Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
B C. MIÉRCOLES 19 DE DICIEMBRE DE 1006. PAG. 4. FD 1 CION 1. MADRID AL D 3 A C l bautizo del nuevo Infantito llevó á Pala cío á toda la corte, y á los alrededores de Palacio á toda la villa. Tanto acontecimiento era para una como para otra. La tarde estaba hermosa, y con buen tiempo, y con desfile de coches y de uniformes tiene bastante el buen pueblo madrileño para pasar alegre unas cuantas horas. Para rabiar un poco tiene bastante también ton los panaderos de nuestros pecados, sier; pre dispuestos á subir el pan, nunca á mejorarte ni á pesarle bien. Por supuesto, que si se calen con la suya de subir el precio de la mercancía, no habrá que culparles á ellos, sino á las autoridades, porque éstas, y sólo éstas tienen en su mano el medio de meter en cintura á ese gremio, primero de todos en abusar de la paciencia pública. Por si algo faltase para mayor solaz de las próximas Navidades, se prepara una huelga de cocheros de punto, y si Dios, las autoridades y los patronos no lo remedian, se nos ofrecerá ese espectáculo, según los vientos que corrían yer. La política siguió ofreciendo síntomas de lío Nadie sabe lo que sucede ni lo que va á suceder; pero de que va á ocurrir algo, no hay quien dude. El Congreso estuvo animado, el Senado desanimado. El Gobierno pasando las de Caín, aunque procurando pasar las de Navidad. Sucesos callejeros, pocos. Del mal el menos, Por la noche, un estreno suspendido, y fresco á todo pasto. Pero, en fin, el señor diputado de la Comisión cumplió elocuentemente con su cometido; le estrecharon la mano sus compañeros; dio por terminado el debate el presidente y todos abandonamos nuestros puestos. Nadie hablaba en los pasillos del proyecto de Asociaciones. ¡No lo combate nadie! exclamaba el señor Francos Rodríguez, presidente de la Comisión. Y en este grito del notable periodista está compendiado todo el estado actual de la cuestión. AZOR 1 N A los cuarenta y ocho años de efectivos servicios ha pasado á situación de retirado el coronel de Alabarderos D. Daniel de Alós, vizconde de Bellver. Ingresó de cadete en el Colegio de Infantería de Toledo el año de J 8 5 8 El día 25, festividad de 1 Nacimiento de Jesús, se celebrará capilla pública en Paiacio. Anoche cumplimentó á S. A. el príncipe Luis Fernando de B; viera, una numerosa comisión de jefes y oficiales de Sanidad militar, que acudieron á saludarle, como inspector de primera clase que es del Cuerpo. POLÍTICA RECREATIVA f UlETEClTOSl ¡Viva España... De C nuestros 49 gobernadores civiles, 31 han pedido licencia para ausentarse de sus respectivas provincias durante las próximas Pascuas... No creo que esté fuera de lugar el ¡viva! patriótico que he puesto á la cabeza de estas líneas, ¡porque estas cosas no pasan más que en España! Treinta y uno, nada menos... ¿Y qué pensarán hacer estos ilustres funcionarios en esos días de vacaciones... Lógico es suponer que quieren pasarlas al lado de la familia; lo que nos obliga á sospechar que hay por lo menos 3) gobernador que no tiene su hogar en el Gobierno que desempeña... ¡Y luego nos quejamos de la inoportunidad de ciertas medidas gubernativas, del enojo que suele s: r su consejero, de la escasa prudencia que las inspira! Piensen ustedes si un hombre- -aunque sea gobernador- -que está ausente de los suyos, con la ropa mal cuidada, cociendo de fonda, etc. etcétera, tendrá humor para, ciertas cosas... Averiguado este secreto, he aquí una tristísima verdad: la mayor parte de los gobernadores españoles son tipos verdaderamente trashumantes en las provincias confiadas á su mando... Sen aves de paso, y por eso no se atreven á colgar su nido en la rama que les designan... ¡Menos mal que: las provincias no practican con ellos el viejo refrán que enseña á dar cañazo á las aves de paso... Da lástima que no se hayan puesto de acuerdo esta vez los gobernadores, y en vez de 3 J no soliciten los 49 Pondos su licencia de Pascuas... Y hubiera sido también muy oportuno que todos ellos se hubiesen reunido en Madrid para celebrar juntos, en fraternal cuchipanda, esa estupenda y saludable huelga gubernativa. Di ho se está que la fiesta tenía marcado su día: el de los Santos Inocentes... Suspendida temporalmente la vida administrativa, en todos los Gobiernos civiles venase entonces este sencillo cartel: Cerrado hasta nueva Real orden, por ausencia ¿t propietario... O este otro más sugestivo: Vacante por vacaciones... Desgraciadamente, nada de esto sucederá. El señor ministro lo ha tomaio muy á pecho, y está decidido á no conceder ni una sola de las licencias solicitadas... ¡El que se quiera ausentar, que dimita! -ha dicho S. E... -Nadie se ausentará, seguramente... Porque, ¿cómo ir á pasar en casa la Nochebuena y fiestas adyacentes, si les quitan el turrón, que es indispensable en esos días... He aquí por qué los gobernadores españoles se tendrán que hacer la Pascua en sus Gobiernos respectivos. -Gií. BAUTIZO DE UN INFANTE on el esplendor y la solemnidad que la Cor te de España emplea en ocasiones análogas, se verificó ayer en el regio alcázar la ceremonia de imponer las aguas bautismales al primogénito de los infantes doña Mau a Teresa v D. Fernando. Desde poco después de la una y media st fueron congregando en el magnífico salón de GLS Jarini los invitados, luciendo las damas mantilla blanca, algunas con spril, otras con peineta, y los caballeros vistosos uniformes, y ostentando muchos de ellos condecoraciones de Baviera ú otras alemanas. Los ministros de la Corona, el Cuerpo diplomático, incluso los representantes del Celeste Imperio con sus típicos trajes talares, con pintorescos bordados, los capitanes gsnerales, caballeros del Toisón de Oro, el Cuarto Mi. itar, jefes y oficiales de Alabarderos y de la Escolta Real, etc. formaban un conjunto brillante. En el fondo del salón estaba el altar y en e centro la pila de Santo Domingo de Guzmán. Atravesando la sálela y el salón del Tronc, llegó al de Gasparini, en orden de capilla, tx regia comitiva, en la que figuraban los jefes superiores de Palacio, la alta servidumbre ds guardia y los grandes de España, cuyos nombres publicamos ayer, portadores de las insignias bautismales. A recibirlirla se adelantaron los obispos de Madrid- Alcalá, Valencia y Sión y todo el clero de la capilla palatina, revestido. Vestía el Rey uniforme de Hú n es con la insignias ce cjpitán general, el Toisón de Oro, el collar de Carlos II y una banda di Baviera. S. M la Reina Victoria realzaba su belleza, dos veces soberana, luciendo vestido blanco con aplicaciones de plata, y joyas de perlas y brillantes. S. M la Reina doña María Cristina llevaba con su habitual suprema elegancia, traje blanco de encajes y joyas de esmeraldas y brillantes. En brazos llevaba al Jnfdntito Luis Alfonso, envuelto en riquísimos encajes y batistas. De verde Nilo vestía la infanta doñj Isabel, de azul celeste la infanta doña Paz y de blanco su hija la princesíta Pilar. El infante D. Carlos, que llevaba de la mano al heredero de la Corona, vestía uniforme de Húsares, y el augusto niño, que estaba realm ¡aHe encantador, con un pantalón de terciopelo negro y blusa blanca, se quedó sorprendido al entrar en el salón de Gasparini, cuyas paredes y techo están adornados, como es sabido, con artísticas guirnaldas de porcelana. El padrino, el príncipe de Baviera, vestí; uniforme de general de su país, y de Húsares de Pavía y Princesa, respectivamente, el infante D Fernando y el príncipe Reniero de Borbón. Las Reaies personas ocuparon los sillones dispuestos al efecto Ofició el obispo de Sión y la Reina doña María Cristina tuvo en la pila á bu egregio nieto, que no lloró ai recibir Jas agius del Jordái IMPRESIONES PARLAMENTAR AS DEBATE SIN CALOR No hay interés ninguno en la Cámara; estas brevísimas líneas no tienen más objeto que hacerlo constar así. Ayer continuó discutiéndose la ley de Asociaciones; estaban las tribunas repletas; se veían más y más bellas damas que acaso se han visto ninguna tarde; pero no había diputados en los escaños; pero éramos pocos los periodistas que asistíamos al debate. Y sobre todo, se respiraba en la Cámara un ambiente de cansancio, de desengaño y de escepticismo. El señor marqués del Vadillo fue quien hizo uso ayer de la palabra; en el banco de la Comisión se hallaban casi todes los individuos que han redactado el dictamen; en los escaños conservadores se sentaban notables personalidades del partido. Y el señor marqués pronunció un discurso largo, minucioso, á ratos vehemente. El Sr. Maura le escuchaba atento; ñrmaba cartas sobre su bufete el Sr. Dato, y otros correligionarios parecían tender, en actitudes un poco sosegadas, lo que iba diciendo el orador. Y no he de extractarlo aquí; el distinguido ex ministro defendió bien á las Ordenes religiosas y con decir esto basta. En cambio el Sr. Rodríguez Muñoz, que fue quien contestó al señor marqués del Vadi 0o, se creyó en el deber de extremar sus ataques contra las instituciones monásticas. Yo ereo que algo de lo que afirmó este orador seña un poco difícil de probar. Uno de los caracteress de las Ordenes monásticas, según jüjo el Sr. Rodríguez Muñoz, es el de haber perseguido, en todo tiempo la ciencia, el rte y la literatura. Repito que sería esto un poco arduo de probar con la historia en la tnano; nada más con nombrar los religiosos míe han sido hombres de ciencia, literatos y rtistas, bastaría para poner al Sr. Rodríguez Muñoz en un ligero aprieto. Y luego sobre la vida espiritual, sobre la necesidad que ella constituye para ciei tos espíritus, sobre la libertad que estos espírit r deben tener para brazarla ó no. habna t. iaoién que discutir. DE PALACIO Terminado el bautizo del infantito Luis Alfonso, salieron de paseo en un milord los Reyes, y en un faetón el infante D Carlos, que lo guiaba, y su hermano el Príncipe Reniero. Mañana celebrará sus cumpleaños S. A. la infanta doña Isabel. El día J 3 habrá solemne recepción general paLcio con motivo de ser el a uuo de Su Ma esíad la Reina.