Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C- 7 VÍARTES ¡8 DE DICIEMBRE DE 1906. PAG. 8. EDICIÓN 1. EXCURSIÓN MILITAR AL GUADARRAMA La Sociedad militar ae excursionistas, presidida por e! notable escritor y dignísimo comandante de Infantería, Sr. Ibáñez Marín, ha realizado en estos últimos días una interesante expedición, de la cua! formaron parte los capitanes de Covadonga D. Federico Berenguer y D. Joaquín Rivera; los tenientes del mismo regimiento D. Francisco Romero, don lulio Valera y D. Adolfo Hernández y los tenientes de Wad- Ras D. Félix Mamolar y don Antonio Bonilla. A ella se refiere la fotografía que acompañamos. Salieron de Madrid, á pie, ios excursionistas de árbol cubierto de nieve congelada. La jornada fue de 45 kilómetros, de ellos a 3 fuera de camino, andando por sendas y vericuetos y teniendo que subir á veces pendientes de 450. La expedición más curiosa y pintoresca fue, sin duda, la que se llevó á efecto el tercer día. Salieron del Paular en dirección á Peñalara, regresando por la tarde al punto de partida y atravesando dos veces el Lozoya. En el sitio denominado el Palero comenzaban las nieves, que, en algunos puntos, tenían hasta dos metros de altura. Reinaba un fortísimo viento que dificultaba bastante la subida en las pendientes. El espectáculo de la laguna, rodeada de nieves y á 2.200 metros sobre el nivel del mar, era verdaderamente hermoso. Por la parte de Cabezas de Hierro, en la vertiente Nor- de Colmenar, marcharon hacia el Pardo, dirigiéndose después á Madrid (3o kilómetros En vista del buen resultado de la excursión, en la cual se han llevado á cabo algunos trabajos topográficos, la Sociedad prepara otras no menos interesantes é instructivas. CRIMEN EN UNAM 1 NA POlí TELÉGRAFO p u e b l o Nuevo, 17, 9 m. A las tres de la madrugada anterior, y en la boca del pozo minero llamado de AntoÜn, dedicado á la extracción de carbones de las minas de la Monte ra, que está situado á dos kilómetros de esU pueblo, sintióse una detonación en el momento en que ascendía la jaula con el contratista Joaquín Ignacio Correa. SOCIEDAD MILITAR DE EXCURSIONES 1 LOS EXCURSIONISTAS Y EL GUIA, CAMINO DE PEÑALARA i las siete y medía de la mañana, y después de algunos descansos, llegaron á Viilalba, donde pernoctaron, á las seis de la tarde del mismo día. La jornada, sin incidentes de ninguna clase, fue de 42 kilómetros, A las siete de la mañana del siguiente día partieron de Villalba, encaminándose, por la carretera, hacia el puerto de Navacerrada, en cuyo alto se encontraban á las doce. Emprendieron nuevamente la marcha á la una de la tarde, y dejando el camino, entraron por los pinares de Valsaín. En el puerto de los Cotos se les hizo de noche, y gracias á los especíales conocimientos topográficos del director de la expedición, señor Ibáñez Marín, pudieron llegar felizmente al Paular, después de marchar durante cuatro horas por los pinares y de atravesar el torrente del Lozova sobre un tronco te, se veían los pinos casi por completo enterrados en la nieve. El panorama resultaba grandioso y hacía recordar, aunque en menor escala, las imponentes masas que los Alpes ofrecen. El mismo día visitaron la cartuja del Paular y la iglesia, construida, como es sabido, en la primera mitad del siglo xv. Los mozos del pueblo de Rascafría, en el cual cuenta el Sr. Ibáñsz Marín con grandes simpatías, obsequiaron á los expedicionarios con una serenata. El cuarto día fueron los excursionistas desde el Paular hasta Colmenar Viejo (38 kilómetros) atravesando el puerto de la Marcueva y encontrando grandes obstáculos para bajar, á causa de lo muy abrupto del terreno y del fuerte vendaval que reinaba, Por último, á ja mañana siguiente, saliendo Fot. Bonilla. Al ruido acudieron algunos obreros que estaban cerca y encontraron á aquél cadáver. Se supuso en los primeros momentos que se trataba de un suicidio; pero por las diligencias realizadas por el juez municipal Sr. Arjona y el sargento de la benemérita Muñoz, súpose que lo ocurrido era un crimen, y que su autor era José Ruiz Mansego, en complicidad con la esposa del muerto, con la cual sostenía relaciones íntimas. El matador ha sido detenido y esta convic to y confeso. Para realizar su crimen se había ocultado cerca del pozo esperando que saliera el infeliz Correa, cuya muerte habían decidido la adúltera esposa y su amante para disfrutar más libertad en sus criminales relacion; s. Cometido el crimen, se fue el asesino á stt casa, donde fue detenido pocas horas después. TSoei.