión de Presupuestos para activar la discusión pendiente. Del cambio de impresiones realizado, resulta que! a Comisión está convencida de la imposibilidad de que queden aprobados los presupuestos en esta semana, como el Gobierno desea, pero aue para el 3i del mes actual lo estarán. También se reunió esta tarde en la alta Cámara Ja Comisión que entiende en el proyecto referente al cambio del juramento por J promesa en todos los actos. ÍN E L SENADO cia y justicia, Uonernacion e Instrucción pública. fal Sr. SOR ANO advierte que hoy no pide que se cuznre el número de diputados por estar anunciada la discusión de un proyecto tan importante como es el de la amnistía, pero que desde mañana está dispuesto á hacerlo. El Sr. GARCÍA ALONSO excita al Gobierno para que se ponga á discusión el proyecto de iey de alcoholes. Se adhiere á esta excitación el señor Martínez García. Los Sres. ROURE, GARCÍA BAJO y SOLER Y MARCH dirigen varios ruegos al Gobierno, contestándoles el Sr. J 1 MENO. t PlMl iPAM! ¡PUM... I El Sr. SOR 1 ANO dice que ha llegado la hora de que desde los bancos de la oposición se dinjan preguntas interesantes al Gobierno. i- n vista de ello pregunta su criterio resoecío á la provisión de las capitanías generales. Dice que mañana, si lo avanzado de su edad se lo consiente, rogaría que el presidente del Consejo asistiese á la cabecera del banco y que asista también el Sr. Canalejas paia saber de una vez si se va á aprobar o no la ley de Asociaciones. También quiero sabei cuándo se va á cerrar esto y cuándo se va a abiir esto, si es que se abre. (El ministro de la Gobernación se encoge de hombros. No se encoja de hombros S. S. pues si su señoría es fresco, yo lo soy más. (Risas. Asegura que á pesar de las negativas del ministro déla Gobernación, se hacen enterramientos en la catedral de Córdoba. Pregunta al ministro de Instrucción pública por qué no se paga á los artistas premiados en la última Exposición de Bellas Artes Anuncia que se ocupará también de la mala administración del Ayuntamiento de Motril, en el que hay también muchos ratones peíaos que descubrir. También se ocupa de las expropiaciones escandalosas de la Albufera, y dice que se ocupará de ello extensamente. Dirigiéndose al ministro de Estado censura la diplomacia perfumada que hoy se usa, y extraña que á pesar de conocer ei S r. Pérez Caballero ai Raisuli, á esa especie ie Morete. (Risas. España es la única nación que no sabe nada de nada. El Sr. BARROSO contesta al Sr. Soriano. Lo hace también el ministro de ESTADO, declara no sabe en qué consiste el parecido entre el Raisuli y el Sr. Moret. El Sr. SORIANO: En que es un reDelde qui anda dentro de casa. (Grandes risas. Añade oí ministro que las Potencias han acordado entablar una acción común con el Suitan para echar de Tánger al Raisuli. En cuanto á lo demás, declara que él hará siempre públicos aquellos acuerdos aue sean susceptibles de serlo. El Sr. J 1 MENO afirma que el Gocierno aten derá las justas quejas de los artistas premiados (Continúa la sesión. EN LOS MINISTERIOS A AR 1 NA El ministro ha recibido esta mañana á una Comisión de navieros, que han ido á darle cuenta de tos acuerdos adoptados en la Asamblea que acaban de celebrar en Madrid. ESCÁNDALO EN UN TEATRO POR TELÉFONO CONGRESO SFS 1O N DEL DÍA 1 9 DE DICIEMBRE DE J OÓ A A PRIMERA HORA las tres menos veinte abre la sesión el Sr. LaVÍñrf. n las tribunas y escaños muy poca concurrencia. En el banco azul ios ministros de Estado, Gra- 19, 3 m. En el teatro Arriaga h debutado esta noche la soprano Mecuci, cantando Gioconda. La contralto Ronconi estaba indispuesta y por esta causa la interpretación de la obra dejó bastante que desear. En el intermedio del tercero al cuarto acta se anunció que se suprimiría el terceto, y parte del público de la galería protestó ruidosamente, siendo acometido por los empleados de la empresa á bofetadas. Algunos esgrimían martillos. El escándalo fue enorme, A consecuencia de él fueron detenidos varios individuos, á quienes poco después se ouso en libertad. 20 BIBLIOTECA DE A B C LOS SECRETOS DEL DOCTOR SÍNTESIS 3 2 J yo hacer menos, en mi condición de antiguo estudiante ie materias explosivas? En cuanto al saivemento de usted, ha sido sólo obra de la casualidad. -Pero, ¿cómo se encuentra usted aquí, sin que yo le haya visto hasta ahora, y sin que me haya dado usted loticia de su presencia. -Me reservaba para el momento oportuno. Todo ello es una historia que referiré á usted pronto, así como algunos pecadillos, que espero me serán perdonados. Pero basta de congratulaciones. El Tndus se ha hundido, pero los piratas vuelven al ataque. Véalo usted. 1 batalla va á Lo que decía el núm. 32 era cierto. Los bandidos, que confiaban en apoderarse de la posición, comprendieron, al ver perdido su buque, que no tenían más salvación que la victoria. Habían perdido la mitad de su gente y qué importaba! también los hombres de! doctor Síntesis habían tenido muchísimas bajas, y la partida era igual. Sus embarcaciones acribilladas por los balazos, hacían agua por todas partes y avanzaban trabajosamente; os hombres útiles remaban, los heridos hacían fuego. Los defensores del Ana, unidos á los tripulantes del Ganges, que había sido abandonado, se multiplicaban realizando prodigios de valor. Entre los elementos desencadenados, entre un ciek más sombrío cada vez y un mar que parecía de metal en fusión, la lucha revestía caracteres de atrocidad. Por mucha que fuese la intrepidez de los hombres del Dr. Síntesis, se veían agobiados por los piratas, algunos de los cuales lograron subir sobre cubierta. La sangre corría por todas partes; ¡a carnicería era horrible. Un suceso inesperado interrumpió bruscamente I brutal escena: la obscuridad aumentó; el cielo se volvió negro casi; lívidos relámpagos rasgaban aquella impene trable capa de nubes acompañados por el retumbar de los truenos. De pronto estalló una detonación horrísona que debió oírse á más de cien kilómetros de distancia; toda la región fue removida de arriba á abajo y surgió á poco y se elevó hasta las nubes una inmensa columna de fuego, á 5oo metros del atoll. Tal era la fuerza de la convulsión que acompañó aquella incandescencia que el casco del Ganges, el de TKna, la lancha de vapor, las embarcaciones de los pira tas, todo se hundió, fue tragado por las aguas. Resoaó sobre las olas un gemido fúnebre y no se vio más que hombres enloquecidos que nadaban desebpeia-