Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. L U N E S 17 DE D I C I E M B R E D E 1006 PAG, b E D I C I Ó N i. EL TEATRO POR DENTRO D E ARTISTA N O creas, lector amigo, que voy tratar técnicamente de la última comedia de Dicenta, cuyo es el título que encabeza estas Kreas. No me siento crítico y dejo á los profesionales del escalpelo, como diría mi excelente amigo Laserna, la tarea de aquilatar el mérito positivo, el valor intrínseco de dicha oroducción. Sí diré que la representación ae esa corneáis ha traido i mi memoria varios hechos que rio un iluminado... por la diosa de la gracia escénica; tal y tan grande era el efecto, el regocijo que producía en el público, del cual fue ídolo preferente durante mucho tiempo y aún seguiría siéndolo si no se hubiese marchado al otro mundo, es decir, á América. El actor, cuyo camino alumbraba la popularidad, mantenía íntimas relaciones con unatiple de su misma compañía, la cual tiple, en cierta ocasión, por resquemores con su galán y por haber tenido con él una agria cuestión, nacida de celos tempestuosos, apeló al suicidio, comiéndose una gran cantidad de cerillas fosfóricas. No consiguió su propósito; pero estuvo primero á las puertas de la muerte, y después enferma durante mucho tiempo. n i d o ocurrió le de! envenenamiento de Fa enamorada tiple. Inflisa Boldún es otro caso contra la teoría sustentada en Jlmor de artistas. Era ía primera actriz de la escena española, estaba aplaudida, festejada, admirada, mimada por el público y por las empresas, nadando en plena gloria, si se permite la expresión, y, no obstante lo atractiva que para ella debía ser la vida del arte, -e enamoró, se caso y se retiró del teatro. Cuando hizo al hogar doméstico y al sentí miento del amor el sacrificio de su gloria artística, hay que suponer, hay que creer, con lógico fundamento, que estaba enamorada di DESPUÉS DE LA GUERRA L épji RUSIA. CONSEJO DE GUERRA A QUE HA SIDO SOMETIDO EL ALMIRANTE NEBOGATOFF x, POR HABER CAPITULADA CON SU ESCUADRA EN EL COMBATE NAVAL DE TSOU SH 1 MA Fot. Photo Nouvelles. contradicen y desmienten el pensamiento que la anima, la tesis que la informa. Hace veinte años- -era el año ae gracia en que vino al mundo La gran vía, jCuán fugaces los años ¡ay! se deslizan, Postumo, actuaba en Felipe (un teatro de verano que hubo junto á la puerta principal de los que fueron Jardines del Buen Retiro) una compañía cómico- lírica en la cual figuraba un actor popularísimo, no sólo por su trabajo, que era excelente, sino también por otras cualidades personales que ya no eran tan excelentes como SU trabajo y que, de hombre pacífico que era, en el fondo, le trocaban frecuentemente en temible peleón. El actor ¿que ras venero carecía ae oraina- Suicidio por amor, romanticismo puro. Luego ese amor, en una mujer de teatro, era sincero, vehemente, apasionado, y estaba muy por encima de su vanidad artística. No hubiera hecho más, nf acaso tanto, una modistilla sensi ble atiborrada de lecturas, folletinescas y ex traña por comoleto al arte de la escena. Por cierto (y este detalle lo he contado ya en otra parte) que, á la enfermedad contraída por aquella tipie, como consecuencia de su atracón de fósforos, debió Loreto Prado su primer triunfo escénico, el haber empezado su carrera con el estreno de una obra y antes de lo que pudo imaginar, encargándose del papel que tenía repartido la susodicha actriz. La Prado estaba de meritoria en aquel teatro y aún no había tomado parte en ninguna función verdad, como otra mujer cualquiera, como la más antiartística de las mujeres. Y no hay que decir, ni sospechar siquiera, que el egoísmo ó el interés material pudieron guiarla en la senda del amor; porque dicha actriz, la primera entre las primeras de su época, ganaba 40 duros diarios, tenía un beneficio libre y además la empresa la pagaba el coche; el escensrio era su trono, brillaba como astro de primera magnitud y estaba en todo el apogeo de sus maravillosas facultades. Fue, pues, el suyo, un amor grande, intenso, puro, desinteresado, el verdadero amor... Elisa Boldún fue primero la novia enamorada; después, y al presente, la amante esposa y la santa madre de familia, y en Valencia, su residencia habitual desde que abandonó el lea-