Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
i. EDICIÓN DE PROVINCIAS ÚLTIMOS TELEGRAMAS Y NOTICIAS HASTA LAS 5 DE LA TARDE Don el fin de poder alcanzar los últimos sucesos del día, hacemos esta edición de provincias, totalmente distinta de la primera de Madrid- por lo que nuestros lectores encontrarán repetidas en nuestra edición de Madrid del número de mañana algunas de las informaciones que publicamos hoy. tínez Lacosta; ídem para el mando de las Comandancias de Canarias y Lugo, respectivamente, al teniente coronel y comandante de la Guardia civil D. José Comas y D. Lorenzo Rimírez. JHarina. Disponiendo que el contralmirante Sr. Cincúnegui cese en el cargo de vocal del Centro Consultivo civil y presidente de la Junta de fondos de practicajes, y nombrando para ambos destinos a) contralmirante señor Santaló. El ministro ha propuesto á S. M los siguientes ascensos y nombramientos: A ingeniero jefe de primera, al de segunda D. Felipe Briñas. Al empleo inmediato superior, al segundo practicante D. José Jiménez Ochoa. Director del hospital de Marina de El Ferrol, al subinspector de primera clase don Eduardo Ulloa Concediendo la cruz de primera clase del Mérito Naval, blanca, pensionada, al segundo condestable graduado segundo teniente don Cecilio Gámez. mucho tiempo. No sé cómo se ha podido suponer esto del ministro de Hacienda, pues tiene cabalmente un interés grandísimo en que se discuta cuanto antes su plan económico. Constituyen la abolición de los Consumos y las leyes especiales su razón de ser en el Ministerio; son su bandera, no puede abandonarla, pues si lo hiciera se- diría que es uno de tantos ministros que aceptan una cartera sin el proposite de realizar un plan y tan sólo para ocupar un puesto. En cuanto á lo que á mí se reñere, no tengo interés personal en que duren ó no mucho tiempo las vacaciones parlamentarias. Además, siempre he sido partidario de que las Cortes estén abiertas el mayor tiempo posible. No me parece bien que tm proyecto tan importante como el de la ley de Asociaciones, se discuta á gotas, con intervalos de varios días. Así no se crea opinión parlamentaria. Soy partidario decidido de esa ley; si no lo fuera no formaría parte de este Gobierno, y como siempre he visto que los proyectos de ley que se discuten en esa forma no prosperan, preferiría una discusión seguida y animada. Entre las elecciones provinciales y la ley de Asociaciones; e egiría yo siempre lo segundo. Las Cortes quedarán abiertas mientras no queden aprobados los presupuestos. Esto puede- suceder el sábado ó el domingo ú otro cualquier día de la semana que viene, y las vacaciones durarán á lo sumo quince ó veinte días. Cuando se suspendan las sesiones, se fijará el día en que se reanudarán. Todo lo que se dice en contrario, es, por lo tanto, absolutamente FIRMA DEL REY C u Majestad ha firmado hoy las siguientes disposiciones: Guerra. Reales decretos autorizando: al Parque administrativo de Madrid para adquirir dos amasadoras Werner; al de La Coruñs, 18 filtros de amianto, y al Museo de Artillería, 590 disparos para cañón de tiro rápido de yo milímetros. Disponiendo el pase á la escala de reserva, á solicitud del interesado, del general de brigada O José Arenas. Concediendo gran cruz del Mérito militar blanca al intendente D. Juan Boó; gran cruz úc San Hermenegildo al general de brigada D Luis Aynat; cruz blanca de segunda clase al coronel de Infantería D Francisco Macho; ídem de primera, pensionada, al capitán de Esfado Mayor D Joaquín Fanju) por su obra Sociología Militar ídem sin pensión, al oficial de Administración Militar D. José Martínez Herrera, Nombrando consejero del Supremo de Guerra y Marina al contralmirante D. Joaquín María Cincúnegui; ídem para el mando del batallón de Cataluña al coronel D José Mar- DE POLÍTICA 1- 1 ABLANDO CON ROMANONÜ mañana las manifes 1 taciones siguientes acerca de los asuntos de actualidad política: No es cierto, como, dice un periódico, que el Sr. Navarro Reverter y yo seamos partidarios de que permanezcan cerradas las Cortes El conde de Romah hecho ta 328 BIBLIOTECA r E A B C LOS SECRETOS O E t DOCTOR SÍNTESIS 3 5 mente hacia ei atoll, del cual quedaba un trozo, y hsreia la tierra artiñcial del Dr. Síntesis, que permanecía intacta por milagro. En el instante en que el Ana se perdía con su tripulación, Pornic vio al sabio que, después de asistir á la ruina de sus esperanzas, se dejaba hundir pasivamente, sin un gesto ni un movimiento. Vio al mismo tiempo al número 32 que arrojaba su carabina y le dijo: -Tú, parisiense, que nadas como una anguila, nonte al lado del maestro y ayúdame á sostenerle. Los dos hombres sujetaron a mismo tiempo al anciano, y nadando con un brazo cada uno, se mantuvieron sobre las aguas, logrando llegar á la roca que quedaba del atoll, del sitio en que contaba ver realizada su idea el sabio y que aparecía ahora siniestramente iluminado por los reflejos en ignición. Izado por sus salvadores, insensible á todo, el maestro contempló con gesto de alucinado aquella tierra que había surgido d: las olas á su evocación y en la cual esperó ver realizado su genial intento de la evolución artificial. Indignado, furioso, no pudo oir más Phar maque; iba á ianz. arse sobre aquellos miserables, cuando una bala de cañón disparada desde el tndus, cayó sobre el grupo, destrozando á los tres hombres. Alejo dio un grito de terror y corrió á refugiarse en el buque, pues sentía estremecerse el suelo bajo sus plantas. No tuvo tiempo. Una sacudida espantosa destrozó el atoll hasta en sus cimientos, y Pharmaque se sintió lanzado en dirección al buque, como si hubiera estallado una mina á sus pies. Oyó uu inmenso grito de alegría, una detonación, y en el momento en- q e él caía al mar vio que el tndus cabeceaba primero y s e hundía luego lentamente. El químico creyó que se ahogaba; no sabía nadar y yv comenzaba á tragar agua, cuando se sintió cogido por una mano vigorosa en el momento en que iba á perder el conocimiento. Abrió entonces los ojos y pudo ver vagamente una forma monstruosa á la cual se agarró con la energía convulsiva de los ahogados Aquella, forma era 4 a de un buzo, el cual, comprendiendo ¡o difícil que se 4 hacía el salvamento por el obstáculo que ponía al agaerarle el químico, desprendióse de los zapatos de plome V subió á fióte como una boya, arrastrando á Alejo. El grupo que ambos formaban fue visto desde el Mna en el centro del remolino formado por la sumersión del ndus. Lanzáronles una amarra, y así los sacaron del agua. Ya sobre cubierta, todos rodearon al buzo felicitándole con entusiasmo, sin darle tiempo siquiera á que se quitara el casco de la escafandra. Alejo, que había vuelto en sí, estornudó estrepitosamente; miró á su salvador y reconoció en él... á su antiguo discípulo, de explosivos, de Ginebra. -lUsted! Cómo esol ¿Es usted? -S í r maestro, yo soy, y salgo de! mar de colocar un torpedo en el Indus, que acaba de irse a pique. ¿Podía