Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. MARTES 18 DE DICIEMBRE OE 100 PAG. 4 EDICIÓN hombrea po! í: icos; ni en Hungría, donde el partido c. cólico popular forma parte de! a coalición, que después de iuchar tantos años con la hostilidad de la Corte áz Viena, ocupa ahora d Poder. Pero lo q ie excede toca ponderación en pu to á fantasía periodística, es suponer c u Guillermo II ha lanzado (con el decreto de disolución ¡eído el jueves último en ei Reichstag) un grito de guerra contra la Iglesia católica. La patraña, inventada por Elgunos periódicos alsmanes, ha sido recogida or muchos franceses y no pocos españoles. Es muy fácil rest. biecer la verdad. El proyecto del Gobierna pidiendo un crédito de cerca de 3o millones de marcos para mantener en la colonia alemana del Sudoeste de África un contingente de 8.200 hombres, Jogró 1 68 votos. Votaron 51 ntos, á favor de la propuesta, liberales y conservadores de todos los matices, y si ¡a naturaleza misma de la cuestión no la despojara de todo carácter religioso, bastaría para hacer sospechosa á los radicales europeos ¡a moción del Canciller, el hecho de verla apoyada por esos conservadores prusianos, que comparten con la burocracia rusa el privilegio de defender en el siglo xx las ideas más substanciales de! derecho feudal. Pero además, el Reichstag se compone de 397 diputados, de ¡os cuales 347 tomaron parte en la votación, y es de suponer que alguno de! os ausentes ó abstenidos perteneciera al centro católico; imaginemos que de éstos sólo faltaron seis ó siete y que 90 votos del centro apo- yaron la propuesta de reducir á 2.5oo hombres el contingente de la mencionada colonia; pues bien, sumando á esos jo votos iodos los regionalistas: güdfos, polacos, alsacíanos y daneses, más ¡os independientes, difícilmente se llega á un total de 320 diputados. ¿De dandi salieron los 58 votos que completaron ¡os 37 S (uno votó en blanco) reunidos contra el precyecto rainisíeríal? De los demócratas sociali fas, cuyas convicciones religiosas no escandalizarán seguramente á nuestros radicales y que por la voz de Le- (debour intervinieron en el di bate que precedió á la votación, preguntando si era posible que) el Parlamento alemán capitulase ante la Corona La Prensa de esta mañaia publica un teleigrama, que contesta, sin cuda, a! que en las mismas columnas vio la luz días pasados, afirra nio que la disolución del Reichstag no ober dece á ninguna hostilidad imperial contra las deas religiosas del Centro católico, sino al propósito del Gobierno, que este partido palrece contrariar, de proseguir eficazmente 1 expansión colonizadora del Imperio. Por esta vez, Guillermo IJ no ha dado gtis to á nuestros radicales. Se puede opinar y sos- tenar que España debe buscar su regeneración imitando el modelo francés posterior á 1871; lo que ya no es lícito afirmar, sin huir de la verdad, es que el modelo frencés sea una re- producción de los demás modelos europeos. GABSJEL MAURA GAMAZO 17 Diciembre 190o. ri Herrasti, Arenzana v Chinchilía y Mariis? Aguilera. También lo celebra el distinguido sportsman marqués de Santa Cruz. M queilss mismas agencias telegráficas, que, hará próximamente un mes, esparcieron por Europa la noticia de que los clericales esSañoies se disponían á presentar batalla al Gofcierno de! Sr. López Domínguez en la cuestión de los Trairdos de Comercio, nos comunicaron, hace un par de días, que la disolución del Parlamenso imperial era un episodio de la lucha que, seoún dicen, sostiene el Kaiser con los clericales alemanes. E! telegrama ha sido acogido y comentado con fruición por una parte de la Prensa española, la misma que toma sobífisí la difícil é ingrata t? rea He atribuir determinedas orientaciones de nuestra política actual á 3 a repercusión en Espina de un movimiento común á toda Europa, ril hecho vale la pesia de su comprobación. Pase que algunos liberales españoles, conscientes de la crisis que aflige en nuestra patria como en tantas otras naciones, á 3 as izquierdas monárquicas, y temerosos de herir la susceptibilidad burguesa de los hombres en quienes se aooyan, busquen, para diferenciarse de los conservadores, un tinte radical escogido en el variadísimo muestrario francés. No hacen los tales sino renovar la Historia, seguir el ejemplo de aquellos españoles que en ¡os comienzos del siglo xvín impoi iuon, conla dinastía borbónica, el concepto transpirenaico del absolutismo, y el de aquellos otros que en los comienzos del siglo xix nos trajeron, con José Bonaparte, el doctrinansmo centralista é individualista, que por llamarse de algún modo se llamó libera! Allá se las hayan con aquellos de sus correligionarios que, creyendo también en la existencia de una cuestión religiosa en España, prefieren intentar resolveila, jnspn á dose en nuestras ideas, respetando nuestras costumbres, estudiando la realidad española y no traduciendo, más ó menos literalmente, proyectos exóticos que responden á otra historia, á otra meníalidad y á otro estado social. Los que formamos en las derechas somos extraños á esas divergencias interiores t e l? s izquierdas. Pero lo que ya nos importa á todos, es analizar si realmente existen hoy en Euroj- a esas comentes antirreligiosas, que son en Francia notorias, que antaño lo fueron también en otros paises, y cuyo resultado final no se atreverán á predecir quienes recuerden que por los senderos del Kulturkampf fue Bismark á Canosa. No estaba ciertamente animado del espíritu intirreligioso el Gobierno inglés cuando presetn tó al Parlamento un proyecto de iey para re guiar la enseñanza, que ni siquiera es laico (es decir, (irreligioso) sino neutro, puesto que impone en ¡as escuelas subvencionadas la instrucción religiosa, despojada de todo carácter confesional, y en vez de proscribir de ¡as escuelas públicas la idea de Dios ó de permitir que en tlias se profese el ateísmo, obliga á los maestros á enseñar á sus discípulos (los cuales puej den recibir, fuera de las horas de clase, en la misma escuela, lecciones confesionales) el crisp tianismo sin dogmas. Esta es la opinión del Gabinete actual; la del pueblo inglés no ¡a conoceremos mientras no se promulgue la iey; pero las modificaciones que en las Cámaras ha sufrido nos permiten ya Bsegurar que no será del agrado de nuestros Samantes radicales. Tampoco hallarán éstos la confirmación de su aserto en Bélgica, donde isa misma cuestión religiosa costó, hace tantos ños, eí Poder ai partido liberal, inaugurando Una etapa católica que se prolonga más aún de 3o que desearían los amigos sinceros del partido católico belga. No será tampoco en Italia, suyo Parlamento acaba de escuchar de labios ministeriales, con aplausos, palab. ras de moderación qus nuestra Prensa ha reproducido; ni tn Austria, donde problemas distintos del religioso absorben por entero la atención de los DOS PROYECTOS DE LEÍ de amnistía leídq ayer tarde en el Congreso, dice así en su partí dispositiv? Ártíc lo 1 Se concede amnistía á todo los sentenciados y procesados, aunque estén declarados reLe des ó sujetos de cualquer modo á responsabilidad criminal: 91. Por los delitos definidos y penados et la ley de 23 de M rzo del año actual desde! j fecha de su promulgación, lo mismo los que ¡o luyan sido por los Tribunales ordinarios, que por los del fuero de Guerra y Marina, 2. Por los comprendidos en el párraffl adicionado al art. 248 del Código penal por la ley de 1.0 de Enero de acjoo y en el 273 de! mismo Código. 3. Por ios señalados en el núm. 7.0 del arí. y. del Código de Justicia müíiar y en ei núm. 10 dei art. 7.0 d la ley de Organización y atribuciones de los Tubunales de Marina d 1854, sea cualquiera n forma en que se hayan cometido, tanto éstos como en los comprendidos en! os dos casos anteriores. sArí. 2. Las personas comprendidas eft los procesos á que hace referencia el artículo anterior, que se hallasen presas, serán puestas en libertad, si no estuvieran privadas de ella por otra causa, y se sobreseerán libremente los f ro; esos que estén en tramitación, salvo siempre la responsabilidad civil en que los proce ados ó penados hubiesen incurrido. Art. 3.o Se señala el término de cuatro meses para que puedan acogerse á los beneficios de esta iey todos los individuos á quienes afecta. Art. 4. Los ministerios correspondan tes dictaran las reglas é instrucciones necesarias y resolverán las dudas á que pu u lugar la aplicación de esta amnistía. I rabié fue leído ayer tarde en el Congreso, el siguiente proyecto de leyi Artículo i. Los 12 millones de pesetaj presupuestas para la conclusión de las obrar drl canal de Aragón y Cataluña se consignarár á razón de cuatro millones en cada uno de lo presupuestos de 1907, 1908 y 1909. Art. 2.0 Las obras se efectuarán con arre glo al proyecto aprobado en 23 de Abril de 1864, con las modificaciones ya aprobadas y que se aprueben en los restantes. Art. 3. Las obras nuevas se ejecutara por concurso en los ajustes que se hagan, en plazos más cortos que los que se señalen par los pagos, siempre que no alteren los créditos ni las previsiones del presupuesto. sArt. 4. Si por falta de proposiciones ad misibles no pudiese ser otorgada la concesión! de ejecución de las obras nuevas en dos concursos, queda autorizado el Gobierno para ejecutarlas con cargo á los fondos de! Estado, á que se refiere el art. 5. de esta ley. Por fin van á tener Cataluña y Arsgón e canal que tan beneficioso es para las joo. oor hectárea; que riega. p L D E AMNISTÍA El proyecto de lev E ARAGÓN E L CANAL YD CATALUÑA DE SOCIEDAD La marquesa de Squílache, cuya caridad es inagotable, ha dado otra prueba más de esta hermosa cualidad, regalando 3oo trajes para los presos de la cárcel Modelo, de Madrid. Se encuentra en cama, aquejado de un fuerte catarro, ruestro querido amigo y Director D. Torcuato Luca de Tena. Hoy celebran sus días las marquesas de Zarco y viuda de Flores Dávila; condesas de Cheles y de Sagasta; Sras. ce Luca de Tena, Maldonado (D. A. viuda de de Lis, Ruiz Valarino, Píbón y Bordíu, y las señoritas de Kobbe y Chinchilla. Aguilera y Pérez EN LOS MINISTERIOS pOMENTO El ministro de Fomento ha 1 manifestado que se- propone depurar las causas que originando la roturf del cable de un jaulón en una mina de Linares hars producido la muerte de varios obreros, y exigirá lasje pr- ügabjUdaáejsi que ha Jugas,