Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C LUNES 17 DE DICIEMBRE DE 1906. PAG. 12. 1 ima, 16. Se ha verificado la cuarta corri da con ganado de Asín, que resultó bueno y mató ocho caballos. Saleri quedó muy bien toreando y banderiz a n d o despachó sus tres toros de tres buenas estocadas, siendo ovacionado. Vicente Pastor muy valiente toreando y superior matando. Ambos espadas madrileños han sido ajustados por cuatro corridas más y ovacionados toda la tarde. V. M. SIGUEN LAS PREGUNTAS F Sr. LERROUX pregunta si es cierto que el POR TELÉFONO Gobernó está negociando con el Vaticano un proyecto sobre las Asociaciones á pesar de que este- onflícto en el mercado. asunto está sometido á la deliberación df las Cá En el mercado centra! está prohibida la maras, como han dicho algunos periódicos. El ministro de ESTADO: Es completamente venta de pescado; sin embargo de esta prohiinexacto que el Gobierno este gestionando el pro- bición, esta mañana llegaron algunos cestos da pescado escondidos en los carros de las hortayecto á que se refiere el Sr. Lerrouy El Sr. LERROUX: Me alegro, por esta vez, lizas. v que los periódicos se vean obligados á rectificar AI pregonarlo los vendedores, acudieron los sus informes. guardias é intentaron decomisar el género, El Sr. OSSORIO Y GALLARDO presenta promoviéndose entonces un gran tumulto. una exposición contra e ¡proyecto de ley de AsoSonaron varios tiros; los guardias salieron ciaciones. precipitadamente del mercado y entre el pániOTROS ASUNTOS co de la autoridad y el jolgorio de les vendeSESIÓN DEL DÍA 1 7 DE DICIEMBRE DE I 9 0 6 El mismo señor diputado ruega al presidente dores, la tragedia se convirtió en saínete. A las dos y cuarenta y cinco minutos declara de la Cámara que ponga a discusión el dictamen abierta la sesión el Sr. Canalejas. de Ja Comisión de Incompatibilidades con el voto el cardenal Casañas. En las tribunas regular concurrencia, en los es- particular que tiene presentado. Cuando esta noche, después de la funcaños 12 ó 4 diputados, en el banco azul los miEl presidente de la CÁMARA dice que no se sístros de la Gobernación, Hacienda é Instrucción ha traído antes por Jos asuntos urgentes de inte- ción religiosa celebrada en la catedral, iba á salir del templo el cardenal Casañas con su oública. rés que han solicitado la atención del Congreso, y acompañamiento, un grupo de radicales le inSe lee y aprueba el acta de la anteripr. ofrece que se presentará en breve. crepó. La policía repartió unos cuantos palos Entran, de uniforme, el presidente de! Consejo El ministro de la GOBERNACIÓN: inmediay el ministro de Estado. entre los alborotadores, que huyeron. tamente. El cardenal salió entonces de la iglesia, di RUEGOS Y PREGUNTAS El Sr. OSSOR 1O y GALLARDO da las gl irigiéndose a! Palacio arzobispal. cias. Los Sres. VALVERDE (D. Calixto y MURO LAS ESCUELAS LAiCAS ruegan al Gobierno que se adopten medidas de protección en favor de las clases obreras de CastiMANIFESTACIÓN El Sr. PI Y ARSUAGA hace uso de la palalla la Vieja. bra en la interpelación sobre las escuelas laicas. TUMULTUOSA LA AMNISTÍA (Continúa la sesión. POR TELÉG FO lite, 17, 9 m. Anoche, á las diez y meEl presidente del CONSEJO, de uniforme, sube á la tribuna y da lectura al provecto de ley dia, al llegar el tren de Pamplona, una LA ESCUADRA INGLESA concediendo la amnistía. turba de jóvenes, creyendo que venían en él los POK TELÉGRAFO Un grupo de diputados escucha en pie la lectura manifestantes liberales, lo apedreó al grito de áel proyecto alrededor de la tribuna. igo, 17, 2 m. Ha llegado el crucero in ¡Abajo el proyecto de Asociaciones! LOS PRESUPUESTOS DE GUINEA glés Luna, incorporándose á la escuadra Hubo un viajero herido y quedaron rotos El ministro de ESTADO, substituye al presiden- llegada ayer, y compuesta, hasta ahora, de 17 los cristales de todos los coches del tren. El jefe de estación y el interventor del Esta te del Consejo en la tribuna y da lectura á los pre- buques. Espérase la llegada de o t r o crucero. -do han dado conocimiento de la agresión al supuestos de las posesiones españolas del golfo de Guinea. J odal. Juzgado. -Casi. DE BARCELONA CONGRESO V 3i8 BIBLIOTECA DE A B C LOS SECRETOS DEL DOCTOR SÍNTESIS Después de innumerables vicisitudes encontróse, con nombre falso y más miserable que nunca, en Europa, en ocasión en que el D Síntesis reclutaba hombres para su expedición. Sospechando que aquella era una buena ocasión de pescar á río revuelto espió é hizo espiar al anciano oor sus cómplices de otras veces; fue á París, obtuvo a noticias qne deseaba y marchó al Havre, donde se encontró con un yanqui, Master Holliday, antiguo asociado suyo, á quien había robado en Macao, y que ejercía el mando de una goleta alistada para el transporte de madera de construcción. Enterado Master Holliday de la excelente presa que se le ofrecía, perdonó á su ex socio y se unió á é! nuevamente para realizar el audaz golpe de mano. Espiando en el dique donde se preparaban los buques del doctor, asistieron ai embarque del personal y vieron con estupor que entre aquellos hombres, y disfrazado de pañolero. subía á bordo un príncipe indio, auténtico, á quien habían estado encargados de asesinar y por cuya muerte habían cobrado una importante cantidad. El príncipe escapó con vida de la asechanza que ambos aventureros le tendían, por una equivocación, pues confundiéndole con otro indio que se le parecía mucho, mataron á este úli. mo. Sabedores de que la flota del D r Síntesis se dirigía á Australia y que se preparaba á permanecer allí mucho tiempo, resolvieron adelantarse y esperarle en el mencionado continente. El yanqui vendió su goleta y con el dinero tomaron pasaje los cómplices en el tren de Marsella y se embarcaron con rumbo á Australia, estableciendo su cuartel general en Sidney, desde donde podían informarse del paso de todos los buques por aquellos mares, gracias á las noticias telegráficas que publicaban los peLJ ultima oscila de ¡a fiota de que tuvieron conoci- miento fue la de Cocktown; luego, en mucho tiempo no volvieron á saber nada; no había duda, ó los barcos de Síntesis se habían perdido totalmente ó estaban refugiados en el mar del Coral. Ir á buscarlos hubiera sido la mayor d e las locuras. Prefirieron esperar los acontecimientos. Para ello se instalaron en Cocktown, confiat os en quí. el doctor necesitaría más pronto ó más tai de e- io íarse de víveres, y esperaron, esperaron tanto tiempo que ¡legaron á descorazonarse. Por fin supieron la llegada del indus y del Godaveri con rumbo á Cantón. Tenían que introducirse en alguno de ambos buques. Su diabólica habilidad les sugirió el medio: tomar á sueldo dos docenas de chinos reclutados entre h hez de la emigración, y al saber que uno de los mencionados barcos llevaba considerable número de coolies, dijeron á sus hombres: -Aprovechad el desorden del embarque de víveres, escondeos entre vuestros compatriotas y procurad que no os sorprendan antes de que estéis en alta mar. Ya os encontraremos cuando sea tiempo. Luego fletaron un buque mixto y se hicieron llevar á Booby Island, donde desembaresron, esperando lo que sucedió poco después, como nuestros lectores saben: la recogida de los pseudo náufragos en el Indus, la rebelión de los chinos, el degüello de la tripulación... Convertido Fabricio Van Praet en epítán del magnífico barco y en maquinista su cómplice Master Holliday, reflexionaron sobre los posibles riesgos de su aventura, y se reprocharon no haber esperado y destruido a! Godaveri, ya maltrecho por la explosión y el incendio consiguientes; pero en aquellos momentos se desencadenó- m violentísimo tifón y dieron por segura su pérdida tot- 1. ¿Pero y si contra todas sus previsiones había llegado el buque a Singapoore? ¿y si algún náufrago escapado